Seminario: Martínez Hernández, Hacia una historia social de la medicina académica de la Nueva España

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su octava sesión, en la que se presentará a discusión el texto de

Gerardo Martínez Hernández
Instituto de Investigaciones Sobre la Universidad y la Educación, UNAM

sobre
Hacia una historia social de la medicina académica de la Nueva España

Fecha: Viernes 30 de septiembre de 2016, 10 – 12 hs.
Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Zona Cultural, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Seminario. Zagalsky: Las visitas de indios en perspectiva comparada. Una aproximación a los casos de Perú y Nueva España

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su séptima sesión, en la que se presentará a discusión el texto de

Paula C. Zagalsky
Becaria posdoctoral AMEXCID- CEH, El Colegio de México /
Universidad de Buenos Aires
sobre

Las visitas de indios en perspectiva comparada. Una aproximación a los casos de Perú y Nueva España

Lugar: Salón Académico del segundo piso del mismo Instituto

Fecha: Viernes 26 de agosto de 2016, 10 – 12 hs.

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Castro Gutiérrez: Tendencias en métodos, conceptos y perspectivas (2015)

Hemerografía de historia social, 2015: Tendencias en métodos, conceptos y perspectivas

Felipe Castro Gutiérrez
Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM

 Como comentaba en mi compilación sobre la producción hemerográfica en 2015, el conjunto se presta para algunas reflexiones generales sobre el estado y las tendencias de la historia social. Son 137 textos, con lo cual podemos tener un aceptable muestreo, una “fotografía” sincrónica del estado de la historia social indiana.[1]

Del punto de vista metodológico, la mayor parte de los trabajos sigue las convenciones clásicas del oficio de historiador, que a veces se han llamado descriptivo-analíticas: planteamiento y delimitación del tema, estado de la cuestión, reconstrucción de los hechos apoyándose en profusas notas sobre documentación o bibliografía especializada, análisis e interpretación, todo ello con un estilo sobrio y los justos recursos retóricos.

La argumentación se apoya primordialmente en el “ejemplo-demostración”, que procura revelar patrones y tendencias. Pese a que ésta ha sido la tendencia dominante desde hace bastante tiempo, la cuantificación, el recurso a las gráficas, las extensas tablas y los porcentajes continúa en buen uso. En conjunto, la deriva de la historia social hacia el estilo propio de las humanidades parece evidente, pero no tan pronunciada como esperaba al inicio de este ensayo. Algo puede haber incidido en el pasado año el gran número de trabajos de corte demográfico; haría falta continuar la revisión en el futuro para tener una adecuada perspectiva. No son asuntos puramente formales; dicen mucho sobre la forma de pensar de los historiadores sociales.

Los trabajos de amplia perspectiva geográfica fueron raros. Las historiografías hispanoamericanas (contrariamente a la que se produce en las antiguas metrópolis) tradicionalmente han tendido hacia los antiguos espacios nacionales, o a lo sumo, virreinales. En cierta manera era de esperarse, dado que el acceso a los archivos y bibliotecas en distintos países es una limitación real. Aun así, me parece que no es sólo una cuestión práctica, sino que tiene que ver con aspectos tales como la formación que obtienen actualmente los jóvenes historiadores (que sigue siendo muy centrada en el pasado nacional) y las preferencias institucionales. Hubo por otro lado algunos ensayos que trascendieron no solamente las jurisdicciones, sino incluso los pasados límites imperiales.[2] También la historia comparativa, atractiva para salir del enclaustramiento geográfico, tuvo algunas contribuciones que muestran que es un propósito realizable y prometedor.[3]

Lateralmente, es de interés comprobar que estos ensayos han reconocido el periodo “colonial” (y más adelante daré razón del entrecomillado) como suficiente y coherente en cuanto objeto de análisis; solamente algunos adoptaron un alargamiento hacia el siglo XIX.[4] Unos cuantos artículos se ocupan de la época prehispánica, pero son en general menciones breves, a manera de antecedentes. La excepción son los trabajos de índole etnohistórica, sobre cuando se trata de prácticas culturales o sociales que sobreviven a la conquista y se mantienen y adaptan en el periodo posterior.[5] Hay, finalmente, contribuciones que se aventuraron en la atractiva pero siempre riesgosa propuesta de hallar continuidades entre el pasado remoto y el presente inmediato.[6]

En cuanto al método, existen algunas contribuciones donde se apela a reducir el objeto de estudio de la manera característica de la microhistoria, así como el recurso al “paradigma indiciario” que introdujo Carlo Ginzburg, esto es, reunir sucesos al parecer incidentales y casuales para la comprensión de realidades que de otra forma resultarían opacas.[7] Evidentemente, la reducción del ámbito de estudio no impide la ambición y generalidad de las reflexiones, sino que procura llegar a ella por otras vías. Es una de las tensiones que conlleva esta aproximación, resuelta con mayor o menor éxito.

En muchos países ha existido un importante (y característico) desarrollo de los estudios regionales que alcanzó un mejor sustento cuando se argumentó que las historias “nacionales” o “virreinales” eran construcciones que ocultaban procesos y situaciones locales. Existe incluso una revista específica, el Anuario de historia regional y de las fronteras (desde 1995), aunque sus artículos incluyen actualmente tanto asuntos ubicados “en” las regiones (esto es, donde la ubicación es algo más bien incidental), como estudios propiamente regionales, con una orientación particular. En 2015 hubo numerosos artículos que mostraron el interés (y también, los problemas de definición) de esta perspectiva.[8]

Asimismo, puede apreciarse el frecuente uso del análisis de redes (y su correlato, la prosopografía), que siempre ha sido muy propio de la historia social pero que muchas veces ha sido empleado simplemente como una metáfora de las relaciones personales. Por el contrario, hay textos editados el pasado año que recurren a bases de datos, obtención de datos cuantitativos, gráficas relacionales y un metalenguaje especializado.[9] Son estudios muy sólidos, aunque desde luego a fin de cuentas el problema es el mismo: para llegar a conclusiones que no sean simple glosa de los datos, es preciso adentrarse en consideraciones especulativas.

Un caso curioso, por lo inusual, es el empleo de los resultados de la genética para contrastarlo con las identidades colectivas, con resultados que van a contramano de lo que podría haberse anticipado.[10]

Todo lo anterior nos lleva naturalmente a referirnos a las influencias “teóricas” -o al menos lo que así llamamos en historia, que probablemente sería mejor definido como generalizaciones y propuestas aplicables a distintas sociedades y periodos prolongados. No son fáciles de dilucidar porque frecuentemente no son explícitas, más allá de que haya una publicación que, como la Revista de Historia Social y de las Mentalidades (1996), manifiesta en su título el momento historiográfico en que fue fundada. Es como si se diera una especie de “sedimentación”, la formación de un piso compartido sobre el que puede transitarse con seguridad, sin preguntarse mayormente por su origen o composición. Con todo, en ocasiones el lenguaje y conceptos empleados (cuando se habla de “memoria”, “percepciones y representaciones”[11] o “discursos”[12]) son bastante reveladores, al igual que algunas reflexiones preliminares relativas a los antecedentes y razones de una perspectiva. También hay algunos autores que como Cuevas Arenas u Olivero Guidobono han entrado con alguna amplitud en la historiografía de sus temas y tienen propuestas de interés.[13]

En todo caso, los artículos suelen girar en torno a un asunto específico; la discusión teórica, cuando existe, no es un fin en sí mismo, sino una herramienta de trabajo. Parece estar muy presente un eclecticismo que toma lo que parece más atractivo y aplicable al análisis, sin que represente necesariamente la adopción íntegra de alguna postura o corriente intelectual. No es una crítica, desde luego; es una constatación.

Pasando a influencias concretas, además de los autores arriba citados, algunas presencias clásicas eran de esperarse, como Eric Hobsbawm, cuya reivindicación de la necesidad de hacer historia “desde abajo”, de la “gente común y corriente”, ha sido una constante en la historia social[14], y es casi obligatoria en ciertos temas, como el bandolerismo[15] ; o como Stuart B. Schwartz, quien se ocupó de las haciendas azucareras, el trabajo esclavo y el capitalismo comercial.[16] El énfasis en los aspectos estructurales y en los datos “duros” se mantiene en la aproximación sociológica (o de la “sociología histórica”) que tiene una larga tradición en la historia social. No obstante, se ve que ahora resultan particularmente atractivos los escritores que han reivindicado la relevancia de los aspectos culturales, como Pierre Bourdieu, en varios ensayos que abordan el problema general de la cultura y su relación con la material, y siguen las propuestas de este autor sobre la importancia de la “percepción” del mundo social[17], así como Michel Foucault, sobre vigilancia, autoridad e imposición del orden público, poder y resistencia[18]; y Michel de Certeau, respecto del desarrollo de la vida en el ámbito privado (costumbres, actitudes, acciones prácticas y sentimientos) para mejor comprender los procesos históricos de una sociedad.[19] Claramente hemos transitado desde la “historia social de la cultura” hacia la “historia cultural de lo social” como propuso en su momento Roger Chartier (también citado frecuentemente en relación a las prácticas simbólicas de la identidad social).[20]

A veces, este énfasis en los aspectos culturales lleva a plantear una “antropología histórica”[21], una definición de interés en cuanto señala un cambio de afinidades con las disciplinas científicas más cercanas. En conjunto, puede apreciarse que las que fueron controvertidas innovaciones historiográficas se han convertido casi en un nuevo canon. Que la reconstrucción de las condiciones materiales de existencia en sí no es suficiente para comprender la conducta humana es una propuesta que ya no amerita discusión; pero que pueda prescindirse del análisis estructural no es algo tan evidente, aunque en ocasiones así se proceda. Los patrones de conducta, creencias y hábitos no aparecen ni se desarrollan en algún espacio etéreo, inmaterial. La relación entre lo objetivo y lo subjetivo, entre condiciones materiales y patrones culturales, entre condicionantes y coincidencias debería seguier siendo materia de cuidadosa reflexión.

En la historiografía sobre temas particulares, la Historia de las mujeres en Occidente de Georges Duby y Michelle Perrot continúa siendo muy leída aunque ya tenga su cuarto de siglo de publicada (1990-1991, para la edición francesa) [22], al igual que Serge Gruzinski con respecto a la importancia de las imágenes y los procesos de globalización.[23] Carmen Bernand y Thomas Calvo son muy relevantes en las discusiones sobre cambio demográfico, mestizaje y orden social.[24] Un caso particular es el de Pilar Gonzalbo Aizpuru, quien es citada tanto por sus trabajos como por las muchas obras colectivas que ha coordinado sobre la historia de la familia[25] James Lockhart representa bien la etnohistoria anglosajona, y su influencia llega tanto al ámbito mesoamericano (cuando discute el altepetl) como el andino, con particular alusión a su propuesta sobre las fases del cambio cultural tal como se manifiestan en el lenguaje.[26]

En lo relativo a conceptos, las referencias son muy diversas. Un antiguo favorito, la “clase social” se presenta ahora en términos redefinidos (como un “espacio social”) y distintos a los clásicos.[27][ En su lugar, ocupa bastantes páginas una discusión típicamente indiana sobre el empleo de “casta” y “calidad” tanto en las fuentes de época como en la narrativa histórica contemporánea.[28] La “identidad” y la “etnia”, dos conceptos en que tanto antropólogos como historiadores se han movido entre su definición “objetiva” basada en rasgos culturales y la “construcción” cultural, siguen dando de qué preocuparnos.[29] Otros, como el de “resistencia”, que conocieron su momento de omnipresencia, sigue siendo utilizados en menor grado.[30]

Habría que mencionar a Joan Scott en los conceptos asociados a la teoría del género (en trabajos donde la coexistencia con la antigua “historia de la mujer” no resulta siempre cómoda)[31] y se aprecian propuestas que han sobrevivido bien el transcurso del tiempo, como las de “adaptación en resistencia”, de Steve Stern, sobre todo para temas andinos[32]; y el “pacto colonial” de Tristan Platt.[33]

Muchos autores se refieren, más que a una “colonia”, a una sociedad indiana “de antiguo régimen”, esto es, organizada en una jerarquía de fueros, honras, honores y privilegios desiguales.[34] La discusión viene de tiempo atrás (fue introducida para el ámbito hispanoamericano por Abelardo Levaggi), pero en años recientes se aprecia que inquieta cada vez más a los historiadores. Es algo que da razón a las crecientes referencias sobre escritores que se ocuparon de este tipo de sociedades en Europa, como Norbert Elias.[35]

Un desarrollo hispanoamericano importante ha sido el concepto de frontera, que tiene sus lejanos antecedentes intelectuales en las “Spanish borderlands” de Herbert Bolton. Son espacios que tienen que ver con las problemáticas de la conquista y la evangelización, que fueron los intereses iniciales. En la medida que se comprobó que las fronteras en el contexto indiano fueron frecuentemente fluidas y móviles, se desarrolló la reflexión sobre la asimilación, los procesos de cambio y las transferencia culturales, así como las ideas acerca del “otro”. Muriel L. Morgan, así como Zavala Cepeda y Gertrudis Payàs Puigarnau[36] han presentado buenos resúmenes de las discusiones al respecto. Algunos artículos son particularmente novedosos, como el de Nacuzzi y Lucaioli, que se ocupan de declaraciones de personas que habían sido tomadas como cautivos por grupos indígenas -esto es, una inversión de la situación “usual” entre indios y nativos.[37] Los casos muestran bien como había situaciones que eran comunes a diferentes virreinatos y que por lo mismo podrían estudiarse en términos comparativos.

Evidentemente, esta relación no agota las influencias y débitos intelectuales en historiografías nacionales que tienen una amplia y valiosa producción sobre historia social, y donde en ocasiones pueden leerse conceptos o reflexiones que podrían ser aplicables en múltiples contextos (o sea, lo que he definido como “teoría”). Ocurre, que su divulgación había tenido obstáculos prácticos (las revistas impresas eran pocas, costosas y de escasa difusión), se privilegiaba el pasado nacional y a veces se conocía mejor lo editado allende los mares que lo producido en países vecinos.

La superación de estas limitaciones está en vías de concreción y las nuevas facilidades de comunicación y consulta hacen más sencillas algunas tareas que hace unos pocos años (como este mismo ensayo, por ejemplo) habrían requerido de bibliotecas muy especializadas, considerables recursos y un esfuerzo enorme de compilación. También el localismo parece estar quedando en el pasado; ya he comentado en mi nota precedente que hoy día las revistas tienen contenidos más cosmopolitas. Sin embargo, una cosa es la edición del conocimiento, y otra muy distinta su difusión y lectura. Y desde luego, la recepción, discusión y empleo de nuevas propuestas es un tema complejo porque nunca se da de manera mecánica, y depende de diversas situaciones institucionales, gremiales e intelectuales de las que espero ocuparme en algún futuro.

Obras más consultadas en los artículos reseñados sobre aspectos teóricos, conceptuales y de método.

Bernand, Carmen, “Mestizos, mulatos y ladinos en Hispanoamérica: un enfoque antropológico de un proceso histórico”, en M. León Portilla (coord.), Motivos de la antropología americanista. Indagaciones en la diferencia, México, Fondo de Cultura Económica, 2001, pp.105-133.

Bertrand, Michel. “La élite colonial en la Nueva España del siglo XVIII: un
planteamiento en términos de redes sociales”, en Schoröter, Bernd y
Büschges, Christian (eds.). Beneméritos, aristócratas y empresarios.
Identidades y estructuras sociales de las capas altas urbanas en América
hispánica, Madrid, Vervuert/Iberoamericana, 1999, p. 35-51.

Bourdieu, Pierre, Razones prácticas sobre la teoría de la acción, Barcelona, Anagrama, 1997.

Burke, Peter. La cultura popular en la Europa Moderna. Madrid, Alianza Universidad, 1996.

Calvo, Thomas, La Nueva Galicia en los siglos XVI y XVII. México, El Colegio de Jalisco, 1989.

Certeau, Michel de, La cultura en plural, Buenos Aires, Nueva Visión, 1999.

_____, Giard, Luce y Mayol, Pierre, La invención de lo cotidiano, México, Universidad Iberoamericana – Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, 1999-2000, 2 vols.

Chartier, Roger. El mundo como representación: Historia cultural entre la práctica y representación, Barcelona, Genisa, 2002.

Duby, Georges y Michelle Perrot, Historia de las mujeres en Occidente, Madrid, Taurus Menor – Santillana, 2000, 5 vols.

Elías, Norbert, La sociedad cortesana, México, Fondo de Cultura Económica, 1982.

Foucault, Michel, Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión, México, Siglo XXI, 1970.

Ginzberg, Carlo, El queso y los gusanos. El cosmos según un molinero del Siglo XVI, Barcelona, Editorial Península, 2001.

______, Huellas. Raíces de un paradigma indicirio”, en Tentativas, Rosario, Prehistoria, 2004.

Gonzalbo Aizpuru, Pilar, Familia y orden colonial, México, El Colegio de México, 1998.

______, (coord.), Familias iberoamericanas. Historia, identidad y conflictos, México, El Colegio de México, 2001.

Gruzinski, Serge, La guerra de las imágenes. De Cristóbal Colón a Blade Runner (1492-2019), México, Fondo de Cultura Económica, 1994.

Hespanha, Antonio Manuel, Vísperas del Leviatán. Instituciones y poder político (Portugal, siglo XVII), Madrid, Taurus, 1989.

Hobsbawm, Eric, Bandidos, Barcelona, Crítica, 2003.

______, Sobre la historia, Barcelona, Crítica, 1998.

Levaggi, Abelardo, Manual de Historia del derecho argentino, Buenos Aires,
Lexis Nexis, 2004.

Lockhart, James, Los nahuas después de la conquista. Historia social y cultural de la población indígena del México central, siglos XVI-XVIII, México, Fondo de Cultura Económica, 1999.

______, El mundo hispanoperuano, 1524-1560, México, Fondo de Cultura Económica, 1982.

Ortega Noriega, Sergio. “Reflexiones sobre metodología de la historia regional” en Pedro Pérez Herrero (comp.). Región e historia en México (1700-1850). Métodos de análisis regional. México, Universidad Autónoma Metropolitana – Instituto Mora, 1991, pp. 63-72.

Platt, Tristan, Estado boliviano y ayllu andino. Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1982.

Schwartz, Stuart B., Segredos internos: engenhos e escravos na sociedade colonial, 1550-1835, São Paulo, Companhia das Letras, 1988.

Scott, Joan, Género e historia, México, Fondo de Cultura Económica – Universidad Autónoma de la Ciudad de México, 2008.

Stern, Steve, Los pueblos indígenas del Perú y el desafío de la conquista española, Madrid, Alianza Editorial, 1982.

 

………..

  • Próximamente: Hemerografía de historia social indiana, 2016: los grandes temas

[1]. Agradezco los comentarios previos de Isabel Povea Moreno, que contribuyeron a precisar varias ideas y afirmaciones. Evidentemente, no cito aquí todos los artículos publicados en 2015 sobre historia social indiana, sino solamente aquéllos que me parecieron de interés para exponer algunas ideas que aquí se discuten.

