Archivo del Autor: Felipe Castro Gutiérrez

Seminario: Adela M. Salas, “Los hacendados rioplatenses, siglo XVIII”

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su vigésima y última sesión del año, en la que se presentará el texto de

Adela M. Salas (Universidad del Salvador, Argentina ) sobre

Los hacendados rioplatenses, siglo XVIII

Viernes 8 de diciembre 2017, 10 – 11:30 hs.

Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón de actos, 2o. piso, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad asimismo mediante skype. Si le interesa, comuníquese a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

 

 

 

Seminario Sociedad Indiana: Margarita Vargas Betancourt y Mónica Velázquez Sandoval

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su decimonovena sesión, en la que se presentarán los textos de

Margarita Vargas-Betancourt (University of Florida), sobre “Las mujeres tlatelocas en los mercados de la ciudad de México”

y de Mónica Velázquez Sandoval (Posgrado en Historia, UNAM), sobre “El trabajo y el campo: los oficios en las haciendas del centro y el Bajío novohispano en la segunda mitad del siglo XVIII”.

Viernes 24 de noviembre de 2017, 10-12 hs.

Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad asimismo mediante skype. Si le interesa, comuníquese a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

 

 

 

Los oficios en las sociedades indianas: los objetivos de un proyecto

Este proyecto procura retomar el tema “clásico” del trabajo y los trabajadores para adaptarlo a nuevas perspectivas, ámbitos, fuentes y métodos. Se interesa en el estudio de los oficios, esto es una actividad laboral habitual que se realizaba en espacios y tiempos determinados, especializada en una función y que implicaba el reconocimiento social de una colectividad.

Para su estudio, consideramos varios propósitos y aspectos analíticos:

  • Discutir el concepto mismo de trabajo, tanto en la época como en la historiografía contemporánea.
  •  Abordar estas sociedades en una perspectiva hispanoamericana, lo cual permite comprender mejor las similitudes y diferencias entre distintos ámbitos y evitar los riesgos del anacronismo nacional.
  • Los ejemplos de posibles casos que se ofrecen de inmediato son los artesanales, como los carpinteros o sastres, o bien los campesinos o mineros, porque la historia social siempre se ha interesado por “la gente común”. Pero, también, pueden considerarse como oficios a los curas párrocos, jueces, oficiales del  rey, militares o médicos. A pesar de sus obvias diferencias, pueden considerarse bajo los mismos métodos, conceptos y perspectivas.
  •  Como tradicionalmente se ha hecho, reconstruir la demografía, origen, formación, ingresos, vivienda y vida familiar de los trabajadores,  aprovechando censos y padrones. Por otra parte, no puede comprenderse plenamente a las personas cuando quedan subsumidas en conglomerados estadísticos. El énfasis en datos cuantitativos debe complementarse con un “cambio de escalas”, una atención a lo microsocial, lo individual, así como a las  ideas, creencias y actitudes. Las historias de vida, creencias, emociones y conflictos cotidianos deberían ser parte importante de este proyecto.
  •  Interesarse en lo particular no implica renunciar a la mirada de conjunto; solamente llegar a ella por otras vías. Para conocer mejor un oficio, requerimos atender a la relación de un trabajador con sus compañeros, la vinculación con los vecinos, su barrio, con las oligarquías urbanas y las autoridades civiles y eclesiásticas.  Además de su interés propio, esto nos permitirá acceder a reflexiones acerca de las relaciones de solidaridad, complicidad, amistad, compadrazgo y clientelismo que configuraban el universo moral y social del trabajador.
  •  Las jerarquías y la división social del trabajo en las sociedades indianas no obedecían solamente a diferentes capacidades, sino a normas y actitudes que discriminaban a indios y afroamericanos en beneficio de los “españoles”. Sin embargo, estas formas de discriminación no eran rígidas; permitían cierto margen de negociación y movilidad, cuyos alcances y límites son de interés.
  •  Lo mismo puede decirse del trabajo femenino, que aunque estaba limitado y devaluado por normas y actitudes, estaba presente en diversos espacios y era incluso relevante en algunas actividades consideradas tradicionalmente masculinas.
  •  Un oficio no puede comprenderse sin examinar las condiciones materiales de trabajo. Entre el trabajador y su obra existe una relación que no es meramente práctica, sino que moldeaba actitudes, hábitos y creencias. Un curtidor y un sastre podían tener condiciones de vida afines, pero sus oficios los hacían diferentes entre sí. En este sentido, una aproximación “etnográfica” hacia la materialidad del oficio (el lugar, herramientas, rutinas, horarios, saberes técnicos) es muy necesaria.
  • Los conflictos derivados del trabajo son un tema clásico de la historiografía, al que se prestará atención; pero asimismo es preciso considerar las formas cotidianas, menos visibles, de protesta y negociación. La retórica de las peticiones o declaraciones de los trabajadores ante las autoridades, que muchas veces aparece revestida de expresiones de respeto e incluso de aparente sumisión, resultan muy reveladores en cuanto procuraban crear relaciones de reciprocidad, desiguales pero mutuas.
  •  El trabajo en estas sociedades tiene fuertes implicaciones morales. Por un lado, permite la redención del pecado y es considerado como necesario para el orden y sostenimiento de la “república”. Por otro lado, muchas ocupaciones son vistas con desprecio, tenidas como “mecánicas” y en algunos casos “infames”. Se trata de ideas que provienen de la época medieval europea, cuya traslación y adaptación indiana son dignas de consideración. En este contexto, los trabajadores procuraban dignificar sus oficios mediante su agremiación, participación en la vida municipal y en la ritual, notablemente por la creación de cofradías y gremios, así como reclamando su condición de “hombres de bien”.
  •  Y desde luego, considerar que no todo en la vida del trabajador era trabajo. Había espacios y momentos recreativos. El papel de las pulquerías, tabernas, casa de juego y otras formas de sociabilidad  que permitían consolidar amistades y vínculos sociales no es asunto menor ni anecdótico.

