Seminario: Castro Gutiérrez, “Los ensayadores de plata y oro”

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su decimocuarta sesión, en la que se presentará el texto de

Felipe Castro Gutiérrez
(Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM)

sobre
Los ensayadores de plata y oro. Un oficio “noble y liberal” al servicio del rey y del público

Viernes 2 de junio de 2017, 10 – 12 hs.
Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Seminario: Elisa Frühauf Garcia,””Indias tupi-guaraníes en la conquista de Asunción y San Vicente a mediados del siglo XVI”

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su decimotercera sesión , en la que se presentará el texto de

Elisa Frühauf Garcia
(Instituto de História, Universidad Federal Fluminense),

sobre
“Indias tupi-guaraníes en la conquista de Asunción y San Vicente a mediados del siglo XVI: la construcción de una problemática de investigación”

La ponente expondrá vía skype.

Viernes 12 de mayo de 2017, 10 – 12 hs.
Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Aula 4,  2o. piso, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, puede consultar y descargar el texto aquí o bien solicitarlo con un mensaje a socindiana@gmail.com.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Ma. Povea Moreno,
coordinadores

 

Convocatoria: Los oficios en las sociedades indianas

Convocatoria: Los oficios en las sociedades indianas

Seminario Sociedad Indiana

Introducción

Este proyecto retoma un tema clásico de la historia social -el del trabajo y los trabajadores- para adaptarlo a nuevas perspectivas, ámbitos, fuentes y métodos. Tiene un ángulo concreto: se interesa en el estudio de los oficios, esto es una actividad habitual que se realiza como parte de una vocación u obligación (no por simple recreación), en espacios y tiempos determinados, especializada en una función, que implicaba ciertos conocimientos personales y reconocimientos públicos.

Los ejemplos que se ofrecen de inmediato son los artesanales, como los de carpintero o sastre, o bien los campesinos, porque desde luego la historia social siempre se ha interesado por “la gente común”. Pero, también, pueden considerarse como oficios los de los curas párrocos, notarios, oficiales del rey, militares, abogados y médicos. A pesar de sus obvias diferencias, estos diversos oficios pueden estudiarse bajo los mismos métodos, conceptos y perspectivas.

Para efectos analíticos, habría que distinguir el “oficio” de lo que son “dignidades” temporales que no constituyen el principal y habitual medio de vida de sus poseedores, como ocurría con los regidores de los ayuntamientos, los obispos y los virreyes. La separación no es siempre fácil y la distinción entre “gracia” y “contrato”, entre “dignidad” y “función”, entre “privilegio” y salario no era siempre nítida. De hecho, la definición tanto de “trabajo” como de “oficio” tendrá que ser asunto en discusión en este proyecto, sobre todo a partir de la consideración de casos particulares.

La temporalidad

La historia social moderna se ocupó del tema de los trabajadores a partir del desarrollo de la industria, la transición del artesanado al proletariado y la aparición del sindicalismo. Es muy típico que se piense en periodos anteriores, como “antecedentes”, en función de lo que vendrá después. Pero aparte de una ya venerable tradición historiográfica, no parece haber razones para que los trabajadores del mundo preindustrial dejen de merecer la debida atención en sí mismos, sin condescendencias ni anacronismos.

Podría ciertamente ponerse en cuestión la limitación propuesta de la época “indiana” (la que convencionalmente llamamos “colonial”), en cuanto a que traslada una periodización política a los aspectos sociales. Sin embargo, hay razones para restringirse a este periodo: existen instituciones características (como los gremios) y un conjunto de disposiciones (las Leyes de Indias, las regulaciones municipales) que son comunes desde México a Buenos Aires. Y, desde luego, hoy día hemos retomado la vinculación de “lo social” con “lo político”, como ámbitos inevitablemente conexos.  Sin embargo, no nos cerramos a la idea de ensayos que incidentalmente trasciendan esta periodización, e incluso la misma delimitación temporal parece propicia para un intercambio de ideas.

Viejas y nuevas perspectivas

No es que no existan trabajos sobre este tema y época, evidentemente. La condición de los indígenas, los jornaleros y los pobres urbanos fue motivo de encendidas discusiones públicas y medidas legislativas en muchos países hispanoamericanos al menos desde principios del siglo XX. Los historiadores fueron frecuentemente parte de estas polémicas y, de manera lógica, buscaron las razones y los argumentos en el pasado. Se trata de obras serias, eruditas, y que en muchos casos siguen siendo hoy día de necesaria consulta. El problema es que primordialmente estaban interesados en las ideas y actitudes de gobernantes, obispos y colonizadores, de modo que los trabajadores quedaban en el trasfondo, como objetos de la buena o mala voluntad de sus señores, sin que fueran de interés específico. Por la misma razón, los estudios se limitaban a glosar las ciertamente indispensables ordenanzas y regulaciones, los tratados de los juristas y teólogos o la correspondencia de las autoridades.

Esto cambió, como es bien sabido, desde mediados el siglo pasado, cuando ocurrió un entusiasmo por la “historia de la gente sin historia” o “la historia desde abajo”. Era una sociología histórica (o una historia sociológica) muy centrada en los grupos y clases sociales, y que por lo mismo no se avocaba demasiado a las realidades cotidianas. Las fuentes eran censos, padrones y listas de precios, que proporcionaban por sus características visiones muy generales. El “trabajo”, visto en abstracto, podía derivar en que se conociera poco sobre los trabajadores.

El reciente interés por una perspectiva más cultural ha acercado el tema a las ideas, creencias y actitudes, y a la propuesta de que un conjunto más restringido de personas (o un oficio en particular, como aquí proponemos) pueden ser objetos válidos e interesantes de estudio. Parecería que este propósito puede interesar a los historiadores, pero asimismo a sociólogos, antropólogos y también a aquéllos especialistas dedicados a la restauración y preservación de bienes históricos.

Las variables del análisis

Sin que sea exhaustivo ni restrictivo, parece que ciertas variables analíticas son pertinentes y podían dar una necesaria coherencia a los diversos trabajos.

* Los fundamentos. No es necesario inventar al respecto: basta con retomar el procedimiento usual de los escribanos cuando se interrogaba a un testigo o acusado en un proceso: nombre, edad, domicilio, “calidad”, conyugalidad, oficio. Hace dos o tres décadas, este procedimiento habría sido considerado indispensable en historia social, y se hubiera reflejado en porcentajes, gráficas y cuadros incluidos en la narración. Hoy ya no es tan así, y puede verse como con frecuencia la argumentación procede mediante el comentario de casos particulares considerados representativos, en un estilo más cercano al propio de las humanidades. Sin embargo, no hay razón para no compilar y analizar los  datos “duros” sobre un colectivo humano, cuando sea realizable.  Es posible también emplear creativamente datos que en primera instancia no parecen dar mucho de sí, como hicieron Linda Arnold (a partir de datos sobre tipos de vivienda)[1], Jorge González Angulo (sobre ubicación de trabajadores en la ciudad)[2] y más recientemente Enriqueta Quiroz, sobre los trabajadores de la construcción[3].

* La cuestión de las “calidades”.

La información de censos y padrones, como siempre ocurre, no es tan “objetiva” como parece. Esto se aplica en particular a la “calidad” de las personas (español, indio, negro, mestizo, etc.), que es una característica peculiarmente indiana. En esto hemos ido desde la aceptación literal de las clasificaciones tal como aparecían en los documentos hasta la consideración de que se trataba de complejas construcciones (en parte legales, en otras sociales o culturales) en donde cabía cierta manipulación personal. El tema ha sido de amplio interés y debate reciente[4].

*Las edades del trabajo, La edad es biológicamente objetiva, pero la asignación de etapas de la vida, y de las capacidades, derechos y obligaciones respectivas es históricamente variable. En el caso hispano, del punto de vista jurídico, los ocho años era “edad de confesión”, una persona podía teóricamente casarse a los 12 o 14 años (mujeres y hombres, respectivamente), y la plena mayoría de edad llegaba a los 25 años[5]. Era común que los niños comenzaran a trabajar en cuanto tuvieran fuerzas para ello, a veces en condiciones muy duras, como en las minas. No había, evidentemente, un concepto equivalente al de nuestra adolescencia. Se esperaba que un joven comenzara a ganar un salario en cuanto le fuese posible, lo cual nos remite indirectamente a la ausencia del trabajo, ya sea por simple desempleo o por voluntad propia.

Y, desde luego, debe considerarse el fin de la vida laboral. Los trabajadores que no podían seguir activos debido a una enfermedad o accidente, o los ancianos (y en la época la vejez “llegaba” mucho antes que ahora) dependían de los pocos o muchos recursos que hubieran reunido en su vida, del apoyo de sus parientes o, en casos extremos, de la caridad pública. Las cofradías (desde fechas tempranas)[6] o los montepíos (en el siglo XVIII, para oficiales del rey)[7] dieron soluciones parciales e incompletas a este problema.

* La formación. Exactamente ¿cómo se aprendía un oficio? En el caso de los trabajadores manuales, esto se hacía en la práctica, junto a alguien con mayor experiencia; en algunos gremios esto podía tomar la forma de contratos formales entre los padres de un aprendiz y un maestro[8]. Era frecuente, también, que un oficio de cierta calificación pasara de padres a hijos o sobrinos. Ciertas labores muy especializadas (como los plateros, los abogados y notarios) podían disponer de libros de consulta, cuya difusión real habría que comprobar[9]. Para algunas artes liberales (como las de médico[10] y abogado[11]) existían estudios formales universitarios[12].

* Las jerarquías y la división social del trabajo. Aunque a veces se hable (y se piense) en los trabajadores de un oficio como si fuesen una masa uniforme, esto no era así, como resulta evidente cuando se pasa de los censos y padrones a las situaciones particulares. La labor en las minas, por ejemplo, requería de múltiples operarios con diferentes habilidades y jerarquías; los muy citados ingresos de los barreteros no eran la norma[13].

Por otro lado, no siempre la división y jerarquía en el trabajo dependía de la capacidad. Los gremios de artesanos tenían una reglamentación discriminatoria que favorecía a los “españoles”[14]. Las relaciones jerárquicas en los oficios menos institucionalizados existe, pero no siempre es predecible; en los ingenios azucareros el principal de los oficios, el de “maestro de azúcar”, era ocupado por lo común por un esclavo negro.[15]

Había también una jerarquía vertical entre los oficios que es obvia en el caso de la Real Audiencia y otros tribunales de justicia[16], pero también se expresaba notoriamente en la industria textil, donde los distintas fases del proceso daban lugar a oficios de muy diferentes condiciones: devanadoras de seda, costureras, devanadoras, hilanderas y tejedoras, por citar solamente algunos. Los tejedores imponían condiciones a los demás, reduciéndolos a ser trabajadores a domicilio, sin derechos gremiales ni seguridad laboral[17] -lo cual nos recuerda que el mundo del trabajo no era precisamente el de la solidaridad mutua entre los más pobres y los acomodados.

Son condiciones que se prestan para retomar la añeja discusión sobre etnia, estamento y clase sobre una base concreta, atenta a las realidades cotidianas.

* Oficio y género

Los oficios textiles más humildes eran de mayoritaria composición femenina, sobre todo mujeres indígenas y viudas[18]. El ejemplo viene bien con una perspectiva que ha llegado tarde al mundo de la historia del trabajo pero que conviene considerar en sus dos vertientes, la de la historia de las mujeres (esto es, una sociología histórica que contemple la situación objetiva de la condición femenina) y la de género (con una perspectiva más cultural sobre las ideas y actitudes atribuidas a la diferencia sexual). Ambas aproximaciones, sin ser iguales, evidentemente se sobreponen y han tendido a acercarse en la historiografía reciente. Brinda algunas sorpresas, como la importancia del trabajo femenino en las misiones[19], la presencia de mujeres en algunas labores “masculinas” (como la minería)[20] o el hecho de que una actividad “típicamente femenina” como el bordado fuese monopolio de un gremio integrado solamente por hombres. Hay, por otro lado, evoluciones tardías de interés, como ocurrió con la manufactura real del tabaco, donde se contrataron cientos de obreras[21], o la legislación que autorizó la labor femenina en algunos oficios compatibles con “la fuerza y el decoro de su sexo” (aunque con bastantes vacilaciones y restricciones).[22]

* Oficio y tecnología. Un oficio no puede comprenderse en abstracto. Es preciso reconstruir y explicar el trabajo “en sí”: la materia prima, las herramientas empleadas, las técnicas y las ideas existentes sobre “ejercer el oficio lealmente”. Hay aquí situaciones que remiten al sincretismo cultural y tecnológico – un tema que interesó a George Foster pero que no ha tenido mucho seguimiento[23]. Esto son los aspectos que importaban al trabajador en su labor diaria y que en muchos sentidos definían cómo se veía a sí mismo. El trabajo repetido en un oficio moldea a la persona, crea actitudes corporales, gestos y actitudes características y reconocibles por sus semejantes.

Tradicionalmente se ha dicho que hay una clara distinción entre la labor artesanal -donde el operario realiza todas las etapas en la manufactura de un producto, a su tiempo y comodidad- y la industrial, donde el trabajo en serie implicaba operaciones fragmentarias, mecánicas y repetitivas, sujetas a un horario exigente. Existe siempre el riesgo de tener una imagen romántica del pasado artesanal; en todo caso, son asuntos que ameritan atención[24].

La perspectiva debería ser la de una minuciosa etnografía histórica. Los arqueólogos, historiadores del arte y restauradores de objetos históricos pueden también ofrecer valiosas aportaciones, sobre todo en oficios que no están bien documentados.

* Las condiciones de trabajo. El horario, las condiciones de la oficina o taller, la disciplina, las formas de retribución han sido tópicos “clásicos”. Se relacionan con el trabajo forzoso, desde la esclavitud, la encomienda hasta la labor forzada de reos condenados por la justicia, el repartimiento de trabajadores y posteriormente el trabajo endeudado, del cual el ejemplo típico es el peonaje, pero que también estaba presente en obrajes y talleres gremiales. También se relaciona, evidentemente, con el trabajo libre, retribuido a veces con un jornal o pagado a destajo; e incluso con formas de reparto de beneficios entre trabajador y empresario, como el muy mencionado “partido” existente en algunos reales de minas[25]. Algunos artesanos vendían sus productos o servicios directamente al público en sus talleres, lo cual tenía sus ventajas y riesgos. Todas estas condiciones tienen que ver evidentemente con la vivienda y el nivel de vida del oficial y su familia, así como con lo que actualmente denominaríamos padecimientos profesionales[26]. Las quejas, fricciones, litigios formales y episodios de violencia entran aquí naturalmente y proporcionan buen material para la reflexión, tanto en sí mismos como por lo que dejan entrever de las situaciones cotidianas.

* Oficio y sociedad. Para conocer mejor un oficio, requerimos información que necesariamente es más fragmentaria y subjetiva: la relación de un trabajador con sus compañeros, la vinculación del oficial con su familia, con los vecinos, su barrio. Además de su interés propio, esto nos permitiría acceder a algunas reflexiones acerca de las relaciones de solidaridad, complicidad, amistad y compadrazgo que configuraban el universo moral del trabajador.

Los estudios sobre los trabajadores a veces presentan una versión estática de la sociedad dividida en grandes bloques de intereses contrapuestos. Esto puede ser así en términos generales, pero no explica las dinámicas particulares. Las relaciones jerárquicas eran frecuentemente complejas, como las que regían los arreglos laborales consuetudinarios entre los trabajadores y los dueños de las minas. Llegaban a ser tenidas como “normas” y en cierta forma como parte de una “economía moral” que implicaba derechos y obligaciones recíprocas, aunque las autoridades y los poderosos  no los vieran de esta manera[27].

Asimismo, la vida política urbana no puede comprenderse sin las relaciones clientelares que vinculaban a los personajes de la ciudad (los grandes comerciantes, el virrey, los regidores del ayuntamiento, los canónigos de la catedral) con la “gente pequeña”. Hay un aspecto “vertical” de las redes sociales que ha sido poco explorado; tiene sus dificultades para reconstruirse debidamente, pero es de mucho interés. Explicaría por qué, por ejemplo, a veces la plebe urbana participaba (con graves riesgos personales) en tumultos donde lo que discutía era la supremacía entre los poderosos, como el ocurrido en 1624 en la ciudad de México[28].