[2]. Elisa Frühauf Garcia, “Conquista, sexo y esclavitud en la cuenca del Río de la Plata: Asunción y São Vicente a mediados del siglo XVI”, Americanía. Revista de Estudios Latinoamericanos, no. 2. 2105; Alejandro E. Gómez, “Apenas una parte de negro. Valores socio-raciales y accionar político de las élites de ‘color quebrado’ en Jamaica, Venezuela, y las Antillas Francesas (siglos XVIII y XIX)”, Revista de Indias, vol. 75, No 263, 2015.

[3]. Isabel M. Povea Moreno, “Coacción y disensión. Protestas frente a los repartimientos mineros en Perú y Nueva España, siglo XVIII”, Estudios de Historia Novohispana, 51, 2015.

[4]. Luis Geraldo Silva, “Afrodescendentes livres e libertos e igualdade política na América portuguesa. Mudança de status, escravidão e perspectiva atlântica (1750-1840)”, Almanack, 2015, no.1; Nicolás Girón Zúñiga, “’Ha corrido esta fama y como andaba huyendo de la justicia, todo cuanto malo se hacía se le imputaba’. La comunidad de Los Hornos de Illapel en el caso de Ramón Cortés, 1778-1883”, Revista de Historia social y de las Mentalidades, vol, 19, no. 2, 2015.

[5]. Daniela Sánchez Aroche, “Con el diablo adentro. El consumo medicinal y ritual del balche’ entre los mayas de Yucatán visto desde una perspectiva etnohistórica”, Historia 2.0, no. 10, 2015; Emmanuel Rodríguez López, “Vínculos con cihuapipiltin tlaxcaltecas del siglo XVI: El acceso al poder señorial indígena del tlahtocayotl de Ocotelulco”, Historia2.0, no. 9, 2015.

[6]. Alejandro Javier Carcamo Mansilla, “Conquista e invasión a la sociedad mapuche-williche. El establecimiento de un nuevo poder colonial en el Futawillimapu (1750-1830)”, Historia 2.0, no. 9, 2015.

[7]. Mª Selina Gutiérrez Aguilera, “Conductas violentas, realidades cotidianas. Familia, sociedad y convivencia en el Buenos Aires del siglo XVIII”, Procesos históricos, no. 28, dic. 2015.

[8]. María Rosa Carbonari, “Espacio, población y familias en la frontera del Río Cuarto Colonial (Argentina)”, El taller de la historia, vol. 7, no. 7, 2015; Sandra Olivero Guidobono, “Reflexiones conceptuales sobre los estudios históricos de la sociedad iberoamericana. Entre la demografía histórica y la historia de la población. Historia social: la importancia de la familia”, Naveg@mérica, no. 15, 2015.

[9]. Por ejemplo en Luis Rincón Rubio, “Redes personales y capital social en una parroquia rural de la Provincia de Maracaibo (Venezuela) a fines del siglo XVIII: La Inmaculada Concepción de La Cañada (1784-1804)”, Historelo, vol. 7, no. 14, 2015; Tiago Luis Gil, “Redes e camadas de relacionamentos na economia: metodologias para o estudo da confiança mercantil na América Portuguesa do Antigo Regime”, Revista de Indias, vol. 75, no. 264.

[10]. Amaya Gorostiza, Anna Solé-Llussà, Antonio González-Martín, “Historia biológica de Yanga ¿primer palenque libre de América?”, Naveg@mérica, no. 15, 2015.

[11]. Sara Sánchez del Olmo, “Marginalidad, brujería y etnicidad en Nueva España: Mariana de la Candelaria, una maléfica mulata del siglo XVIII”, Letras históricas, no. 13, 2015.

[12]. Soizic Croguennec, “Amor, amistad y rivalidad en las plebes urbanas del centro norte de la Nueva España (Zacatecas, siglo XVIII)”, Procesos históricos, no. 28, dic. 2015.

[13]. Héctor Cuevas Arenas, “Los indios y lo político: una revisión historiográfica sobre dos espacios andinos coloniales (norte de Charcas y sierra norte de Quito), siglos XVII y XVIII”, Fronteras de la historia, vol. 20, no. 2, 2015; Sandra Olivero Guidobono, “En busca de nuevos horizontes. Los movimientos de población en el Buenos Aires colonial: procedencia, etnicidad y calidad”, Procesos históricos, no. 28, dic. 2015.

[14]. María Cristina Navarrete “De reyes, reinas y capitanes: los dirigentes de los palenques de las sierras de María, siglos XVI y XVII”, Fronteras de la Historia, vol. 20, no. 2, julio-dic. 2015.

[15]. Robinson Salazar Carreño, “Conflicto y bandidaje en la villa de San José de Cúcuta a finales del siglo XVIII. El caso de los esclavos de Juan Gregorio Almeida”, Tzintzun, no. 62, 2015.

[16]. Maria de Deus Manso, “Hijas olvidadas del Imperio Portugués: memoria de mujeres en América”, Naveg@mérica, no. 15, 2015.

[17]. Daniel Moreno Bazaes, ” ‘Un devorador de su propia especie’. Violencia, justicia y cultura popular en Santa Rosa de los Andes: las formas de la autoridad a los ojos de un peón de oficio matador, Chile 1805”, Revista de Historia social y de las Mentalidades, vol. 19, no. 2, 2015.

[18]. Arnaud Exbalin, « L’ordre urbain à Mexico. Acteurs, règlements et réformes de police (1692-1794) », Nuevo Mundo – Mundos Nuevos [en ligne], consulté le 05 juillet 2016; Daniela Vásquez Pino, “ ‘Los yndios infieles han quebrantado la paz’. Negociaciones entre agentes europeos, chocoes y cunas en el Darién, 1739-1789”, Fronteras de la historia, vol. 20, no. 2, 2015.

[19]. Emilia Recéndez Guerrero, “Vicisitudes familiares en el Zacatecas del siglo XVIII: el caso de los Izquierdo Gutiérrez”, Procesos Históricos, no. 28, dic. 2015.

[20]. Nicolás Celis Valderrama, “‘Lo que se hablaba de él y la escandalosa vida que estaba dando al público’. aproximación a la noción de escándalo a partir de las huellas del rumor en las prácticas de conciliación informal. El caso de don José Tadeo Alquizar por ‘vivir escandalosamente’”, Revista de Historia Social y de las Mentalidades, vol. 19, no. 2, 2015.

[21]. Lidia Rosa Nacuzzi, “Las relaciones fronterizas en manos de un funcionario obstinado y violento: el capitán José Linares en la frontera del Salto de los Arrecifes (1766-1770)”, Memoria americana. Cuadernos de Etnohistoria, 23, 2, 2015.

[22]. Gloria de los Ángeles Zarza Rondón, «Mécanismes de pouvoir et de solidarité féminine », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [en ligne], consulté le 05 juillet 2016.

[23]. María de Deus Manso, “Hijas olvidadas del Imperio Portugués: memoria de mujeres en América”, Naveg@mérica, no. 15, 2015.

[24]. Julia Costilla, “ ‘Guarda y custodia’ en la Ciudad de los Reyes: la construcción colectiva del culto al Señor de los Milagros (Lima, siglos XVII y XVIII)”, Fronteras de la Historia, vol. 20, no. 2, 2015.

[25]. Luciana Luque Greco, “Entre la norma y la práctica: fecundidad y comportamiento socio-cultural de la población de color en la ciudad de Buenos Aires, 1750-1800”, Naveg@mérica, no. 15, 2015; Dora Dávila Mendoza, “Familias y migraciones en Venezuela: apuntes para una historia social”, Naveg@mérica, no. 15, 2015.

[26]. Emmanuel Rodríguez López, “Vínculos con cihuapipiltin tlaxcaltecas del siglo XVI: El acceso al poder señorial indígena del tlahtocayotl de Ocotelulco”, Historia2.0, no. 9, 2015.

[27]. Daniel Moreno Bazaes, ” ‘Un devorador de su propia especie’. Violencia, justicia y cultura popular en Santa Rosa de los Andes: las formas de la autoridad a los ojos de un peón de oficio matador, Chile 1805”, Revista de Historia social y de las Mentalidades, vol. 19, no. 2, 2015.

[28]. Alejandra Araya Espinoza, “Imaginario político colonial: las castas, una lectura para los registros parroquiales, matrículas y padrones de “Chile” (1680-1835)”, El taller de la historia, vol. 7, no. 7, 2015.

[29]. José Luis Belmonte Postigo, ” ‘No obedecen a nadie, sino cada uno gobierna a su familia’. Etnicidad y política en la reducción del maniel de Bahoruco, 1785-1795”. Almanack, no 11, 2015.

[30]. Ruth Esther Gutiérrez, “Prácticas sociales y administración colonial en la frontera del Darién durante la segunda mitad del siglo XVIII”, Historia 2.0, no. 9, 2015.

[31]. Valentina Bravo Olmedo, “‘Me urge se me suministre de sus bienes los alimentos’: estrategias femeninas en la resolución de conflictos domésticos. 1800-1850, Valle Central de Chile”, Revista de Historia Social y de las Mentalidades, vol. 19, no. 2, 2015; Beatriz Vitar, “Hilar, teñir y tejer. El trabajo femenino en las misiones jesuíticas del Chaco (siglo XVIII)”, Anuario de Estudios Americanos, vol. 72, no 2, 2015.

[32]. Yobani Gonzales Jáuregui, “Los esclavos de Lima y su defensa del matrimonio en el siglo XVII”, Artificios, no. 2. mayo 2015.

[33]. Isabel Castro Olañeta, “El oidor de Charcas, Antonio Martínez Luján de Vargas, y la nueva coyuntura a fines de siglo XVIII en el Tucumán. A propósito de los derechos a la tierra de los indios”, Memoria americana. Cuadernos de Etnohistoria, vol. 23, no 1, 2015.

[34].Tiago Luis Gil, “Redes e camadas de relacionamentos na economia: metodologias para o estudo da confiança mercantil na América Portuguesa do Antigo Regime”, Revista de Indias, vol. 75, no. 264.

[35]. Natalia Ramírez Ocampo, “Encomiendas, delitos y poder: El caso de la familia Montaño en la Real Audiencia de Santa Fe 1553 – 1561”, Historia 2.0, no. 9, 2015.

[36]. Muriel Leonora Morgan, “Funcionarios borbónicos y espacios de frontera. Objetivos de las políticas de población entre las reducciones de modos y chiquitos”, Memoria americana. Cuadernos de Etnohistoria, vol. 23, no. 1, 2015; José Manuel Zavala Cepeda y Gertrudis Payás Puigarnau, “Ambrosio O’Higgins y los parlamentos hispano-mapuches, 1771-1803. Política indígena, escritura administrativa y mediación lingüístico-cultural en la época borbónica chilena”, Memoria americana. Cuadernos de Etnohistoria, vol. 23, no. 2, 2015.

[37]. Lidia Rosa Nacuzzi y Carina Paula Lucaioli, “Declaraciones de cautivos: piezas de archivo multifocales de la frontera colonial (virreinato del Río de la Plata (siglo XVIII)”, Diálogo Andino, no. 46, 2015.

Hemerografía de Historia Social Indiana, 2015

HEMEROGRAFÍA DE HISTORIA SOCIAL INDIANA,  2015

Felipe Castro Gutiérrez
Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM

Como habrán visto, en nuestras redes en Facebook y Twitter hemos ido dando cuenta de las publicaciones de interés para nuestro tema en diversas revistas científicas. Pues bien, poner estas referencias  juntas en un documento parecía conveniente para mayor facilidad y tener una visión de conjunto.

He incluido los artículos publicados en distintas revistas relativas a historia social indiana. Como toda selección, tiene algo de subjetividad, acrecentada en este caso por el hecho de que lo que se entiende por “social” (a diferencia de lo “político” o “económico”) a veces no es tan claro y evidente. Me he apoyado en los mismos títulos, en los descriptores temáticos, y en último caso en que trataran de forma directa o indirecta la sociedad o grupos sociales como tema. En la duda, he preferido correr el riego de ser inclusivo antes que dejar fuera alguna contribución de interés.

También hay que mencionar que la revisión incluye tan sólo revistas disponibles en versión digital, por obvias razones prácticas. Afortunadamente, es el caso de la gran mayoría de las publicaciones, que también, con alguna excepción, se hallan en acceso abierto.

Una primera constatación es la gran diversidad actual. La presente compilación incluye 33 revistas, aunque desde luego no todas tienen la misma relevancia. Aun así, señala la necesidad de estar atento a más publicaciones de las que usualmente seguimos, con las consiguientes dificultades prácticas. En este sentido, esta compilación procura ser una modesta contribución en la resolución de la siempre complicada tarea del estudiante e investigador de “estar al día” con lo publicado.

Hay que notar, asimismo, que existen revistas tradicionalmente importantes en historia social (Trashumante, Historia social o Historia y memoria) que no aparecen aquí porque en este periodo no publicaron trabajos sobre la temática y época que aquí me ocupan. Inversamente, hay otras como Diásporas, dedicada a migraciones en general, que está presente porque el pasado año publicó un “dossier” temático sobre “Imperios ibéricos”.

Las publicaciones son en su mayoría de instituciones, aunque también hay algunos proyectos  Artificios 2015independientes de asociaciones profesionales, aunque reciban apoyos varios. En este conjunto de publicaciones, hay que mencionar un caso muy interesante: Artificios (auspiciada por el ICAHN), una revista de estudiantes.

Vista en conjunto, es notoria la relevancia de las revistas publicadas en Colombia, Chile, España, Perú y México, donde la historia social ha tenido una larga trayectoria, y también existe un volumen muy considerable de publicaciones académicas. Esto puede inducir a una típica falacia estadística, pero comparar los artículos sobre historia social con el conjunto de publicaciones sobre historia de cada país excedería los alcances de este breve ensayo. El caso de los de temática rioplatense es curioso: hay muchos, varios publicados en Memoria americana, pero también una buena cantidad dispersa en revistas de otras geografías.

Hay otros países sobre cuyo pasado colonial casi nada aparece, no porque necesariamente no tengan producción, sino porque probablemente tengan una distribución muy local, no están en línea, o tienen otras formas de difusión.

Las publicaciones americanas que más artículos han editado sobre historia social han sido  (para este año) Colonial Latin American Review, Fronteras de la Historia, Historia 2.0, Memoria Americana, Procesos Históricos y Revista de Historia Social y de las Mentalidades. Entre las europeas destaca Naveg@mérica y Nuevo Mundo-Mundos Nuevos. Son revistas a las que conviene estar atento.

Desde luego, esta compilación se presta para algunas reflexiones generales sobre el estado y las  tendencias de la historia social, de lo que me he ya ocupado; he optado por postergar su publicación durante una semana para el caso de que aparezca alguna publicación o artículo que no haya observado o debidamente incluido. Si tiene alguna adición o comentario, hágamelo llegar en las notas de esta misma página web o a este e-correo,

Las revistas aquí incluidas son, en el orden habitual. Para acceder a los textos, haga “click” en el vínculo adjunto al apellido de los autores.

Almanack (Universidade Federal de São Paulo)
Americanía. Revista de Estudios Latinoamericanos (Universidad Pablo de Olavide, Sevilla).
Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura (Universidad Nacional de Colombia).
Anuario de Estudios Americanos (Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla)
Anuario de Historia Regional y de las Fronteras (Universidad Industrial de Santander, Colombia)
Artificios. Revista Colombiana de Estudiantes de Historia.
Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana Dr. Emilio Ravignani
Colonial Latin American Review
Corpus. Archivos virtuales de la alteridad americana (Argentina).
Cuadernos de Historia (Universidad de Chile).
Diálogo Andino (Universidad de Tarapacá, Chile).
Diásporas. Circulations, migrations, histoire (Presses Universitaires du Midi, Francia).
El Taller de la Historia (Universidad de Cartagena, Colombia).
Estudios de Historia Novohispana (Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Nacional Autónoma de México).
Fronteras de la Historia (Instituto Colombiano de Antropología e Historia).
Hispanic American Historical Review (Duke University Press)
Historelo, revista de historia regional y local (Universidad Nacional de Colombia).
Historia Crítica (Universidad de los Andes, Colombia).
Historia Mexicana (El Colegio de México).
Historia y Justicia  (Santiago de Chile).
Historia 2.0. Conocimiento histórico en clave digital. (Asociación Historia Abierta, Colombia)
Letras Históricas (Universidad de Guadalajara, México).
Memoria Americana. Cuadernos de Etnohistoria (Universidad de Buenos Aires).
Nuevo Mundo-Mundos Nuevos.
Naveg@mérica. Revista electrónica de la Asociación Española de Americanistas
Procesos históricos (Universidad  de los Andes, Venezuela).
Relaciones. Estudios de Historia y Sociedad (El Colegio de Michoacán).
Revista Brasileira de História (Associação Nacional de História).
Revista Complutense de Historia de América (Universidad Complutense, Madrid).
Revista de Historia Social y de las Mentalidades (Universidad de Santiago de Chile).
Revista de Indias (CSIC, España).
Secuencia, Instituto de Investigaciones José María Luis Mora, México.
The Americas (Academy of American Franciscan History).
Tzintzun (Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo).

…………

Artículos publicados

Almanack,  no.11, 2015.

Luis Geraldo Silva, “Free and freed Afro-descendants and political equality in Portuguese America.Change of status, slavery and Atlantic perspective (1750-1840).”

José Luis Belmonte Postigo, “‘No obedecen a nadie, sino cada uno gobierna a su familia’. Etnicidad y política en la reducción del maniel de Bahoruco, 1785-1795”.

Americanía. Revista de Estudios Latinoamericanos, no. 2. 2105.

Elisa Frühauf Garcia, “Conquista, sexo y esclavitud en la cuenca del Río de la Plata: Asunción y São Vicente a mediados del siglo XVI”

Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura,  vol. 42, no. 1, 2015

Marcela Quiroga Zuluaga, “Las políticas coloniales y la acción indígena: la configuración de los pueblos de indios de la provincia de Páez, siglos XVII y XVIII”

Sergio Mejía, “Egoísmo de tres cuartillos: el sabotaje de los hacendados al tajón público de carnes en Santafé, 1798-1817”.

Anuario de Estudios Americanos, Vol 72, no 2, 2015.

Álvaro Recio Mir, “Alamedas, paseos y carruajes: función y significación social en España y América (siglos XVI-XIX)”.

Laura Caso Barrera, “Tratamiento del cuerpo y control social entre los mayas itzaes, siglos XVII-XVIII”.

Beatriz Vitar, “Hilar, teñir y tejer. El trabajo femenino en las misiones jesuíticas del Chaco (siglo XVIII)”.

Anuario de historia regional y de las fronteras, vol. 20, no, 1, 2015.

Nectalí Ariza Ariza, “Los pecados públicos de doña Luisa Llerena y la justicia del rey en Cartagena de Indias a mediados del siglo XVIII”,  Anuario de historia regional y de las fronteras

Héctor Manuel Cuevas Arenas, “Identidades, estamentos y prácticas escriturarias: estudio de un caso de fines del siglo XVIII”.