Evidentemente, no todos los trabajos sobre el tema pueden satisfacer o abordar estas propuestas y perspectivas. Evidentemente, no todos los trabajos sobre el tema pueden satisfacer o abordar estas propuestas y perspectivas. En ocasiones, el material documental,  la propia naturaleza o el ámbito particular del oficio no se prestan del todo para estas reflexiones. Sin embargo, la deseable referencia a cuestiones generales permitiría llevar los estudios particulares hacia discusiones más amplias, así como establecer ciertas bases de comparación que mucho nos interesan.

Historiadores sociales, hoy: Claudia Marcela Vanegas Durán

Soy colombiana. Realicé mis estudios de Historia en la Universidad Nacional de Colombia en donde me interesé por los manuales de urbanidad escritos por colombianos como parte del proyecto de formación de “ciudadanos civilizados” del estado-nación decimonónico. Posteriormente, a la par que trabajaba como asistente del Área de Historia Colonial del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH), realicé la maestría en Historia en la Pontificia Universidad Javeriana. La vinculación con el ICANH influyó en el rumbo de mis intereses investigativos,  pues comencé a trabajar sobre la producción textil colonial, a partir de un estudio microhistórico sobre el obraje de comunidad de Duitama. Los resultados de este proyecto me mostraron una veta de análisis muy rica a la que debía dar continuidad, lo que me trajo a la ciudad de México, al doctorado en Historia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). La investigación que realicé, durante aproximadamente seis años, sobre el impacto de la colonización europea en dos actividades productivas indígenas, la mita de la leña y la manufactura de mantas de algodón, permitieron que me centrara en la historia de la economía indígena con un enfoque social, analicé los cambios y continuidades del contexto prehispánico, las particularidad de la cultura material indígena, las relaciones de poder y las estrategias de adaptación de los naturales durante la colonia.

En busca de nuevos horizontes, y con la idea de realizar una investigación sobre los mayas yucatecos, que me habían servido de marco de referencia para el contexto neogranadino,  encontré en el Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones filológicas de la UNAM la oportunidad de adelantar una estancia posdoctoral. Aunque el tema que trabajo actualmente no se centra en la época colonial, sino más bien en los siglos XIX y XX, esta experiencia me ha brindado la oportunidad de iniciar un análisis sobre el atavío yucateco, desde una perspectiva de análisis sobre los textiles muy acertada. Desde este espacio daré continuidad a mi interés en el trabajo de las mujeres mayas tejedoras  durante la colonia, como parte de una tradición cultural que sigue vigente.

He sido docente de la Escuela Nacional de Antropología e Historia en las áreas de Historia de América y metodología de la investigación.  Soy parte del proyecto Cocinas en México. Procesos bio-sociales, históricos y de reproducción cultural del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y del Grupo de Historia Colonial liderado por el ICANH.

Soy autora del libro Autonomía y subordinación. Tensiones entre autoridades indígenas y coloniales en el obraje de comunidad de Duitama (1596-1611), publicado por la Pontificia Universidad Javeriana en 2010; el artículo “Los pueblos de indios y el abasto de leña de las ciudades de Tunja y Santafé, siglos XVI-XVII” en Fronteras de la Historia, Vol. 20, No. 2 (2015) y las ponencias “Tributación y mita urbana: la dinámica económica de los grupos indígenas de las provincias de Tunja y Santafé, siglos XVI-XVII”, CD Memorias V Simposio colombiano de historia local y regional (Ibagué, Universidad del Tolima, 2015) y “Producción textil y autonomía indígena. El obraje de comunidad de Duitama, 1594-1612”, en Memorias del XV Congreso Colombiano de Historia (Bogotá: ESAP, Fundación Universidad Autónoma de Colombia, Pontificia Universidad Javeriana, Universidad Externado de Colombia, Universidad del Rosario, Universidad de la Sabana, Universidad de los Andes, Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Universidad Nacional de Colombia-Sede Bogotá, y Universidad Pedagógica Nacional, Bogotá, 2010).

 

 

Valenzuela Márquez, Esclavitud indígena, servidumbre urbana y justicia: avatares y posibilidades de las «indias de tierra adentro» para acceder a la esfera letrada en Chile colonial

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su decimoctava sesión, en la que se presentará el texto de

Jaime Valenzuela Márquez
(Pontificia Universidad Católica de Chile, Instituto de Historia),

sobre

Esclavitud indígena, servidumbre urbana y justicia: avatares y posibilidades de las «indias de tierra adentro» para acceder a la esfera letrada en Chile colonial

Viernes 27 de octubre de 2017, 10 hs.

Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad asimismo mediante skype. Si le interesa, comuníquese a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

 

Conferencia: Nieto Sánchez, Migraciones y mercados de trabajo artesano en España en el siglo XVIII

Conferencia

Migraciones y mercados de trabajo artesano en España en el siglo XVIII

por José Nieto Sánchez
Universidad Autónoma de Madrid

Invitan:   Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Nacional Autónoma de México
Seminario Sociedad Indiana
Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa

Jueves 19 de octubre de 2017, 12 hs.
Lugar: Salón Académico,Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM
Ciudad Universitaria, 01450, Ciudad de México

Vanegas Durán: Tejiendo el tributo. El trabajo de las mujeres mayas en la elaboración de textiles durante la época colonial

Tejiendo el tributo. El trabajo de las mujeres mayas en la elaboración de textiles durante la época colonial

Claudia Marcela Vanegas Durán

Becaria posdoctoral del Centro de Estudios Mayas,
Instituto de Investigaciones Filo​lógicas, UNAM

A lo largo del continente americano, varios grupos indígenas dedicaron parte de su tiempo a la elaboración de textiles y otros enseres con fibras vegetales como el algodón y el henequén, o de origen animal como la alpaca.  En parte del Perú y Mesoamérica la mayor parte del proceso de elaboración de mantas se encontraba a cargo de las mujeres, mientras que en otros contextos como el actual territorio ecuatoriano y colombiano era una actividad compartida con los hombres.