Habría que agregar que los oficios permitían, al menos en algunos casos, cierta movilidad social. La parte más evidente era la dignidad de quien obtenía un título de maestro, un grado universitario o un nombramiento real. La evidencia de ejemplos más espectaculares es anecdótica, pero existe: el viajero Gemelli Careri menciona entre otros a un calderero que habiendo llegado pobre a la Nueva España acumuló una fortuna que le permitió construir piadosamente tres conventos, a su costa[29]. Sin tomar estos casos al pie de la letra, es un ángulo que amerita alguna consideración.

*Los oficios y la política urbana. Todo lo anterior se deriva (pero no explica del todo) del estrecho control que tenían los ayuntamientos sobre la vida económica urbana. El aspecto puramente legislativo parece bastante explorado, aunque tampoco sería prudente cerrar este ámbito; podría ser abordado “desde abajo”, para ver la manera en que se daban, expresaban y resolvían los conflictos judiciales. Las ordenanzas, como era de esperarse, no se aplicaban a rajatabla. Entre norma y conducta había un espacio ambiguo de manipulación y negociación, lo cual nos interesa bastante.

Estamos en una época donde primaba la desconfianza hacia la naturaleza pecadora del hombre, y la idea de que la búsqueda del provecho privado sin restricciones podía atentar contra el bienestar común. De aquí la enorme multiplicidad de las ordenanzas prácticamente para cada cosa, espacio y actividad económica, vigiladas con mayor o menor rigor por los “fieles ejecutores” del ayuntamiento. En algunas ciudades, además, había jueces de gremios, que se auxiliaban de los veedores de estas corporaciones, electos por el conjunto de los agremiados. Así, como era característico de una sociedad de Antiguo Régimen, no había una neta separación entre “Estado” y “sociedad civil”.

* Los oficios y la religión. Se trata de un tema sobre el cual ha habido muchas publicaciones, porque tiene que ver con las cofradías -muy favorecidas en la historiografía colonial. Las de oficio por lo común comenzaban como una “devoción”, con un mayordomo que recolectaba fondos para la fiesta anual del santo patrón y que podía o no progresar hacia una cofradía formal. Es probable que se formaran antes de la aceptación y reglamentación del gremio, pero es algo que habría que confirmar.

Las cofradías, cuando las había, brindaban atención espiritual y en algunos casos eran “de retribución” en cuanto proporcionaban atención médica, entierro digno, así como apoyo para viudas y huérfanos. Esta es una vía conveniente para hallar oficios que no tenían representación gremial, como la cofradía de los cirujanos, flebotomianos y farmacéuticos, agrupados en devoción de los santos Cosme y Damián[30].

* El entorno cultural del oficio. Los oficios existen en un universo moral urbano que reflejaba el distinto honor, respetabilidad e influencia de las personas y corporaciones. En esto pesaban ciertos conceptos subyacentes en la imagen que se tenía del trabajo y la diversa dignidad que podía reconocerse a una persona. Había oficios “bajos y viles” que al menos en teoría inhabilitaban a una persona para ocupar ciertos cargos públicos o religiosos, mientras otros reclamaban la dignidad de un “arte liberal” practicado por personas “de respeto”.  Había asimismo cierta animadversión hacia los abogados, considerados como responsables de enredar pleitos y alentar enconos por su particular beneficio[31], y una condena pública pero una tolerancia de hecho frente a oficios considerados inmorales o al menos inconvenientes, como los “coimes” de las casas de juego, o los galleros[32].

Para los oficios “mecánicos”, la aceptación pública no era sencilla. Es fácil encontrar en los bandos de buen gobierno, escritos de cronistas y correspondencia de las autoridades comentarios denigratorios sobre la plebe urbana, en que se hablaba de su libertinaje, irresponsabilidad, tendencia al crimen, poca religión y mala vida que daban a sus mujeres. Se aprecia una multiplicación de estas opiniones a fines del siglo XVII, lo cual puede mostrar una mayor transgresión o, alternativamente, una nueva intolerancia hacia prácticas que antes habían pasado sin mayor comentario. Más que descartar estas alusiones denigrantes, se requiere analizar su contexto porque algo pueden decir sobre condiciones realmente existentes (como, por ejemplo, las actitudes frente a la moralidad oficial, los patrones y la autoridad) y las relaciones laborales cotidianas.

En sociedades donde la imagen pública era muy importante, la dignidad de un oficio también se expresaba en la vivienda, el porte, la conducta digna y la “hombría de bien” y nunca haber dado que hacer a las autoridades. En esto hay paradigmas morales sobre los cuales ha habido interés reciente[33].

* Los oficios y la recreación. Desde luego, no todo podía ser trabajo, sino que la vida de un “oficial” también incluía una variedad de actividades que hoy llamaríamos recreativas. Juan Pedro Viqueira llamó la atención hace tiempo sobre la manera en que las autoridades y moralistas separaban las diversiones “honestas” (el teatro, la pelota vasca, los “paseos”), algunas que llegaron a considerarse como “dudosas” (como los toros), así como las populares y desordenadas (las cantinas, juegos de gallos, carnavales, maromeros, y titiriteros)[34].

Habría que agregar que ciertas ceremonias públicas (las entradas de virreyes y obispos, misas solemnes, funerales de reyes, nacimiento de príncipes) pueden considerarse como “espectáculos” donde el pueblo actuaba como espectador. Otras reuniones públicas, como la fiesta del Corpus Christi, tuvieron una agitada trayectoria que combinaba la piedad, el orgullo corporativo y la diversión[35].

Sobre la selección de ensayos

Desde luego, oficios había muchos, y no se trata de ocuparse de cada uno de ellos. La elección no es asunto menor. Es fácil deslizarse hacia la idea de que los plateros, que dejaron obras que aún podemos admirar en los museos, son más “historiables” que los muy modestos badaneros, que curtían las pieles de oveja usadas como adorno en la indumentaria y en las cintas de los sombreros. En realidad, los trabajadores de oficios que no hicieron en su vida nada más notable que nacer, vivir, ejercer su oficio, sobrevivir como buenamente podían, casarse, tener hijos y fallecer a su debida hora fueron siempre la gran mayoría, y también deberían ser motivo de interés para el historiador.

También ocurre que hay oficios que por distintas circunstancias dejaron más documentación tras sí (como los que trabajaban para las manufacturas reales), pero esto no debería ser un criterio primordial. A lo sumo, habría que cambiar la “escala” para ocuparse como un conjunto de las cadenas productivas poco documentadas (como la herrería, por ejemplo, donde puede incorporarse a caldereros y latoneros). Una decisión tendrá que tomar ejemplos y oficios que puedan ser considerados representativos, de modo que exista cierto balance.

Asimismo, aunque hay una asociación entre empresas y oficios, no siempre existe una correspondencia. Puede ser así en el caso de los panaderos, por ejemplo, pero empresas como las de fabricantes de coches/carrozas reunían diversos oficios en un mismo espacio. El propósito no es, por tanto, abordar la historia de una mina, hacienda o institución de gobierno, más que cuando nos da una buena ventana para acceder a la historia de los oficios.

Evidentemente, es necesario acudir a las leyes y ordenanzas, pero los estudios no pueden limitarse a su glosa. El análisis cuantitativo de censos y padrones, o la compilación de datos notariales asimismo puede ser de gran utilidad, pero no pensamos que un oficio pueda reducirse a consideraciones puramente estadísticas.

Interesa, finalmente, que exista un balance entre diferentes ámbitos geográficos. Este seminario tiene desde su origen una vocación “indiana” que parece muy conveniente y que aquí debería mantenerse. En principio, pensamos que al menos la mitad de las contribuciones deben abordar ejemplos no novohispanos.

Etapas

Los coordinadores recibiremos propuestas para su revisión y en su caso discusión en el seminario. Una segunda fase implicará una presentación pública en un formato del que se dará cuenta en su momento. En principio, contemplamos la edición de los textos, tras una revisión y selección finales.Las contribuciones para esta primera instancia deben entregarse a los moderadores a más tardar el 20 de mayo. Deben incluir, en una página a doble espacio

Nombre y (en su caso) adscripción.

Publicaciones previas (si las hay) afines a la temática del proyecto.

Título (descriptivo, indicando el o los oficios que pretenden estudiarse)

Resumen del contenido, incluyendo fuentes y bibliografía mínima.

Las fechas que hemos incluido no son “cerradas”. Es posible que aceptemos propuestas posteriores, pero puede que no podamos asegurarles un espacio para su discusión en el seminario.

Cordialmente

Felipe Castro Gutiérrez  –   Isabel Ma. Povea, coordinadores.

………….

NOTAS

[1]. Linda Arnold, “Sobre la deducción de evidencia: Estratificación en un barrio de la ciudad de México, 1777-1793”, Estudios de Historia Novohispana, vol. 15, p.87–109, 1995.

[2]. Jorge González Angulo, Artesanado y ciudad a finales del siglo XVIII, México, Secretaría de Educación Pública, 1983.

[3] . Enriqueta Quiroz, Economía, obras públicas y trabajadores urbanos. Ciudad de México: 1687-1807, México, Instituto Mora, 2016.

[4]. Véase el dossier de El Taller de la Historia, vol. 7, núm. 7, 2015, “Cuestionando las fuentes de archivos: padrones de población, familias y sociedades coloniales en Iberoamérica”; para la ciudad de México, Douglas R. Cope, The Limits of Racial Domination, Madison, University of Wisconsin Press, 1994.

[5]. Deyanira Dávalos Arellano, La condición jurídica de los menores de edad en la tradición jurídica indiana-castellana, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2016 (maestría en Historia).

[6]. Lara Mancuso, Cofradías mineras: religiosidad popular en México y Brasil, Siglo XVIII, México, El Colegio de México, 2007.

[7] . Dewitt S. Chandler, Social Assistance and Bureaucratic Politics: The Montepíos of Colonial Mexico, 1767-1821, Albuquerque, University of New Mexico, 1991.

[8]. Brígida von Mentz, Trabajo, sujeción y libertad en el centro de la Nueva España, México, CIESAS, 1999, p. 111-171. También muchos huérfanos vivían en casa de sus maestros y aprendían un oficio. Véase, Marina Borges A. de Souza y Luisa Vetter Parodi, “Artesanos huérfanos y desamparados: Perú siglos XVI y XVII”, Diálogo Andino, no. 49, p. 137-142.

[9]. Entre otros, Juan de Arfe y Villafañe, El quilatador de oro y plata (Valladolid, 1572), platero y ensayador de la Casa de Moneda de Segovia; y el Arte de los metales en que se enseña el verdadero beneficio de los de oro, y plata por azogue, de Alonso Barba (1640).

[10]. Sobre los médicos, véase Gerardo Martínez Hernández, “La comunidad de la Facultad de Medicina de la Real Universidad de México en los siglos XVI y XVII a través de las fuentes de archivo”, Estudios de Historia Novohispana, no. 47, 2012, p. 3-44

[11] Marcelo da Rocha Wanderley, “’Si saben ustedes de los méritos’. Escritura, carrera de abogados y redes personales en la Nueva España (1590-1700)”, en Carrera, linaje y patronazgo: clérigos y juristas en Nueva España, Chile y Perú (siglos XVI-XVII”, Rodolfo Aguirre Salvador (ed.), México, CESU, UNAM- Plaza y Valdés, 2004.

[12]. Eduardo Flores Clair, “El Colegio de Minería: una institución ilustrada en el siglo XVIII novohispano”, Estudios de Historia Novohispana, vol 20, 1999.

[13]. David Navarrete, Propietarios y trabajadores en el distrito de minas de Pachuca, 1750-1810, Pachuca, Servicio Geológico Mexicano, 2007, p. 93-100; Carlos Contreras, Los mineros y el rey. Los Andes del norte: Hualgayoc 1770-1825, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1995, pp. 76-91.

[14]. Felipe Castro Gutiérrez, La extinción de la artesanía gremial, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 1986, p. 95-97.

[15]. Gisela von Wobeser, “Los esclavos negros en el México colonial. Las haciendas de Cuernavaca-Cuautla”, Jahrbuch für Geschichte Lateinamerikas, no. 23, 1986, p. 145-171.

[16]. Víctor Gayol, Laberintos de justicia. Procuradores, escribanos y oficiales de la Real Audiencia de México (1750-1812), Zamora, Colegio de Michoacán, 2007, 2 vols.

[17] . Castro Gutiérrez, La extinción…, p. 32-33

[18]. Carmen Ramos Escandón, Industrialización, género y trabajo femenino en el sector textil mexicano: El obraje, la fábrica y la Compañía industrial, México, CIESAS, 2005, p. 66-71.

[19]. Beatriz Vitar, “Hilar, teñir y tejer. El trabajo femenino en las misiones jesuíticas del Chaco (siglo XVIII)”, Anuario de Estudios Americanos, vol. 72, 2 julio-diciembre, 2015, 661-692.

[20] . Isabel Povea Moreno, Minería y reformismo borbónico en el Perú. Estado, empresa y trabajadores en Huancavelica, 1784-1814, Lima, BCRP-Instituto de Estudios Peruanos, 2014,  cap. IV. Otras investigaciones han resaltado la actividad comercial de algunas mujeres muy vinculada con la explotación minera; por ejemplo  el trabajo de Paulina Numhauser sobre las coqueras o gateras de Potosí. Paulina Numhauser, Mujeres indias y señores de la coca: Potosí y Cuzco en el siglo XVI, Madrid, Ed. Cátedra, 2005.

[21]. Susan Deans-Smith, Bureaucrats, Planters, and Workers: The Making of the Tobacco Monopoly in Bourbon Mexico, Austin, University of Texas, 1992.

[22]. La disposición que autoriza el trabajo femenino en este oficio es interesante por su discurso de género, tanto en alusión “lo masculino” como a “lo femenino”. Compendio. Bandos de la ciudad de México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, http://bandosmexico.inah.gob.mx/todos/1799_04_22.html (consultado el 19 de febrero de 2017)

[23]. George M. Foster, Cultura y conquista: la herencia española de América, Xalapa, Universidad Veracruzana, Facultad de Filosofía y Letras, 1962.

[24] Díez Rodríguez, comenta la crítica romántica hacia el trabajo industrial; Op.cit., p. 462-488.

[25]. Margarita Villalba Bustamante, “El trabajo en las minas de Guanajuato durante la segunda mitad del siglo XVIII”, Estudios de Historia Novohispana, vol. 48, 2013.

[26]. Isabel Povea Moreno, “El mundo laboral y la historia social: Algunas notas sobre los problemas de salud y las medidas asistenciales en el espacio minero de la monarquía hispánica”, en blog Sociedad indiana, 21 agosto 2015, https://socindiana.hypotheses.org/360; consultado el 20 de febrero de 2017.

[27]. Es similar a las actitudes que E. P Thompson describió en Tradición, revuelta y consciencia de clase. Estudios sobre la crisis de la sociedad preindustrial, Barcelona: Critica, 1979; Natalia Silva Prada ha retomado estas ideas para plantear que en ciertas circunstancias puede hablarse de una “cultura política” plebeya; en La política de una rebelión. Los indígenas frente al tumulto de 1692 en la ciudad de México, México, El Colegio de México, 2007.

[28] . Gibran I. Bautista, “Los indios y la rebelión de 1624 en la ciudad de México”, en Felipe Castro Gutiérrez (coord.), Los indios y las ciudades de Nueva España, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 2010, p. 197-216.

[29] Giovanni Francisco Gemelli Careri, Viaje a la Nueva España, Francisca Perujo (ed.), México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1976, p. 109-111.

[30] . Alicia Bazarte Martínez, “Las limosnas de las cofradías: su administración y destino”, en María del Pilar Martínez López Cano, Gisela von Wobeser, Juan Guillermo Muñoz Correa (coords.), Cofradías, capellanías y obras pías en la América colonial, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1998, p. 65-74.