Artificios. Revista colombiana de estudiantes de Historia.

No. 2, mayo de 2015.

Yobani Gonzales Jáuregui,  “Los esclavos de Lima y su defensa del matrimonio en el siglo XVII”,

No 3, diciembre 2015

Julián Andrés Gil Yepes, “`A costa de culpados’. Ejercicio del derecho a denunciar por parte de los indios en la Audiencia de Santafé (siglo XVII),

Irene María Vicente, “La legislación sobre el indígena en Brasil durante la Unión de Coronas (1589-1640)”

Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana Dr. Emilio Ravignani (Argentina)

Nº 43, 2015

 Ana María Presta, “La Compañía del Trajín de Azogues de Potosí. Un capítulo inédito de la financiación de los repartimientos indígenas surandinos al desarrollo de la minería colonial”

Raquel Gil Montero; Oliveto, Lía Guillermina; Longhi, Fernando, “Mano de obra y fiscalidad a fin del siglo XVII: dispersión y variabilidad de la categoría yanacona en el sur andino”

Kris Lane, “Corrupción y Dominación Colonial: El Gran Fraude a la Casa de la Moneda de Potosí en 1649”

Colonial Latin American Review, vol. 24, 2015.

No. 1, 2015

Mónica Díaz, “The Education of Natives, Creole Clerics, and the Mexican Enlightenment”

No. 2, 2015.

Lori Boornazian Diela, “The Codex Mexicanus Genealogy: Binding the Mexica Past and the Colonial Present”

Sara Vicuña Guengericha, “Capac Women and the Politics of Marriage in Early Colonial Peru”

Matthew Goldmark, “Reading Habits: Catalina de Erauso and the Subjects of Early Modern Spanish Gender and Sexuality”

No. 3, 2015

Avis Mysyka, “Land, Labor, and Indigenous Response: Huaquechula (Mexico), 1521–1633”

no. 4, 2015

Caroline Cunill “Philip II and Indigenous Access to Royal Justice: Considering the Process of Decision-Making in the Spanish Empire”

Andres I. Prieto, “Confessing to be an Indian: Penance and the Creation of a Native Self in José de Acosta’s Missiology”

Shawn Michael Austin, “Guaraní kinship and the encomienda community in colonial Paraguay, sixteenth and early seventeenth centuries”

Corpus. Archivos virtuales de la alteridad americana

vol. 5, no. 1, ene.jun  2015.

Jorge Sosa, “La ‘cédula real de los Amaycha’. Contextualización, análisis y transcripción de un documento controversial”, Corpus, vol. 5, no. 1,ene.jun  2015.

Silvana Buscaglia, “Indígenas, Borbones y enclaves coloniales. Las relaciones interétnicas en el fuerte San José durante su primera década de funcionamiento (Chubut, 1779-1789)”.

Wilfrido Llanes Espinoza, “Reglamento para el regimiento, servicio y gobierno del cuerpo de pardos de San Juan Bautista de Mazatlán, 1792”.

vol. 5, no. 2, jul-dic 2015

Juan Francisco Jiménez, Sebastián Leandro Alioto y Daniel Villar, “¡Padre, no se ande en eso! Borracheras y conversión: los pehuenche de Rucalhue bajo la mirada vigilante de Fray Matud (1760-1761)”.

Cuadernos de Historia, no. 42, 2015.

Carlos Ortiz Aguilera, “El parlamento de Quilín del año 1641: una aproximación a las relaciones interlinajes a partir de la vida fronteriza”.

Diálogo Andino, no. 46, 2015, p.  9-26

Joanne Rappaport, “Letramiento y mestizaje en el Nuevo Reino de Granada, siglos XVI y XVII”.

Lidia Rosa Nacuzzi y Carina Paula Lucaioli, “Declaraciones de cautivos: piezas de archivo multivocales de la frontera colonial (virreinato del Río de la Plata (siglo XVIII)”.

Diásporas. Circulations, migrations, histoire, no. 25, 2015.
Dossier: Empires ibériques. De la péninsule au global

Paulina Machuca, “Les  ‘Indiens chinois’ vinateros de Colima. Processus d’insertion sociale dans les haciendas de palmes du xviie siècle”

Jaime Valenzuela Márquez, “ ‘Diaspora’ des Indiens des Andes et  ‘dénaturalisation’ des Indiens de l’Araucanie. Deux cas d’immigration et de catégorisation indiennes dans la formation du Chili colonial”.

El taller de la historia, vol. 7, no. 7, 2015.Taller de la historia 2015
Dossier: Cuestionando las fuentes de archivos: padrones de población, familias y sociedades coloniales en Iberoamérica

Alejandra Araya Espinoza, “Imaginario político colonial: las castas, una lectura para los registros parroquiales, matrículas y padrones de “Chile” (1680-1835)”

Sergio Paolo Solano D., “La construcción de los censos de población del Nuevo Reino de Granada a finales del siglo XVIII”.

María de los Ángeles Meriño Fuentes, Aisnara Perera Díaz, “Calidad y mestizaje en los padrones de vecinos de San Luis del Caney y Santiago de Cuba (1775-1800)”

Carlos de Almeida Prado Bacellar, “Distintos puntos de vista acerca de las familias y los hogares en los padrones de población de la  Capitanía de São Paulo, Brasil (1765-1836)

Roxana Boixadós, Judith Farberman, “Las casas sobre el papel. Población, familia y comunidad en un padrón colonial. La Rioja, Gobernación del Tucumán (virreinato del Perú), siglo XVIII”

María Rosa Carbonari, “Espacio, población y familias en la frontera del Río Cuarto Colonial (Argentina)”

Darío G. Barriera, María Celeste Forconi, “La compra de oficios como vía de acceso a las varas de justicia. Venalidad y coaliciones políticas en un cabildo rioplatense: la ‘casa de los Monje’” (Santa Fe, 1700-1750)”.

Estudios de Historia Novohispana
No. 53, 2015.

Isabel M. Povea Moreno, “Coacción y disensión. Protestas frente a los repartimientos mineros en Perú y Nueva España, siglo XVIII”, Estudios de historia novohispana, 53, 2015.

No. 52, 2015.

Caroline Cunill, “Justicia e interpretación en sociedades plurilingües: el caso de Yucatán en el siglo XVI”.

Sergio Eduardo Carrera Quezada, “Las composiciones de tierras en los pueblos de indios en dos jurisdicciones coloniales de la Huasteca, 1692-1720”.

Gibran Bautista y Lugo, “Cédulas del perdón real a los rebeldes de la ciudad de México, 1627”.

Fronteras de la Historia,Vol. 20, no. 2, 2015.Fronteras de la Historia, 2015

María Cristina Navarrete, “De reyes, reinas y capitanes: los dirigentes de los palenques de las sierras de María, siglos XVI y XVIII”

Santiago Robledo Páez, “Eclesiásticos letrados: estudio preliminar sobre la actividad de productores de textos neogranadinos (1650-1750)”

Claudia Marcela Vanegas Durán, “Los pueblos de indios y el abasto de leña de las ciudades de Tunja y Santafé, siglos XVI y XVII”.

Heraclio Bonilla y Marco Manuel Forero Polo, “El problema de la “ida y vuelta” y la explotación de la mano de obra nativa del Nuevo Reino de Granada en el siglo XVII”.

Julia  Costilla, “ ‘Guarda y custodia’ en la Ciudad de los Reyes: la construcción colectiva del culto al Señor de los Milagros (Lima, siglos XVII y XVIII)”.

Héctor Cuevas Arenas, “Los indios y lo político: una revisión historiográfica sobre dos espacios andinos coloniales (norte de Charcas y sierra norte de Quito), siglos XVII y XVIII”

Alberto Barrera Enderle, “Contrabandear en la frontera. Relaciones comerciales clandestinas en la frontera noreste de la Nueva España”.

Karent Viviana Portilla Herrera, “La coartación y el peculio, dos elementos claves en la manumisión de esclavos. Santiago de Cali (1750-1810).”

Camila Belén Plaza Salgado, “Brujos, indios y bestias. Imaginarios de lo maléfico y marginalidad en el Reino de Chile, 1693-1793”.

Hispanic American Historical Review, vol. 95, no. 4, nov. 2015

(no disponible en acceso abierto).

Karen B. Graubart, “Learning from the Qadi: The Jurisdiction of Local Rule in the Early Colonial Andes”

Historelo, revista de historia regional y local.

vol. 7, no. 14, 2015.

Luis Rincón Rubio, “Redes personales y capital social en una parroquia rural de la Provincia de Maracaibo (Venezuela) a fines del siglo XVIII: La Inmaculada Concepción de La Cañada (1784-1804)”.

Historia Crítica

no. 56, 2015.

Orián Jiménez Meneses, “Esclavitud, libertad y devoción religiosa en Popayán. El santo Ecce Homo y el mundo de la vida de Juan Antonio de Velasco, 1650-1700”.

no. 58

Eduardo Valenzuela A. “Kerigma: preguntas teóricas en torno a la primera evangelización de América (Antillas, 1510-Nueva España, 1524)”.

Santiago Paredes Cisneros, “La política del resguardo entre los indios páez del pueblo de Toboyma (gobernación de Popayán), 1650-1750”.

Historia mexicana.

Vol. 64, número 3, 2015.

Gregorio Salinero, “Rebeliones coloniales y gobierno de las Indias en la segunda mitad del siglo XVI”.

Vol. 64, no. 4, 2015.

Luis J. García Ruíz, “La territorialidad de la República de Indios de Orizaba. Entre la separación de los sujetos y la preponderancia española: 1740-1828 “

vol. 65, no.1, 2015.

Sergio Eduardo Carrera Quezada, “La política agraria en el Yucatán colonial: Las composiciones de tierras en 1679 y 1710”

Historia y Justicia, no. 5, 2015.

Felipe Durán, “Pueblos de indios y acceso a la tierra en San Luis Potosí, 1591-1767”.

Lucas Rebagliatti, “¿Custodia, castigo o corrección? Consideraciones sobre la cárcel capitular de Buenos Aires a fines de la época colonial (1776-1800)”.

Águeda Venegas de la Torre, “Los privilegios mineros novohispanos a partir de las Ordenanzas de Minería de 1783: los usos de la justicia”.

Historia 2.0, no. 9, 2015.Historia 2.0 2015

Emmanuel Rodríguez López, “Vínculos con cihuapipiltin tlaxcaltecas del siglo XVI: El acceso al poder señorial indígena del tlahtocayotl de Ocotelulco”.

Natalia Ramírez Ocampo, “Encomiendas, delitos y poder: El caso de la familia Montaño en la Real Audiencia de Santa Fe 1553 – 1561”.

Ramón Alejandro Montoya, “Piezas de Indias” en una frontera esclavista novohispana. Una mirada a la corporeidad del esclavo africano en el San Luis Potosí del siglo XVII.

Patricia García Rosas, “Cárcel y juicios: La acción punitiva en los albores del siglo XVIII en la Alcaldía Mayor de San Luis”.

Álvaro Acevedo Tarazona, Johan Sebastián Torres Güiza, “Mestizaje y cambio jurisdiccional de pueblo de indios a parroquia: el caso de Oiba, siglo XVIII”

Pedro Bracamonte y Sosa, “El discurso de los mayas yucatecos frente a los colonizadores: limosnas y secularización”.

Ruth Esther Gutiérrez, “Prácticas sociales y administración colonial en la frontera del Darién durante la segunda mitad del siglo XVIII”.

Alejandro Javier Cárcamo Mansilla, “Conquista e invasión a la sociedad mapuche-williche. El establecimiento de un nuevo poder colonial en el Futawillimapu (1750-1830)”.

Daniela Sánchez Aroche, “Con el diablo adentro. El consumo medicinal y ritual del balche’ entre los mayas de Yucatán visto desde una perspectiva etnohistórica”.

Letras históricas,

No. 12, 2015.

Betania Rodríguez Pérez, “Las cárceles de la Intendencia de Guadalajara: recintos de depósito, desorden y crimen en el ocaso del periodo virreinal (1780-1820)”

no.13, 2015.

Sara Sánchez del Olmo, “Marginalidad, brujería y etnicidad en Nueva España: Mariana de la Candelaria, una maléfica mulata del siglo XVIII”

José Gustavo González Flores, “Crisis de subsistencia y epidemias en Taximaroa (1763-1814). Consecuencias en la población adulta”.

Carmen Paulina Torres Franco,  “Matrimonio entre parientes. Causas y causales de dispensa en la parroquia de La Encarnación <Nueva España>, 1778-1822”

Memoria americana, no 21, 1, 2015Memoria Americana 2015
Dossier: “Pensando las fronteras coloniales americanas desde la gestión de sus funcionarios”

Leticia Daniela Carmignani, “ ‘ Soy en esta provincia muy odiado de los vecinos encomenderos’. El gobernador de Tucumán Alonso de Ribera y su proyecto polìtico (1605-1611“.

Isabel Castro Olañeta, “El oidor de Charcas, Antonio Martínez Luján de Vargas, y la nueva coyuntura a fines de siglo XVIII en el Tucumán. A propósito de los derechos a la tierra de los indios”.

Mercedes Avellaneda, Bettina Sidy, “Políticas, levantamientos y relaciones de poder en las fronteras externas e internas en los albores del período borbónico. La actuación de Bruno Mauricio de Zavala, gobernador del  Río de la Plata (1717-1735)”.

Carina Paula Lucaioli, “Guerra y persuasión en las fronteras de Santa Fe: la gestión de Francisco Antonio de Vera Mujica (1743-1766)”.

Muriel Leonora Morgan, “Funcionarios borbónicos y espacios de frontera. Objetivos de las políticas de población etre las reducciones de moxos y chiquitos”.

Jimena Paz Obregón Iturra, “ ‘No distinguen la obediencia  de la servidumbre’. Jerónimo de Quiroga, un soldado escritor en la interfaz hispano-indígena, Chile, 1644-1704”

Lidia Rosa Nacuzzi, “Las relaciones fronterizas en manos de un funcionario obstinado y violento: el capitán José Linares en la frontera del Salto e los Arrecifes (1766-1770)”.

José Manuel Zavala Cepeda, Gertrudis Payàs Puigarnau, “Ambrosio O’Higgins y los parlamentos hispano-mapuches, 1771-1803. Política indígena, escritura administrativa y mediación lingüístico-cultural en la época borbónica chilena”

Naveg@mérica. Revista electrónica de la Asociación Española de AmericanistasAsoc Española de Americanistas

No. 14, 2015.

Luciana Luque Greco, “El derecho de nacer. Estudio sociodemográfico de la ciudad de Buenos Aires a finales del período colonial, 1769-1782.”

Antonio Irigoyen López, Juan José Sánchez Baena, “Análisis de las relaciones de méritos de los capellanes de la Armada para la petición de prebendas americanas en la primera mitad del siglo XVIII.”

no. 15, 2015.

Sandra Olivero Guidobono, “Reflexiones conceptuales sobre los estudios históricos de la sociedad iberoamericana. Entre la demografía histórica y la historia de la población. Historia social: la importancia de la familia”.

Antonio Fuentes-Barragán, “Quebrantos de la moral conyugal: amistades ilícitas en el Buenos Aires tardocolonial”.

Luciana Luque Greco, “Entre la norma y la práctica: fecundidad y comportamiento socio-cultural de la población de color en la ciudad de Buenos Aires, 1750-1800”.

Carmen Benito Hierro, “Esclavos y afrodescendientes en el Buenos Aires del siglo XVIII (1753-1779)”.

María de Deus Manso, “Hijas olvidadas del Imperio Portugués: memoria de mujeres en América”

José Damião Rodrigues, “De las pequeñas islas al vasto interior: las parejas de las Azores en el establecimiento de una frontera imperial (Amazonas, siglo XVII)”.

Dora Dávila Mendoza, “Familias y migraciones en Venezuela: apuntes para una historia social”,

Amaya Gorostiza, Anna Solé-Llussà, Antonio González-Martín, “Historia biológica de Yanga, ¿primer palenque libre de América?”.

Francisco Luis Jiménez Abollado, Verenice Cipatli Ramírez Calva, “La familia de Juan de Jaso el mozo: prototipo de una élite regional en el Valle de Tula, México (1527-1609)”.

Nuevo Mundo – Mundos Nuevos
2015

Gloria de los Ángeles Zarza Rondón, « Mécanismes de pouvoir et de solidarité féminine ».

Arnaud Exbalin, « L’ordre urbain à Mexico. Acteurs, règlements et réformes de police (1692-1794) »

Magdalena Díaz Hernández, « Esclavos y la imagen de la justicia paternalista del rey y del virrey en el Veracruz colonial ».

David Navarrete G., « Espacios y actores de la actividad minera en América Latina. Siglos XVI al XIX ».

Francesco D’Esposito et Auke P. Jacobs, « Auge y ocaso de la primera sociedad minera de América. Santo Domingo 1503-1520 ».

Brígida von Mentz, « Plata y sociedad regional. Reales de minas pequeños en la Nueva España, siglos XVI – XVIII: Entre lo rural y lo urbano »

Débora Bendocchi Alves, « Uma região mineradora. Minas Gerais, Brasil, segunda metade do século XIX »

Rossana Barragán R., « ¿Ladrones, pequeños empresarios o trabajadores independientes? K’ajchas, trapiches y plata en el cerro de Potosí en el siglo XVIII ».

David Navarrete G., « Trabajadores, artesanos y trajinantes. La participación indígena en la economía minera del México colonial: Real del Monte en la segunda mitad del siglo XVIII »

Inés Herrera Canales, « Trabajadores y técnicas mineras andinas en las fiebres del oro del mundo en el siglo XIX »

Margarita Villalba Bustamante, « El gran potencial de los pequeños y medianos mineros de Guanajuato en la segunda mitad del siglo XVIII »

Jaime J. Lacueva Muñoz et Ara I. Murillo Gordón, « Empresarios y familias en el negocio del oro en Chile, 1730-1785 »

Procesos históricos
no 28, diciembre 2015
Dossier: Espacios urbanos, conflictos y pasiones en América española

María Dolores Fuentes Bajo, “Pasión y poder en la isla de Trinidad a fines de la colonia (1766-1784)”.

Soizic Croguennec, Amor, amistad y rivalidad en las plebes urbanas del centro norte de la Nueva España (Zacatecas, siglo XVIII)”.

Emilia Recéndez Guerrero, “Vicisitudes familiares en el Zacatecas del siglo XVIII: el caso de los Izquierdo Gutiérrez”.

Noemí del Carmen Bistué y Alba María Acevedo, “Contribución de las fuentes judiciales para la historia de las mujeres: voces femeninas reclamando justicia en la Mendoza colonial (1750- 1810)”

Mª Selina Gutiérrez Aguilera, “Conductas violentas, realidades cotidianas. Familia, sociedad y convivencia en el Buenos Aires del siglo XVIII”.

Antonio Fuentes Barragán, “Niños errantes. La movilidad infantil a través de los pleitos judiciales. Buenos Aires, siglo XVIII”.