La colonización española dio continuidad a la producción al aumentar la demanda de mantas de algodón que se exigía a los grupos indígenas como tributo en especie. En el contexto novohispano, el área maya que corresponde a la península de Yucatán es uno de los espacios en los cuales se puede dar seguimiento a este proceso, pues allí son las mujeres las encargadas de tejer para pagar el tributo asignado a sus maridos, así como el propio, pues fueron consideradas medios tributarios. Por lo tanto, la mayor parte del cumplimiento de esta contribución, junto con el cuidado de las gallinas de la tierra y de Castilla que también hicieron parte del tributo, quedó en manos de las mujeres.

Este ensayo realizará un análisis del trabajo de la mujer maya vinculado a la producción doméstica de textiles para el pago del tributo durante los siglos XVI y XVII con el propósito de analizar cambios y continuidades en la manufactura, la organización del trabajo y la cotidianidad de los grupos indígenas, así como información que dé cuenta de los niveles de producción alcanzados. Para abordar estos temas se hará una revisión de cronistas, tasaciones tributarias, libros de cuenta de la administración de los tributos, visitas realizadas por funcionarios reales a los pueblos de indios y relaciones histórico-geográficas de la Gobernación de Yucatán. Además, se entablará un diálogo comparativo con el contexto peruano, ecuatoriano y colombiano en el que se han adelantado investigaciones similares como referente del reconocimiento del trabajo femenino en la época colonial y su contribución en términos tributarios.

Algunas investigaciones preliminares sobre este tema que pueden consultarse son:

Castilla, B. y García, A. “El Yucatán colonial mujeres, telares y paties”, Revista de la Universidad de Yucatán, 23, 133 (1981): 146-180.

Escandón, C. R. “La diferenciación de género en el trabajo textil mexicano en la época colonial”, Boletín Americanista 50 (2000): 243-265.

Quezada, S. “Mujeres yucatecas y tejidos, siglo XVI”, en Yucatán identidad y cultura maya .

Villanueva, M. “From Calpixqui to Corregidor Appropriation of Women’s Cotton Textile Production”, Latin American Perspectives, 12, 1 (1985): 17-40.

Estela S. Noli, Especializaciones laborales de los indígenas de San Miguel de Tucumán: su ubicación en el espacio social colonial

Especializaciones laborales de los indígenas de San Miguel de Tucumán:  su ubicación en el espacio social colonial

Estela S. Noli
Instituto de Arqueología y Museo de la Universidad Nacional de Tucumán

El conocimiento, voluntario o por coacción, de oficios occidentales por parte de los grupos indígenas, dependió de las características de esa población y de las actividades productivas que pusieron en marcha los hispano criollos, en los territorios que habitaban los indios o a los que eran trasladados. La economía se vinculaba con las condiciones de posibilidad que generaban el contexto geológico, geográfico, ecológico, social, cultural y político.

Se analiza la inserción en la sociedad colonial a través del estatus y los ingresos que brindaban distintos oficios en la jurisdicción de la ciudad de San Miguel de Tucumán. El método de aproximación es indiciario. Las fuentes que brindan mayor información son los testamentos y los pleitos civiles y criminales. También hay testimonios en diferentes documentos, como actas de cabildo y otras actuaciones administrativas pues los oficios sirvieron para identificar a la población indígena en el siglo XVII, además del pueblo, o a quienes estaban encomendados.

Los oficios que dominaron en la jurisdicción de San Miguel de Tucumán fueron los relacionados con la carpintería, por encontrarse la ciudad en el piedemonte oriental del Aconquija, región con “ricas y olorosas maderas”, como la describiera Vázquez de Espinosa. También captaron parte de la población los oficios pecuarios; vaquería y arriería, que resultaban de la cría de ganados, tareas facilitadas por la existencia de numerosos cursos de agua. En este ramo la gente también trabajaba en fletes de ganado y cuidados de invernada, cuyo desarrollo resultaba de la ubicación entre El Río de la Plata y Potosí y la existencia de buenos potreros de invernadas.

Finalmente, la población indígena femenina fue obligada a prestar servicios en las casas urbanas y estancias, haciéndose habilidosa en los trabajos cotidianos de las unidades domésticas españolas.

En los dos primeros oficios, madereros y ganaderos, existió una gran variedad de ocupaciones y de reconocimiento por los trabajos. Por ello no hay una ubicación social mecánica, sino en particulares oficios que los trabajadores tenían dentro de la especialidad. En la base de las ocupaciones de la explotación de recursos forestales se hallaban trabajadores leñadores que se internaban en el bosque, junto con los mayordomos, por largos periodos para proceder a la tala. Ya en el trabajo en las carpinterías y en la colocación de elementos maderables en las construcciones, no era lo mismo la consideración de los aprendices y oficiales carpinteros, que los conocidos como “maestros carpinteros”. Dentro de estas habilidades se destacaban quienes se habían perfeccionado en el construcción de carretas y se los nombraba como “maestros carreteros”. Los reconocimientos de los encomenderos a quienes se distinguían en sus destrezas se advierte en algunos testamentos.

Por otro lado, el mundo ganadero era amplio. Desde los peones de guarda “vaqueros” a trabajadores contratados especialmente para los rodeos y yerras, en un nivel de bajos pagos. Era distinta la situación de los domadores, de quienes capaban los machos excedentes, de los maestros queseros. En los arreos también había distintas funciones y responsabilidades. En estos casos los pagos no atendían al origen étnico sino al conocimiento de los oficios.

Mucho más plana fue la situación de mujeres de servicio, llamadas chinas y chinitas. Tuvieron diferentes capacidades en la producción de alimentos, de textiles y de atención de personas, niños y ancianos. No se encuentra en los documentos diferenciación por las aptitudes en sus labores; su posibilidad de ascenso social y la de sus hijos fue mínima y todo indica que no recibían más pagos que la ropa (que podía ser utilizada para vestirse o como moneda de la tierra) y la alimentación.