[31]. Teodoro Hampe Martínez y Renzo Honores, “Los abogados de Lima colonial (1550-1650). Formación vinculaciones y carrera profesional”, en Aguirre Salvador, op.cit. p. 151-176.

[32]. Teresa Lozano Armendares, “Tablajeros, coimes y tahúres en la Nueva España ilustrada”, Estudios de Historia Novohispana, no. 15, 1995, p. 67-86.

[33]. Verónica Undurraga Schüler, Los rostros del honor. Normas culturales y estrategias de promoción social en Chile colonial, siglo XVIII, Santiago de Chile, Editorial Universitaria, Dibam, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2012.

[34]. Juan Pedro Viqueira, ¿Relajados o reprimidos? Diversiones públicas y vida social en la ciudad de México durante el Siglo de las Luces, México, Fondo de Cultura Económica, 2005.

[35]. Rafael Castañeda García y Rosa Alicia Pérez Luque (coords.), Entre la solemnidad y el regocijo. Fiestas, devociones y religiosidad en Nueva España y el mundo hispánico, Zamora, El Colegio de Michoacán – Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, 2015.

Hemerografía de Historia Social Indiana, 2016

Tenemos la satisfacción de presentarles la segunda de nuestras hemerografías de historia social indiana, correspondiente ahora a 2016 (la de 2015 puede consultarse aquí). Es una modesta contribución al propósito y preocupación que todos compartimos por estar al tanto de las novedades, y atentos a las nuevas perspectivas, métodos y tendencias. Como ustedes conocen, el “día a día” aparece en nuestros espacios en Facebook y Twitter.

Como toda compilación, ésta tiene algo de subjetividad, sobre todo porque “lo social” en los últimos años se ha extendido mucho más allá de su definición original. En general, aqui se ha adoptado un criterio amplio, con la idea de que es mejor pecar por exceso que por defecto.
Asimismo, la revisión solamente incluye las revistas consultables “en línea”, por evidentes motivos prácticos. Hay que notar que la gran mayoría está en “acceso abierto” y aparecen aquí con su respectivo enlace a la versión en PDF. Cuando no es así, remitirmos al lector al abstract y a la página web de la publicación.

En total, se ha registrado aquí 34 revistas con materiales de interés. Hay otras que son tradicionalmente importantes para la historia social (como Colonial Latin American ReviewNuevo Mundo-Mundos Nuevos, Corpus o Historia Social), pero que en este periodo no publicaron textos de historia social indiana.

Es notoria la relevancia de las revistas publicadas en Argentina, Colombia, Chile, España, Perú y México (cuyos contenidos frecuentemente, debe observarse, no se limitan a sus respectivos espacios históricos).  Las que más artículos han editado sobre nuestras temática y periodo fueron  Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, Fronteras de la Historia, Historelo, Histórica (Pontificia Universidad Católica del Perú),  Revista Complutense de Historia de América y The Americas.

A reserva de ahondar más en el tema, la historia de la esclatvitud y de las poblaciones afroamericanas y la historia indígena han recibido mucha atención, al igual que la de la familia y el perenne tema del mestizaje. Se aprecia, como ha sido típico en los últimos tiempos, un extendido interés por los aspectos culturales (ideas, creencias, representaciones) así como por el “giro lingüístico” en la comprensión del pasado.

El orden es el habitual. Si tiene alguna adición o comentario, o bien observa algún error técnico, déjenos una nota en esta misma página web o envíela a este e-correo.

Revistas incluidas

Almanack (Universidade Federal de São Paulo)
Americanía. Revista de Estudios Latinoamericanos (Universidad Pablo de Olavide, Sevilla).
Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura (Universidad Nacional de Colombia).
Anuario de Estudios Americanos (Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla)
Anuario de Historia Regional y de las Fronteras (Universidad Industrial de Santander, Colombia)
Artificios. Revista Colombiana de Estudiantes de Historia.
Boletín Americanista
(Universitat de Barcelona)
Cuadernos de Historia (Universidad de Chile).
Diálogo Andino (Universidad de Tarapacá, Chile).
El Taller de la Historia (Universidad de Cartagena, Colombia).
Estudios de Historia Novohispana (Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Nacional Autónoma de México).
Fronteras de la Historia (Instituto Colombiano de Antropología e Historia).
Hispanic American Historical Review (Duke University Press)
Historelo, revista de historia regional y local (Universidad Nacional de Colombia).
Historia (Universidad de Santiago de Chile)
Historia Crítica (Universidad de los Andes, Colombia).
Historia Mexicana (El Colegio de México).
Histórica (Pontificia Universidad Católica del Perú)
Historia y Justicia (Santiago de Chile).
Historia y Memoria (Universidad Pedagógica  y Tecnológica de Colombia)
Historia 2.0. Conocimiento histórico en clave digital (Asociación Historia Abierta, Colombia).
International Review of Social History , Vol. 61, No. S24, diciembre 2016.
Memoria Americana. Cuadernos de Etnohistoria (Universidad de Buenos Aires).
Naveg@mérica (Revista electrónica de la Asociación Española de Americanistas)
Procesos históricos (Universidad de los Andes, Venezuela).
Relaciones. Estudios de Historia y Sociedad (El Colegio de Michoacán).
Revista Brasileira de História (Associação Nacional de História).
Revista Complutense de Historia de América (Universidad Complutense, Madrid).
Revista de Historia Social y de las Mentalidades (Universidad de Santiago de Chile).
Revista de Indias (CSIC, España).
Secuencia (Instituto de Investigaciones José María Luis Mora, México).
Tempus (Universidad de Antioquia, Colombia)
The Americas (Academy of American Franciscan History).
Trashumante. Revista Americana de Historia Social (Universidad de Antioquia, Colombia; Universidad Autónoma Metropolitana, México).
Tzintzun (Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo).

………………………………………………….

Almanack (Universidade Federal de São Paulo).
no.12, Jan – Apr. 2016

Dossiê: Ana Lucia Araújo, “Slavery and the Atlantic Slave Trade in Brazil and Cuba from an Afro-Atlantic Perspective”. PDF

Carlos da Silva Jr., “Ardras, Jejes and Minas, or slaves of first reputation: African Politics, Slave”. PDF

Badi Bukas-Yakabuul y Daniel B. Domingues da Silva, “From beyond the Kwango – Tracing the Linguistic Origins of Slaves Leaving Angola, 1811-1848”. PDF

Marcus J. M. de Carvalho, Aline Emanuelle de Biase Albuquerque, “Landing African captives and medical routines at the Port of Recife, Brazil prior to 1831”. PDF

Americanía. Revista de Estudios Latinoamericanos (Universidad Pablo de Olavide, Sevilla).

No. 3, 2016.

Gladys Perri, “Guerra, sequía y mercado de trabajo. Los trabajadores rurales en una época de transición. Buenos Aires, 1806-1830”. PDF

No. 4, 2016.

Ana María Presta, “Aprendiendo y enseñando historia Latinoamericana colonial. Los Andes del sur en perspectiva historiográfica”. PDF

Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura (Universidad Nacional de Colombia).

Vol. 43, no. 1, 2016.
Mauricio Alejandro Gómez Gómez, “ Cerdos y control social de pobres en la provincia de Antioquia, siglo XVIII”. PDF

Vol. 43, no. 2, 2016. Dossier: Raza: perspectivas transatlánticas
Jean-Frédéric Schaub, Silvia Sebastiani, Max S. Hering Torres, “Raza: Perspectivas transatlánticas”. PDF

Giuseppe Marcocci, “Blackness and Heathenism. Color, Theology, and Race in the Portuguese World, c. 1450-1600”. PDF

Ángela Barreto Xavier, “Languages of Difference in the Early Modern Portuguese Empire. The Spread of ‘Caste’ in the Indian World”. PDF

Anne Lafont, “Fabric, Skin, Color: Picturing Antilles’ Markets as an Inventory of Human Diversity”. PDF

Cécile Vidal, “Public Slavery, Racial Formation, and the Struggle over Honor in French New Orleans, 1718-1769”. PDF

Yéssica González, “Indias blancas tierra adentro. El cautiverio femenino en la frontera de la Araucanía, siglos XVIII y XIX”. PDF

Anuario de Estudios Americanos, Vol 73, no. 1, 2016.

José Luis Martínez C., Carla Díaz, Constanza Tocornal, Gabriela Acuña, Luz María Narbonam “Qeros y discursos visuales en la construcción de la nueva sociedad colonial andina”. PDF

Angela Orlandi, “Ciudades y aldeas del Nuevo Mundo en los documentos de los mercaderes y viajeros italianos del Quinientos”. PDF

Francismar Alex Lopes de Carvalho, “Estrategias de conversión y modos indígenas de apropiación del cristianismo en las misiones jesuíticas de Maynas, 1638-1767”. PDF

María Marschoff, Melisa A. Salerno, “Abriendo baúles y desempolvando guardarropas. Mujeres y prácticas del vestido en el Buenos Aires virreinal”. PDF

Artificios, no. 4 mayo 2016

Andrés Suárez Garzón, “De cimarrones y vicios: entre la libertad y la abolición 1789-1850”. PDF

Boletín Americanista (Universitat de Barcelona), No. 72, 2016.
Mariano Martín Schlez, “Esclavistes versus monopolistes? Els litigis entorn del trànsit d’esclaus al virregnat rioplatense (1780-1810)”. PDF

Cuadernos de Historia (Universidad de Chile).
No. 45, diciembre 2016.
Bettina Sidy, “La diversión de toros en Buenos Aires. Un análisis de los vínculos entre recreación y ciudad a fines del período colonial”.
PDF

Milton Godoy Orellana, “Minería popular y estrategias de supervivencia: Pirquineros y pallacos en el Norte Chico, Chile, 1780-1950”, PDF

No. 44, junio 2016.
María Valeria Ciliberto, “De los jesuitas a la administración de las Temporalidades. El patrimonio de la Compañía de Jesús y la fuerza de trabajo esclava en el Río de la Plata (fines del siglo XVIII)”.
PDF

Diálogo Andino. Revista de Historia, Geografía y Cultura Andina (Universiad de Tarapacá, Chile)

No. 49, 2016
Marina Borges A. de Souza
y Luis Vetter Parodi, Artresanos huéfanos y desamparados: Perú siglos XVI y XVII”. PDF

Alden Yépez, “Las minas de oro del río Santa Bárbara en el austro ecuatoriano: de las quejas españolas coloniales del siglo XVII a la ideología prehispánica profunda de los pueblos aborígenes”. PDF

Alejandro Herrera Villagra, El Runa Yndio Niscap. Tradiciones mítico-históricas andinas registradas en textos escritos para la extirpación de idolatrás y la evangelización: un modo paradójico de persistencia de la religión indígena. Huarochirí ¿1598-1608?”. PDF

Escribano Roca, Rodrigo, Los rehues de Rucalhue: Negociación e identidad en las misiones pehuenches (1756-1763)”. PDF

no. 50, 2016.
Nelson Castro Flores; Hidalgo Lehuedé, Jorge, “
Las políticas de la lengua imperial y su recepción en la Audiencia de Charcas”. PDF

Ariel J Morrone, “No todos los caciques fueron mallku: Mediación política truncada en los corregimientgos de Pacajes y Omasuyos (Audiencia de Charcas, 1570-1630)”. PDF

Estudios de Historia Novohispana (Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Nacional Autónoma de México), No. 54, 2016.
Laura Machuca Gallegos, “El ocaso de la encomienda en Yucatán, 1770-1821”. PDF

Raquel E. Güereca Durán, “Las milicias tlaxcaltecas en Saltillo y Colotlán”. PDF

Patricio Hidalgo Nuchera, “Quitas, vacaciones y salarios sin asistencia como soluciones al problema de los beneméritos novohispanos”. PDF

Fronteras de la Historia (Instituto Colombiano de Antropología e Historia).

No. 21, 1, 2016

Caroline Cunill, “Archivos en los pueblos mayas de Yucatán y la construcción de una memoria legal (siglo XVI)”. PDF

Lidia Nacuzzi, “El indio Flamenco, líder mestizo de la frontera sur en el siglo XVIII: un aporte a la discusión sobre los rótulos étnicos”. PDF

Gabriela Ramos, “El rastro de la discriminación. Litigios y probanzas de caciques en el Perú colonial temprano”. PDF

No. 21-2, 2016.

José Luis Pérez Flores, “La lucha de la civilización contra el salvajismo en el arte de la frontera norte novohispana: imaginarios y representaciones sociales”. PDF

Daniel Moroni Stewart, “El sistema laboral dentro de una hacienda chilena colonial: las cuentas de San Telmo de Queyilque (1758-1783)”. PDF

Paula Daza Tobasura, “Gobernar en tiempos de cambio. Las cacicas de la Audiencia de Quito”. PDF

Histórica (Pontificia Universidad Católica del Perú)

Vol. 40, Núm. 2, 2016
Dossier: Jurisdicciones indígenas en Nueva España y Perú

José Carlos de la Puente Luna y Renzo Honores, “Guardianes de la real justicia: alcaldes de indios, costumbre y justicia local en Huarochirí colonial”. PDF

Caroline Cunill, “‘Nos traen tan avasallados hasta quitarnos nuestro señorío’: cabildos mayas, control local y representación legal en el Yucatán del siglo XVI”. PDF

Owen H. Jones, “Chinamitales: defensores y justicias k’ichee’ en las comunidades indígenas del altiplano de Guatemala colonial”. PDF

William F. Connell, “‘De sangre noble y hábiles costumbres’: etnicidad indígena y gobierno en México Tenochtitlan”. PDF

Alcira Dueñas, “Cabildos de naturales en el ocaso colonial: jurisdicción, posesión y defensa del espacio étnico”. PDF

Jeremy Ravi Mumford, “Las llamas de Tapacarí: un documento judicial de un alcalde de indios en la Audiencia de Charcas, 1580”. PDF

Hispanic American Historical Review (Duke University Press),

vol. 96, 1, 2016.
Christoph Rosenmüller,
Corrupted by Ambition”: Justice and Patronage in Imperial New Spain and Spain, 1650–1755”. Abstract.

Julie Gibbings, The Shadow of Slavery”: Historical Time, Labor, and Citizenship in Nineteenth-Century Alta Verapaz, Guatemala”. Abstract

vol. 96, 3. 2016
María Elena Martínez, “
Sex and the Colonial Archive: The Case of Mariano Aguilera”. Abstract

Jeffrey A. Erbig Jr. “Borderline Offerings: Tolderías and Mapmakers in the Eighteenth-Century Río de la Plata”. Abstract

Amara Solari, “The Contagious Stench of Idolatry: The Rhetoric of Disease and Sacrilegious Acts in Colonial New Spain”. Abstract

Yanna Yannakakis and Martina Schrader-Kniffki, “Between the Old Law and the New: Christian Translation, Indian Jurisdiction, and Criminal Justice in Colonial Oaxaca”. Abstract

Historelo, revista de historia regional y local (Universidad Nacional de Colombia).

Vol. 7, no. 15, ene-jun 2016
Lina Constanza Díaz Boada, “Alianzas de poder en una región histórica: el caso de la élite pamplonesa en el virreinato de Nueva Granada (1795-1808)”. PDF

Historia (Universidad de Santiago de Chile)
vol. 49, no.1 Santiago jun. 2016 

Álvaro Baraibar, “La construcción del discurso sobre el origen de los indígenas americanos en la Historia general del reino de Chile de Diego de Rosales”. PDF

Martín Bowen Silva, “Distraer y gobernar: Teatro y diversiones públicas en Santiago de Chile durante la era de las revoluciones (1780-1836)”. PDF.

Hugo Contreras Cruces, “Migraciones locales y asentamiento indígena en las estancias españolas de Chile central, 1580-1650”. PDF

Luiz Geraldo Silva. “El impacto de la revolución de Saint-Domingue y los afrodescendientes libres de Brasil: Esclavitud, libertad, configuración social y perspectiva atlántica (1780-1825)”. PDF

Historia 2.0. Conocimiento histórico en clave digital. (Asociación Historia Abierta, Colombia),

no, 11, 2016
Alma Hernández Rugerio, “Participación indígena en el mercado de Antequera, Oaxaca, en el siglo XVIII”. PDF

Historia Crítica, no. 59, ene-mar 2016. (Universidad de los Andes, Colombia).