Sandra Olivero Guidobono, “En busca de nuevos horizontes. Los movimientos de población en el Buenos Aires colonial: procedencia, etnicidad y calidad”

Edda O. Samudio A., “Tensiones y conflictos en la sociedad de la Mérida venezolana en el ocaso del dominio hispánico”.

Relaciones, no. 142, primavera 2015.

Nadine Béligand, “Cristos Rey, vírgenes y devotos en revuelta en las sierras mexicanas (1765-1770)”.

Revista Brasileira de História, 2015, vol.35, n.70

Dossier: Agrarian History

Vânia Maria Losada Moreira, “Territorialidade, casamentos mistos e política entre índios e portugueses.”

Carmen Margarida Oliveira Alveal. “De senhorio colonial a território de mando: os acossamentos de Antônio Vieira de Melo no Sertão do Ararobá (Pernambuco, século XVIII)”

Revista Complutense de Historia de América, Vol 41, 2015.

Marta Mª Manchado López, “La controversia sobre la tributación de las mujeres recogidas en Filipinas a mediados del siglo XVIII. El caso del recogimiento de Santa Rita de Pásig”

Bettina Laura Sidy ”Población y gobierno en el Buenos Aires colonial. Una aproximación al estudio sobre las tensiones generadas por el crecimiento demográfico en la ciudad (1740-1776)”

Revista de Historia Social y de las Mentalidades.Revista Hist Social y Mentalidades 2015

Vol. 19, no.2, 2015.

 Nicolás Girón Zúñiga, ”’Ha corrido esta fama y como andaba huyendo de la justicia, todo cuanto malo se hacía se le imputaba’. La comunidad de Los Hornos de Illapel en el caso de Ramón Cortés, 1778-1883”.

Valentina Bravo Olmedo, “‘Me urge se me suministre de sus bienes los alimentos’: estrategias femeninas en la resolución de conflictos domésticos. 1800-1850, Valle Central de Chile”.

Nicolás Celis Valderrama, “‘Lo que se hablaba de él y la escandalosa vida que estaba dando al público’. aproximación a la noción de escándalo a partir de las huellas del rumor en las prácticas de conciliación informal. El caso de don José Tadeo Alquizar por ‘vivir escandalosamente’”.

Daniel Moreno Bazaes, ” ‘Un devorador de su propia especie’. Violencia, justicia y cultura popular en Santa Rosa de los Andes: las formas de la autoridad a los ojos de un peón de oficio matador, Chile 1805”.

Jeniffer Cerón Sandoval, “‘No le quieren prestar el respeto y obediencia debida a causa de ser mujer’. Cacicas y prácticas judiciales en pleitos de ‘pueblos de indios’. Chile Central, fines del siglo XVIII”.

Daniela Vásquez Pino, “ ‘Los yndios infieles han quebrantado la paz’. Negociaciones entre agentes europeos, chocoes y cunas en el Darién, 1739-1789”.

Revista de Indias,

vol 75, No 263, 2015.
Dossier: Culturas de cabotaje: historia y visiones recíprocas en las Antillas hispanas, francesas y británicas.

Alejandro E. Gómez, “Apenas una parte de negro. Valores socio-raciales y accionar político de las élites de ‘color quebrado’ en Jamaica, Venezuela, y las Antillas Francesas (siglos XVIII y XIX)”,

vol. 75, No. 264, 2015.

Paula Ermila Rivasplata Varillas, “Dotes de doncellas pobres sevillanas y su influencia en la ciudad de Lima”.

Tiago Luis Gil, “Redes e camadas de relacionamentos na economia: metodologias para o estudo da confiança mercantil na América Portuguesa do Antigo Regime”

Hugues R. Sánchez Mejía, “De arrochelados a vecinos: reformismo borbónico e integración política en las gobernaciones de Santa Marta y Cartagena, Nuevo Reino de Granada, 1740-1810”

Fabián Harari, “La población miliciana ante la justicia militar en Buenos Aires (1810-1823). Una comparación entre la ciudad y la campaña.

Secuencia,  no. 92, mayo-agosto 2015.

Jorge Victoria Ojeda, Aurelio Sánchez, “Interetnicidad y espacios de convivencia. Españoles, indígenas y africanos en la Mérida novohispana, 1542-1620”.

The Americas (no disponible en acceso abierto)

Volume 72, Number 1, January 2015

José Carlos de la Puente Luna, “That Which Belongs to All: Khipus, Community, and Indigenous Legal Activism in the Early Colonial Andes”.

Alcira Dueñas, “The Lima Indian Letrados: Remaking the República de Indios in the Bourbon Andes”.

Maya Stanfield-Mazzi, “Weaving and Tailoring the Andean Church: Textile Ornaments and Their Makers in Colonial Peru”.

Tzintzun, no. 62, 2015.

Robinson Salazar Carreño, “Conflicto y bandidaje en la villa de San José de Cúcuta a finales del siglo xviii. El caso de los esclavos de Juan Gregorio Almeida”.

………
Actualización (12 de julio). El autor agradece las correcciones y las adiciones propuestas por Isabel Ma. Povea y Eduardo Valenzuela.
……………………………

Pelozatto Reilly: Campesinos labradores, producción diversificada y mercado interno en la sociedad de Buenos Aires colonial (siglos XVII y XVIII)

Campesinos labradores, producción diversificada y mercado interno en la sociedad de Buenos Aires colonial (siglos XVII y XVIII)

Mauro Luis Pelozatto Reilly[1]

 La relación entre la ganadería y la producción agrícola constituye una problemática económica y social que sin dudas ha sido desarrollada por la historiografía colonial rioplatense. Sin embargo, creo que no es una discusión cerrada, y que el tema merece seguir siendo investigado en base a diferentes fuentes de archivo y bibliografías. A su vez, hay períodos de nuestra historia colonial que no han sido tan desarrollados como otros. En el caso de las características de la producción triguera y su relación con las unidades productivas y los diferentes grupos sociales del ámbito rural, se nos presentan dos períodos principales desde la óptica de los especialistas: la primera mitad del siglo XVII y la segunda del XVIII. El objetivo de este ensayo consiste, por un lado, en hacer un repaso de las principales fuentes bibliográficas que se hicieron en torno a una problemática en particular: el papel de la agricultura y de los labradores en la campaña rioplatense y su lugar en los establecimientos más orientados a la actividad pecuaria (conocidos en el litoral rioplatense como estancias). Por otro lado, expondré mis conclusiones elaboradas en base a datos extraídos de fuentes pertinentes para el estudio del desarrollo de dicha actividad y los productores en la misma región sobre un período poco analizado en lo que a estas cuestiones se refiere (primera mitad del siglo XVIII).

En lo que corresponde al primer punto, me gustaría hacer una primera aclaración que considero importante: los estudios académicos dedicados a la ganadería vacuna son mucho más abundantes que los especializados en el trigo, así como también no es demasiado lo escrito sobre pequeños y medianos labradores. Aquí me parece adecuado retomar algunas ideas planteadas en ensayos anteriores. En primer lugar, la de seguir desarrollando nuevos enfoques como el que busca establecer una visión de mayor complementariedad entre la actividad agrícola y la ganadería, en contraposición a la visión tradicional que nos mostraba un espacio rural estrictamente dividido entre las chacras trigueras y las estancias de cría[2]. En segundo término, pensar en que las fuentes disponibles como inventarios, tasaciones de bienes, censos rurales y descripciones oficiales de las autoridades, deben ser miradas desde otra perspectiva, e ir más allá del intento por reconstruir los espacios de producción y sus características productivas (cantidad y diversidad de ganado, mano de obra, extensión territorial, etc.), y buscar acercarse a las condiciones de vida y trabajo de los diversos grupos sociales, sobre todo los pequeños pastores y labradores[3]. Justamente parto de la idea de que existieron múltiples realidades en lo que se refiere a las características de los espacios productivos y de los grupos sociales que interactuaban en torno a los mismos, en el marco de una economía diversificada que respondía a múltiples mercados coloniales[4], lo cual puede apreciarse al analizar los establecimientos y las condiciones de trabajo de los campesinos.

Desde hace ya algunas décadas a esta fecha, se han venido desarrollando investigaciones enmarcadas principalmente en el campo de la historia económica y social, desde una perspectiva local y regional. La visión renovada sobre los establecimientos productivos y la sociedad agraria rioplatense ha sido planteada desde comienzos de la década del 90 del siglo pasado por autores como Raúl Fradkin, quien por ese entonces -en el marco de un debate historiográfico-, planteó aspectos muy interesantes, que a mi parecer deben seguir profundizándose por los especialistas: en primer lugar, que el término ‘‘estancia’’ ya no puede ser concebido como algo homogéneo, sino que las fuentes y estudios más recientes nos muestran una campaña amplia y heterogénea en lo que respecta a los establecimientos productivos, tirando por la borda la imagen extremadamente polarizada del espacio rural, y que el ‘‘estanciero’’ ya no se entiende como un terrateniente o latifundista[5]; a su vez, la necesidad de tener en cuenta la existencia de diferencias micro-regionales que tuvieron mucho que ver con la configuración de los espacios sociales de producción y sus orientaciones mercantiles; por último, una producción triguera concentrada en manos de medianos y pequeños labradores, muy móviles y que vivían en diversas situaciones en relación al acceso a la tierra y los mercados[6].

Estas líneas fueron seguidas por varios autores que se adentraron en el estudio de los campesinos, la producción agrícola y su relación con las estancias, entendidas no como grandes dominios sino como unidades de producción ganadera de distintas características. Para el siglo XVII, se destaca la obra de Rodolfo González Lebrero, quien utilizando documentación similar a la que usé para mis publicaciones y exposiciones (sucesiones, inventarios de chacras y estancias, tasaciones de bienes, testamentarias, etc.), pudo reconstruir minuciosamente a las unidades productivas de Buenos Aires de la primera mitad de aquella centuria. Puntualmente hablando de lo agrícola, este historiador identificó la presencia de estas actividades a partir de la presencia de instrumental característico como las tahonas (6 de 14 establecimientos clasificados como ‘‘estancias’’ las tenían, es decir, un para nada despreciable 42,9%, mientras que en las ‘‘chacras’’ la relación fue de 10 sobre 19, un 52,6%), y los percheles (que solo se encontraron en las tierras dedicadas al trigo, aunque en un 63,15% de ellas), u otros elementos como los molinillos manuales (se hallaron 3 entre las posesiones de los chacareros)[7]. Otro indicador de la presencia de agricultura en las explotaciones rurales es constituido por los animales directamente vinculados a esta rama de la economía agropecuaria: bueyes y caballos. En cuanto a los primeros, tuvieron un importante peso numérico en las estancias (71%) y en las chacras (68%), siendo importantes por su papel como ‘‘carreteros’’ y ‘‘de arada’’, es decir, que se los utilizaba tanto para el transporte comercial como para los trabajos del trigo. Respecto a los equinos, tenían más variantes que los anteriores: eran animales de transporte, carga, servicio y también aptos para la molienda. Además, se destacaron fuertemente en los lugares de cría (en el 71% de los mismos), mientras que su existencia en las chacras no era tan relevante pero innegable (42%)[8]. De esta manera, pese a la falta de una fundamentación bien elaborada para el recorte cronológico y la cantidad de fuentes utilizadas (González Lebrero tomó solamente los inventarios de 33 establecimientos para el período 1602-1640), la investigación de este autor fue lo suficientemente consistente como para demostrar la existencia de trabajos agrícolas en una buena cantidad de estancias con ganadería diversificada.

Plano del reparto de tierras realizado por Juan de Garay tras la fundación de Buenos Aires (1583), que conformaron los primeros establecimientos productivos.

Plano del reparto de tierras realizado por Juan de Garay tras la fundación de Buenos Aires (1583), que conformaron los primeros establecimientos productivos.

Por su parte, Juan Carlos Garavaglia se encargó, años más tarde, de seguir la metodología implementada por el historiador anterior, aplicándola a los establecimientos de la segunda mitad del siglo XVIII y comienzos del XIX. Tomando una muestra mucho más amplia (281 inventarios para la categoría de vecinos criadores de ganado), pudo hallar agricultura en las estancias: entre los instrumentos agrícolas se destacan las azadas (presentes en el 56% de los casos), aunque no se trataba de una herramienta con posibilidades de ser empleada únicamente en la producción de cereales; mientras que otros utensilios más específicos de esta actividad como los arados u hoces, además de las existencias de trigo registradas también fueron de considerable relevancia (en un 63% de las tierras aparece al menos uno de esos tres indicadores)[9].

Tomando como referencia los indicadores y fuentes trabajados por ambos especialistas, también nos encontramos con un panorama parecido al siglo XVII y la segunda mitad del XVIII. Considerando los datos de los establecimientos que criaban animales en diferentes medidas (tanto chacras como estancias), me he encontrado con que había entre las unidades productivas una mayoría en donde se complementaban ambas actividades. Sobre un total 72 establecimientos, en 51 coexistían la cría de ganados y las prácticas agrícolas (70, 8%)[10], lo cual puede confirmarse con la aparición de diversas especies de ganado e implementos característicos de la siembre y la cosecha como hoces, arados, azadas, rastrillos, tahonas, carretas, bestias de trabajo y carga, etc. Teniendo en cuenta estas cifras, no resulta difícil pensar en que productores de distintas características fueran parte de una economía agropecuaria diversificada. Estos rasgos pueden apreciarse en casos como el de Marcos Espinosa, un mediano estanciero de La Matanza, que en el momento de su muerte (1747) contaba con 93 bovinos, 81 yeguas, 14 caballos, 7 bueyes mansos, 3 vacas lecheras, una mula y un arado usado[11]. Y también en ejemplos de criadores más grandes como Matías Ferreyra, vecino de Arrecifes que en 1753 contaba con herramientas de labranza, 6 esclavos, 36 equinos, 4 yeguas madrinas mansas, 2 potros, 1.000 vacas, 100 terneras, 800 ovejas, 116 yeguas de vientre, 30 mulas, 10 potros y 20 bueyes mansos[12].

Además, existen otras metodologías y perspectivas de análisis sobre la cuestión de la producción agrícola y los grupos sociales vinculados. Una alternativa posible consiste en concentrarse en los campesinos, sus condiciones de vida y de trabajo, su relación con las estancias, el acceso a la tierra y la producción triguera. En este punto, resulta interesante traer a colación el debate entablado entre el artículo elaborado por Ricardo Salvatore y Jonathan Brown, y la postura de Jorge Gelman. Centrándose en la estancia de Las Vacas (Banda Oriental), ambas investigaciones llegaron a distintas conclusiones sobre una problemática central: las hábitos laborales y condiciones de vida de los trabajadores rurales. En el primero de los ejemplos mencionados, los investigadores plantearon que la producción de la estancia respondía a las fluctuaciones en la demanda del mercado externo, lo cual generaba que las tareas de los peones no fuesen estables, sino más bien estacionales, lo cual queda de manifiesto cuando se ve que los asalariados abandonaban el establecimiento una vez que recibían su primer pago[13]. Por otra parte, proponen a la ausencia de disciplina laboral que tenían los campesinos como un rasgo fundamental, ya que los mismos tenían una amplia capacidad de movimiento y libertad en la campaña, además de disponer de alternativas económicas como el robo de ganados (para la extracción de cueros, la producción de carne salada, etc.) y la labranza en sus propias explotaciones de poca monta[14]. Tomando otra postura, Jorge Gelman sostiene que más que las fluctuaciones externas, la mano de obra era inestable por la estacionalidad de la demanda de trabajadores marcada por el calendario de la producción agrícola. Por ejemplo, en los meses de verano, cuando se llevaba a cabo la cosecha, las unidades productivas más orientadas a los cereales atraían a los peones por los sueldos superiores y en plata, y por otra parte, hay que tener en cuenta que muchos de éstos conchabados eran a su vez pequeños labradores que tenían la necesidad de reincorporarse a sus tierras para trabajar en las tareas más demandantes[15]. Asimismo, descarta la idea de que los ‘‘gauchos’’ fueran producto de su propia voluntad tendiente al ocio y el cuatrerismo, sino que más bien su movilidad era una reacción ante la persecución de los hacendados y las autoridades, que buscaban mantenerlos sujetos a los trabajos en las estancias y al control de las instituciones coloniales[16], punto que no fue lo suficientemente fundamentado por el autor.

De hecho, autores como Garavaglia se encargaron de demostrar lo planteado por Gelman sobre el papel de los peones como labradores independientes, los cuales tuvieron un importante peso en la campaña del siglo XVIII. Estudiando la distribución de la población en Buenos Aires colonial, encontró que había una considerable superioridad de los pequeños y medianos campesinos por sobre el resto de los sectores sociales: sobre un total de 281 inventarios analizados, 236 correspondían a productores de estas características (84%), los cuales además concentraron el 43% de los bienes en dinero, mientras que los grandes propietarios representaron un 16% que manejaba un 57% de la riqueza total registrada por las fuentes[17]. Al mismo tiempo, diferencia entre agricultores y labradores (pequeños trabajadores que dependían casi exclusivamente de la mano de obra familiar) de agricultores (aquellos que podían disponer de peones y esclavos)[18], aclarando que la clasificación realizada es sólo analítica, ya que no se podía hacer una diferenciación tajante entre productores pecuarios o agrarios, o entre labradores y pastores (pequeños productores de ganado)[19]. En otro trabajo, demostró la existencia de un importante grupo de campesinos no propietarios de la tierra, dentro de los cuales había tanto productores ganaderos como cerealeros, y quienes complementaban ambas actividades[20]. Éstos, a su vez, eran aquellos que accedían a la tierra mediante diferentes vínculos personales y económicos con los propietarios (agricultores como hacendados), como fueron el peonaje, el arrendamiento (el campesino accedía a una porción de tierra a cambio del pago de una renta) y la agregación (relación no escrita según la cual el terrateniente daba tierras a cambio de trabajo) [21].