Por otra parte, las mujeres que convivían en las casas españolas, tuvieron, además, obligaciones sexuales, con los hombres de la familia a la que servían, fueron estigmatizadas en el discurso hispano criollo, como “tan fáciles”. En algunos casos, sin embargo, el cuidado de sus amos fue recompensado con bienes como ganados y hasta fracciones de tierras, mejoramiento que puede advertirse en testamentos.

Para este tema consultar:

Mayo, Carlos. “Los pobleros del Tucumán colonial. Contribución al estudio de los mayordomos y administradores de encomienda en América”. Revista de Historia de América 85 (México 1978): 27- 57.

González Navarro, Constanza, “La Estancia: su génesis y su estructura en Córdoba. (Gobernación del Tucumán-Virreinato del Perú-1573-1700)”. Secuencia, Instituto Dr. Mora, nº 74, (México 2009).

Grana, Romina y Valeria, Iarza. “Dichos y hechos de las mujeres indígenas de la colonia (Córdoba del Tucumán, fines del siglo XVII)”. Anuario de Estudios Bolivianos, archivísticos y bibliográficos (Bolivia 2008).

Noli, Estela. “Mestizaje, identidad y oficio. San Miguel de Tucumán, siglo XVII” en Judith Farberman y Silvia Ratto (coordinadoras) Historias mestizas en el Tucumán colonial y las pampas (siglos XVII- XIX) (Buenos Aires 2009): 49-78.

Padrón Reyes: Milicias de indios en el oriente de Cuba: organización y desempeños

Milicias de indios en el oriente de Cuba: organización y desempeños, siglos XVII-XVIII

Lilyam Padrón Reyes
Universidad de Cádiz,
investigadora predoctoral.

A partir del establecimiento y consolidación de los pueblos de indios de San Luis de los

Reglamento para las Milicias de Infantería y Caballería de la Isla de Cuba aprobado por S.M. (1769). Fuente: AGI, Santo Domingo, 2070.

Fuente; AGIS, Santo Domingo, 2070.

Caneyes y San Pablo de Jiguaní entre los primeros siglos coloniales (XVI-XVIII), como localidades anexas a las villas de Santiago de Cuba y San Salvador de Bayamo, en el oriente de Cuba, sus vecinos serán alistados en la conformación de milicias auxiliares, ante la escasez de efectivos regulares en la vigilancia y defensa de las costas. De esta forma, colaborarán activamente desde sus inicios en combatir a los enemigos internos y foráneos de la Corona.[1]

Las consideraciones formales y estratégicas tomadas en cuenta para la composición de las compañías y su oficialidad atenderán a diversos criterios políticos y sociales, de acuerdo al interés oficial por reforzar el vínculo de autoridad en estas poblaciones. Para el indio cubano, servir en las milicias significará la especialización en una tarea extra-económica, atendiendo a sus amplios conocimientos del terreno y la destreza en el manejo de las armas, razón por la que serán reconocidos por las autoridades coloniales a mediados del siglo XVII como “los más hábiles de toda la costa”.

Si bien por tales prestaciones inicialmente no percibirán un salario formal, se les proveerá un jornal diario, que podía ser en metálico o en especie, de acuerdo a las labores encomendadas, todo ello de conjunto con los numerosos privilegios que les eximían de pagar tributos, o incluso de mantener la parroquia de sus pueblos, que serán socorridas por las arcas reales. De esta manera “extra-oficial”, se les recompensarán tan fieles servicios, y la Corona daba cumplimiento  al control político sobre dichas poblaciones.

Con el acontecimiento del siglo XVIII, y la puesta en vigor de las reformas borbónicas con el reordenamiento de las milicias, supondrá la novedad en la institucionalización de las “milicias disciplinadas”, al servicio real. A partir de tales consideraciones, los batallones de indios o naturales existentes serán reorganizados [2] y forjados a partir del denominado Reglamento para las milicias de infantería y caballería de la Isla de Cuba (1769),[3] bajo la premisa de que consiguiesen alcanzar un liderazgo efectivo, como un grupo militarmente capaz de compartir en tiempo de crisis el peso de la guerra con las tropas regulares.[4]

Integrar las milicias disciplinadas representará para los “naturales” una obligación en servir al rey, y en la misma medida una oportunidad de movilidad social, a partir del reconocimiento del fuero militar como vía de ascenso para determinadas ventajas políticas y sociales. Junto a ello, el reconocimiento de un salario oficial y la posibilidad de vestir un uniforme como distinción ante el conjunto de la sociedad colonial, vendrán a representar las nuevas condiciones del servicio, en el afán de conseguir un mayor respaldo popular.

En nuestra investigación pretendemos analizar todo el universo social y material en torno a la participación indígena en las milicias, especialmente las condiciones, normas, y prohibiciones en que desarrollarán las labores castrenses. Nos interesa abordar, asimismo, todo el imaginario en torno al indio miliciano, y en qué sentido ello incidirá en la identidad colectiva  de los pueblos de indios a lo largo de los siglos XVII-XVIII.

……….

Bibliografía

Castillo Meléndez, Francisco: La defensa de Cuba en la segunda mitad del siglo XVII, Sevilla, Diputación Provincial de Sevilla, 1986.

Hernández González, Pablo J.: Auxiliares indígenas en la defensa de Cuba (1526-1599) en La organización militar en los siglos XV y XVI, Actas de las II Jornadas de Historia Militar, Málaga, 1993, pp.515-520.

Klein, Herbert: The Colored Militia of Cuba: 1568-1898, en Caribbean Studies, Vol.6, no.2, (1966), pp.16-27.

Kuethe, Allan J: Cuba, 1753-1815: Crown, Military and Society, The University of Tennessee Press, 1986.

Marchena Fernández, Juan: Ejército y milicias en el mundo colonial americano, Madrid, Fundación Mapfre, 1992.