Juan David Montoya Guzmán,Mestizaje y frontera en las tierras del Pacífico del Nuevo Reino de Granada, siglos XVI y XVII”. PDF

Natalia Gándara,Representaciones de un territorio. La frontera mapuche en los proyectos ilustrados del Reino de Chile en la segunda mitad del siglo XVIII”. PDF

Histórica (Pontificia Universidad Católica del Perú)

Vol. 40, Núm. 2, 2016
Dossier: Jurisdicciones indígenas en Nueva España y Perú

José Carlos de la Puente Luna y Renzo Honores, “Guardianes de la real justicia: alcaldes de indios, costumbre y justicia local en Huarochirí colonial”. PDF

Caroline Cunill, “‘Nos traen tan avasallados hasta quitarnos nuestro señorío’: cabildos mayas, control local y representación legal en el Yucatán del siglo XVI”. PDF

Owen H. Jones, “Chinamitales: defensores y justicias k’ichee’ en las comunidades indígenas del altiplano de Guatemala colonial”. PDF

William F. Connell” “‘De sangre noble y hábiles costumbres’: etnicidad indígena y gobierno en México Tenochtitlan”. PDF

Alcira Dueñas, “Cabildos de naturales en el ocaso colonial: jurisdicción, posesión y defensa del espacio étnico”. PDF

Jeremy Ravi Mumford, “Las llamas de Tapacarí: un documento judicial de un alcalde de indios en la Audiencia de Charcas, 1580”. PDF

Historelo, revista de historia regional y local (Universidad Nacional de Colombia).

Vol. 7, no. 15, ene-jun 2016
Lina Constanza Díaz Boada, “Alianzas de poder en una región histórica: el caso de la élite pamplonesa en el Virreinato de la Nueva Granada, 1795-1808”. PDF

Vol. 8, no. 16, jul-dic 2016.

Andrea Margarita Armijo Reyes, “Economía familiar y gestión del patrimonio familiar por las mujeres santiaguinas (Chile), 1580-1650”. PDF

José Rojas Galván, “El traslado de familias de indios tlaxcaltecas hacia la región norte de la Nueva Galicia (Virreinato de Nueva España). Una política de colonización y pacificación del Imperio español de finales del siglo XVI”. PDF

Mariana Canedo Letchaureguy, “La fundación de villas como encrucijada de intereses en la monarquía hispánica. Autoridades, corporaciones y relaciones interpersonales en el Río de la Plata, 1800-1807″. PDF

“Milicias de pardos en la región de Nueva Galicia (Virreinato de Nueva España). Un análisis de sus prácticas sociales y políticas durante segunda mitad del siglo XVIII”. PDF

Vol. 8, no. 16, jul-dic 2016.

Andrea Margarita Armijo Reyes, “Economía familiar y gestión del patrimonio familiar por las mujeres santiaguinas (Chile), 1580-1650”. PDF

José Rojas Galván, “El traslado de familias de indios tlaxcaltecas hacia la región norte de la Nueva Galicia (Virreinato de Nueva España). Una política de colonización y pacificación del Imperio español de finales del siglo XVI”. PDF

Mariana Canedo Letchaureguy, “La fundación de villas como encrucijada de intereses en la monarquía hispánica. Autoridades, corporaciones y relaciones”

Historia Mexicana (El Colegio de México)

Vol. 65, no. 4 (260) abril-junio 2016.

Dossier: Pilar Gonzalbo Aizpuru, “Movilidad social en la historia de México”. PDF

Francisco Morales, “Orden franciscana y movilidad social. Siglo XVII”. PDF

Rodolfo Aguirre Salvador, “Mismas aulas, diferentes destinos. Los estudios universitarios como factor de ascenso en las carreras públicas”. PDF

Vol. 66, no. 1 (261) jul.-sep. 2016

Aaron Pollack, “Hacia una historia social del tributo de indios y castas en Hispanoamérica. Notas en torno a su creación, desarrollo y abolición”. PDF

Historia y Justicia (Santiago de Chile), no. 7, oct. 2016.

María Cecilia Oyarzábal y Dolores Estruch, “Indígenas y archivos. Entre el acervo documental y las herramientas metodológicas. El caso de Jujuy colonial”. PDF

Historia y Memoria, no. 12, 2016 (Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia)

Dossier: Historia de la familia en Iberoamérica

José Luis Cervantes Cortés, “’Porque no tengo el ánimo de casarme’”: el desistimiento al matrimonio en los juicios de disenso en la Nueva Galicia a finales del siglo XVIII”. PDF

Antonio Fuentes-Barragán, “Entre acuerdos y discordias. La pragmática sanción para evitar el abuso de contraer matrimonios desiguales en la Provincia de Buenos Aires”. PDF

Ana Laura Donoso Ríos, “Anhelos de libertad. Familias afromestizas en San Juan de la Frontera. (Argentina- 1750-1800)”. PDF

María Selina Gutiérrez Aguilera, “Mujeres esclavas bajo la autoridad femenina: entre dóciles y rebeldes. (Buenos Aires, siglo XVIII)”. PDF

Eliana Beatriz Fracapani Ríos, “Familia, oro y poder: Las tramas del parentesco. San Juan (1790-1815)”. PDF

Memoria Americana. Cuadernos de Etnohistoria (Instituto de Ciencias Antropológicas Facultad de Filosofía de la Universidad de Buenos Aires)

vol. 24, no. 1, 2016.

Silva Ramírez, Lina Marcela y Jairo Gutiérrez Avendaño, “Formas de apropiación material e inmaterial del milagro entre la población neogranadina, siglos XVI, XVII y XVIII”. PDF

Bracco, Diego, “Los guenoa minuanos misioneros”. PDF

vol. 24, no. 2, 2016

Contreras Cruces, Hugo, “Robos, juegos y borracheras de indios. Sociedad indígena y representaciones españolas tempranas en Chile central, 1540-1560”. PDF

International Review of Social History , Vol. 61, No. S24, diciembre 2016.
(solamente abstracts en acceso abierto)

Raquel Gil Montero, Paula C. Zagalsky, “Colonial Organization of Mine Labour in Charcas (Present-Day Bolivia) and Its Consequences (Sixteenth to the Seventeenth Centuries)”.

Rossana Barragán Romano, “Dynamics of Continuity and Change: Shifts in Labour Relations in the Potosí Mines (1680–1812)”

Naveg@mérica

no. 16, 2016.

Ángel Sanz Tapia, “Castellanos y leoneses en el gobierno americano bajo Carlos II (1674-1700)”. PDF

Guillermo José Fernández Pozo, “Formas de resistencia indígena en el mundo andino: continuidades y rupturas (siglos XVI-XXI)”. PDF

no. 17, 2016

Dolores Estruch, “Vecindad, religiosidad y conflictos jurisdiccionales en el Jujuy colonial”. PDF

Procesos Históricos, vol. XIV, no. 29, enero 2016

Rebon López, Susana,Casa de Recogimiento de Caracas. Corrección de las públicas pecadoras por la devoción, 1683-1706″. PDF

Tiapa, Francisco, “Sistemas interétnicos, matrilocalidad y construcción colonial del patriarcado en el oriente de Venezuela, siglos XVII-XVIII”. PDF

Revista Complutense de Historia de América (Departamento de Historia de América, Facultad de Geografía e Historia, Universidad Complutense).

Vol 42, 2016. Dossier: Matrimonio en los siglos XVI-XVIII: derecho canónico, conflictos y realidad social.

Ana de Zaballa Beascoechea, “Introducción. Matrimonio en los siglos XVI-XVIII: derecho canónico, conflictos y realidad social”. PDF

Pilar Latasa, “Signos y palabras: la celebración del matrimonio tridentino en Lima y Charcas (s. XVI-XVIII)”. PDF

Nora Siegrist, “Dispensas y matrimonios secretos en Buenos Aires en Hispanoamérica. Siglo XVIII”. PDF

Ana de Zaballa Beascoechea, “Una ventana al mestizaje: el matrimonio de los indios en el Arzobispado de México, 1660-1686”. PDF

Ana María Presta, “De casadas a divorciadas. Separaciones, divorcios y nulidades matrimoniales en la sociedad colonial, Audiencia de Charcas, 1595-1640”. PDF

Inmaculada Alva, “Redes comerciales y estrategias matrimoniales. La mujeres en el comercio del Galeón de Manila (siglos XVII-XVIII)”. PDF

Gleydi Sullón Barreto” “La presencia femenina entre los inmigrantes portugueses en Lima en el siglo XVII”. PDF

Revista de Indias (CSIC, España).

Vol 76, no. 268, 2016.

Martin Biersack, “Las prácticas de control sobre los extranjeros en el virreinato del Río de la Plata (1730-1809)”. PDF

Adriana María Alzate Echeverri, “Reiterar, adaptar, negociar: Sobre un reglamento para los hospitales de Cuba (1776)”. PDF

Vol 76, no. 267, 2016.

Massimo Livi-Bacci, “La despoblación en el Alto Amazonas en tiempos coloniales”. PDF

Relaciones. Estudios de Historia y Sociedad (El Colegio de Michoacán).

Vol. 37, no. 145, 2016.

Norma Angélica Castillo Palma, “Las estrategias del contrabando de esclavos en Nueva España: arribadas maliciosas y demasía con bambos y muleques; el caso del navío Monserrat y San Antonio, 1636” (Documento). PDF

Alejandro Martínez de la Rosa, David Charles Wright, Ivy Jacaranda Jasso Martínez, “Guerreros chichimecas: la reivindicación del indio salvaje en las danzas de Conquista”. PDF

Vol. 37, no. 146, 2016

José Gustavo González Flores, “La fatídica década de 1780 en una parroquia de Michoacán: epidemias y consecuencias demográficas en Taximaroa, 1780-1790”. PDF

Revista de Historia Social y de las Mentalidades, Vol 20, no. 2, 2016. (Universidad de Santiago de Chile).

Kazuhisa Takeda, “Las milicias guaraníes en las misiones jesuíticas del Río de la Plata: un ejemplo de la transferencia organizativa y tácticas militares de España a su territorio de ultramar en la primera época moderna”. PDF.

Secuencia (Instituto de Investigaciones José María Luis Mora).

No. 95, mayo – agosto 2016.

Luz Amparo Vélez Villaquirán, Eunice D. Vargas Valle, Norma Ojeda de la Peña, “Jefatura femenina y estratificación sociorracial en Cali 1797-1807”. PDF

No. 96, sep – dic 2016.

Lourdes Márquez Morfín, Patricia Olga Hernández Espinoza “La esperanza de vida en la ciudad de México (siglos XVI al XIX)”. PDF

El Taller de la Historia, no. 8, 2016.

Richard Bolaños, “Accediendo a la tenencia de la tierra: integración política de los libres de San Antonio de Quilichao en la jurisdicción de Caloto, provincia de Popayán (1740-1808)”. PDF

Javier Laviña, “Afrocolombianos en perspectiva histórica: La comunidad del Cacarica”. PDF

Hugo Contreras Cruces, “Usos y abusos del fuero militar entre los milicianos pardos de Santiago de Chile durante la segunda mitad del siglo XVIII: un aporte documental”. PDF

Tempus. Revista en Historia General. No. 4, 2016. (Universidad de Antioquia, Colombia)

John Fisher, “Entre Túpac Amaru II y la Junta de Gobierno del Cusco: la Conspiración de Aguilar y Ubalde de 1805”. PDF

Herbert S. Klein, “La experiencia afroamericana en perspectiva comparada: la cuestión actual del debate sobre la esclavitud en las Américas”. PDF

The Americas (Academy of American Franciscan History).

(solamente abstracts, contenidos restringidos)

Vol. 73, no. 1 – Jan. 2016

Gabriela Ramos, “Pastoral Visitations: Spaces of Negotiation in Andean Indigenous Parishes”. Abstract.

Ana de Zaballa Beascoechea, “Promises and Deceits” Marriage among Indians in New Spain in the Seventeenth and Eighteenth Centuries”.PDF

no. 2, abril 2016

Norah Andrews, “Calidad, Genealogy, and Disputed Free-colored Tributary Status in New Spain”. PDF

Stafford Poole, “‘El Yndio Mas Venturoso’: A Spanish Guadalupan Drama of the Early Nineteenth Century”. PDF

no. 3, julio 2016

Manuel Barcia, “Fully Capable of Any Iniquity’: The Atlantic Human Trafficking Network of the Zangroniz Family”. PDF

Cameron D. Jones, “The Evolution of Spanish Governance during the Early Bourbon Period in Peru: The Juan Santos Atahualpa Rebellion and the Missionaries of Ocopa”. PDF

Owen H. Jones, “Language Politics and Indigenous Language Documents: Evidence in Colonial K’ichee’ Litigation in Seventeenth-Century Highland Guatemala”. PDF

Douglas C. Libby, “Family, Stability, and Respectability: Seven Generations of Africans and Afro-descendants in Eighteenth- and Nineteenth-Century Minas Gerais”. PDF

No. 4, octubre 2016

Mariana L. R. Dantas, “Picturing Families between Black and White: Mixed Descent and Social Mobility in Colonial Minas Gerais, Brazil”. PDF

Lori Boornazian Diel, “The Codex Mexicanus: Time, Religion, History, and Health in Sixteenth-Century New Spain”. PDF

Trashumante, no. 7, 2016.

Kenya Bello, “El arte de la caligrafía en el siglo XVIII. Aproximaciones a la historia social de la escritura en el mundo hispánico (España y Nueva España)”. PDF

Tzintzun, no. 64, jul-dic 2016. (Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo) PDF (Esta revista solamente tiene la opción de descargar números completos.)

José Gustavo González Flores y Ma. Isabel Marín Tello, “Estrategias femeninas ante el incumplimiento a la palabra de matrimonio”

José Manuel Martínez Aguilar, “La secularización del convento franciscano de Tzintzuntzan. Resistencia de un pueblo”.

  • Agradezco las referencias adicionales aportadas por Paula C. Zagalsky.

……………………………………..

Cite este artículo como
Felipe Castro Gutiérrez, “Hemerografía de historia social indiana, 2016”, en Sociedad indiana, publicado el 18 de abril de 2016. Consultado el (día/mes/año) en https://socindiana.hypotheses.org/939

Seminario: Rebagliati, sobre “Los defensores de pobres del Río de la Plata (siglos XVIII-XIX)”

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su duodécima sesión, en la que se presentará el texto de

Lucas Rebagliati
(Instituto Ravignani-CONICET/UBA/UNDAV)

sobre
Los defensores de pobres del Río de la Plata (siglos XVIII-XIX)

El ponente expondrá vía skype.

Viernes 31 de marzo de 2017, 10 – 12 hs.
Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Presentación del proyecto “Los oficios en la sociedad indiana”

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su undécima sesión, en la que se presentará el proyecto colectivo

Historia social del trabajo: los oficios en la sociedad indiana.

Viernes 10 de marzo, 10 – 12 hs.
Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Ciudad Universitaria, UNAM.
Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Mesa sobre “Masculinidades Novohispanas” en el II congreso de ALIHS, 2 de marzo

Entre el 1 y el 3 de marzo  de 2017 tendrá lugar en  Buenos Aires el II Congreso de la Asociación Latinoamericana e Ibérica de Historia Social (ALIHS), Del programa de la reunión (que puede consultarse aquí) se aprecia que los participantes  han retomado la ya antigua tradición de la historia social, al tiempo que adoptan nuevos temas, puntos de vista y lenguajes. Entre las mesas hay una que indirectamente proviene de una de las iniciativas que ha impulsado nuestro grupo. Trata sobre “Masculinidades novohispanas” y participan Sonya Lipsett-Rivera, Felipe Castro Gutiérrez e Isabel M Povea Moreno, con comentarios de  Verónica Undurraga Schüler.