Los datos elaborados por quien esto escribe, correspondientes a la primera mitad del siglo XVIII, resultan ser bastante compatibles con los expuestos para la segunda parte de la centuria. Los padrones de la campaña bonaerense (1726, 1738 y 1744) nos muestran una mayoría de campesinos (prácticamente la mitad), que en muchos casos eran al mismo tiempo labradores y criadores, que no tenían propiedad sobre la tierra y que accedían a la misma como peones, agregados, arrendatarios o como asentados en tierras realengas. Asimismo, no se puede marcar una diferencia estricta entre establecimientos dedicados exclusivamente a la ganadería y otros que sólo producían cereales. De hecho, lo único que podemos afirmar es que si bien existieron las unidades productivas mayoritariamente agrícolas y otras más bien dedicadas a la cría, predominó una economía rural de tipo ‘‘mixto’’ y de producción pecuaria diversificada (donde convivían haciendas de todas las especies), sobre todo en el caso del grupo que me interesa describir en este artículo (pequeños y medianos campesinos) como bien muestran algunos de los cuantiosos casos disponibles: en 1738, por ejemplo, el sargento Juan Esteban Hernández, vivía en tierras de chacra que no eran de su propiedad, en donde criaba vacunos y caballos además de practicar la agricultura[22]; ese mismo año, el vecino de Luján, Diego López, era propietario de sus tierras pero éstas no aparecen clasificadas ni como para ganadería ni para agricultura, aunque se registraron en ellas esclavos, vacas y yeguas de cría[23]. En el registro siguiente (1744) Lorenzo González, un campesino empadronado en el pago de Arroyo del Medio, estaba trabajando sobre tierras ajenas, pero a su vez poseía carretas y criaba ganado mayor y menor[24]; misma situación la de Pedro Zeyes, vecino del pago de Tala, definido como ‘‘labrador que cuidaba algunos ganados’’[25]. Por otra parte, vale la pena marcar que los grandes hacendados no son tan importantes para discutir la relación entre la agricultura y las estancias, ya que si bien éstos también producían cereales, eran los productores más especializados que había en cría de mulas y vacunos para responder a las demandas de distintos mercados coloniales (envío de mulares al Alto Perú minero, novillos para el abasto de carne local, cueros para exportar, piezas de grasa y sebo consumidas en varias regiones, etc.)[26], mientras que en el caso de los campesinos de poca monta, era más normal encontrarse con múltiples condiciones de vida y trabajo: pequeños productores independientes, los cuales a su vez podían acceder a la tierra como agregados o arrendatarios, y que en determinados momentos del año se prestaban como peones asalariados en las siembras y cosechas de trigo[27].

Simultáneamente, habría que considerar que otra manera de apreciar la presencia de este producto en los establecimientos es a través del análisis de los rendimientos de la producción y las discusiones en torno a las actividades productivas, por lo general entabladas por las autoridades coloniales. En este sentido, el cabildo tenía un papel relevante, en cuestiones como el registro de la producción de trigo o calcular cuánto se necesitaba para abastecer a la población de la jurisdicción[28]. También puede verse cómo el ayuntamiento se encargaba de tomar medidas contra problemas como el crecimiento del consumo local por sobre las existencias de trigo, las actividades fraudulentas y especuladoras por parte de tahoneros y panaderos (dueños de los molinos que monopolizaban la producción de panificados, y vendedores de pan en las ferias mercantiles, respectivamente), el control de pesos y medidas, entre otras cosas[29]. En el otro período más trabajado por los especialistas, es decir la primera parte del siglo XVII, hay trabajos como el de González Lebrero que describen al mercado local del trigo y sus distintas problemáticas, destacándose obviamente la falta de estos productos fundamentales para la dieta de los porteños, ante lo cual las autoridades aplicaban prohibiciones y regulaciones. Empero, el autor destaca la relación entre los miembros del municipio y la actividad comercial, dentro de la cual estaba la producción de trigo y el control del mercado del pan, por lo que en muchas oportunidades representaban a sus propios intereses[30]. A la hora de estudiar la producción y el mercado del trigo desde la óptica del cabildo, como lo he venido haciendo últimamente como parte de mi tesis de posgrado, es preciso tener en cuenta que estamos frente a una institución política multifacética, cuyas funciones eran muchas y muy variadas, desde la obras públicas, los servicios indispensables como el abasto de carne y otros productos como el pan y la harina, las cuestiones impositivas hasta la administración de justicia en primera instancia, además de funcionar como una verdadera corporación en donde se veían representados los intereses de la élite y podían apreciarse las tensiones entre sus miembros[31].

Las fuentes del cabildo permiten acercarse a sus intereses en relación a la actividad agrícola, a las características de sus intervenciones y a algunas descripciones de los actores y grupos sociales de la campaña que participaban en el proceso de producción y comercio. Sus actas nos muestran a un órgano muy activo en lo que respecta a la intervención sobre la economía y los mercados, destacándose cuestiones como el abasto de carne, las vaquerías y recogidas de ganado, los acuerdos de precios y fijación de aranceles, la producción y comercialización de cueros (ajustes), el nombramiento de autoridades para el control de la población y el trabajo rural (alcaldes de la Hermandad, comisionados, etc.), la regulación de los pesos y medidas de los distintos productos, entre otras tantas problemáticas de interés comunal[32]. En lo que respecta a las medidas sobre el trigo y los grupos sociales relacionados, vale la pena destacar que se dieron en una medida mucho menor que para los mercados de la ganadería vacuna, al menos durante el período en el cual me especialicé y que es distinto al trabajado por los autores citados. Dentro de las intervenciones capitulares, se destacan los registros de cosechas, el control de las mismas: A comienzos de 1741, el procurador general presentaba ante el cabildo un memorial en el cual se prohibía la saca de trigo y granos para fuera de la jurisdicción para que no se experimentara la escasez de fines del año anterior, la cual llevó a que se llegara a vender la fanega de trigo a 10 pesos[33]. En 1744 se mandó al alguacil mayor, su teniente y demás ministros a que celen por las cosechas de trigo[34]. A fines de ese mismo año, se informaba que el gobierno municipal había resuelto mandar 100 hombres armados o más en las fronteras para la seguridad del vecindario y de la recogida del mencionado cereal[35]. En 1750 se registraron en el pago de Cañada de la Cruz 44 fanegas de trigo y otros 10 sacos que sumaban aproximadamente otras 20 fanegas más[36]. Además, se tuvo noticias de que Baltasar del Castillo, vecino de Buenos Aires, había comprado en Escobar hasta 100 fanegas, las cuales aparentemente condujo hacia la ciudad de Buenos Aires[37]. Además de embargar el cabo de Luján las mencionadas fanegas, se mandó que se prohibiera a los pulperos a comprar trigo o cualquier especie para revender. Con dicho fin, se adelantaron caudales para los cosecheros[38]  Pese a que los ejemplos encontrados fueron pocos en relación a otros temas económicos y sociales, vemos la activa participación de la sala capitular mediante las prohibiciones, controles de existencias y designación de funcionarios para celar por el bienestar de las tierras y cosechas, y así garantizar la importancia del abasto local de trigo, harina y pan. La importancia de este tema no puede negarse, sobre todo cuando contamos con datos tan representativos como cuando los cabildantes expresaron en 1721 que eran necesarias entre 15.000 y 16.000 fanegas para el abasto anual [39], algo para nada despreciable si tenemos en cuenta que la población total de ese entonces apenas superaba los pocos miles de habitantes. Esto nos permite saber algo sobre los patrones de consumo de la población local de aquel entonces, que se impusieron tanto en los hábitos alimenticios de los porteños de la ciudad como en los campesinos (junto con la carne).

Por último, me gustaría manifestar la necesidad de más investigaciones sobre este campo de nuestra historia colonial, además de la falta de estudios dedicados a problemáticas más puntuales como el almacenamiento y distribución de trigo, las características del proceso de elaboración de harinas y panificados, la evolución de los precios y las transacciones comerciales, la vinculación entre los funcionarios coloniales y los mercaderes tahoneros, la relación entre los distintos grupos sociales que representaban a los productores de cereal, las formas de acceso a la tierra, la complementación con la ganadería sus condiciones materiales de vida, sus conductas alimenticias (en las cuales el tema desarrollado en este escrito tuvo mucho que ver). También creo necesario profundizar en períodos descuidados por nuestra disciplina, como sobre el que me encuentro investigando en esta etapa de mi carrera, o los años inmediatamente anteriores al mismo (fines del siglo XVII). En cuanto a la metodología y las fuentes, siempre es lo más conveniente complementar descripciones con estadísticas y cuantificaciones, sistematizando correctamente la información que nos brindan valiosos documentos como las actas municipales, sucesiones, inventarios, padrones, entre otras. Asimismo, podrían agregarse otras fuentes pertinentes, como por ejemplo una de las más utilizadas por los especialistas en el tema, como lo son los diezmos que se cobraban sobre el producto agrícola.

………

Créditos de imagen

Plano del reparto de tierras realizado por Juan de Garay tras la fundación de Buenos Aires (1583), que conformaron los primeros establecimientos productivos. Fuente: Archivo General de la Nación Argentina. Imagen: Fundación Wikimedia.

Fuentes y bibliografía

AGN, AECBA, Serie II, Tomos V, VI, VII, VIII y IX.

AGN, Sala IX, Archivo del Cabildo, 19-2-3.

AGN, Tribunales, Sucesiones, legajos n° 3859, 5335, 5336, 5337, 5338, 5671, 5672, 5870, 6250, 6251, 6253, 6370, 6722, 6723, 6724, 8122, 8130 y 8417.

ANH, Documentos para la Historia Argentina, Tomo X, Padrones de la ciudad y campaña de Buenos Aires. Padrones de 1726, 1738 y 1744.

BIROCCO, Carlos María (1996). ‘‘Historia de un latifundio rioplatense: las estancias de Riblos en Areco, 1713-1813’’, en Anuario de estudios americanos, Tomo LIII, I, pp. 73-99.

FRADKIN, Raúl (1993). ‘‘La historia agraria y los estudios de establecimientos productivos en Hispanoamérica colonial: una mirada desde el Río de la Plata’’, en

FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 7-44.

FRADKIN, Raúl (1993). ‘‘Producción y arrendamiento en Buenos Aires del siglo XVIII: la hacienda de la Chacarita (1779-84)’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos colectivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 40-69.

FRADKIN, Raúl (2000). ‘‘El mundo rural colonial’’, en TANDETER, Enrique (Dir.). Nueva Historia Argentina. Tomo II: la sociedad colonial. Buenos Aires, Editorial Sudamericana, pp. 241-284.

FRADKIN, Raúl y GARAVAGLIA, Juan Carlos (2009). La Argentina colonial. El Río de la Plata entre los siglos XVI y XIX. Buenos Aires, Siglo XXI Editores.

GARAVAGLIA, Juan Carlos (1991). ‘‘El pan de cada día: el mercado del trigo en Buenos Aires, 1700-1820’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. E. Ravignani’’, Tercera Serie, núm. 4, pp. 7-29.

GARAVAGLIA, Juan Carlos (1993). ‘‘Las ‘estancias’ en la campaña de Buenos Aires. Los medios de producción (1750-1850)’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos colectivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 124-208.

GARAVAGLIA, Juan Carlos (1999). Pastores y labradores de Buenos Aires. Una historia agraria de la campaña bonaerense 1700-1830. Buenos Aires, Ediciones de la flor.

GONZÁLEZ LEBRERO, Rodolfo Eduardo (1993). ‘‘Chacras y estancias en Buenos Aires a principios del siglo XVII’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 70-123.

GONZÁLEZ LEBRERO, Rodolfo Eduardo (1995). ‘‘Producción y comercialización del trigo en Buenos Aires a principios del siglo XVII’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. E. Ravignani’’, Tercera Serie, núm. 11, pp. 7-37.

GELMAN, Jorge Daniel (1993). ‘‘Nuevas perspectivas sobre un viejo problema y una misma fuente: el gaucho y la historia del Río de la Plata colonial’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos colectivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 121-142.

HALPERÍN DONGHI, Tulio (1993). ‘‘Una estancia en la campaña de Buenos Aires, Fontezuela, 1753-1809’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 45-65.

HALPERÍN DONGHI, Tulio (2010). Historia contemporánea de América Latina. Buenos Aires, Alianza Editorial.

MAYO, Carlos (2004). Estancia y sociedad en la pampa (1740-1820). Buenos Aires, Editorial Biblos.

PELOZATTO REILLY, Mauro Luis (2014). “El Cabildo, la ganadería y el abasto local en el litoral rioplatense, 1723-1750”, en Actas de las Quintas Jornadas de Historia Regional de La Matanza, Universidad Nacional de La Matanza, pp. 230-244.

PELOZATTO REILLY, Mauro Luis (2015). ‘‘La ganadería colonial rioplatense en un período de transición: de las vaquerías tradicionales a las estancias de cría. Una caracterización de las prácticas y los establecimientos productivos desde la década de 1720’’, ponencia presentada en II Jornadas de estudiantes y graduados de Historia, Universidad Nacional de General Sarmiento.

PELOZATTO REILLY, Mauro Luis (2016). ‘‘Ganadería y sociedad en el Río de la Plata colonial. Una cuestión abierta’’, en Sociedad Indiana. Historia social de los mundos indianos, Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México / Hypotheses, 4 de enero de 2016.

PELOZATTO REILLY, Mauro Luis (2016). ‘‘La sociedad colonial bonaerense desde una mirada crítica sobre la historiografía de los espacios productivos y sus fuentes’’, en Sociedad Indiana. Historia social de los mundos indianos, Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México / Hypotheses, 21 de febrero de 2016.

SALVATORE, Ricardo y BROWN, Jonathan (1993). ‘‘Comercio y proletarización en la Banda Oriental tardo-colonial: la estancia de Las Vacas, 1791-1805’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos colectivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 83-119.

………….

NOTAS

[1] Profesor en Historia egresado de la Universidad de Morón (UM) y Especialista en Ciencias Sociales con mención en Historia Social egresado de la Universidad Nacional de Luján (UNLu). Se desempeña como docente en la Universidad de Morón y la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM). Ha realizado varias exposiciones y publicaciones sobre cuestiones vinculadas al desarrollo de la ganadería vacuna, sus distintos mercados y la intervención de las autoridades coloniales.

[2] PELOZATTO REILLY, Mauro Luis (2016). ‘‘Ganadería y sociedad en el Río de la Plata colonial. Una cuestión abierta’’, en Sociedad Indiana. Historia social de los mundos indianos, p. 2.

[3] PELOZATTO REILLY, Mauro Luis (2016). ‘‘La sociedad colonial bonaerense desde una mirada crítica sobre la historiografía de los espacios productivos y sus fuentes’’, en Sociedad Indiana. Historia social de los mundos indianos, p. 4.

[4] HALPERÍN DONGHI, Tulio (2010). Historia contemporánea de América Latina. Buenos Aires, Alianza Editorial, pp. 40-42.

[5] FRADKIN, Raúl (1993). ‘‘La historia agraria y los estudios de establecimientos productivos en Hispanoamérica colonial: una mirada desde el Río de la Plata’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 26-27.

[6] Ibídem, pp. 28 y 31.

[7] GONZÁLEZ LEBRERO, Rodolfo Eduardo (1993). ‘‘Chacras y estancias en Buenos Aires a principios del siglo XVII’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 72-73.

[8] Ibídem, p. 87.

[9] GARAVAGLIA, Juan Carlos (1999). Pastores y labradores de Buenos Aires. Una historia agraria de la campaña bonaerense 1700-1830. Buenos Aires, Ediciones de la flor, p. 176.

[10] Archivo General de la Nación (AGN), Tribunales, Sucesiones, legajos n° 3859, 5335, 5336, 5337, 5338, 5671, 5672, 5870, 6250, 6251, 6253, 6370, 6722, 6723, 6724, 8122, 8130 y 8417.

[11] AGN, Tribunales, Sucesiones, 5672.

[12] AGN, Tribunales, Sucesiones, 5870, pp. 6-7.

[13] SALVATORE, Ricardo y BROWN, Jonathan (1993). ‘‘Comercio y proletarización en la Banda Oriental tardo-colonial: la estancia de Las Vacas, 1791-1805’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos colectivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 93-95.

[14] Ibídem, pp. 111-112.

[15] GELMAN, Jorge Daniel (1993). ‘‘Nuevas perspectivas sobre un viejo problema y una misma fuente: el gaucho y la historia del Río de la Plata colonial’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos colectivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 136-137.

[16] Ibídem, p. 138.

[17] GARAVAGLIA, Juan Carlos (1999). Op. Cit., pp. 148-150.

[18] Ibídem, p. 312.

[19] Ibídem, p. 300.

[20] GARAVAGLIA, Juan Carlos (1993). ‘‘Las ‘estancias’ en la campaña de Buenos Aires. Los medios de producción (1750-1850)’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos colectivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 156-157.

[21] FRADKIN, Raúl (1993). ‘‘Producción y arrendamiento en Buenos Aires del siglo XVIII: la hacienda de la Chacarita (1779-84)’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos colectivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, p. 64; MAYO, Carlos (2004). Estancia y sociedad en la pampa (1740-1820). Buenos Aires, Editorial Biblos, pp. 73-74.

[22] Academia Nacional de la Historia (ANH). Documentos para la Historia Argentina. Tomo X. Padrones de la ciudad y campaña de Buenos Aires (1726-1810). Padrón de 1738, p. 309.

[23] Ibídem, p. 312.

[24] ANH, Documentos…, Padrón de 1744, p. 553.

[25] Ibídem, p. 560.

[26] HALPERÍN DONGHI, Tulio (1993). ‘‘Una estancia en la campaña de Buenos Aires, Fontezuela, 1753-1809’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, p. 48; BIROCCO, Carlos María (1996). ‘‘Historia de un latifundio rioplatense: las estancias de Riblos en Areco, 1713-1813’’, en Anuario de estudios americanos, Tomo LIII, I, pp. 73-99; GARAVAGLIA, Juan Carlos (1999). Op. Cit., pp. 216-218; PELOZATTO REILLY, Mauro Luis (2015). ‘‘La ganadería colonial rioplatense en un período de transición: de las vaquerías tradicionales a las estancias de cría. Una caracterización de las prácticas y los establecimientos productivos desde la década de 1720’’, ponencia presentada en II Jornadas de estudiantes y graduados de Historia, Universidad Nacional de General Sarmiento.

[27] FRADKIN, Raúl (2000). ‘‘El mundo rural colonial’’, en TANDETER, Enrique (Dir.). Nueva historia argentina. Tomo II: la sociedad colonial. Buenos Aires, Editorial Sudamericana, p. 267.

[28] GARAVAGLIA, Juan Carlos (1999). Op. Cit., p. 253.

[29] GARAVAGLIA, Juan Carlos (1991). ‘‘El pan de cada día: el mercado del trigo en Buenos Aires, 1700-1820’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. E. Ravignani’’, Tercera Serie, núm. 4, pp. 7-11.

[30] GONZÁLEZ LEBRERO, Rodolfo Eduardo (1995). ‘‘Producción y comercialización del trigo en Buenos Aires a principios del siglo XVII’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. E. Ravignani’’, Tercera Serie, núm. 11, pp. 12-13.

[31] FRADKIN, Raúl y GARAVAGLIA, Juan Carlos (2009). La Argentina colonial. El Río de la Plata entre los siglos XVI y XIX. Buenos Aires, Siglo XXI Editores, pp. 153-154.

[32] PELOZATTO REILLY, Mauro Luis (2014). ‘‘El Cabildo, la ganadería y el abasto local en el litoral rioplatense, 1723-1750´´, en Actas de las Quintas Jornadas de Historia Regional de La Matanza, Universidad Nacional de La Matanza, pp. 230-244.

[33]AGN, Acuerdos del Extinguido Cabildo de Buenos Aires (AECBA), Serie II, Tomo VIII, p. 252.

[34] Ibídem, p. 465.

[35] Ibídem, p. 620.

[36] AGN, Sala IX, Archivo del Cabildo, 19-2-3.

[37] Ibídem.

[38] Ibídem.