Morelli, Federica: “¿Disciplinadas o republicanas? El modelo ilustrado de milicias y su aplicación en los territorios americanos (1750-1826)”, en Ibáñez Ruiz, José Javier: Las milicias del rey de España. Sociedad, política e identidad en las Monarquías Ibéricas, México D.F., Fondo de Cultura Económica-Red Columnaria, 2009, pp.417-436.

Padrón Reyes, Lilyam: “Indios en la defensa marítima del espacio cubano, siglos XVI-XVII”, en Revista Digital – Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras (RAHA), Vol.6, (2016).

Placer Cervera, Gustavo: Ejército y milicias en la Cuba colonial (1763-1783), La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2015.

Valcárcel Rojas, Roberto: “Cuba. Indios después de Colón”, en Indígenas e Indios en el Caribe. Presencia, legado y estudio (Comp.), República Dominicana, Editora Búho, 2016, pp.7-49.

 

Notas

[1] Ver: PADRÓN REYES, Lilyam: Indios en la defensa marítima del espacio cubano, siglos XVI-XVII, en Revista Hispanoamericana- Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras (RAHA), Vol.6, (2016).

[2] Para el contexto cubano luego de la segunda mitad del siglo XVI en la documentación oficial los indígenas serán reconocidos como indios o naturales indistintamente. Cfr. PICHARDO MOYA, Felipe: Los indios de Cuba en sus tiempos históricos, La Habana- Academia de Historia de Cuba, Imprenta Siglo XX, 1945.

[3] AGI, Santo Domingo, 2070- Madrid, 19 de enero de 1769.

[4] KUETHE, Allan J.: Reforma militar y sociedad en Nueva Granada, 1773-1808, Bogotá, Banco de la República, 1993, p. 92.

Adela M. Salas: Los hacendados rioplatenses, siglo XVIII

Los hacendados rioplatenses, siglo XVIII

Adela M. Salas
Universidad del Salvador
Grupo de investigación de Historia de la Población- ANH

En la historia social rioplatense el hacendado es un protagonista clave.  Eran personas que

AGN, (Argentina), Sucesiones, Leg, 3860.

AGN (Argentina), Sucesiones, Leg, 3860.

tenían un oficio ya que ejercían una actividad habitual para lograr sobrevivir y progresar. No tenían una preparación formal sino que desde niños, con 5 o 6 años de edad, comenzaban a realizar pequeñas tareas de campo y aprendían de sus mayores. Lograron distinguirse como grupo dentro de la sociedad porteña.

Cuando analizamos la gente común que habitaba en la campaña de Buenos Aires, vemos que esa mayoría anónima- campesinos- se dedicaba al cuidado de sus ganados y algunos de ellos sumaba el cultivo de sus tierras. Distinguimos entonces entre los campesinos a los hacendados, a los hacendados – labradores y los que únicamente se dedicaban a la labranza, labradores. En este Seminario planteamos poner la lupa en aquellos que su principal actividad era el cuidado de ganado, aunque sumen a ésta alguna otra actividad.

Además, es necesario detenerse en aquellas mujeres, hacendadas o hacendadas-labradoras que formaban unidades productivas un tanto distintas a aquellas que eran dirigidas por varones.

Cabe destacar que existieron hacendados propietarios de tierras y hacendados que no las tenían y que sus animales pastaban libremente en tierras ajenas.

Hemos realizado análisis de padrones (1726- 1730-1738-1744) que dan noticias de estos habitantes, pero esta documentación sumada a otras listas de hacendados, Comandancia de Fronteras, litigios de tierra y sobre todo el estudio minucioso de las Sucesiones que existen en el Archivo General de la Nación Argentina, permiten realizar un perfil del hacendado rioplatense y cómo fue cambiando a lo largo del siglo XVIII. Así, se pueden distinguir distintas etapas de formación de estancias, la primera en que se extinguió el ganado cimarrón, la segunda del auge el ganado mular y la tercera de recuperación del ganado vacuno.

Entonces, partiendo de estudios e investigaciones previas y deteniéndonos en el análisis puntual de cada uno de los protagonistas se pueden precisar las características de los hacendados, cómo eran sus familias, agregados y esclavos,  conocer de su trabajo y sus ganados, saber de sus propiedades y entrar a la estancia porteña y, una vez en ella,  entrar a sus casas o ranchos, conocer a muchos de ellos y poder reconstruir su perfil.

Bibliografía:

Barba, Fernando, Frontera ganadera y guerra con el indio, La Plata, Archivo Histórico, 2003.

Gelman, Jorge, “Sobre esclavos, gauchos y campesinos: el trabajo y los trabajadores en una estancia colonial rioplatense” en Estructuras sociales y mentalidades en América Latina. Siglo XVII y XVIII, Buenos Aires, Biblos, 1990.

González Lebrero, Eduardo, “Chacras y estancias de Buenos Aires a principios del siglo XVII” en Raúl O. Fradkin y otros, La historia agraria del Río de la Plata, Los establecimientos productivos (II), Buenos Aires, Centro Editor de América Latina,1993.

Garavaglia, Juan Carlos, San Antonio de Areco 1680- 1880. Un pueblo de la campaña del Antiguo Régimen a la modernidad argentina, Buenos Aires, Prehistoria, Rosario, 2009.

García Belsunce, César A., El Pago de la Magdalena, Su población (1600-1765), Buenos Aires, A. N. H., 2003.

Mayo, Carlos “Sobre peones, vagos y malentretenidos, el dilema de la economía rural rioplatense durante la época colonial”, en Anuario IEHS, 2, Tandil, U. N. C. B. A., 1987.

____Estancia y sociedad en la Pampa 1740-1820, Buenos Aires, Biblos, 1995.

Mayo, Carlos y Amalia Latrubesse, Terratenientes, soldados y cautivos, La frontera, 1736-1815, Buenos Aires, Biblos, 1998.