Aunque como puede verse el tema es específico de uno de los “mundos indianos”, la iniciativa ha convocado a participantes de Canadá, México, España y Chile. Y efectivamente, siempre ha sido una de nuestras intenciones trascender los límites de las historiografías locales, de modo de asociar, comparar y contrastar diferentes perspectivas.

La información sobre participación y asistencia al congreso puede verse aquí.

Mesa: Masculinidades novohispanas: entre el honor, el  respeto y la exuberancia.

  • Sonya Lipsett-Rivera (Carleton University, Canadá). “Hombría y exuberancia: Los accesorios emotivos de la masculinidad novohispana.”

  • Felipe Castro Gutiérrez (IIH-UNAM). “Masculinidades subordinadas: ser hombre y plebeyo en la Nueva España.”

  • Isabel Povea Moreno (Universidad de Granada). “Entre el honor y el libertinaje. Una mirada sobre la masculinidad en los reales mineros del México colonial, siglo XVIII.”

Comenta: Verónica Undurraga Schüler (Pontificia Universidad Católica de Chile).

2 de marzo de 2017 , Campus de la Universidad Nacional de General Sarmiento, Los Polvorines, Sala  del Microcine, 10 a 12 hrs.
…………

Imagen: Pintura del beneficio de la grana cochinilla en México, ca. 1775
The Edward E. Ayer Collection; cortesía de Newberry Library

Seminario: González Undurraga, El uso de la coartación: el caso de las esclavas ante la justicia

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su décima sesión, en la que se presentará el texto de

Carolina González Undurraga
(Universidad de Chile. Fondecyt de Iniciación nº11140435)

sobre
El uso de la coartación: el caso de las esclavas ante la justicia (Santiago de Chile, fines s. XVIII)

Viernes 27 de enero de 2017, 10 – 12 hs.
Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

El blog de Sociedad Indiana obtiene su ISSN

Nos complace informarles que nuestro blog ha recibido el International Standard Serial Number ISSN 2530-4372 de parte de la Biblioteca Nacional de España. Para esto hemos tenido el indispensable apoyo de la plataforma Hypotheses, que ha logrado que se acepte el principio de que un blog científico es una publicación formal, en los mismos términos que una revista. De nuestra parte, hemos cumplido con la periodicidad, contenidos académicos y requisitos técnicos demandados por Hypotheses.
Esta certificación es particularmente relevante en muchos contextos académicos, donde el ISSN es indispensable para que las publicaciones sean reconocidas como “formales” y “citables”. Desde luego, mucho ha ayudado contar con los ensayos de nuestros colaboradores, que debidamente agradecemos.

Les recordamos que estamos abiertos a la publicación de reseñas, bibliografías comentadas y ensayos relacionados con la temática de este grupo.  Todos los textos pasan por una revisión y dictamen previos.
Si le interesa esta propuesta, consulte aquí los requisitos.

Presentación del libro de Arrelucea y Cosamalón, “La presencia afrodescendiente en el Perú”

*Esta entrada se refiere a una actividad ya realizada.
………….

presencia-afro-portadaEl Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México y el Seminario “Sociedad Indiana”

invitan a la presentación del libro de Maribel Arrelucea Barrantes y Jesús Cosamalón Aguilar.

La presencia afrodescendiente en el Perú. Siglos XVI-XX

con los comentarios de Isabel Ma. Povea, Rafael Castañeda y Álvaro Alcántara,
y la asistencia “virtual” de los autores.

Modera: Felipe Castro Gutiérrez

La reunión tendrá lugar en el Salón de Actos del Instituto, Circuito Mario de la Cueva, Ciudad Universitaria,  el viernes 9 de diciembre a las 10:00 hs.
La reunión será transmitida en vivo por youtube.

El libro puede consultarse en línea aquí.

 

Pelozatto Reilly: La cría y el comercio de mulas entre el Río de la Plata y el Perú

La cría y el comercio de mulas entre el Río de la Plata y el Perú: mercados regionales, actores y grupos sociales (siglos XVI al XIX)

Mauro Luis Pelozatto Reilly

Sin lugar a dudas, la mula fue un animal trascendental para el desarrollo de las poblaciones hispano-coloniales y sus economías. Desde los primeros años a partir de las fundaciones, los españoles intentaron implantar sus tradiciones agrícolas, como por ejemplo la producción tanto de alimentos como excedentes con fines comerciales[1]. Empero, como se intentará exponer en este ensayo, no fue útil únicamente para los trabajos agrícolas (desde épocas muy tempranas, estos animales sirvieron en el arado, la trilla, la carga y el transporte, junto a otras especies características de la tradición agrícola hispana, como el buey)[2].

Parto de la hipótesis de que los mulares fueron híbridos fundamentales, y no solamente como herramientas de trabajo rurales o como bestias de carga y transporte, sino también como articuladores de mercados locales y regionales, lo cual dio origen a otras actividades productivas, y con éstas a ciertos actores y grupos sociales vinculados de alguna forma u otra a la cría y comercialización de mulas.

Cierto es que su importancia también estuvo condicionada por las características geográficas y la especialización productiva de cada región. Por ejemplo, en Venezuela colonial, se las solía exportar hacia otras regiones como Santo Domingo, que las demandaba para las explotaciones azucareras[3]. La diversidad característica de la América española hacen necesario por lo menos un recorte geográfico, y es por eso que para esta oportunidad me he detenido en la caracterización de la cría y comercialización de mulas en el sur del Virreinato del Perú (lo que luego pasaría a formar parte del Virreinato del Río de la Plata, desde 1776), en el marco de lo que Carlos Sempat Assadourian planteó como ‘‘espacio peruano’’, que giraba en torno a Lima y Potosí, desde fines del siglo XVI.

‘‘Este espacio, que abarcaba desde Quito hasta el Río de la Plata, estaba articulado por el capital mercantil generado en esos centros, sobre todo por la minería potosina. La demanda de mercancías por parte de Lima y Potosí generaba una especialización regional de la producción de las diferentes subregiones dentro del espacio peruano. La consecuencia fundamental fue la formación de un mercado interno de mercancías provistas por las diferentes regiones y consumidas dentro del espacio peruano, en particular en los dos centros de desarrollo’’[4].

La importancia de las mulas radicaba, en primer lugar, en su relación directa con la producción de plata, que sin dudas fue la actividad más relevante. Por ejemplo, hasta fines del siglo XVIII, este metal representaba todavía cerca de un 80% de las exportaciones totales que salían desde el puerto de Buenos Aires[5]. Como bien señala Gustavo Paz, ‘‘en el caso del Río de la Plata, una de esas especializaciones regionales se produjo en torno de una mercancía en particular: las mulas. La circulación de mulas articuló un espacio económico entre Buenos Aires y el Perú desde comienzos del siglo XVII que perduró hasta fines del siglo XVIII’’[6].

Lo que me propongo para este artículo es, justamente, caracterizar la importancia de la cría y comercialización de mulares en dicho espacio, entendiéndola como una especialización económica que generó mercados, unió otros y dio origen tanto a ciertos actores socio-económicos como a grupos de poder. A su vez, me gustaría remarcar, más allá del espacio peruano, que estos cuadrúpedos tuvieron múltiples utilidades para todos los escalafones de la sociedad colonial, tanto en la región estudiada como en otros puntos muy importantes, como Nueva España: servían como medio de transporte de personas y todo tipo de mercaderías, como animal de tiro y montura, para los trabajos agrícolas, para brindar servicios básicos como el reparto de agua en las ciudades, entre otras cosas[7].

En primer término, hay que tener en cuenta que no todos los puntos del espacio peruano se vincularon de la misma manera a este comercio y a las demandas del norte minero. Por ejemplo Córdoba, desde comienzos del siglo XVII, se amoldó a la necesidad de carga y transporte del Alto Perú, promediando envíos anuales de 12.000 animales desde las décadas de 1610-1620, número que fue creciendo toda la centuria[8]. Pese a esta especialización, dicha jurisdicción complementó ese tráfico con el de esclavos y ‘‘efectos de Castilla’’, además de exportar vacas, cabras y ovejas, más productos derivados de éstas últimas, como lana y tejidos artesanales, que no solamente llegaban al norte, sino también al litoral y hasta el Brasil[9]. Por otra parte, como demostró Ana Inés Ferreyra, los mercados para la mula se fueron reorientando, a medida que iba en decadencia la producción de plata en el Potosí, consolidándose ya en el siglo XIX como bestias de trabajo y transporte en las estancias y demás unidades productivas, que se enfocaron cada vez más en la cría de bovinos y ovinos, además de la producción de trigo y harinas, tanto para el abasto local como para los intercambios con otras regiones[10].

Mula usada para cargar, en Tierra del Fuego, Argentina. Gracias a sus cualidades físicas, este híbrido puede cargar mucho peso y transportarlo con facilidad, incluso en zonas montañosas y de altura. Fuente de la imagen: Wikimedia

Mula usada para cargar, en Tierra del Fuego, Argentina. Gracias a sus cualidades físicas, este híbrido puede cargar mucho peso y transportarlo con facilidad, incluso en zonas montañosas y de altura. Fuente de la imagen: Wikimedia

En otros puntos, como Salta, la cría de estos híbridos estuvo directamente vinculada a los principales grupos de poder local, como las élites diversificadas que ocuparon durante mucho tiempo los principales puestos en la administración pública (cabildo). Estos comerciantes-hacendados se orientaron claramente a la cría, el engorde (invernadores) y los envíos (arrieros) de mulas hacia el Alto Perú y el Perú, complementando dichas actividades con otras como la cría de vacunos, la reventa de productos europeos y españoles (Salta funcionó como punto de redistribución mercantil en la región), el arrendamiento del cobro del diezmo, etc. Simultáneamente, necesitaron consolidar su poder económico con la formación de redes sociales y políticas, que generalmente nacían con alianzas matrimoniales entre familias beneméritas, y que continuaban con la compra de cargos en el ayuntamiento, la acumulación de tierras y la diversificación de los negocios, en donde la rama de la economía estudiada para este escrito tuvo mucho que ver. Dentro de dicha ciudad fueron famosas las grandes ferias del Valle de Lerma, en donde se reunían anualmente todo tipo de criadores, invernadores, arrieros, carreteros y mercaderes, todos vinculados al comercio interregional y principalmente con el norte argentífero[11]. En Catamarca, región analizada por varios especialistas desde finales del siglo XVII, se ha demostrado que la posesión de mulares estuvo relacionada no solamente a la arriería y el comercio en carretas, sino también a la ganadería diversificada y a la conformación de las élites, junto a instrumentos como el matrimonio, la dote y las mercedes de tierras[12].

Otro punto importante para lo que me interesa en este trabajo fue la ciudad de San Miguel de Tucumán, ‘‘ubicada en el camino de los productos europeos y la plata potosina, caracterizada por la producción doméstica diversificada en productos requeridos en el puerto y en los centros mineros, y especializada en el servicio de transportes de las mercancías que circulaban desde Buenos Aires a Jujuy’’[13]. A diferencia de los puntos mencionados anteriormente, en Tucumán la producción mular se daba en pequeñas cantidades, pese a su rol destacado para las demandas altoperuanas, y más bien se especializó como punto de invernada y posterior traslado de animales que llegaban desde Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires[14].

En este último punto tuvieron mucho que ver los arrieros y carreteros, sobre los cuales algunos historiadores hicieron interesantes aportes. Estos actores fueron fundamentales en las regiones con mayores problemas de comunicación, como Chile y Cuyo, puesto que sirvieron para conectar los mercados ubicados entre el Atlántico y el Pacífico, además de trasladar todo tipo de efectos desde y hacia distintos puntos del espacio peruano. Asimismo, supieron hacer considerables ganancias económicas en torno al traslado de ganado en pie, ya que su función era la de trasladar las recuas desde un punto a otro, comprando los animales a un determinado precio para venderlos a otro más elevado, aunque es preciso tener en cuenta que se trató de una actividad muy riesgosa (no todos los mulares y vacunos llegaban a destino), y que requería de inversiones (pago y productos de consumo para los peones, abrigos, herramientas, etc.). Parándonos desde el Reino de Chile y sus diversas subregiones, las entradas y partidas de mulas y carretas fueron indispensables para comunicar distintos mercados (por ejemplo, esta jurisdicción importaba yerba mate del Paraguay y las Misiones, ganado, productos castellanos y europeos que llegaban desde Buenos Aires, vinos y aguardientes de Mendoza y San Juan, suelas y carretas del Tucumán, entre otras cosas, y además exportaba trigo y harinas hacia diversos puntos, junto a otros géneros como las frutas secas, bebidas alcohólicas, etc.). En definitiva, este tipo de comercio involucraba a todo tipo de productores y actores sociales de una forma u otra. Por otra parte, en toda la región, los arrieros tendieron a diversificar sus empresas: cría y engorde de mulas, envíos de ganado bovino en pie, arrendamiento de tierras, producción de cereales y panificados, comercio en carretas, tráfico negrero, operaciones inmobiliarias, y demás[15].

En lo que respecta a Buenos Aires y el Río de la Plata, hay que decir que la importancia de las mulas y sus mercados ha sido analizada mayoritariamente a partir de la descripción de las unidades productivas y de la producción pecuaria, desde distintos objetos de estudio, problemas, fuentes y metodologías. Carlos Birocco, por ejemplo, sostuvo la importancia de este tema en relación al latifundio rioplatense y sus características, tras desarrollar un estudio de caso, el de don Miguel de Riblos y sus descendientes (estancieros del pago de Areco, Buenos Aires), que estuvieron relacionados principalmente a la ganadería equina y mular, y como consecuencia a las compañías comerciales de mulas, además de tener contactos con miembros de la élite política y mercantil[16]. Por su parte, Juan Carlos Garavaglia, quien también abordó la temática, demostró la existencia de distintos mercados para la ganadería, haciendo hincapié en los vacunos y las mulas: abasto de carne local (novillos), piezas de sebo y grasa para los mercados locales y regionales, los cueros de exportación y los envíos de animales en pie hacia las ferias del norte y el Alto Perú[17]. Por otra parte, en base al análisis de inventarios de estancias bonaerenses para el período 1750-1815, el autor elaboró un modelo de análisis que permite apreciar los rasgos principales de la ganadería en aquella época, al cual denominó ‘‘establecimiento típico’’, el cual estaba conformado por 790 vacunos, 490 ovinos, 300 equinos, 40 mulares y 12 bueyes, demostrando así la existencia de una economía pecuaria notoriamente diversificada[18]. Dicha postura fue confirmada, tomando fuentes, recortes cronológicos y análisis similares, por otros autores como Carlos Mayo y Ángela Fernández, para quienes el mular estaba difundido en todas las subregiones de Buenos Aires, todavía hacia comienzos del siglo XIX, criándose en establecimientos productivos generalmente junto a otras especies como vacunos y caballos, respondiendo de esta manera a los múltiples mercados coloniales señalados[19]. Tulio Halperín Donghi tomó un recorte cronológico más específico y el estudio de las fuentes (libros de cuentas, registros de compras y ventas, etc.) de un establecimiento en concreto: la estancia betlemita de Fontezuela (1753-1809), para sostener la misma idea: la tendencia a la diversificación ganadera, y la relación entre los establecimientos que criaban mulas y diversas alternativas mercantiles[20].

Por mi parte, gracias al análisis de padrones rurales y sucesiones de vecinos criadores, pude cuantificar y describir el peso de esta rama de la ganadería y la diversificación agrícola-ganadera en Buenos Aires durante la primera mitad del siglo XVIII[21], además de hacer una descripción de las intervenciones del cabildo, orientadas (tanto en Buenos Aires como en Santa Fe), a los impuestos sobre las mulas, y al control sobre los criadores, arrieros y carreteros, entendidos como actores sociales de gran importancia para las transacciones en sí y para la conexión con los distintos mercados locales y regionales[22].