[39] GARAVAGLIA, Juan Carlos (1999). Op. Cit., p. 253.

Seminario: França Paiva, Familias, esclavitud y mestizajes en el Brasil del siglo XVIII

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su sexta sesión, en la que se presentará a discusión el texto de

Eduardo França Paiva
Universidade Federal de Minas Gerais

sobre
Familias, esclavitud y mestizajes en el Brasil del siglo XVIII

Lugar: Salón Académico del segundo piso del mismo Instituto
Fecha: Viernes 24 de junio de 2016, 10 – 12 hs.
El ponente estará presente vía teleconferencia.

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Historiadores sociales, hoy: Citlalli Domínguez Domínguez

Mi nombre es Citlalli Domínguez Domínguez, soy una joven  historiadora mexicana nacida en la Citlalli Domínguezciudad de Veracruz, de ahí que las investigaciones que hasta ahora realizo centren su atención en la historia colonial veracruzana. Mi trayectoria académica inicia en la Facultad de Historia de la Universidad Veracruzana; fue en ese periodo de estudiante universitaria que comenzó mi interés por el estudio de los africanos y sus descendientes en México, principalmente, en Veracruz, donde el componente afro ha jugado un papel primordial para la conformación social, económica, política y cultural de la actual sociedad, impronta que hoy en día se percibe en diferentes manifestaciones cotidianas. Esta inclinación por la curiosidad de saber más sobre esta población, me llevó a que en mi último año universitario ganara una beca de la Academia Mexicana de Ciencias para realizar una estancia de investigación en el Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM. Uno de los resultados de esto fue la tesis La población afromestiza de Coatepec, Veracruz: mestizaje e integración social, 1694-1791, por la cual obtuve el grado de Licenciada en Historia con mención honorífica.

Posteriormente, hacia el año de 2007 me trasladé a la ciudad de México para continuar mis estudios de Maestría en Estudios Regionales en el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora; en ese momento, la historia regional guiaba gran parte de mi interés profesional. Una vez más volví hacer de Coatepec el centro de mi estudio, pero ahora privilegiando el análisis del comportamiento matrimonial de los descendientes de africanos, en la segunda mitad del siglo XVIII. Así, realicé la tesis titulada Entre cañaverales y azúcar: la nupcialidad en los afrodescendientes de Coatepec, Ver., en la segunda mitad del siglo XVIII. Una de las contribuciones de este estudio fue mostrar que lejos de buscar el “pase de la barrera de color”, los mulatos, pardos y morenos de esta zona, tenían alianzas matrimoniales con miembros de su mismo grupo; donde la identidad jugó un papel importante al momento de elegir un consorte, más allá de la condición de libres o esclavos. Además, también me interesaba mostrar la correspondencia que existió entre el oficio desempeñado y la denominación –pardo, mulato, moreno-, la cual llegó a determinar la posición social de un individuo descendiente de africanos dentro de la región de Coatepec.

En el año de 2013, esta tesis de maestría obtuvo mención honorífica en el Concurso Regional “Veracruz: también es Caribe” organizado por el Instituto Veracruzano de Cultura (IVEC). Además, fue seleccionada para integrar la Colección de Historias Veracruzanas del IVEC, al día de hoy se encuentra en proceso de publicación. Desde octubre de 2013, realizo estudios de Doctorado en Histoire et Civilisations de l’Amérique Coloniale en la Université Paris-Sorbonne, Paris IV, con la beca CONACYT-Gobierno francés 2013. Actualmente, mi investigación versa sobre la influencia social y económica de las relaciones que establecieron los negros y mulatos libres con los mercaderes portugueses en la formación de la sociedad colonial de Veracruz, 1570-1650. Bajo la mirada de la historia global, pretendo situar a la ciudad-puerto, garganta de la Nueva España en su fachada atlántica, como una ventana de análisis local ligada a procesos globales; en donde ambos grupos fueron fundamentales para integrarla en los circuitos del comercio del mundo atlántico y caribeño. Pues estas relaciones no sólo se supeditaron al espacio porteño veracruzano, sino a otros, como Cartagena de Indias, Portobelo y Santo Domingo, sitios donde se extendían estas redes luso-africanas. De ahí que me interese mostrar a los negros, mulatos y portugueses de Veracruz como actores claves para comprender una parte de la dinámica de la llamada mundialización ibérica de los siglos XVI y XVII.

Mis publicaciones son variadas van desde reseñas, ensayos y artículos en revistas y libros académicos y también de divulgación, ellas se pueden consultar en esta página  Para ver mi perfil académico más detallado, véase aquí

También formo parte de las Asociaciones: SECOLAS The Southeastern Council of Latin American Studies y AMEC Asociación Mexicana de Estudios del Caribe, desde marzo de 2016.

Sobre la historia social creo que puede ligarse con la historia global construyéndola no sólo desde el paradigma indiciario europeo, sino desde una óptica latinoamericana. De ahí la importancia de los diálogos local-global y viceversa. Para el caso del periodo de la llamada mundialización ibérica, podemos situar al territorio novohispano y su capital, la ciudad de México, no como una periferia, sino como un centro del mismo imperio de ultramar.

 

Seminario: Povea Moreno, “La participación de las mujeres en la minería de la América española: el caso de Huancavelica y San Luis Potosí durante el siglo XVIII”

(Esta entrada se refiere a una pasada actividad)
………..

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su quinta sesión, en la que se presentará a discusión el texto de
Isabel M. Povea Moreno
sobre
La participación de las mujeres en la minería de la América española: el caso de Huancavelica y San Luis Potosí durante el siglo XVIII

Lugar: Salón Académico del segundo piso del mismo Instituto
Fecha: Viernes 27 de mayo de 2016, 10 – 12 hs.

Si está usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype (el dual debe estar actualizado a la última versión). Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Seminario: Castro Gutiérrez, La historia social en perspectiva mexicana y novohispana

(Esta entrada se refiere a una pasada actividad)
………..

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su cuarta sesión, en la que se presentará a discusión el texto de
Felipe Castro Gutiérrez
Instituto de Investigaciones Históricas (UNAM)

sobre
La historia social en perspectiva mexicana (y novohispana)

Lugar: Salón Académico del segundo piso del mismo Instituto
Fecha: Viernes 29 de abril de 2016, 10 – 12 hs.

Si está usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Seminario: Gamboa Mendoza, “Los grupos indígenas del Nuevo Reino de Granada llamados muiscas”

(Esta entrada se refiere a una pasada actividad)
………..

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su tercera sesión, en la que se presentará a discusión el texto de

Jorge Augusto Gamboa Mendoza
Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH)

sobre

Los grupos indígenas del Nuevo Reino de Granada llamados muiscas: una nueva propuesta sobre su organización sociopolítica y su evolución durante el siglo XVI

Lugar: Salón Académico del segundo piso del mismo Instituto
Fecha: Viernes 1o. de abril de 2016, 10 – 12 hs.
(hora de Bogotá y Lima: 11 – 13 hs)
El ponente estará presente vía teleconferencia.

Si está usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Pelozatto Reilly: La sociedad colonial bonaerense desde una mirada crítica sobre la historiografía de los espacios productivos y sus fuentes

La sociedad colonial bonaerense desde una mirada crítica sobre la historiografía de los espacios productivos y sus fuentes

Mauro Luis Pelozatto Reilly
UM-UNLu-UNLaM

Sin dudas, los espacios productivos y las unidades rurales con sus características económico-productivas constituyen uno de los objetos de estudio más abordados por la historiografía argentina colonial. Ríos de tinta han corrido en el intento de reconstruir la estructura interna de chacras y estancias de la campaña bonaerense y de las zonas rurales de otras regiones del ‘‘espacio peruano’’[1]. Muchos han alcanzado importantes aportes para nuestra disciplina a partir del análisis de distintas fuentes y métodos de investigación como las descripciones y cuantificaciones, algunos de los cuales he repasado en un artículo anterior en el marco de una discusión más general[2].

Para la caracterización y elaboración de estadísticas en torno a los establecimientos productivos, han predominado fuentes como los inventarios y padrones rurales. Siendo crítico, considero que es una pena que las reconstrucciones históricas abunden para determinados tipos de explotaciones como las estancias y ciertos recortes cronológicos del período colonial como la segunda mitad del siglo XVIII. Por otro lado, resulta enriquecedor que el objeto se siga trabajando no sólo desde otras fuentes, sino desde distintas ópticas sobre las mismas. Por eso es que he dividido este ensayo en dos partes bien diferenciadas: parto desde un repaso bibliográfico para luego profundizar sobre ciertos aspectos de los trabajos citados y las fuentes empleadas, tratando de pensar cómo pueden ser de mayor utilidad para acercarnos más a los grupos y actores sociales que interactuaban en el campo, dentro y fuera de las explotaciones.

Entre las debilidades de la historiografía de los espacios y unidades de producción rural, hay que decir que existen muy pocos avances correspondientes a la centuria anterior, como el conocido artículo de Rodolfo González Lebrero, quien partiendo de datos extraídos y elaborados en base a los inventarios del período 1602-1640, pudo apreciar valiosos rasgos de la producción rural como la complementación entre la ganadería y la agricultura tanto en las chacras (tierras dedicadas fundamentalmente a la actividad agrícola) como en las estancias (donde predominaba la posesión de haciendas)[3], tomando como indicador la presencia de herramientas características del trabajo agrícola como atahonas, hoces, arados y molinillos[4]. Asimismo, registró la presencia de otras actividades secundarias como la elaboración de vinos[5]. El grueso del trabajo consiste en la caracterización de los distintos tipos de fuerza de trabajo (quedando de manifiesto la regularidad de los esclavos en las explotaciones) y de producción ganadera (donde las vacas y ovinos ocupaban un lugar predominante por sobre el resto de las especies)[6].

Monumento a Juan de Garay en Buenos Aires, frente a la Casa Rosada. Los repartos de tierras realizados por el conquistador fueron los generadores de los espacios productivos agrícolas y ganaderos.

Monumento a Juan de Garay en Buenos Aires, frente a la Casa Rosada.
Los repartos de tierras realizados por el conquistador fueron los generadores de los espacios productivos agrícolas y ganaderos.

Saltando a la segunda mitad del siglo siguiente, uno se encuentra con una considerable cantidad de investigaciones, la mayoría de las cuales se basaron en el análisis de fuentes de protocolo como los inventarios y los testamentos[7]. Juan Carlos Garavaglia se encargó de realizar una caracterización de los medios de producción desde la elaboración de un modelo analítico que denominó ‘‘establecimiento típico’’[8] y un trabajo cualitativo y cuantitativo por regiones y períodos entre 1750-1850, tratando diversas temáticas: la evolución del stock ganadero, la relación entre la cantidad de propietarios y no propietarios de la tierra, la distinción entre grandes, medianos y pequeños productores. Entre todo lo que logró demostrar, se destaca la importancia numérica de los no propietarios y de los pequeños campesinos por sobre los grandes hacendados, que constituían una minoría en la región[9]. Carlos Mayo y Ángela Fernández, haciendo un estudio similar, aunque tomando un período y un corpus documental más acotados (66 inventarios correspondientes al período 1750-1810), elaboraron un análisis más estructurado exponiendo ordenadamente porcentajes de los tipos de ganado, su distribución y lo que representaban entre las inversiones totales, así como también hicieron el mismo balance sobre la tierra y los esclavos, edificios e instalaciones, equipamientos, sembrados y árboles, llegando a conclusiones como el carácter casi omnipresente del vacuno y la cría de mulas en las estancias por razones más que entendibles[10], y la mayor importancia del ganado como principal inversión superando en el rubro a las tierras, esclavos y todo lo demás[11].

El objeto de estudio en cuestión puede encararse desde otras perspectivas espacio-temporales como las ofrecidas por los estudios locales y de casos particulares. Tulio Halperín Donghi analizó las orientaciones productivas y la relación de la estancia betlemita de Fontezuela (1753-1809) con los distintos mercados a partir de la lectura de los libros de cuentas y transacciones desde y hacia el establecimiento. Además, se ocupó de apreciar los gastos realizados en esclavos y la relación entre éstos y la mano de obra libre en sus formas varias[12]. Por otra parte, puede reducirse el interés a problemáticas específicas como las características de la mano de obra libre, cuyo carácter de inestabilidad y movilidad ha sido demostrada por reconocidos trabajos desde distintas fuentes, incluso aunque no siempre se llegara a entender las causas de dicho carácter de la misma manera[13].

Inclusive los estudios más localizados pueden ser enfocados desde problemáticas aún más puntuales como la conformación y evolución de patrimonios territoriales y ganaderos a lo largo de determinado período de tiempo, o sobre ciertas costumbres vinculadas a la explotación de la tierra como fueron el arrendamiento o la agregación, entendidos como relaciones sociales consuetudinarias de dependencia entre campesinos libres y propietarios en las cuales unos ofrecían su fuerza de trabajo a cambio del acceso a una porción de tierras[14]. Estos estudios aportan el análisis de otras fuentes como diarios de viajeros, libros de las temporalidades y demás legajos, cartas de administradores de estancias, libros de cuentas, entre otras.

Otros resultados acerca de los espacios productivos[15] llegaron de la mano de la historia demográfica, representados por trabajos como los de José Luis Moreno en base a padrones rurales. Dicho autor analizó minuciosamente el censo de 1744 analizando cuantitativamente a la población estableciendo categorías por edad, sexo, estado civil y grupos ocupacionales (grandes, medianos y pequeños propietarios, pequeños productores en tierras ajenas, funcionarios y administrativos, trabajadores especializados, peones y conchabados), los promedios de esclavos, agregados y peones por unidades productivas clasificadas por grupos de ocupación[16]. Artículos como éstos sirven como modelo para el análisis de fuentes como los padrones, pese a que pueden mejorarse algunos puntos como las categorías que diferencian a los pobladores por la extensión de la tierra que ocupaban, la forma en la cual accedían a la misma, las funciones públicas y las actividades económicas que desempeñaban en simultáneo, lo cual es muy discutible.

Una vez repasados trabajos de diferentes enfoques sobre temas vinculados a las unidades y espacios productivos, creo preciso hacer algunas reflexiones sobre lo expuesto. En primer lugar, está a la vista que la mayoría (no todos), se concentran en la segunda mitad del siglo XVIII, cuando realidades como la consolidación de las estancias de cría se dieron mucho antes, como bien lo demuestran indagaciones como las realizadas por especialistas como González Lebrero. Por otra parte, pienso que fuentes como las ya mencionadas pueden servir de otra manera al historiador, como por ejemplo para apreciar otros elementos más vinculados a los grupos y actores sociales. Hace ya un tiempo que vengo analizando fuentes protocolares como los inventarios, testamentarias y tasaciones de bienes, así como también padrones rurales, todas correspondientes a la primera mitad del siglo XVIII. A partir de las mismas, creo que es posible un análisis algo diferente al de los trabajos reseñados en los párrafos precedentes[17].

Desde hace ya un tiempo a esta parte vengo realizando diversas publicaciones sobre la ganadería y la sociedad rural en Buenos Aires para el período 1723-1759, en las cuales he triangulado distintas fuentes y problemáticas como las abordadas en este escrito[18]. Si uno analiza detalladamente las sucesiones[19], se encuentra con descripciones que pueden servir para reconstruir (directa o indirectamente), ciertas condiciones de vida, hábitos, actividades mercantiles desempeñadas, entre otras cosas que van más allá de la explicación del funcionamiento interno de las explotaciones rurales. Por ejemplo, pueden verse algunos hábitos de consumo entre las personas identificadas como criadoras de ganados y propietarias territoriales como el tabaco, la yerba mate del Paraguay, azúcar, aguardientes, vinos importados, todos ellos muy difundidos por la región. Asimismo, podemos encontrar entre las posesiones de los hacendados otros objetos más exclusivos y vinculados al entretenimiento como harpas, guitarras, escudos, espadines, espadas, recados de montar, naipes y libros.

Contamos con otros datos de importancia como las descripciones de las prendas de vestir de los hacendados y criadores de la época, entre las cuales se destacaban los encajes finos, las camisas de distintos materiales como bretaña, lino, seda y algodón, además de chupas, capas, zapatos de cuero, piezas bordadas en oro y plata, corbatines, corbatas, sombreros de diversos colores, medias de lana o seda, vestidos y polleras (en el caso de las mujeres). Por otra parte, están presentes otros elementos indicadores de la posición socioeconómica de la persona, como las sortijas de oro y plata, la acumulación de plata sellada, o las varas de tierra que poseía, así como también si vivía en un rancho o en una casa de adobe techada con tejas (lo cual no era para cualquiera, como tampoco poseer varios cuartos). En algunos casos hasta aparecen denominaciones que aclaraban si el vecino era alguien de importancia para la sociedad porteña, como por ejemplo la de ‘‘vecino feudatario’’[20], si desempeñaba algún cargo público en la administración colonial o si tenía rango militar.

Simultáneamente, puede distinguirse que los productores rurales –tanto los grandes como medianos y pequeños-, solían estar vinculados al comercio interregional, con la presencia entre los bienes de los difuntos de productos característicos de otras regiones como el azúcar y las carretas del Tucumán, la yerba mate del Paraguay, tabaco y algodón de las Misiones jesuíticas, vinos y aguardientes de Cuyo, entre otras cosas. La conexión con el mercado internacional parece innegable, y no sólo por la cría de vacunos para la extracción de cueros, sino por la presencia de distintas categorías de pieles de toro preparadas y empaquetadas, más la posesión de medios de transporte como las carretas y las canoas. También la existencia de vinos y textiles mencionados como ‘‘efectos de Castilla’’ son indicio de cierto contacto con la metrópolis.

En lo que respecta a la producción pecuaria, y más allá de los porcentajes, puede vislumbrarse entre los criadores la práctica de una ganadería diversificada y una economía mixta, en el sentido de que complementaban la cría de diferentes especies (vacunos, yeguas, ovejas, mulares, caballos, bueyes y aves de corral, en ese orden de importancia desde la cantidad y el número de establecimientos) con la agricultura, principalmente del cereal. Esto puede demostrarse, como bien lo hicieron para sus períodos González Lebrero y Garavaglia, gracias a que se encuentran herramientas como hoces, rastrillos, molinos, atahonas y morteros entre los bienes de los hacendados, junto con la tenencia de bestias de tiro, carga y transporte[21]. De esta manera, los productores se vinculaban a varios de los mercados coloniales.

Pero no pueden hacerse aproximaciones únicamente a las condiciones de vida de los grupos más bien acomodados, sino también de los campesinos de poca monta, los peones conchabados, los dependientes y esclavos. Dentro de las propiedades de los vecinos criadores, suelen aparecer esclavos considerados como objetos-mercancías, por lo general tasados en valores superiores a los 200 pesos, siendo entre los géneros más caros por sobre el ganado y la tierra. Al mismo tiempo, la posesión de este tipo de trabajadores y la cantidad que tuvieran representaba cierto poder adquisitivo de los productores, ya que esas cifras no eran accesibles para todos los campesinos.