Salas, Adela M., El pago de La Matanza, población y sociedad, 1700-1765, Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia-Universidad del Salvador, 2006.

____Población y sociedad en Buenos Aires rural: Arrecifes 1615-1765, Buenos Aires, Torre de Hércules, 2016.

Sáez Quesada, María,  Los estancieros, Buenos Aires, Sudamericana, 1991.

Saguier, Eduardo, Mercado inmobiliario y estructura social. El Río de la Plata en el siglo XVIII,  Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1993.

Álvarez Icaza Longoria: Los curas y sus ayudantes

Los curas y sus ayudantes

María Teresa Álvarez Icaza Longoria
Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM

Para proporcionar servicios espirituales a la feligresía era preciso contar con eclesiásticos

Alonso de la Peña Montenegro: Itinerario para parochos de indios. Imagen cortesía de Universidad de Chile.

Alonso de la Peña Montenegro: Itinerario para parochos de indios. Imagen cortesía de Universidad de Chile.

que se ocuparan de diversas tareas. A mediados del siglo XVIII en el arzobispado de México había muchos curatos. Al  interior de cada uno existía un personal más variado de lo que podría esperarse; como suele pasar, algunos de sus integrantes tenían condiciones más ventajosas que otros. En primer lugar estaban los curas titulares, quienes tenían estabilidad laboral y una retribución segura. A continuación se encontraban los curas interinos o coadjutores, en el primer caso eran nombrados por un periodo acotado de tiempo durante el cual gozaban de las mismas ventajas que el titular; los coadjutores sustituían al cura por enfermedad o ausencia y recibían sólo una parte del ingreso. La categoría siguiente era la de los vicarios, ellos auxiliaban al cura en la cabecera o atendían los pueblos de visita, dentro de éstos había algunos hablantes de lenguas indígenas; se les pagaba un salario, si bien su monto era muy variable porque dependía de los recursos disponibles y de la decisión del cura. Por último estaba un abundante grupo de ayudantes que daban apoyo en la predicación, celebración de misas y confesión de los fieles; su presencia en los curatos era eventual, frecuentemente se les requería durante la cuaresma o las principales fiestas, sólo entonces recibían un pago por sus servicios.

Debe señalarse que no todos los curatos eran igualmente valorados por el clero: los más codiciados eran los de la Ciudad de México, también eran apreciados otros centros urbanos como Querétaro y los reales de minas, así como los pueblos de indios más importantes; en cambio eran menos estimados los curatos localizados en la zona de tierra caliente.

Los clérigos, como todos aquellos que ejercen un oficio, buscaron mejorar sus condiciones laborales y conseguir una ubicación más favorable; para lograr esto influían aspectos como la formación académica, las habilidades, la experiencia y el desempeño. Este trabajo buscará dar cuenta de la conformación y los reacomodos de un sector bastante dinámico en un periodo temporal y un espacio acotados.

Actualmente realizo una investigación de mayor amplitud sobre el arzobispado de México durante la época del gobierno de Manuel Rubio y Salinas (1749-1765). He publicado textos sobre algunos de sus proyectos importantes como la secularización de doctrinas y misiones, la reorganización parroquial y el impulso a la castellanización.

Para conocer más sobre el clero de la arquidiócesis mexicana en el siglo XVIII sugiero ver:

William B. Taylor, Ministros de lo sagrado. Sacerdotes y feligreses en el México del siglo XVIII, 2 vols., Zamora, El Colegio de Michoacán/Secretaría de Gobernación/El Colegio de México, 1999.

Rodolfo Aguirre Salvador, Un clero en transición. Población clerical, cambio parroquial y política eclesiástica en el arzobispado de México, 1700-1749, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación/Bonilla Artigas Editores, 2012.

María del Pilar Martínez López-Cano (coordinadora), La Iglesia en Nueva España. Problemas y perspectivas de investigación, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 2010.

Víctor Gayol, Los oficios públicos en Indias: la sociedad local y el gobierno de la monarquía

Los oficios públicos en Indias: la sociedad local y el gobierno de la monarquía

Víctor Gayol
El Colegio de Michoacán

Oficio público era el nombre que recibía un amplio abanico de ocupaciones relacionadas con

Escribano de cabildo. Guaman Poma, Nueva corónica y buen gobierno (1615)

Escribano de cabildo. Guaman Poma, Nueva corónica y buen gobierno (1615)

las instituciones de gobierno y administración de justicia en España e Indias durante la edad moderna: escribanos reales y públicos, escribanos de cámara, procuradores, tasadores, chancilleres, relatores, alguaciles mayores, repartidores, contadores, entre otros. Muchos de ellos también eran conocidos como oficios de pluma, ya que sus actividades se desarrollaban con la pluma en la mano como la redacción de escrituras, peticiones o resúmenes de los juicios. La mayoría de estos empleos eran de carácter patrimonial, es decir, sus títulos eran propiedad de quienes ejercían estos trabajos y se enmarcaban en el complejo estatuto jurídico de oficios vendibles y renunciables. Por ello, eran oficios apetecidos por un sector de la población local con ciertas posibilidades económicas que buscaba incrementar o conservar el peculio familiar y acceder a ciertos mecanismos de movilidad social.

En este proyecto propongo rescatar trayectorias de vida, o sus fragmentos, de algunos oficiales públicos en ciudades y villas indianas entre los siglos XVII y XVIII. La idea es ofrecer una mirada a su vida cotidiana en el ámbito laboral y familiar, que permita apreciar como se relacionaba la sociedad local con las instituciones de gobierno a través de estos cargos.

Sobre los oficios públicos existe ya una importante bibliografía desde el punto de vista de la historia del derecho y de la historia de las instituciones. Para saber más sobre ellos, pueden consultarse las siguiente obras:

Arnold, Linda. Burocracia y burócratas en México, 1742-1835. México: Grijalbo Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1991.