Desde el punto de vista de los actores y grupos sociales de la campaña, resulta lo más convincente lo planteado desde hace algunas décadas por Carlos Mayo, para quien el fácil acceso a los medios de producción (tierra y ganado), más la poca capacidad de control por parte de las autoridades sobre las zonas rurales, la existencia de circuitos clandestinos de comercialización, y de una frontera abierta con las facciones indígenas, entre otras, hicieron posible que prácticamente todos los campesinos bonaerenses y rioplatenses pudieran constituirse como pequeños y medianos pastores y labradores, los cuales representaron una mayoría sobre el total de la población rural a lo largo de todo el período[23]. Uno de los principales problemas que tuvieron los hacendados, y entre ellos los que se especializaron en la cría y el comercio de mulas, fue justamente asegurarse mano de obra permanente, lugar que tuvieron que ocupar los esclavos africanos[24], los cuales nunca se vieron en cantidades demasiado grandes dentro de los establecimientos de la región. Tanto los esclavos como los campesinos que entraban en relaciones de dependencia con los estancieros y chacareros para acceder a la tierra, supieron desempeñarse en todo tipo de trabajos agrícolas y ganaderos, donde la cría de mulas ocupó un lugar de privilegio.

Tanto los mulares como los carreteros y arrieros fueron fundamentales para la conexión de los distintos mercados locales y regionales del espacio peruano, y miembros de los más diversos sectores y estratos participaban de la cría, el engorde y el tráfico. Fuente: Wikimedia

Tanto los mulares como los carreteros y arrieros fueron fundamentales para la conexión de los distintos mercados locales y regionales del espacio peruano, y miembros de los más diversos sectores y estratos participaban de la cría, el engorde y el tráfico. Fuente: Wikimedia

Entre las relaciones consuetudinarias que se desarrollaron entre propietarios y no propietarios se destacaron la agregación y el arrendamiento. La primera consistía, básicamente, en la concesión de la posibilidad de usufructo de una parcela para el campesino o familia campesina, quienes debían cumplir con determinados trabajos en las tierras del estanciero[25]. La segunda, en líneas generales, era similar a la anterior, con la diferencia de que implicaba el pago de una renta[26], mayormente pagada en ‘‘efectos de la tierra’’ (productos agrícolas y pecuarios), y en menor medida en plata amonedada. En algunos de mis trabajos, he demostrado la importancia demográfica de estos campesinos, los cuales también podían ser peones en algunos momentos del año, y que además, se desempeñaron como productores ganaderos diversificados, muchos de ellos incluso con mulas entre sus haciendas[27]. En definitiva, la actividad analizada para este ensayo no era algo exclusivo de las élites, si bien hemos repasado su importancia para los grupos sociales dominantes en distintos puntos del espacio peruano, sino que más bien existieron diversos sectores vinculados a estos mercados, desde grandes estancieros hasta pequeños campesinos que ni siquiera eran propietarios de las tierras que ocupaban y trabajaban.

Sería interesante complementar estudios como los expuestos en este ensayo con análisis cualitativos y cuantitativos elaborados en base a datos de diversas fuentes, tomando distintos objetos de estudio, problemáticas y regiones, para poder apreciar, entre otras cosas, la relación entre los niveles de producción de plata y el volumen del tráfico de mulas. En cuanto a las conclusiones del presente trabajo, podríamos resaltar que dicho tráfico, como especialización regional para varios puntos ubicados entre Buenos Aires y el Perú, involucró a múltiples actores sociales, integró a distintas actividades productivas y mercados regionales, y sirvió para la conformación de oligarquías locales con poder económico y político.

El Cabildo de la Ciudad de Salta funcionó como una institución representante de los intereses de las élites locales, cuyos miembros, en su mayoría, estaban vinculados a las mulas como productores, invernadores y comerciantes en función de las demandas del Alto Perú Minero. Fotografía tomada por el autor

El Cabildo de la Ciudad de Salta funcionó como una institución representante de los intereses de las élites locales, cuyos miembros, en su mayoría, estaban vinculados a las mulas como productores, invernadores y comerciantes en función de las demandas del Alto Perú Minero.
Fotografía tomada por el autor

Cite este artículo como
Mauro Luis Pelozatto Reilly “La cría y el comercio de mulas entre el Río de la Plata y el Perú: mercados regionales, actores y grupos sociales (siglos XVI al XIX),” en Sociedad indiana, publicado el 24 de noviembre de 2016, https://socindiana.hypotheses.org/802

Créditos:
La primera y segunda imágenes provienen de Wikimedia.

………..
Notas:

[1]. Cruz-León, Artemio, Martínez-Saldaña, Tomás y Damián-Huato, Miguel Ángel (2010). ‘‘Las mulas olvidadas por la historia agrícola colonial: una restitución’’, en Colegio de Postgrados, Universidad Autónoma Chapingo, p. 221

[2]. Ibídem, pp. 222-228.

[3]. Aizpurúa, Ramón (1988). ‘‘Las mulas venezolanas y el Caribe oriental del siglo XVIII: datos para una historia olvidada’’, en Boletín Americanista, Nº 33, pp. 5-6. Una primera versión de este pequeño trabajo fue presentada en el II Coloquio de Historia Regional Falconiana, celebrado en Coro entre el 23 y el 26 de marzo de 1988

[4]. Assadourian, Carlos Sempat (1983). El sistema de la economía colonial. Mercado interior, regiones y espacio económico. México, Nueva Imagen, pp. 129-134 y 270-273; Paz, Gustavo (1999). ‘‘A la sombra del Perú: mulas, repartos y negocios en el Norte argentino a fines de la colonia’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. E. Ravignani’’, Tercera Serie, Nº 20, p. 45; Fradkin, Raúl y Garavaglia, Juan Carlos (2009). La Argentina colonial. El Río de la Plata entre los siglos XVI y XIX. Buenos Aires, Siglo XXI Editores, p. 95.

[5]. Halperín Donghi, Tulio (2010). Historia contemporánea de América Latina. Buenos Aires, Alianza Editorial, p. 40.

[6]. Paz, Gustavo. Op. Cit., pp. 45-46.

[7]. Mijares Ramírez, Ivonne (2009). ‘‘La mula en la vida cotidiana del siglo XVI’’, en Long Towell, Janet y Attolini Lecón, Amalia (coordinadoras). Caminos y mercados de México. México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, Universidad Nacional Autónoma de México, pp. 291-310.

[8]. Paz, Gustavo (1999). Op. Cit., p. 47.

[9]. Ferreyra, Ana Inés (2013). ‘‘Patrimonio, producción y trabajo en la campaña de la Provincia de Córdoba, 1800-1860’’, en Revista Pilquen, Sección Ciencias Sociales, Año XV, Nº 1, p. 2.

[10]. Ibídem, pp. 10-11.

[11]. Marchionni, Marcelo Daniel (2000). ‘‘Acceso y permanencia de las elites en el poder político local. El Cabildo de Salta a fines del período colonial’’, en Cuadernos, Nº 13, Facultad de Humanidadess y Ciencias Sociales-UNJu, pp. 286-299.

[12]. De la Orden de Peracca, Gabriela, Gershanis, Marcelo Ariel, Roldán, Vilma Karina y Moreno, Alicia del Carmen (2001). ‘‘Conformación y consolidación de la élite colonial de Catamarca. Siglo XVII y primera mitad del siglo XVIII’’, en Revista de Ciencia y Técnica, Vol. VII, Nº 10, Año 7, pp. 139-145.

[13]. López de Albornoz, Cristina (2002). ‘‘Tiempos de cambio: producción y comercio en Tucumán (1770-1820) ’’, en Revista Andes, Universidad Nacional de Salta, Nº 13, p. 1.

[14]. Ibídem, p. 16.

[15]. Lacoste, Pablo (2008). ‘‘El arriero y el transporte terrestre en el Cono Sur (Mendoza, 1780-1800)’’, en Revista de Indias, Vol. LXVIII, Nº 244, pp. 35-66.

[16]. Birocco, Carlos María (1996). ‘‘Historia de un latifundio rioplatense: las estancias de Riblos en Areco, 1713-1813’’, en Anuario de Estudios Americanos, Tomo LIII, I, pp. 73-99.

[17]. Garavaglia, Juan Carlos (1999). Pastores y labradores de Buenos Aires. Una historia agraria de la campaña bonaerense 1700-1830. Buenos Aires, Ediciones de la flor, pp. 216-218.

[18]. Garavaglia, Juan Carlos (1993). ‘‘Las ‘estancias’ en la campaña de Buenos Aires. Los medios de producción (1750-1850) ’’, en Fradkin, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, p. 129.

[19]. Mayo, Carlos y Fernández, Ángela (1993). ‘‘Anatomía de la estancia colonial bonaerense (1750-1810) ’’, en Fradkin, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, p. 68; Mayo, Carlos (2004). Estancia y sociedad en la pampa (1740-1820). Buenos Aires, Editorial Biblos.

[20]. Halperín Donghi, Tulio (1993). ‘‘Una estancia en la campaña de Buenos Aires, Fontezuela, 1753-1809’’, en Fradkin, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, p. 60.

[21]. Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2015). ”La ganadería colonial rioplatense en un período transición: de las vaquerías tradicionales a las estancias de cría. Una caracterización de las prácticas y los establecimientos productivos desde la década de 1720”, en II Jornadas de estudiantes y graduados de Historia, Universidad Nacional de General Sarmiento, 27 de agosto de 2015; Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2015). ”El desarrollo de la ganadería en Buenos Aires Colonial. Faenas, unidades productivas y alternativas mercantiles a comienzos del Siglo XVIII”, en III Encuentro de Investigación ”Dr. Rogelio C. Paredes’, Universidad de Morón, 14 de noviembre de 2015; Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2016). ”El latifundio y los pequeños productores rurales en Buenos Aires colonial del siglo XVIII: análisis, fuentes y discusiones”, en Revista Raíces, Uruguay, Nº 190, agosto de 2016; Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2016). ”Ganadería y unidades productivas mixtas en Buenos Aires colonial, 1726-1759”, en Revista Historia y Geografía, Nº 34, Universidad Católica Silva Henríquez, Chile, pp. 43-65.

[22]. Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2014). ”El Cabildo de Buenos Aires y la administración del mercado local, 1700- 1750”, en II Jornadas de Investigación ”Rogelio C. Paredes”, Universidad de Morón, 14 de noviembre de 2014; Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2015). ”El Cabildo de Buenos Aires y la economía rural: las recogidas de ganado y el abasto dentro de su jurisdicción, 1723-1750”, en Carta informativa XXXVII de la Junta de Estudios Históricos del Partido de La Matanza, Universidad Nacional de La Matanza, Julio de 2015, pp. 7-42; Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2016). ”Administración pública del ganado y sus alternativas comerciales en la jurisdicción del cabildo de Santa Fe de la Vera Cruz, Gobernación del Río de la Plata (1576-1627) ”, en Revista Estudios Digital, IIHAA, Universidad de San Carlos, Guatemala, Año 4, Nº 9, agosto de 2016.

[23]. Mayo, Carlos (1987). ‘‘Sobre peones, vagos y malentretenidos: el dilema de la economía rural rioplatense durante la época colonial’’, en Mayo, Carlos y otros (Debate). Gauchos, campesinos y fuerza de trabajo en la campaña rioplatense. Anuario del IEHS, Nº 2, pp. 25-32; Garavaglia, Juan Carlos (1993). Op. Cit., pp. 162-184.

[24]. Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2015). ”La esclavitud en el litoral rioplatense durante la primera mitad del siglo XVIII: entre las obras públicas y las diferentes realidades en el contexto rural”, en V Encuentro de discusión de avances de investigación sobre diversidad cultural, Universidad Nacional de Rosario, 13 de agosto de 2015.

[25]. Mayo, Carlos (2004). Op. Cit., pp. 73-74.

[26]. Fradkin, Raúl (1995). ‘‘Según la costumbre del pays’: costumbre y arriendo en Buenos Aires durante el siglo XVIII’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. E. Ravignani’’, Tercera Serie, Nº 11, pp. 39-64.

[27]. Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2016). ‘‘Ganadería y unidades productivas…’’, Op. Cit., Ibídem, Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2016). ”Mano de obra y explotaciones rurales en Buenos Aires colonial (1726-1756)”, en Revista Diálogos, Escuela de Historia, Universidad de Costa Rica, Volumen 17 especial, octubre de 2016, pp. 217-240. 

 

Los grandes temas de la historia social indiana

LOS GRANDES TEMAS DE LA HISTORA SOCIAL INDIANA

Felipe Castro Gutiérrez
Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM

No es fácil saber hacia dónde va la historia social indiana. Los temas preferidos por cada autor resultan de factores tan complejos que pueden parecer casi aleatorios. En la elección pesan preferencias personales, nuevas fuentes disponibles, tendencias generales, situaciones contemporáneas que nos inquietan, o cuestiones totalmente incidentales como tal o cual aniversario de un hecho conmemorable. Pero también podría sostenerse que detrás de la miríada de asuntos hay algo a lo que un historiador social debería estar siempre atento: los patrones, las regularidades, las tendencias identificables que aparecen cuando se ven puntos dispersos y aparentemente inconexos desde cierta distancia. Así considerados, hay diseños (esto es, tópicos y perspectivas) que aparecen ante nosotros. Ocurre, incluso, que ciertos temas se reiteran en diversos contextos, sin que haya una coordinación previa; están, por decirlo así “en el ambiente”.[1]

Aquí he elegido como “corpus” de análisis una relación de los artículos sobre historia social indiana publicados en 2015 en revistas académicas especializadas, que compilé recientemente en esta misma página. Se trata de 33 publicaciones con un total de 135 artículos; esto es, un conjunto lo suficientemente amplio para que pueda ser considerado representativo. Obviamente, aquí no comento todos estos trabajos, sino solamente aquéllos que convienen para señalar ciertos aspectos.

Cabe reconocer que esta selección tiene su cuota de subjetividad, o incluso si se quiere, de arbitrariedad. El ámbito de la historia social ha ido cambiando con el tiempo, y los límites hoy día resultan móviles, impredecibles. Con frecuencia, esta comprobación deriva en un extenso listado de “campos” o “temas” de estudio que resulta siempre incompleta y corre el riesgo de resultar obsoleta en breve tiempo. Aquí he procurado otra aproximación: considerar la historiografía social como una perspectiva, una manera de ver el pasado. Esto es, dedicarme y leer a quienes, aunque se ocupan de las cifras de la inflación, el ascenso de la natalidad, el anuncio de una nueva legislación o la transmisión de las ideas políticas, no dejan  de atender a la forma en que las mujeres y hombres de carne y hueso se relacionaban con estas abstracciones, estructuras e instituciones. Así, puede apreciarse la fluida evolución de estos estudios como  un proceso conceptual tan inevitable como conveniente, evitar la tan reiterada inquietud por la fragmentación de los estudios sociales y, a la vez adoptar una expresión que a primera vista parece de una tautológica circularidad: la historia social es la que hacen los historiadores de la sociedad. Volveré sobre este punto al final de esta serie de ensayos después de, precisamente, seguir esta propuesta en las siguientes páginas.