En algunos pocos ejemplos se menciona a los peones libres, sus condiciones de vida (ranchos, casitas, acceso a parcelas a cambio de trabajo, etc.), de trabajo (tiempo como conchabados, cuánto cobraban y qué parte del salario les correspondía en metálico, en ropa y en artículos de consumo), así como también ciertos hábitos como jugar con naipes y el consumo de yerba mate y bebidas alcohólicas. Otro rasgo apreciable son las tareas que desempeñaban, gracias a descripciones tanto de las actividades en sí (rodeos, yerra, siembra, cosecha, doma, recogidas de ganado, vaquerías, etc.) como la jerarquización entre los mismos (capataces, mayordomos, peones conchabados y campesinos dependientes)[22].

Sobre los últimos puntos mencionados, resultan mucho más ricas fuentes como los padrones y censos rurales, muy bien trabajados hace varias décadas por José Luis Moreno. Empero, considero que documentos como el ya mencionado padrón de 1744 pueden explotarse todavía más profundamente y de diferentes formas. Por ejemplo, desde hace unos meses vengo analizando los datos de este tipo correspondientes a los años 1726, 1738 y 1744 (los únicos disponibles para la primera mitad de la centuria)[23], los cuales me han sido de utilidad para caracterizar y cuantificar diversos aspectos que no siempre fueron desarrollados: el número de unidades productivas, el promedio de individuos por cada una, el porcentaje de las que utilizaban exclusivamente mano de obra familiar, o las que la complementaban con esclavos, agregados, peones y demás dependientes, las características étnicas de los pobladores, los lugares de procedencia, la relación entre los hombres y la propiedad de la tierra, más otros datos que sirven para reforzar los temas anteriormente mencionados en torno a la ganadería y la agricultura del cereal (número de cabezas por especie, cantidad de unidades productivas con ganado y sin él, cuántos establecimientos complementaban ambas ramas de la economía, la evolución del stock pecuario en sus distintas formas a lo largo de todo el período, la diferenciación de los establecimientos a partir de la clasificación oficial entre chacras y estancias, etc.). Asimismo, se pueden hacer aproximaciones respecto a determinadas relaciones sociales características de la campaña como la agregación y el arrendamiento[24], tanto por la presencia de campesinos y familias que estaban asentados en tierras de otros como agregados o arrendatarios, como por la aparición en de los mismos en los registros y de otros clasificados como ‘‘arrimados’’, ‘‘gente de servicio’’ o ‘‘en compañía’’ dentro de las tierras de los propietarios y hacendados.

No estoy sosteniendo que los trabajos realizados anteriormente no tienen validez como aportes, sino todo lo contrario, ya que son muy importantes como modelos de análisis y por las conclusiones que lograron alcanzar. Lo que sí es necesario es ampliar el espectro e ir más allá de las descripciones y demostraciones matemáticas de las estructuras económicas y sociales, para dar mayor protagonismo a la reconstrucción de los elementos culturales, hábitos, costumbres, condiciones materiales y laborales de vida, relaciones sociales por intereses económicos, conflictos sociales entre los distintos grupos ocupaciones, entre otras cuestiones. A su vez, sería interesante afinar los recortes espacio-temporales para investigaciones más intensivas sobre los testimonios, pero que tanto los períodos cronológicos como los espacios geográficos elegidos para las indagaciones deben ser mejor justificados que de costumbre.

Por último, es preciso no pasar por alto lo que pueden llegar a aportar otras fuentes comúnmente utilizadas para la historia política, como las discusiones registradas en el cabildo[25], principal órgano político a nivel municipal, que ejercía múltiples funciones político-administrativas, económicas y de justicia sobre la ciudad y su campaña. Las mismas nos brindan, además de las intervenciones de los funcionarios y de la corporación, interesantes descripciones de las prácticas de la época como vaquerías, recogidas de ganado y faenas que se daban tanto a campo abierto como dentro de los espacios productivos, que no suelen aparecer en las fuentes de protocolo y padrones, así como también diferentes usos de la mano de obra esclava, el tratamiento de toda una multiplicidad de conflictos sociales como los enfrentamientos con los ‘‘indios’’, los robos, el nombramiento de jueces y administradores rurales para solucionarlos e intervenir en las prácticas productivas en nombre ‘‘del bien de la república’’[26]. En síntesis, opino, desde mi corta trayectoria en la materia, que lo mejor para abordar este tipo de problemáticas es complementar la lectura y elaboración de datos partiendo desde documentación variada (con todas las debilidades que pueden presentarse según el caso, lo cual merece ser discutido aparte), y concentrándose en períodos de tiempo y espacios geográficos más acotados, siempre y cuando los mismos puedan ser justificados coherentemente en base a determinados procesos políticos, sociales o económicos.

El cabildo de Buenos Aires, por Emeric Essex Vidal.

El cabildo de Buenos Aires, por Emeric Essex Vidal.

…….

Créditos: Las imágenes provienen de Wikipedia Commons.

Notas:

[1] Se entiende como todo el inmenso territorio que fue creando a su alrededor la minería altoperuana como polo de atracción y ordenamiento regional. Cada una de las regiones se fue especializando en algunas pocas mercancías que tenían precios competitivos en los mercados mineros. En el caso de Buenos Aires, por ejemplo, fueron los envíos de mulas y de ganado vacuno en pie los que le posibilitaron la inserción en los principales centros de consumo (Lima y Potosí). El concepto fue elaborado por Carlos Sempat Assadourian en su obra El sistema de la economía colonial. Mercado interno, regiones y espacio económico (Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1982).

[2] PELOZATTO REILLY, Mauro Luis (2016). ‘‘Economía y sociedad en el Río de la Plata colonial. Una cuestión abierta’’, en Sociedad Indiana. Historia social de los mundos indianos. https://socindiana.hypotheses.org/

[3] Haciendas entendidas como planteles de ganados de distintas especies.

[4] GONZÁLEZ LEBRERO, Rodolfo (1993). ‘‘Chacras y estancias en Buenos Aires a comienzos del siglo XVII’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 70-72.

[5] Ibídem, pp. 94-95.

[6] Ibídem, pp. 105-111.

[7] ARANDA PÉREZ, Francisco José (1991). ‘‘Prosopografía y particiones de bienes: una propuesta metodológica para el estudio de las oligarquías urbanas castellanas en la Edad Moderna’’, en Cuadernos de Historia Moderna, Nº 12, p. 260.

[8] Tenía una extensión de 2.500 hectáreas y estaba compuesto por 790 vacunos, 12 bueyes, 300 equinos, 40 mulares y 490 ovinos.

[9] GARAVAGLIA, Juan Carlos (1993). ‘‘Las ‘estancias’ en la campaña de Buenos Aires. Los medios de producción (1750-1850) ’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 70-72. Ver más sobre el tema en GARAVAGLIA, Juan Carlos (1999). Pastores y labradores de Buenos Aires. Una historia agraria de la campaña bonaerense 1700-1830. Buenos Aires, Ediciones de la flor.

[9] GARAVAGLIA, Juan Carlos (1993), Op. Cit., pp. 124-190.

[10] Todos los autores consultados coinciden en que a la ganadería se le presentaban múltiples alternativas en los diferentes mercados coloniales como el abasto de carne local, el envío de vacas y mulas en pie hacia los mercados del norte minero, la exportación de cueros de toro y la producción de sebo y grasa consumida por la población bonaerense y que bien podía llegar a otras razones. Por otra parte, está demostrado que la posesión de ovinos estaba vinculada directamente a la obtención de carne para el consumo y lana para la producción de textiles. Por su parte, caballos y bueyes participaban fundamentalmente como herramientas en los trabajos agrícolas y el transporte.

[11] MAYO, Carlos y FERNÁNDEZ, Ángela (1993). ‘‘Anatomía de las estancia colonial bonaerense (1750-1810) ’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 67-82. Ver más en MAYO, Carlos (2004). Estancia y sociedad en la pampa (1740-1820). Buenos Aires, Editorial Biblos.

[12] HALPERÍN DONGHI, Tulio (1993). ‘‘Una estancia en la campaña de Buenos Aires, Fontezuela, 1753-1809’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 45-65.

[13] La cuestión del ‘‘gaucho’’ y los campesinos libros, los cuales vivían como peones asalariados o bajo otra tipo de dependencia en relación a los hacendados y terratenientes, ha sido abordada por una buena cantidad de especialistas y perspectivas de análisis, entre los cuales destaco: debate MAYO, Carlos y otros (1987). ‘‘Gauchos, campesinos y fuerza de trabajo en la campaña rioplatense’’, en Anuario del IEHS, Nº 2, pp. 25-70. SALVATORE, Ricardo y BROWN, Jonathan (1993). ‘‘Comercio y proletarización en la Banda Oriental tardo-colonial: la estancia de Las Vacas, 1791-1805’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 83-119. GELMAN, Jorge (1993). ‘‘Nuevas perspectivas sobre un viejo problema y una misma fuente: el gaucho y la historia rural del Río de la Plata colonial’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 121-142.

[14] Varias investigaciones tratan estas problemáticas, como por ejemplo: FRADKIN, Raúl (1993). ‘‘Producción y arrendamiento en Buenos Aires del siglo XVIII: la hacienda de la Chacarita (1779-84) ’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 40-69. FRADKIN, Raúl (1995). ‘‘Según la costumbre del pays’: costumbre y arriendo en Buenos Aires durante el siglo XVIII’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. Emilio Ravignani’’, Tercera Serie, Nº 11, pp. 39-64. GELMAN, Jorge (1993). ‘‘Una región y una chacra en la campaña rioplatense: las condiciones de la producción triguera a fines de la época colonial’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 7-39. BIROCCO, Carlos (1996). ‘‘Historia de un latifundio rioplatense: las estancias de Riblos en Areco, 1713-1813’’, en Anuario de Estudios Americanos, Tomo LIII, I, pp. 73-99. MAYO, Carlos (2004). Estancia y sociedad en la pampa (1740-1820). Buenos Aires, Editorial Biblos.

[15] Término tomado de BIROCCO, Carlos (2015). La élite de poder en Buenos Aires colonial: cabildo y cabildantes entre los Habsburgo y los Borbones (1690-1726). Tesis para optar el grado de Doctor en Historia, Universidad Nacional de La Plata, p. 158. Desde los repartos de tierras efectuados por Juan de Garay existía en torno a la ciudad un cinturón agrícola, que se extendía a siete leguas a la redonda, donde quedaba prohibida la crianza de animales, a excepción de un número muy limitado de bestias de tiro para servicio de las labores de campo. En definitiva, se trata de la diferenciación entre establecimientos agrícolas y pecuarios.

[16] MORENO, José Luis (1989). ‘‘Población y sociedad en el Buenos Aires rural a mediados del siglo XVIII’’, en Desarrollo económico, Vol. 29, Nº 114, pp. 265-282.

[17] Entre los consultados, el trabajo de Carlos Mayo (2004) es el único que desarrolla en forma pormenorizada los hábitos y condiciones materiales de vida de diferentes grupos sociales de la campaña bonaerense.

[18] El período comienza con la extinción de las vaquerías basadas en la cacería del ganado vacuno cimarrón por la extinción oficial de este recurso (en 1723 el cabildo porteño concedió la última acción entre los vecinos criadores) y la división política del territorio de la campaña de la Banda Oriental (antes perteneciente en su totalidad a la fundación portuguesa de Colonia do Sacramento y la jurisdicción del ayuntamiento de Buenos Aires, que vino a cambiar con el nacimiento de Montevideo entre 1724-1726), hasta la consolidación de nuevas prácticas productivas vinculadas al ganado vacuno en parte del actual territorio de la Provincia de Buenos Aires (la cría de este tipo de haciendas en los establecimientos productivos y las recogidas de ganado alzado) y la utilización de los abundantes planteles de vacunos salvajes que había en territorio del actual Uruguay, más la división administrativa de la zona rural bonaerense entre los cabildos de Buenos Aires y el nuevo de Luján (1756-1759).

[19] Legajos que contienen diferentes fuentes como inventarios de chacras y estancias, tasaciones de bienes, testamentos y litigios.

[20] Descendientes de los conquistadores y primeros pobladores de Buenos Aires.

[21] GARAVAGLIA, Juan Carlos (1991). ‘‘El pan de cada día: el mercado de trigo en Buenos Aires, 1700-1820’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. Emilio Ravignani’’, Tercera Serie, Nº 4, pp. 7-29. GONZÁLEZ LEBRERO, Rodolfo (1995). ‘‘Producción y comercialización del trigo en Buenos Aires a principios del siglo XVII’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. Emilio Ravignani’’, Tercera Serie, Nº 11, pp. 7-37.

[22] Reflexiones elaboradas a partir del análisis de sucesiones disponibles en el Archivo General de la Nación, sección Tribunales, legajos Nº 3859, 5335, 5336, 5337, 5338, 5671, 6253, 6254, 6370, 6722, 6723, 6724, 6725, 8122, 8130 y 8417.

[23] Academia Nacional de la Historia. Documentos para la Historia Argentina. Tomo X: padrones de la ciudad y campaña de Buenos Aires (1726-1810). Padrones de 1726, 1738 y 1744, pp. 143-709.

[24] La agregación se basaba en relaciones informales generalmente no escritas entre el dueño de la tierra y el agregado. Este vínculo consuetudinario por el cual el campesino despojado de bienes inmuebles ofrecía su fuerza de trabajo al terrateniente para que éste lo beneficiara con el usufructo de un pequeño pedazo de terreno (Mayo, 2004, pp. 73-74). El arrendamiento también estaba compuesto por múltiples relaciones basadas en la fuerza de la costumbre, donde generalmente el que recibía el beneficio de ocupar la tierra debía pagar tributo, por lo general con productos como ciertas cantidades de trigo y/o maíz, aunque esto podía cambiar según la época y la región que se miren. Ver FRADKIN, Raúl (1995).

[25] Consultar Acuerdos del Extinguido Cabildo de Buenos Aires, disponibles en el Archivo General de la Nación Argentina (AGN).

[26] En el período tratado se conocía como ‘‘la república y sus habitadores’’ a la jurisdicción municipal (la del cabildo) y su población.

Seminario: Sonya Lipsett-Rivera, “Risa y rango: Las dos caras de la sociabilidad masculina en la Nueva España”

(Esta entrada se refiere a una pasada actividad)
………..

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su segunda sesión, en la que se presentará a discusión el texto de

Sonya Lipsett-Rivera
(Carleton University, Ottawa, Canadá)

sobre
“Risa y rango: Las dos caras de la sociabilidad masculina en la Nueva España”

Lugar: Salón Académico del segundo piso del mismo Instituto
Fecha: Viernes 19 de febrero de 2016, 10 – 12 hs.

Si está usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Seminario: Brígida von Mentz, sobre Historia Social

(Esta entrada se refiere a una pasada actividad)

……….

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su primera sesión, en la que se presentará a discusión el texto de

Brígida von Mentz
(Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social)

sobre
“Historia social. Algunos temas, conceptos generales y especificidades”

Lugar: Salón Académico del segundo piso del mismo Instituto
Fecha: Viernes 29 de enero de 2016, 10 hs.

Si está usted interesado en asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

 

Historiadores sociales hoy: Mauro Luis Pelozatto Reilly

Mauro Luis Pelozatto Reilly

Pelozatto-fotoSoy profesor en Historia por la Universidad de Morón (2012), donde en la actualidad me desempeño como docente en la cátedra Historia de América I (Período Colonial) en la carrera de Profesorado en Historia. Además, en 2015 obtuve el título de posgrado de Especialización en Ciencias Sociales con mención en Historia Social de la Universidad Nacional de Luján (UNLu), tras la aprobación de mi trabajo final El Cabildo y la ganadería colonial en el Litoral Rioplatense a comienzos del siglo XVIII: vaquerías, recogidas de ganado y mercado local en Buenos Aires y Santa Fe. Actualmente me encuentro realizando la tesis de Maestría en Ciencias Sociales con mención en Historia Social en la misma institución. Asimismo, trabajo como docente en la carrera de Licenciatura en Historia en la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), dentro del Seminario de Investigación II.

Como investigador, he venido trabajado diferentes problemáticas desde hace algunos años a esta parte, sobre todo vinculadas a las prácticas productivas pecuarias, las distintas unidades económicas rurales, grupos sociales de la campaña bonaerense y el papel del cabildo como organismo interventor en la economía y los diversos mercados. He realizado algunas publicaciones sobre estos temas principalmente desde el punto de vista local y regional (Buenos Aires y el Río de la Plata), centrándome en la primera mitad del siglo XVIII, y a partir del análisis y la complementación entre varios tipos de fuentes como padrones rurales, acuerdos del ayuntamiento, archivos capitulares, sucesiones, testamentarias, tasaciones de bienes, etc. Entre mis escritos destaco: ‘‘El cabildo, la ganadería y el abasto local en el litoral rioplatense, 1723-1750’’, ‘‘El cabildo, los vecinos y la utilización de la otra banda como territorio alternativo en la economía rural colonial. Buenos Aires y Santa Fe durante la extinción del ganado cimarrón y las vaquerías tradicionales (1720-1750)’’ en el plano económico-social; otras vinculadas a la relación entre la sociedad y las prácticas culturales como ‘‘El rey ha muerto, viva el rey: un estudio general de las celebraciones de exequias y aclamaciones reales en las villas de Lima, Buenos Aires y Santa Fe’’; y sobre cuestiones relacionadas a la justicia rural, como ‘‘La ganadería y el crimen en Santa Fe a finales del siglo XVIII: la intervención del cabildo y los jueces rurales en el robo de ganado, 1789-1800’’.  Pueden verse varios de estos trabajos aquí.

Pienso que la historia social puede desarrollarse desde distintos puntos de vista (economía, análisis de los distintos grupos y actores sociales, desde el ámbito rural y urbano, la relación entre los mismos, las prácticas políticas y productivas con sus consecuencias sociales, desde una mirada local, regional o más amplia, las representaciones culturales y el orden social, etc.). Mi interés está enfocado en el período colonial, y dentro del mismo tengo pensado continuar planteando problemas en torno a lo ya desarrollado y nuevos temas de investigación.

…………
Publicaciones en esta página:

La sociedad colonial bonaerense desde una mirada crítica sobre la historiografía de los espacios productivos y sus fuentes.

Ganadería y sociedad en el Río de la Plata colonial. Una cuestión abierta

Pelozatto Reilly: Ganadería y sociedad en el Río de la Plata colonial. Una cuestión abierta

Ganadería y sociedad en el Río de la Plata colonial. Una cuestión abierta

Mauro Luis Pelozatto Reilly[1]
UM-UNLu-UNLaM

Desde hace ya algunas décadas a esta parte, la historiografía colonial rioplatense, y más puntualmente en la Argentina, ha venido desarrollándose en cuestiones vinculadas a la economía rural y la sociedad que supo formarse en su entorno a partir de nuevos enfoques, fuentes y tipos de análisis. Sin embargo, personalmente creo que los temas están muy lejos de darse por terminados aún. Me refiero, particularmente, a las características de las actividades productivas, los establecimientos, su importancia para el desarrollo demográfico y social de la campaña y la ciudad, y otros puntos como la intervención de las autoridades coloniales.