Bertrand, Michel. Grandeza y miseria del oficio los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España, siglos XVII y XVIII. México: El Colegio de Michoacán / Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos / Fondo de Cultura Económica / Embajada de Francia / Instituto Mora, 2011.

Gayol, Víctor. Laberintos de justicia: procuradores, escribanos y oficiales de la Real Audiencia de México (1750-1812). Zamora: El Colegio de Michoacán, 2007.

Tomás y Valiente, Francisco. La venta de oficios en Indias (1492-1606). Instituto de Estudios Administrativos, 1972.

Imagen cortesía de Det Kongelige Bibliotek / Royal Danish Library, Denmark

Ciriza-Mendívil: Tejedores, sastres y artesanos del textil en Quito (siglo XVII)

Tejedores, sastres y artesanos del textil en Quito (siglo XVII)

Carlos D. Ciriza-Mendívil
Universidad del País Vasco (España)

La industria textil es, por lo general, un elemento constante y de suma importancia en prácticamente

AVACOC VARMI [tejedora] / muger de tributo. Nueva corónica y buen gobierno. Imagen, cortesía de The Royal Danish Library

AVACOC VARMI [tejedora] / muger de tributo. Guamán Poma, Nueva corónica y buen gobierno. Imagen, cortesía de Det Kongelige Bibliotek

todas las urbes. Junto con el abastecimiento y la construcción son los tres grandes focos que, más allá de las especificidades propias de la ciudad, aglutinaron a una gran parte de los trabajadores urbanos. El caso de la ciudad de Quito es paradigmático en tanto que la propia Audiencia y su capital, como máximo exponente, se convirtieron en el siglo XVII en las grandes productoras textiles que abastecían a los principales centros del virreinato del Perú. Desde Santafé de Bogotá hasta Santiago de Chile, pasando por Potosí y Lima, el paño de Quito se transformó en una de las prendas más extendidas por el espacio andino.

Es por esto que la gran producción textil, centrada en los obrajes (privados o de comunidad) ha acaparado la mayor parte de los estudios. Y sin embargo, a la sombra de estos grandes obrajes se iba desarrollando en la ciudad de Quito una pequeña producción textil, mucho más flexible y marcada por las dinámicas sociales de la propia urbe, cuyo objetivo iba a ser responder a la creciente demanda que el aumento de población urbana estaba produciendo. Así, pequeños pero numerosos centros de producción domésticos fueron creándose por toda la ciudad, con una actividad destinada a una mayor gama de textiles, tanto de origen hispano como indígena; “camisas”, “llicllas”, “anacos”… Una producción más heterogénea, basada en unos trabajadores de todo tipo de actividades; tejedores, cardadores, sastres, zapateros, y de todo tipo de calidades socio-étnicas; indígenas, españoles y mestizos indistintamente, con uno o dos telares domésticos, unos pocos aprendices y un taller.

Será esta reducida producción, pero sobre todo estos “pequeños” productores, el objetivo de este ensayo. Su importancia no radicó tanto en el monto total de su producción, sino en que fue ésta la que verdaderamente y con un calado mayor afectó a las dinámicas sociales de las “gentes del común” de la capital de la Audiencia. Es esta producción la que respondió a sus demandas de textiles, la que permeó todas las capas sociales y la que, en definitiva, terminaría sirviendo de herramienta y mecanismo tanto para la movilidad socio-económica como para la movilidad étnica, el mestizaje y la multietnicidad que se estaba desarrollando en la ciudad de Quito en el siglo XVII.

Bibliografía

Minchom, Martin. El pueblo de Quito, 1690-1810: demografía, dinámica sociorracial y protesta popular. Quito, FONSAL, 2007.

Rueda N., Rocío. El obraje de San Joseph de Peguchi. Quito, Abya-Yala, 1988.

Paniagua Pérez, Jesús. “La enseñanza en el mundo colonial: la enseñanza y desarrollo de los oficios”. Historia de la Educación Colombiana, Nº8, 2005, 77-115.

……………

Imagen: Guamán Poma de Ayala, Nueva corónica y buen gobierno. Cortesía de Det Kongelige Bibliotek / Royal Danish Library, Copenhagen, Dinamarca,

Martín Blázquez: El desempeño como jueces de los ministros de la Real Audiencia de México

El desempeño como jueces de los ministros de la Real Audiencia de México al final del periodo colonial. Notas introductorias a su estudio

Francisco Miguel Martín Blázquez
Foro hispanoamericano (Universidad Francisco de Vitoria, Madrid)

El presente proyecto trata de indagar en el perfil socio-profesional de los ministros que ejercieron

Melchor José de Foncerrada y Ulibarri, alcalde de corte, oidor y auditor de guerra

Melchor José de Foncerrada y Ulibarri, alcalde de corte, oidor y auditor de guerra

los distintos cargos de fiscal, alcalde del crimen, oidor y regente durante aproximadamente la segunda mitad del siglo XVIII y el primer cuarto del siglo XIX en la Real Audiencia de México. En ellos, los sujetos allí destinados desempeñaron funciones tanto jurídicas, principalmente, como políticas. Entre las primeras destacan su papel como representantes de la justicia real, es decir, era un juzgado de apelación en segunda instancia, y en el desempeño de numerosas comisiones en diversos juzgados menores. Entre las segundas, destaca su asesoría en asuntos gubernativos al virrey en las reuniones establecidas para tales efectos llamadas Real Acuerdo.

Tras la visita general realizada a la Nueva España por José de Gálvez entre 1761 y 1765, se realizaron una serie de reformas destinadas a afianzar el control metropolitano de aquellos territorios. Así, afectaron directamente al ámbito administrativo y comenzaron a condicionar el proceso histórico americano. Entre tales iniciativas, hubo algunas dadas a las audiencias indianas que alteraron sus ritmos y, sobre todo, la composición de su planta. La culminación de todo ese fenómeno reformista se daría con la promulgación de la Constitución de Cádiz y sus consecuencias serían determinantes para la escisión de los territorios novohispanos de la Corona española.