La historia social tuvo en su origen un núcleo “duro” relacionado con el estudio de los grupos sociales, desde ángulos sociológicos: origen, composición, evolución, número, conflictos, trabajo, vivienda, familia y condiciones generales de vida. Se le ha llamado a veces sociología histórica y se le reconoce por la afinidad con modelos, teorías, cifras, gráficas y frecuentemente un metalenguaje característico.[2] El gran impulso inicial se ha mantenido en el tiempo, aunque no sin ciertos cambios y, a veces, inesperados retornos. Esto último se aprecia bien en el énfasis reciente en aspectos demográficos. Podría ser considerado como incidental (aparecieron un par de “dossiers” de asunto poblacional en El taller de la historia y Naveg@mérica) o bien como la nueva versión de una antigua influencia (recordemos la “escuela de Berkeley” y las notables aportaciones de Borah y Cook en los estudios coloniales)[3]. Lo que resalta ahora, como señala Sandra Olivero Guidobono[4], es la conjunción de la demografía histórica tradicional con la historia demográfica, que toma en cuenta no solamente los datos sino también la crítica de fuentes, las especificidades de cada época y sociedad, así como su relación con el contexto geográfico, muy a la manera de Pierre Goubert[5]. Por otro lado, la inquietud por los discursos y la construcción de conceptos históricos puede verse en el interés por los condicionantes sociales y culturales que motivaban la clasificación censal de las personas en grupos llamados unas veces “socio-raciales” y otras “socioétnicos” (una vacilación terminológica en sí muy reveladora). Precisamente, las ambigüedades del mestizaje y de la definición de las “castas” han sido objeto de mucha atención en sí.[6] Se trata, como menciona Alejandro Araya Espinosa, de una “reescritura sobre realidades pre-existentes y conformación y consolidación, en el acto de registrar, de una realidad nueva”.[7]

Natalidad, conyugalidad, fertilidad y mortalidad son las variables básicas de la demografía, pero también la migración, misma que ha recibido bastante espacio por sus efectos cuantitativos, pero asimismo por sus consecuencias económicas, políticas y culturales. Ha atraído tanto a quienes se ocupan de movimientos transatlánticos de población[8] como de migraciones (voluntarias o forzadas) de menor lejanía pero de grandes consecuencias, como el secuestro, “desnaturalización” y deportación de los rebeldes en Chile[9] o la masiva y continua emigración de indios “yanaconas” hacia las minas de Potosí.[10]

La historiografía sobre la mujer o de género siguió su tendencia creciente en el pasado año, quizás en razón de lo que se percibía como una previa ausencia[11]; ya se sabe, la historiografía tiene su propio horror vacui. La dualidad de mi previo enunciado tiene su razón de ser, porque en algunos casos lo que ha interesado son principalmente las condiciones materiales de existencia y el lugar en la sociedad[12] y en otros las ideas sobre “lo femenino” y la sexualidad[13]. Las fuentes y el objeto pueden ser los mismas, pero la perspectiva, la narrativa y argumentación son diferentes, aunque los límites ya no sean tan evidentes como hace algún tiempo. Los aspectos culturales han sido útiles para comprender que la condición social de la mujer no es solamente una extensión de la de sus padres o esposos, pero por otro lado la mirada social ha insistido en que, como señala Paula Rivasplata Varillas, la perspectiva de género no puede obviar el estatus social de las mujeres[14]. La reacción femenina frente a condiciones muy desiguales y opresivas, así como su capacidad de “agencia” por medios judiciales, se aprecia también en varios trabajos[15].

La otra mitad lógica de los estudios de género, esto es la consideración de la masculinidad como ideal y comportamiento, ha permanecido básicamente inexplorada, más allá de algunas reflexiones particulares[16]. Es un tema que ofrece material relevante para la comprensión de la cultura de cada sociedad, como bien ha mostrado Sonya Lipsett-Rivera[17].

La familia sigue siendo un tópico privilegiado. Era un ámbito primordial para la vida de las personas en cuanto implicaba pertenencia, arraigo, solidaridad, dignidad, continuidad, acumulación y transmisión de bienes, así como posibilidades de movilidad social. Hay dos ángulos particulares que ahora se observan como notables. Por un lado, la atención a las divisiones sociales y étnicas, porque aunque ciertas ideas, creencias y comportamientos podían ser generales, también pesaban las circunstancias particulares de la divisiones y categorías con que cada sociedad ordenaba sus contradicciones[18]. Y, desde luego, continúan llamando la atención las transgresiones contra la moralidad convencional: las relaciones prematrimoniales, el abandono de neonatos[19], el frecuente registro de hijos “ilegítimos”[20], el amancebamiento o adulterio, la endogamia y las dispensas del parentesco para contraer matrimonio[21]. Un autor llega a hablar incluso de un “motín de desobediencia”[22], lo cual lleva a pensar en la capacidad (o incapacidad) de la Iglesia para establecer actitudes y regir comportamientos.

La temática de gobierno y sociedad ha pasado por muchos cambios. Como es sabido, la historiografía social clásica tuvo una particular renuencia por el estudio de la vida política y las instituciones. Es algo que, sin embargo, nunca arraigó en el caso de la historiografía indiana, donde hubo siempre un amplio interés por las políticas sociales gubernamentales, tanto cuando resultaban de una discusión filosófica-jurídica como cuando fueron efecto de situaciones concretas de la conquista y la colonización, así como de quejas, protestas y rebeliones. En 2015 estos trabajos se ocuparon de la legislación sobre indios, esclavos y pobres[23], la organización del trabajo forzado[24], la creación de pueblos de indios[25], el régimen de tierras[26] y la defensa de los bienes comunales[27], las reformas pombalinas en Brasil[28] y el mantenimiento del orden social y la moral pública en general[29].

La novedad general en estas variadas contribuciones es el espacio reconocido a la capacidad de los gobernados para, incluso con muchas dificultades, defender sus derechos e incidir en las políticas gubernamentales. Se le ha llamado a veces historia social de la justicia, y ha conocido un notable impulso desde 2013 en la revista chilena Historia y justicia. Tiene que ver con la manera en que las leyes se aplicaban en la realidad cotidiana, así como la forma inesperada y a veces sorprendente en que grupos subordinados adoptaban los procedimientos jurídicos y recurrían a los tribunales para defender sus derechos[30], la aparición de “mediadores legales” especializados (como letrados[31] e intérpretes[32]), el empleo de figuras jurídicas consuetudinarias como la “coartación” para que los esclavos obtuvieran su libertad[33], la simple falsificación de documentos para obtener “pruebas” favorables,[34] la apelación a categorías jurisprudenciales como las de “indios miserables”, la idea de “pactos” sociales implícitos[35], las quejas persistentes frente a los abusos y la práctica en sí del repartimiento forzado de trabajadores para la minería[36] e incluso el recurso a la conciliación extrajudicial (una infrajusticia paralela a la del Estado, como propone Girón Zúñiga[37]). Esto así ocurría incluso entre grupos en principio tan desfavorecidos como los esclavos[38]. Parece claro que se trata de una perspectiva en expansión, y de la que veremos más resultados próximamente.

Un asunto específicamente indiano, el de las fronteras, sigue dando materia para la reflexión, ahora ya no tanto sobre los tradicionales aspectos militares y misionales sino sobre el proceso de “pacificación” de grupos indígenas no sometidos[39], las políticas respecto de la colonización, defensa y fomento de diversas regiones [40], así como las serias consecuencias culturales de la colonización sobre los grupos indígenas[41]. Varios trabajos publicados en Memoria americana (un dossier sobre “Pensando las fronteras coloniales americanas desde la gestión de sus funcionarios”) muestran cómo algunos gobernadores impulsaron una política de mejor trato y protección de los indios que los llevó a serios conflictos con colonos y encomenderos[42]. Es algo que nos remite a la antigua discusión sobre la relación entre gobernantes y oligarquías locales, los intereses particulares de la Corona y, también, a ciertos ideales vigentes entre los oficiales del rey respecto de la protección debida a los pobres y desvalidos, que no pueden descartarse enteramente como simples discursos legitimadores.

Es quizás sintomático que la rebeldía y las rebeliones, que solían ser asunto privilegiado de la historiografia social hace algunas décadas, ya no atraigan tanto interés, aunque la perspectiva “clásica” siga produciendo aportaciones valiosas.[43] La notable excepción son los estudios sobre los “palenques” construidos por los “cimarrones” o esclavos fugitivos, con los que las autoridades acababan frecuentemente por negociar su obediencia[44]. Una propuesta ciertamente curiosa es la de Alberto Barrera Enderle, quien propone que los habitantes de la frontera noreste de la Nueva España no participaron en la revolución de independencia porque encontraban en el contrabando una vía alternativa para su bienestar.[45]

Como era de esperarse, la historia sociocultural ha ocupado un amplio espacio, ya sea que se le llame “de las mentalidades” o “antropología histórica” (tres definiciones que, por otro lado, no son enteramente sinónimas entre sí). Viéndolo bien, prácticamente no hay trabajo que no incursione en los aspectos culturales, incluso cuando el asunto principal sean cuestiones estructurales o “tangibles”, como las demográficas o fiscales. Estamos instalados, definitivamente, en un momento cultural de la historia social. Existe una clara apreciación de que incluso las cifras aparentemente objetivas que alimentan cuadros y gráficas fueron “construidas” y requieren de una interpretación; que las categorías y creencias que permitían aprehender, comprender y actuar frente a la realidad cotidiana necesitan ser estudiadas; y que siempre hay ideas subyacentes detrás de muchas instituciones, devociones, prácticas, símbolos y rituales.

Hay, desde luego, trabajos donde los aspectos socioculturales no aparecen en el trasfondo, sino que constituyen el principal asunto. Ya he comentado lo referente a la historia de género; además hay artículos sobre la curiosa noción del “escándalo” y las funciones del rumor[46], los amores, amistades y rivalidades que unían y enfrentaban a la plebes urbana[47], las devociones populares[48], el consumo ritual de alcohol[49] y la supervivencia de la embriaguez y la poliginia entre los indios (a pesar de los reiterados intentos de los misioneros)[50]. Lo que une estos diferentes trabajos es el acercamiento a ideas y creencias “no estructuradas” (que no necesariamente “subordinadas”), que rara vez se expresaban abiertamente. En algunos casos eran consideradas aceptables, en otras eran toleradas, pero también llegaban a haber aspectos transgresores y heterodoxos que atraían la reprobación e incluso la persecución de las autoridades.

Como espero haber demostrado hay “grandes temas” identificables en la aparente (y fascinante) dispersión de tópicos particulares. Algunos vienen de tiempo atrás y se han transformado para beneficiarse de nuevas perspectivas; otros han experimentado un renacimiento después de un largo periodo de estancamiento; hay, también, nuevas vertientes al alza, o que se acercan entre sí para construir nuevos argumentos. En conjunto, puede verse la curiosidad por ensayar en el contexto indiano propuestas y modelos provenientes de otros ámbitos historiográficos; un interés sostenido por pasar de las vastas definiciones hacia los estudios particulares y específicos; y una continuidad de debates específicamente indianos, como los referentes al mestizaje, la etnicidad y las fronteras.

Desde luego, esta revisión es la clásica “fotografía” de un momento; es muy amplia, incluye publicaciones y autores adscritos a diferentes tradiciones historiográficas, pero no tiene “profundidad” temporal. La confirmación deberá esperar a la reiteración de este ejercicio en años consecutivos.

 

Cite este artículo como
Felipe Castro Gutiérrez, “Los grandes temas de la historia social indiana”, en Sociedad indiana, publicado el 31 de octubre de 2016, consultado en lìnea el (día/mes/año), en https://socindiana.hypotheses.org/735
NOTAS

[1] . Agradezco los comentarios y críticas que Isabel Povea Moreno a la primera versión de este texto.

[2]. Luis Rincón Rubio, “Redes personales y capital social en una parroquia rural de la Provincia de Maracaibo (Venezuela) a fines del siglo XVIII: La Inmaculada Concepción de La Cañada (1784-1804)”, en Historelo, vol. 7, no. 14, 2015; José Gustavo González Flores, “Crisis de subsistencia y epidemias en Taximaroa (1763-1814). Consecuencias en la población adulta”, Letras Históricas, no. 13, 2015.

[3] S. F. Cook, W. Borah, The Indian Population of Central Mexico, 1531-1610, Berkeley, University of California Press, Berkeley, 1960 y The Aboriginal Population of Central Mexico on The Eve of the Spanish Conquest, Berkeley, University of California Press, 1963.

[4]. Sandra Olivero Guidobono, “En busca de nuevos horizontes. Los movimientos de población en el Buenos Aires colonial: procedencia, etnicidad y calidad”, Procesos Históricos, no. 28, diciembre 2015.

[5]. Pierre Goubert, Louis XIV et vingt millions de français, Paris, Fayard, 1966.

[6]. Véase el dossier de El Taller de la Historia, vol. 7, núm. 7, 2015, “Cuestionando las fuentes de archivos: padrones de población, familias y sociedades coloniales en Iberoamérica”; también Álvaro Acevedo Tarazona, Johan Sebastián Torres Güiza, “Mestizaje y cambio jurisdiccional de pueblo de indios a parroquia: el caso de Oiba, siglo XVIII”, Historia 2.0, no. 9, 2015 y Joanne Rappaport, “Letramiento y mestizaje en el Nuevo Reino de Granada, siglos XVI y XVII”, Diálogo Andino, no. 46, 2015, p. 9-26,

[7]. Alejandra Araya Espinoza, “Imaginario político colonial: las castas, una lectura para los registros parroquiales, matrículas y padrones de Chile (1680-1835)”, El Taller de la Historia, vol. 7, no. 7, p. 7-40, 2015.

[8]. José Damião Rodrigues, “De las pequeñas islas al vasto interior: las parejas de las Azores en el establecimiento de una frontera imperial (Amazonas, siglo XVII)”, Naveg@mérica, no. 15, 2015; Dora Dávila Mendoza, “Familias y migraciones en Venezuela: apuntes para una historia social”, Naveg@mérica, no. 15, 2015.

[9]. Jaime Valenzuela Márquez, “ ‘Diaspora’ des Indiens des Andes et ‘dénaturalisation’ des Indiens de l’Araucanie. Deux cas d’immigration et de catégorisation indiennes dans la formation du Chili colonial”, Diásporas, no. 25, 2015, p. 105-119.

[10]. Raquel Gil Montero, Lía Guillermina Oliveto y Fernando Longhi, “Mano de obra y fiscalidad a fin del siglo XVII: dispersión y variabilidad de la categoría yanacona en el sur andino”, Boletín del Ravignani, 3ª. serie, no. 43, 2015, pp. 59-93.

[11]. Veánse los comentarios al respecto de Héctor Cuevas Arenas, “Los indios y lo político: una revisión historiográfica sobre dos espacios andinos coloniales (norte de Charcas y sierra norte de Quito), siglos XVII y XVIII”, Fronteras de la Historia, vol. 20, 2,2015.

[12]. María Selina Gutiérrez Aguilera, “Conductas violentas, realidades cotidianas. Familia, sociedad y convivencia en el Buenos Aires del siglo XVIII”, Procesos Históricos, no. 28, diciembre 2015; María de Deus Manso, “Hijas olvidadas del Imperio Portugués: memoria de mujeres en América”, Naveg@mérica, no. 15, 2015.

[13]. Valentina Bravo Olmedo, “‘Me urge se me suministre de sus bienes los alimentos’: estrategias femeninas en la resolución de conflictos domésticos. 1800-1850, Valle Central de Chile”, Revista de Historia Social y de las Mentalidades, vol 19, no. 2, 2015; Jeniffer Cerón Sandoval, ” ‘No le quieren prestar el respeto y obediencia debida a causa de ser mujer’. Cacicas y prácticas judiciales en pleitos de ‘pueblos de indios’. Chile Central, fines del siglo XVIII”, Revista de Historia social y de las Mentalidades, vol.19, no. 2, 2015.

[14]. Paula Ermila Rivasplata Varillas, “Dotes de doncellas pobres sevillanas y su influencia en la ciudad de Lima”, Revista de Indias, vol. 75, no. 264.

[15] . Noemí del Carmen Bistué y Alba María Acevedo, “Contribución de las fuentes judiciales para la historia de las mujeres: voces femeninas reclamando justicia en la Mendoza colonial (1750- 1810)”, Procesos Históricos, no. 28, diciembre 2015.

[16] . Daniel Moreno Bazaes, ” ‘Un devorador de su propia especie’. Violencia, justicia y cultura popular en Santa Rosa de los Andes: las formas de la autoridad a los ojos de un peón de oficio matador, Chile 1805”, Revista de Historia Social y de las Mentalidades, vol. 19, no. 2, 2015.

[17]. Sonya Lipsett-Rivera, Gender and the Negotiation of Daily Life in Mexico, 1750- 1856, Lincoln, University of Nebraska Press, 2012.

[18]. Yobani Gonzales Jáuregui, “Los esclavos de Lima y su defensa del matrimonio en el siglo XVII”, Artificios, no. 2, mayo 2015; Luciana Luque Greco, “Entre la norma y la práctica: fecundidad y comportamiento socio-cultural de la población de color en la ciudad de Buenos Aires, 1750-1800”, Naveg@mérica, no. 15, 2015;

[19]. Luciana Luque Greco, “El derecho de nacer. Estudio sociodemográfico de la ciudad de Buenos Aires a finales del período colonial, 1769-1782.” Naveg@mérica, no. 14, 2015.