Para este repaso, he decidido destacar algunos aportes académicos que fueron sucediéndose, principalmente desde comienzos de la década de 1990. La importancia radica tanto en las aproximaciones alcanzadas, como en las fuentes analizadas y los nuevos objetos de estudio planteados, casi en su totalidad ignorados por la historia tradicional precedente.

Sin dudas, no podemos negar la influencia que ha tenido, sobre los nuevos estudios, la historia de la hacienda mexicana (Nueva España), a partir de primeros trabajos significativos como el de Chevalier, que nos han dejado información muy rica sobre la conformación del sistema de hacienda, sus características internas y sus variantes[2]. Incuestionablemente, trabajos como éste sirvieron como modelo y como disparadores de las investigaciones futuras, tanto en el plano americanista, como en el caso particular del Río de la Plata[3]. La renovación historiográfica vino con cambios en los objetos de estudio, las fuentes analizadas y explotadas, nuevas metodologías y tipos de análisis. Así surgieron trabajos que podrían definirse como estudios de casos, que bien supieron aportar en problemáticas como la conformación de la estancia colonial, las características internas, su funcionamiento, las alternativas mercantiles para la producción, las relaciones de trabajo, los tipos de fuerza de trabajo y los patrones de inversión, entre otras cosas, enfocándose en casos particulares bien delimitados en tiempo y espacio. Tal es el caso del estudio realizado por Tulio Halperín Donghi sobre la estancia de Fontezuela perteneciente a la Orden Betlemita de Buenos Aires[4]. También se han planteado otras problemáticas a partir de investigaciones de casos, tales como la conformación del latifundio y el mantenimiento del patrimonio rural en la región, con ejemplos muy claros como el artículo de Carlos Birocco sobre las estancias de la familia Riblos en Areco[5]. Vale mencionar que la misma línea también ha sido desarrollada de manera más general y desde otras perspectivas, como los planteos de Azcuy Ameghino sobre una campaña dominada por los terratenientes y sus relaciones de conflicto con los demás grupos sociales rurales[6].

Entre los más abundantes encontramos aquellos que, fundamentalmente basándose en el análisis de fuentes protocolares como las sucesiones (inventarios de bienes, tasaciones, testamentarias, etc.), intentaron hacer una reconstrucción de las estancias de la campaña rioplatense, caracterizando las inversiones, mano de obra, extensión, tipos de ganado, actividades de producción, relación ganadería-agricultura, mercados posibles, comercio, evolución del stock ganadero, siempre parados desde la óptica de la historia económica y social. Se destacan los aportes de Carlos Mayo, Ángela Fernández, Juan Carlos Garavaglia, Raúl Fradkin, Jorge Gelman y Rodolfo González Lebrero[7] entre otros, que investigaron los establecimientos y sus dinámicas internas entre los siglos XVII y XIX. Asimismo, entre estos libros y artículos, se encuentran quienes pusieron en discusión la idea del latifundio planteada en el párrafo anterior, descubriendo la presencia de un amplio espectro de pequeños y medianos campesinos que funcionaron tanto como peones, así como productores independientes o vinculados bajo otra forma de dependencia a algún establecimiento.

Dentro de los nuevos enfoques también podríamos considerar aquellos que buscaron (y en cierta medida, lo lograron), establecer una relación mucho más complementaria entre las prácticas agrícolas y ganaderas, discutiendo la imagen tradicional que se tenía de una división tajante entre chacras[8] cerealeras y estancias exclusivamente pecuarias. Esto puede discutirse a partir del análisis de fuentes como los inventarios y las descripciones de las unidades productivas que aparecen en los padrones, así como también en la evolución reflejada por los diezmos[9]. Algunos autores, partiendo de esta visión ‘‘renovada’’ de las explotaciones rurales, enfatizaron más sus investigaciones en otras problemáticas sociales directamente relacionadas como la inestabilidad y/o escasez de la mano de obra y ‘‘la cuestión del gaucho’’, llegando a interesantes reflexiones (y planteando nuevas discusiones) en vinculación al ritmo marcado por la demanda estacional de las explotaciones agrícolas y el carácter extensivo de la ganadería a campo abierto y de frontera abierta[10].

Casco de una estancia colonial ubicada en la Provincia de Córdoba (Argentina).

Casco de una estancia colonial ubicada en la Provincia de Córdoba (Argentina).

Asimismo, creo que resulta indispensable para una mayor calidad en el conocimiento de la historia agraria, expandir la visión mucho más allá de los establecimientos productivos, sus composiciones y dinámicas. En este sentido, son necesarios más estudios sobre la sociedad rural, sus mecanismos de inserción en la economía rural colonial, las relaciones y vínculos sociales en torno al trabajo, la propiedad de la tierra, el usufructo del ganado, etcétera. En este punto es preciso seguir líneas de investigación como las abiertas por José Luis Moreno, a partir del estudio intensivo y sistematizado de los padrones (censos) de la ciudad y campaña de Buenos Aires, indagando acerca de la composición familiar, la natalidad, las actividades que supieron desarrollar los individuos y grupos familiares, la composición étnico-racial de la población, la concentración de esclavos y mano de obra libre por grupo de ocupación y la evolución demográfica, entre otras cuestiones[11].

Más recientemente, los estudios sobre la ganadería y la sociedad rural colonial del espacio rioplatense se han ido orientando hacia otras cuestiones como la relación entre la producción y el comercio, fundamentalmente exterior. En este aspecto, se destacan los avances sobre la producción y exportación del producto pecuario más significativo en ese sentido: los cueros. Y sobre los mismos, son varios los estudios que hacen hincapié en la producción de pieles de toro, sus precios, espacios de comercialización, así como también en las formas que fue adquiriendo a lo largo del período colonial el comercio de exportación (particularmente durante el siglo XVIII hasta la creación del Virreinato del Río de la Plata y la aplicación de la Ordenanza del Libre Comercio) y la intervención de las autoridades coloniales dentro del ‘‘circuito legal’’. Autores como Fernando Jumar, entre otros, han analizado a partir de diversas fuentes oficiales como por ejemplo las correspondientes a la Real Hacienda o Registros de Navíos, el volumen y los niveles del comercio de cueros a lo largo de varios decenios, para así poder considerar los cambios que se dieron sobre el mismo, sin perder de vista los distintos circuitos mercantiles en los cuales estaba involucrado dicho producto[12].

Todos estos abordajes han aportado mucho para la historia económica y social del ámbito rural rioplatense. Sin embargo, creo que hacen falta muchos estudios desde otras perspectivas de análisis, otras fuentes y métodos para analizarlas. Por eso es que he dedicado gran parte de mi obra hasta el momento a intentar reconstruir -no solamente las características internas de los establecimientos productivos, la mano de obra campesina o de las prácticas sobre el ganado en sí-, la relación existente entre las autoridades coloniales desde el punto de vista local (Cabildo o Ayuntamiento), la producción ganadera con sus diferentes variantes (vaquerías, recogidas de ganado alzado, abasto de carne para el mercado local, exportación de pieles, precios de los diferentes efectos rurales, etc.) y la importancia que ésta tenía para los diversos grupos y actores sociales (vecinos interesados en el mercado local y el abastecimiento, comerciantes extranjeros, monopólicos de Castilla y de la city porteña, estancieros, chacareros, pequeños y medianos productores independientes, peones conchabados y dependientes de todos los sectores, esclavos, etc.). Partiendo de una línea de investigaciones que ya ha sido lanzada pero a mi entender poco desarrollada por ahora[13], me resulta interesante apreciar cómo a partir de las intervenciones de los representantes del Estado colonial y de las prácticas productivas que se fueron consolidando fundamentalmente durante la primera mitad del siglo XVIII, se produjeron cambios muy importantes para las poblaciones locales rurales, tales como la conformación de establecimientos de cría (para fines variados, desde el mercado ‘‘internacional’’ hasta satisfacer las demandas del consumo de carne interno) y producción agrícola, hasta nuevos poblados enteros en base a migraciones de gente y ganados[14].

Por último, quisiera hacer una crítica a la historiografía socioeconómica del ámbito rural colonial rioplatense, la cual consiste principalmente que la gran mayoría de los escritos se concentran o parten desde la segunda mitad del siglo XVIII, quizá gracias a la abundancia de fuentes históricas y/o a los importantes cambios que orientan la atención hacia dicho período (reformas borbónicas, creación del Virreinato del Río de la Plata, libre comercio, hasta los movimientos políticos revolucionarios y sus consecuencias)[15]. Creo que sería productivo hacer más investigaciones puntuales sobre períodos como el siglo XVII y comienzos del siguiente, para los cuales los estudios de la relación entre el desarrollo de la ganadería y de las sociedades (tanto urbanas como rurales) no son tan abundantes ni complejos.

A su vez, encuentro como otro ‘‘punto débil’’ el foco que se hace en la ganadería vacuna (y en algunos casos, de la producción de mulas para abastecer la demanda de los centros mineros del Alto Perú, y la relación entre las exigencias planteadas por éstos y las especializaciones de las economías regionales[16]) y sus diferentes formas, dejándose de lado otras especies como los bueyes y los equinos, que fueron realmente muy necesarios no solamente en la producción triguera, sino también (en el caso de los segundos), para la guerra de fronteras contra los nativos americanos, la defensa de las ciudades y poblados rurales, el transporte y la carga en el comercio, por su participación directa en faenas como las vaquerías y recogidas de vacunos, e incluso en cuestiones de fiestas públicas y ceremoniales como las que debían hacerse en honor a los reyes o al santo patrono de la ciudad. Es por la falta de estudios puntuales y concretos que actualmente -y entre otras cosas-, me estoy dedicando a profundizar más sobre estos temas para mí inconclusos, sobre todo tomando los testimonios del Cabildo y otras fuentes como testamentos, inventarios, padrones, registros, reales cédulas, etc. Metodológicamente, pienso que lo más indicado para ampliar el espectro sobre estas cuestiones es –además de plantear nuevos problemas y objetos de estudio-, triangular los distintos documentos, y complementar los datos cuantitativos con los cualitativos que se logren obtener tanto a escala reducida (local y regional) como ampliada (espacio hispano-colonial en su totalidad y su relación con las coyunturas internas y externas).

"La Plaza o Gran Square de Buenos Aires" (1817)", de Emeric Essex Vidal.

“La Plaza o Gran Square de Buenos Aires” (1817)”, de Emeric Essex Vidal.

……………..
NOTAS

[1]. Profesor en Historia egresado de la Universidad de Morón (UM). Se desempeña como docente en dicha institución en la carrera de Profesorado en Historia, y en la carrera de Licenciatura en Historia en la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM). Especialista en Ciencias Sociales con Mención en Historia Social por la Universidad Nacional de Luján (UNLu). Actualmente se encuentra realizando la tesis de Maestría en Ciencias Sociales con mención en Historia Social por la misma casa de estudios. Sitio web: https://unimoron.academia.edu/MPelozattoReilly

[2]. CHEVALIER, François (1974). La formación de los latifundios en México. México D.F., Fondo de Cultura Económica.

[3]. FRADKIN, Raúl (1993). ‘‘La historia agraria y los estudios de establecimientos productivos en Hispanoamérica colonial: una mirada desde el Río de la Plata’’, en FRADKIN, Raúl (compilador). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 7-44.

[4]. HALPERÍN DONGHI, Tulio (1993). ‘‘Una estancia en la campaña de Buenos Aires, Fontezuela, 1753-1809’’, en FRADKIN, Raúl (compilador). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, pp. 45-65.

[5]. BIROCCO, Carlos María (1996). ‘‘Historia de un latifundio rioplatense: las estancias de Riblos en Areco, 1713-1813’’, en Anuario de Estudios Americanos, tomo LIII, I, pp. 73-99.

[6]. AZCUY AMEGHINO, Eduardo (1995). El latifundio y la gran propiedad colonial rioplatense. Buenos Aires, Fernando García Cambeiro.

[7]. Ver en FRADKIN, Raúl (compilador) (1993). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina: MAYO, Carlos y FERNÁNDEZ, Ángela. ‘‘Anatomía de la estancia colonial bonaerense (1750-1810) ’’, pp. 67-82; La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina; GELMAN, Jorge. ‘‘Una región y una chacra en la campaña rioplatense: las condiciones de la producción triguera a fines de la época colonial’’, pp. 7-39; FRADKIN, Raúl. ‘‘Producción y arrendamiento en Buenos Aires del siglo XVIII: la hacienda de la Chacarita (1779-84) ’’, pp. 40-69; GONZÁLEZ LEBRERO, Rodolfo Eduardo. ‘‘Chacras y estancias en Buenos Aires a principios del siglo XVII’’, pp. 70-123; GARAVAGLIA, Juan Carlos. ‘‘Las ‘estancias’ en la campaña de Buenos Aires. Los medios de producción (1750-1850’’, pp. 124-208; GARAVAGLIA, Juan Carlos (1999). Pastores y labradores de Buenos Aires. Una historia agraria de la campaña bonaerense 1700-1830. Buenos Aires, Ediciones de la flor; MAYO, Carlos (2004). Estancia y sociedad en la pampa (1740-1820). Buenos Aires, Editorial Biblos.

[8]. Se hace referencia a los establecimientos productivos ubicados en las afueras de la ciudad, dedicados fundamentalmente a la producción agrícola, hortícola y forrajera, más la cría de algunos animales.

[9]. GARAVAGLIA, Juan Carlos (1991). ‘‘El pan de cada día: el mercado del trigo en Buenos Aires, 1700-1820’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. E. Ravignani’’, tercera serie, no. 4, pp. 7-29.

[10]. Debate: MAYO, Carlos y otros (1987). ‘‘Gauchos, campesinos y fuerza de trabajo en la campaña rioplatense’’, Anuario IEHS, Tandil, no. 2, pp. 25-70; FRADKIN, Raúl (compilador) (1993). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I), Buenos Aires, Centro Editor de América Latina: SALVATORE, Ricardo y BROWN, Jonathan (1993). ‘‘Comercio y proletarización en la Banda Oriental tardo-colonial: la estancia de Las Vacas, 1791-1805’’, pp. 83-119; GELMAN, Jorge (1993). ‘‘Nuevas perspectivas sobre un viejo problema y una misma fuente: el gaucho y la historia rural del Río de la Plata colonial’’, pp. 121-142;

[11]. MORENO, José Luis (1965). ‘‘La estructura social y demográfica en la Ciudad de Buenos Aires en el año 1778’’, en Anuario de Investigaciones Históricas, no. 8, Rosario, pp. 151-170; MORENO, José Luis (1989). ‘‘Población y sociedad en el Buenos Aires rural a mediados del siglo XVIII’’, en Desarrollo Económico, Vol. 29, no. 114, pp. 265-282.

[12]. JUMAR, Fernando (2002). ‘‘Algunas cifras del comercio ultramarino en el Río de la Plata en el siglo XVIII’’, en XVIII Jornadas de Historia Económica, Asociación Argentina de Historia Económica, Centro Regional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Mendoza); BIROCCO, Carlos María (2003). ‘‘Alcaldes, capitanes de navío y huérfanas. El comercio de cueros y la beneficencia pública en Buenos Aires a comienzos del siglo XVIII’’, en III Jornadas de Historia Económica, AUDHE, Montevideo (Uruguay); JUMAR, Fernando (director) y otros (2006). ‘‘El comercio ultramarino y la economía local en el complejo portuario rioplatense del siglo XVIII’’, en Anuario IEHS, pp. 235-254; JUMAR, Fernando (2008). ‘‘El primer boom de la exportación de cueros y la sociedad local. Río de la Plata. Fines del siglo XVII, comienzos del siglo XVIII’’, en XXI Jornadas de Historia Económica, Asociación Argentina de Historia Económica, Universidad Nacional de Tres de Febrero.

[13]. GARAVAGLIA, Juan Carlos (1994). ‘‘De la carne al cuero. Los mercados para los productos pecuarios (Buenos Aires y su campaña, 1700-1825) ’’, en Anuario IHES, no. 9, pp. 61-96; DUPUY, Andrea (2010). ‘‘El estanco de la carne y su crisis en Buenos Aires colonial desde una visión comparativa’’, en Revista Brasileira de História, Sao Paulo, v. 30, no. 60, pp. 211-231.

[14]. Para los temas mencionados, ver: PELOZATTO REILLY, Mauro Luis (2014). ‘‘El Cabildo, la ganadería y el abasto local en el litoral rioplatense, 1723-1750’’, en Actas de las Quintas Jornadas de Historia Regional de La Matanza, Universidad Nacional de La Matanza, pp. 230-244; ‘‘El Cabildo de Buenos Aires y la administración del mercado local, 1700-1750’’, en II Encuentro de Investigación ‘‘Rogelio C. Paredes’’, Universidad de Morón; (2015) ‘‘El Cabildo de Buenos Aires y la economía rural: las recogidas de ganado y el abasto dentro de su jurisdicción, 1723-1750’’, en Carta Informativa XXXVII de la Junta de Estudios Históricos de La Matanza, Universidad Nacional de La Matanza, pp. 7-42; ‘‘El Cabildo, los vecinos y la utilización de la ‘otra banda’ como territorio alternativo en la economía rural colonial. Buenos Aires y Santa Fe durante la extinción del ganado cimarrón y las vaquerías tradicionales (1720-1750)”, en Estudios Históricos, año VII, no. 14, Montevideo (Uruguay).

[15]. DI STEFANO, Roberto (1991). ‘‘El mundo rural rioplatense colonial: una cuestión abierta’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. E. Ravignani’’, tercera serie, no. 4, pp. 117-128.

[16]. SEMPAT ASSADOURIAN, Carlos (1982). El sistema de la economía colonial. Mercado interno, regiones y espacio económico. Instituto de Estudios peruanos; MOUTOUKIAS, Zacarías (1988). Contrabando y control colonial en el siglo XVII. Buenos Aires, el Atlántico y el espacio peruano. Buenos Aires, Centro Editor de América Latina; PAZ, Gustavo (1999). ‘‘A la sombra del Perú: mulas, repartos y negocios en el norte argentino a fines de la colonia’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. E. Ravignani’’, tercera serie, no. 20, pp. 45-68; TANDETER, Enrique (director) (2000). Nueva historia argentina. Tomo II: La sociedad colonial. Buenos Aires, Editorial Sudamericana: MILLETICH, Vilma. ‘‘El Río de la Plata en la economía colonial’’, pp. 189-240; FRADKIN, Raúl. ‘‘El mundo rural colonial’’, pp. 241-284; FRADKIN, Raúl y GARAVAGLIA, Juan Carlos (2009). La Argentina colonial. El Río de la Plata entre los siglos XVI y XIX. Buenos Aires, Siglo XXI.

……….

Créditos de imágenes:
“Casco de una estancia colonial ubicada en la Provincia de Córdoba (Argentina)”. Fuente: Wikimedia Commons.
“La Plaza o Gran Square de Buenos Aires” (1817)”, de Emeric Essex Vidal. Fuente: Wikimedia Commons.