Es en este contexto en el que nos interesamos por conocer mejor los entresijos en los que devinieron tales modificaciones, en sus efectos sobre los oficios judiciales y el personal que optó y llegó a formar parte del tribunal novohispano. Para ello, nos centraremos en una serie de aspectos a destacar, que son su procedencia social, familiar y geográfica, su formación universitaria y la carrera letrada –el llamado cursus honorum–, sus pasos hasta llegar a la ciudad de México y el desempeño que acometieron una vez se establecieron en ella y hubieran jurado el cargo en la audiencia. Si existe la posibilidad, también nos detendremos a observar y valorar la evolución de su carrera una vez terminado su paso por el tribunal en cualquiera de los cargos señalados anteriormente, en especial una vez producida la independencia mexicana.

Nuestro análisis partirá de un enfoque prosopográfico clásico que, a continuación, nos dará pistas sobre otros aspectos, tales como los vínculos interpersonales de los magistrados y su incidencia en el ejercicio profesional una vez accedieron a sus respectivos puestos. También valoraremos cómo afectaron estos elementos a la promoción social y profesional de los integrantes de esta muestra, poniéndolo en relación con los avatares sociopolíticos de la monarquía al final del Antiguo Régimen.

Para ello, utilizaremos documentación de distinta procedencia, en especial relaciones de méritos y servicios y otros documentos oficiales procedentes de las secretarías y consejos relacionados con el gobierno de las Indias. Las bases podrán reconstruirse a grandes rasgos a través de la tratadística y normativa de la época, además de la información que la propia documentación nos facilite. A su vez, sopesaremos algunos acervos procedentes de la administración local, las universidades e incluso correspondencia. La información recopilada y estudiada nos ayudará a reconstruir elementos que nos indicarán pautas de selección para la audiencia mexicana, la creación de circuitos institucionales dentro de la red de audiencias hispanas, la toma de posiciones en el debate político antes y durante la crisis de la independencia o sus reflexiones y decisiones en el ámbito judicial, junto a su consecuente incidencia en el entorno local.

Bibliografía

ALONSO ROMERO, María Paz. Orden procesal y garantías entre Antiguo Régimen y constitucionalismo gaditano. Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2008.

ARNOLD, Linda. Burocracia y burócratas en México, 1742-1835. México, Grijalbo/CONACULTA, 1991.

BERTRAND, Michel. Grandeza y miseria del oficio. Los oficiales de Real Hacienda de la Nueva España, siglos XVII y XVIII. México, Fondo de Cultura Económica/El Colegio de Michoacán, 2011.

BURKHOLDER, Mark A. y CHANDLER, Dewitt S. Biographical dictionary of Audiencia Ministers in the Americas, 1687-1821. Westport, Greenwood Press, 1982.

GAUDIN, Guillaume. “Filipinas en el recorrido vital y profesional de los magistrados de la Monarquía católica (siglo XVII): pistas para un proyecto de investigación” en AHILA 2014 (actas 2016).

GAYOL, Víctor. Laberintos de justicia. Procuradores, escribanos y oficiales de la Real Audiencia de México (1750-1812). 2 vols. Zamora, El Colegio de Michoacán, 2007.

MARILUZ URQUIJO, José María. El agente de la administración pública en Indias. Buenos Aires, Instituto Internacional de Historia del Derecho Indiano, 1998.

……..

Imagen: Cortesía de la Mediateca del Instituto Nacional de Antropología e Historia

 

Guadalupe Pinzón Ríos: Las marinerías en torno a los Galeones de Manila (siglo XVIII)

Las marinerías en torno a los Galeones de Manila (siglo XVIII)

Guadalupe Pinzón Ríos
Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM

Durante el periodo colonial los principales vínculos de los territorios americanos con el exterior

Adrian Boot, Puerto de Acapulco en el Reino de la Nueva España en el Mar del Sur, 1628

Adrián Boot, Puerto de Acapulco en el Reino de la Nueva España en el Mar del Sur, 1628

se dieron por vía marítima. Ya fuera en las flotas atlánticas que partían de la península Ibérica para llegar a puertos como el de Veracruz o bien los Galeones de Manila que anualmente alcanzaban al puerto de Acapulco, los contactos marítimos fueron constantes. Y en esos contactos los trabajadores que formaron parte de las tripulaciones jugaron un papel principal pues fueron ellos los que permitieron que las embarcaciones pudieran realizar sus respectivas travesías.

Es complicado encontrar información sobre las tripulaciones en navegaciones organizadas por particulares pues en ocasiones se daba cuenta de los tratos hechos con los dueños de las embarcaciones sin dar más detalles de sus trabajadores. Para conocer un poco más sobre ellos es más fácil recurrir a registros de embarcaciones reales ya que todos los hombres que ahí laboraban eran empleados del rey y por tanto se llevaba cuenta de sus salarios y funciones. Aunque esos registros han permitido que se lleven a cabo algunas investigaciones sobre las tripulaciones que partieron de la península Ibérica o de Filipinas hacia Nueva España, aún queda mucho por conocer sobre los trabajadores que dedicaron su vida al mar y a las faenas marítimas en los propios territorios americanos.

Lo que con este trabajo se pretende es conocer un poco más sobre estos trabajadores centrándose en los empleados vinculados a los Galeones de Manila durante el siglo XVIII. Esto se debe a que en esta centuria se llevaron a cabo diversas adecuaciones a las reglamentaciones que coordinaban los trabajos de las marinerías ibéricas y por ello será interesante conocer si éstas llegaron a aplicarse o tuvieron que adecuarse a las realidades sociales, raciales y económicas de los propios territorios de ultramar. Por otro lado, se pretende conocer qué tanta relevancia tuvieron esos oficios del mar en el mundo novohispano y la forma en la que las nuevas reglamentaciones llegaron a afectarles.

…………..

Imagen cortesía de la Mediateca del Instituto Nacional de Antropología e Historia