[20]. Carmen Benito Hierro, “Esclavos y afrodescendientes en el Buenos Aires del siglo XVIII (1753-1779)”, Naveg@mérica, no. 15, 2015.

[21]. Carmen Paulina Torres Franco, “Matrimonio entre parientes. Causas y causales de dispensa en la parroquia de La Encarnación, 1778-1822”, Letras Históricas, no. 13, 2015.

[22]. Antonio Fuentes-Barragán, “Quebrantos de la moral conyugal: amistades ilícitas en el Buenos Aires tardocolonial”, Naveg@mérica, no. 15, 2015.

[23]. Irene María Vicente, “La legislación sobre el indígena en Brasil durante la Unión de Coronas (1589-1640)”, Artificios, no 3, diciembre 2015; Elisa Frühauf Garcia, “Conquista, sexo y esclavitud en la cuenca del Río de la Plata: Asunción y São Vicente a mediados del siglo XVI”, Americanía. Revista de Estudios Latinoamericanos, no. 2. 2105.

[24]. Claudia Marcela Vanegas Durán, “Los pueblos de indios y el abasto de leña de las ciudades de Tunja y Santafé, siglos XVI y XVII”, Fronteras de la Historia, vol. 20, 2, 2015; Heraclio Bonilla y Marco Manuel Forero Polo, “El problema de la ‘ida y vuelta’ y la explotación de la mano de obra nativa del Nuevo Reino de Granada en el siglo XVII”, Fronteras de la historia, vol. 20, 2, 2015.

[25]. Marcela Quiroga Zuluaga, “Las políticas coloniales y la acción indígena: la configuración de los pueblos de indios de la provincia de Páez, siglos XVII y XVIII”, Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, vol. 42, no. 1, 2015.

[26]. Sergio Eduardo Carrera Quezada, “Las composiciones de tierras en los pueblos de indios en dos jurisdicciones coloniales de la Huasteca, 1692-1720”, Estudios de Historia Novohispana, 52, 2015; Isabel Castro Olañeta, “El oidor de Charcas, Antonio Martínez Luján de Vargas, y la nueva coyuntura a fines de siglo XVIII en el Tucumán. A propósito de los derechos a la tierra de los indios”, Memoria americana. Cuadernos de Etnohistoria, 23, 1, 2015

[27] Avis Mysyka, “Land, Labor, and Indigenous Response: Huaquechula (Mexico), 1521–1633”, Colonial Latin American Review, no. 3, 2015.

[28] . Vânia Maria Losada Moreira, “Territorialidade, casamentos mistos e política entre índios e portugueses”, Revista Brasileira de História, vol.35, n.70, 2015.

[29]. Edda O. Samudio A. “Tensiones y conflictos en la sociedad de la Mérida venezolana en el ocaso del dominio hispánico”, Procesos Históricos, no. 28, diciembre 2015; Felipe Durán, “Pueblos de indios y acceso a la tierra en San Luis Potosí, 1591-1767”, Historia y justicia, no. 5, 2015; Bettina Laura Sidy, “Población y gobierno en el Buenos Aires colonial. Una aproximación al estudio sobre las tensiones generadas por el crecimiento demográfico en la ciudad (1740-1776)”, Revista Complutense de Historia de América, vol. 41, 2015; Arnaud Exbalin, « L’ordre urbain à Mexico. Acteurs, règlements et réformes de police (1692-1794) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos, 2015.

[30]. José Carlos de la Puente Luna, “That Which Belongs to All: Khipus, Community, and Indigenous Legal Activism in the Early Colonial Andes”, The Americas, vol.72, no. 1, 2015, p. 19-54.

[31]. Alcira Dueñas, “The Lima Indian Letrados: Remaking the República de Indios in the Bourbon Andes”, The Americas, vol. 72, no, 1, 2015, pp. 55-75.

[32]. Caroline Cunill, “Justicia e interpretación en sociedades plurilingües: el caso de Yucatán en el siglo XVI”, Estudios de Historia Novohispana, no. 52, 2015.

[33]. Karent Viviana Portilla Herrera, “La coartación y el peculio, dos elementos claves en la manumisión de esclavos. Santiago de Cali (1750-1810)”, Fronteras de la Historia, vol. 20, no. 1, 2015.

[34]. Héctor Manuel Cuevas Arenas, “Identidades, estamentos y prácticas escriturarias: estudio de un caso de fines del siglo XVIII”, Anuario de Historia Regional y de las Fronteras, vol. 20, no. 1, 2015.

[35]. Julián Andrés Gil Yepes, “`A costa de culpados’. Ejercicio del derecho a denunciar por parte de los indios en la Audiencia de Santafé (siglo XVII), Artificios, no 3, diciembre 2015.

[36]. Isabel M. Povea Moreno, “Coacción y disensión. Protestas frente a los repartimientos mineros en Perú y Nueva España, siglo XVIII”, Estudios de Historia Novohispana, no. 51, 2015.

[37]. Nicolás Girón Zúñiga, “’Ha corrido esta fama y como andaba huyendo de la justicia, todo cuanto malo se hacía se le imputaba”‘. La comunidad de Los Hornos de Illapel en el caso de Ramón Cortés, 1778-1883”, Revista de Historia social y de las Mentalidades, vol. 19, no. 2, 2015.

[38]. Yobani Gonzales Jáuregui, “Los esclavos de Lima y su defensa del matrimonio en el siglo XVII”, Artificios, no. 2, mayo 2015; Magdalena Díaz Hernández, « Esclavos y la imagen de la justicia paternalista del rey y del virrey en el Veracruz colonial », Nuevo Mundo Mundos Nuevos, 2015.

[39]. Daniela Vásquez Pino, “’Los yndios infieles han quebrantado la paz’. Negociaciones entre agentes europeos, chocoes y cunas en el Darién, 1739-1789”, Fronteras de la Historia, vol. 20, no. 2, 2015; Alejandro Javier Cárcamo Mansilla, “Conquista e invasión a la sociedad mapuche-williche. El establecimiento de un nuevo poder colonial en el Futawillimapu (1750-1830)”, Historia 2.0, no. 9, 2015; Silvana Buscaglia, “Indígenas, Borbones y enclaves coloniales. Las relaciones interétnicas en el fuerte San José durante su primera década de funcionamiento (Chubut, 1779-1789)”, Corpus, vol. 5, no. 1, ene-jun 2015; Carlos Ortiz Aguilera, “ El parlamento de Quilín del año 1641: una aproximación a las relaciones interlinajes a partir de la vida fronteriza”, Cuadernos de Historia, 2015, vol. 42, p. 7-31.

[40]. Muriel Leonora Morgan, “Funcionarios borbónicos y espacios de frontera. Objetivos de las políticas de población entre las reducciones de moxos y chiquitos”, Memoria americana. Cuadernos de Etnohistoria, vol. 23, no. 1, 2015; Lidia Rosa Nacuzzi, “Las relaciones fronterizas en manos de un funcionario obstinado y violento: el capitán José Linares en la frontera del Salto de los Arrecifes (1766-1770), Memoria americana. Cuaderno de Etnohistoria, vol. 23, no, 2, 2015; José Manuel Zavala Cepeda, Gertrudis Payàs Puigarnau, “Ambrosio O’Higgins y los parlamentos hispano-mapuches, 1771-1803. Política indígena, escritura administrativa y mediación lingüístico-cultural en la época borbónica chilena”, Memoria americana. Cuaderno de Etnohistoria, vol. 23, no. 2, 2015; Hugues R. Sánchez Mejía, “De arrochelados a vecinos: reformismo borbónico e integración política en las gobernaciones de Santa Marta y Cartagena, Nuevo Reino de Granada, 1740-1810”, Revista de Indias, vol. 75, no. 264.

[41]. Beatriz Vitar, “Hilar, teñir y tejer. El trabajo femenino en las misiones jesuíticas del Chaco (siglo XVIII)”Anuario de Estudios Americanos, vol. 72, no 2, 2015.

[42]. Bettina Sidy Mercedes Avellaneda, “Políticas, levantamientos y relaciones de poder en las fronteras externas e internas en los albores del período borbónico. La actuación de Bruno Mauricio de Zavala, gobernador del Río de la Plata (1717-1735)”, Memoria americana. Cuadernos de Etnohistoria, 23, 1, 2015;

Leticia Daniela Carmignani, “ ‘Soy en esta provincia muy odiado de los vecinos encomenderos’. El gobernador de Tucumán Alonso de Ribera y su proyecto político (1605-1611“, Memoria americana. Cuadernos de Etnohistoria, vol. 23, no. 1, 2015.

[43]. Nadine Béligand, “Cristos Rey, vírgenes y devotos en revuelta en las sierras mexicanas (1765-1770)”, Relaciones, no. 142, 2015, pp. 105-156; Gibran Bautista y Lugo, “Cédulas del perdón real a los rebeldes de la ciudad de México, 1627”, Estudios de Historia Novohispana, 52, 2015; Gregorio Salinero , “Rebeliones coloniales y gobierno de las Indias en la segunda mitad del siglo XVI”, Historia Mexicana, vol. 64, número 3, 2015.

[44]. María Cristina Navarrete, “De reyes, reinas y capitanes: los dirigentes de los palenques de las sierras de María, siglos XVI y XVIII”, Fronteras de la Historia, vol. 20, no. 2, 2015; José Luis Belmonte Postigo, “’No obedecen a nadie, sino cada uno gobierna a su familia’. Etnicidad y política en la reducción del maniel de Bahoruco, 1785-1795”, Almanack, 2015, no 11; Amaya Gorostiza, Anna Solé-Llussà, Antonio González-Martín, “Historia biológica de Yanga, ¿primer palenque libre de América?”, Naveg@mérica. no. 15, 2015.

[45]. Alberto Barrera Enderle, “Contrabandear en la frontera. Relaciones comerciales clandestinas en la frontera noreste de la Nueva España”, Fronteras de la Historia, vol. 20, no. 1, 2015.

[46]. Nicolás Celis Valderrama, “‘Lo que se hablaba de él y la escandalosa vida que estaba dando al público’. aproximación a la noción de escándalo a partir de las huellas del rumor en las prácticas de conciliación informal. El caso de don José Tadeo Alquizar por ‘vivir escandalosamente’”, Revista de Historia Social y de las Mentalidades, vol. 19, no. 2, 2015; Nectalí Ariza Ariza, “Los pecados públicos de doña Luisa Llerena y la justicia del rey en Cartagena de Indias a mediados del siglo XVIII”, Anuario de Historia Regional y de las Fronteras, vol. 20, no.1, 2015.

[47]. Soizic Croguennec, Amor, amistad y rivalidad en las plebes urbanas del centro norte de la Nueva España (Zacatecas, siglo XVIII)”, Procesos históricos, no. 28, diciembre 2015.

[48]. Julia Costilla, “ ‘Guarda y custodia’ en la Ciudad de los Reyes: la construcción colectiva del culto al Señor de los Milagros (Lima, siglos XVII y XVIII)”, Fronteras de la historia, vol. 20, 2, 2015.

[49]. Daniela Sánchez Aroche, “Con el diablo adentro. El consumo medicinal y ritual del balche’ entre los mayas de Yucatán visto desde una perspectiva etnohistórica”, Historia 2.0, no. 10, 2015.

[50]. Juan Francisco Jiménez, Sebastián Leandro Alioto y Daniel Villar, “¡Padre, no se ande en eso! Borracheras y conversión: los pehuenche de Rucalhue bajo la mirada vigilante de Fray Matud (1760-1761)”, Corpus, vol. 5, no. 2, jul-dic 2015.

Historiadores sociales, hoy: Rafael Castañeda García

Soy doctor en Historia por el Centro de Estudios Históricos de El Colegio de rafael-castanedaMichoacán. Realicé dos estancias de posdoctorado: la primera en Paris en el laboratorio MASCIPO – Universidad de París X Nanterre; y la segunda en la ciudad de México, en el Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE) de la UNAM. Actualmente soy profesor de la licenciatura en Historia en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la misma universidad.

Las líneas de investigación que he venido desarrollando son la historia social y religiosa de la población africana y descendientes en la Nueva España y la América española, particularmente sus devociones, prácticas religiosas  y sociabilidad de los siglos XVIII y XIX. Así como los usos de la blasfemia durante el siglo XVII, y los tributos en el período de 1770 a 1810. Recientemente, a partir de mi posdoctorado en la UNAM, desarrollo una investigación sobre el clero secular y la educación novohispana en el contexto histórico de la Ilustración.

Durante estos años he podido emprender varios proyectos: coordiné un dossier sobre “Cofradías de negros y mulatos en la Nueva España: devoción, sociabilidad y resistencias”, publicado en la revista digital Nuevo Nuevo Mundo Mundos Nuevos (2012); y coordiné junto a Rosa Alicia Pérez Luque el libro colectivo: Entre la solemnidad y el regocijo. Fiestas, devociones y religiosidad en Nueva España y el mundo hispánico (Colmich, CIESAS, 2015). Así como el seminario mensual que se llevo a cabo en las instalaciones del IISUE, UNAM: “Centros educativos en la transición de la Nueva España al México independiente. Escuelas de primeras letras, colegios y academias” (abril de 2015 – febrero de 2016).

Entre mis publicaciones, destacan algunos artículos en revistas especializadas al igual que contribuciones en obras colectivas: “Ilustración y educación. La Congregación del Oratorio de San Felipe Neri en Nueva España (siglo XVIII)”; “Modelos de santidad: devocionarios y hagiografías a San Benito de Palermo en Nueva España”; “Familia y mestizaje en dos cofradías de descendientes de africanos en Nueva España”; “Hacía una sociología fiscal. El tributo de la población de color de la Nueva España, 1770-1810”; “Piedad y participación femenina en la cofradía de negros y mulatos de San Benito de Palermo en el Bajío novohispano, siglo XVIII”; “La construcción de una devoción regional: ‘el milagroso santo Eccehomo’ de San Miguel el Grande”; “La devoción a Santa Ifigenia entre los negros y mulatos de Nueva España, siglos XVII y XVIII”; y “Santos negros, devotos de color. Las cofradías de San Benito de Palermo en Nueva España. Identidades étnicas y religiosas, siglos XVII-XVIII”, entre otros, los cuales se pueden consultar en la página de Academia.edu.

Mis investigaciones sobre los sujetos históricos que hoy llaman afrodescendientes, se han enfocado desde una perspectiva de historia social, esto es, me he interesado en indagar sobre las identidades de diverso tipo que emergieron tanto en las colectividades como de manera individual, dependiendo el contexto. Así como las expresiones de solidaridad y las relaciones sociales -conflictivas y armoniosas- con los demás sectores de la población novohispana. Mis trabajos han buscado reconstruir el tejido social de algunos grupos devocionales, sus discursos, la movilidad de los individuos y resistencias. En este camino andado, he podido rescatar no sólo las expresiones religiosas sino también las manifestaciones lúdicas de la población negra y mulata, mayormente, pero siempre en interacción con los indios, españoles, mestizos y “chinos”. Con una metodología similar, ahora estudio algunos colegios del Bajío en la transición al México independiente.

Seminario: Castañeda García, “El cobro del tributo entre los mulatos libres de la Nueva España, 1780-1810”

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su novena sesión, en la que se presentará el texto de

Rafael Castañeda García
Facultad de Estudios Superiores Acatlán, UNAM

sobre
El cobro del tributo entre los mulatos libres de la Nueva España, 1780-1810. Historias individuales de resistencia y negociación.

Fecha: Viernes 28 de octubre de 2016, 10 – 12 hs.
Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Zona Cultural, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Seminario: Martínez Hernández, Hacia una historia social de la medicina académica de la Nueva España

(Esta entrada se refiere a una pasada actividad)

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su octava sesión, en la que se presentará a discusión el texto de

Gerardo Martínez Hernández
Instituto de Investigaciones Sobre la Universidad y la Educación, UNAM

sobre
Hacia una historia social de la medicina académica de la Nueva España

Fecha: Viernes 30 de septiembre de 2016, 10 – 12 hs.
Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Zona Cultural, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores