Archivo por meses: Noviembre 2016

Presentación del libro de Arrelucea y Cosamalón, “La presencia afrodescendiente en el Perú”

*Esta entrada se refiere a una actividad ya realizada.
………….

presencia-afro-portadaEl Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México y el Seminario “Sociedad Indiana”

invitan a la presentación del libro de Maribel Arrelucea Barrantes y Jesús Cosamalón Aguilar.

La presencia afrodescendiente en el Perú. Siglos XVI-XX

con los comentarios de Isabel Ma. Povea, Rafael Castañeda y Álvaro Alcántara,
y la asistencia “virtual” de los autores.

Modera: Felipe Castro Gutiérrez

La reunión tendrá lugar en el Salón de Actos del Instituto, Circuito Mario de la Cueva, Ciudad Universitaria,  el viernes 9 de diciembre a las 10:00 hs.
La reunión será transmitida en vivo por youtube.

El libro puede consultarse en línea aquí.

 

Pelozatto Reilly: La cría y el comercio de mulas entre el Río de la Plata y el Perú

La cría y el comercio de mulas entre el Río de la Plata y el Perú: mercados regionales, actores y grupos sociales (siglos XVI al XIX)

Mauro Luis Pelozatto Reilly

Sin lugar a dudas, la mula fue un animal trascendental para el desarrollo de las poblaciones hispano-coloniales y sus economías. Desde los primeros años a partir de las fundaciones, los españoles intentaron implantar sus tradiciones agrícolas, como por ejemplo la producción tanto de alimentos como excedentes con fines comerciales[1]. Empero, como se intentará exponer en este ensayo, no fue útil únicamente para los trabajos agrícolas (desde épocas muy tempranas, estos animales sirvieron en el arado, la trilla, la carga y el transporte, junto a otras especies características de la tradición agrícola hispana, como el buey)[2].

Parto de la hipótesis de que los mulares fueron híbridos fundamentales, y no solamente como herramientas de trabajo rurales o como bestias de carga y transporte, sino también como articuladores de mercados locales y regionales, lo cual dio origen a otras actividades productivas, y con éstas a ciertos actores y grupos sociales vinculados de alguna forma u otra a la cría y comercialización de mulas.

Cierto es que su importancia también estuvo condicionada por las características geográficas y la especialización productiva de cada región. Por ejemplo, en Venezuela colonial, se las solía exportar hacia otras regiones como Santo Domingo, que las demandaba para las explotaciones azucareras[3]. La diversidad característica de la América española hacen necesario por lo menos un recorte geográfico, y es por eso que para esta oportunidad me he detenido en la caracterización de la cría y comercialización de mulas en el sur del Virreinato del Perú (lo que luego pasaría a formar parte del Virreinato del Río de la Plata, desde 1776), en el marco de lo que Carlos Sempat Assadourian planteó como ‘‘espacio peruano’’, que giraba en torno a Lima y Potosí, desde fines del siglo XVI.

‘‘Este espacio, que abarcaba desde Quito hasta el Río de la Plata, estaba articulado por el capital mercantil generado en esos centros, sobre todo por la minería potosina. La demanda de mercancías por parte de Lima y Potosí generaba una especialización regional de la producción de las diferentes subregiones dentro del espacio peruano. La consecuencia fundamental fue la formación de un mercado interno de mercancías provistas por las diferentes regiones y consumidas dentro del espacio peruano, en particular en los dos centros de desarrollo’’[4].

La importancia de las mulas radicaba, en primer lugar, en su relación directa con la producción de plata, que sin dudas fue la actividad más relevante. Por ejemplo, hasta fines del siglo XVIII, este metal representaba todavía cerca de un 80% de las exportaciones totales que salían desde el puerto de Buenos Aires[5]. Como bien señala Gustavo Paz, ‘‘en el caso del Río de la Plata, una de esas especializaciones regionales se produjo en torno de una mercancía en particular: las mulas. La circulación de mulas articuló un espacio económico entre Buenos Aires y el Perú desde comienzos del siglo XVII que perduró hasta fines del siglo XVIII’’[6].

Lo que me propongo para este artículo es, justamente, caracterizar la importancia de la cría y comercialización de mulares en dicho espacio, entendiéndola como una especialización económica que generó mercados, unió otros y dio origen tanto a ciertos actores socio-económicos como a grupos de poder. A su vez, me gustaría remarcar, más allá del espacio peruano, que estos cuadrúpedos tuvieron múltiples utilidades para todos los escalafones de la sociedad colonial, tanto en la región estudiada como en otros puntos muy importantes, como Nueva España: servían como medio de transporte de personas y todo tipo de mercaderías, como animal de tiro y montura, para los trabajos agrícolas, para brindar servicios básicos como el reparto de agua en las ciudades, entre otras cosas[7].

En primer término, hay que tener en cuenta que no todos los puntos del espacio peruano se vincularon de la misma manera a este comercio y a las demandas del norte minero. Por ejemplo Córdoba, desde comienzos del siglo XVII, se amoldó a la necesidad de carga y transporte del Alto Perú, promediando envíos anuales de 12.000 animales desde las décadas de 1610-1620, número que fue creciendo toda la centuria[8]. Pese a esta especialización, dicha jurisdicción complementó ese tráfico con el de esclavos y ‘‘efectos de Castilla’’, además de exportar vacas, cabras y ovejas, más productos derivados de éstas últimas, como lana y tejidos artesanales, que no solamente llegaban al norte, sino también al litoral y hasta el Brasil[9]. Por otra parte, como demostró Ana Inés Ferreyra, los mercados para la mula se fueron reorientando, a medida que iba en decadencia la producción de plata en el Potosí, consolidándose ya en el siglo XIX como bestias de trabajo y transporte en las estancias y demás unidades productivas, que se enfocaron cada vez más en la cría de bovinos y ovinos, además de la producción de trigo y harinas, tanto para el abasto local como para los intercambios con otras regiones[10].

Mula usada para cargar, en Tierra del Fuego, Argentina. Gracias a sus cualidades físicas, este híbrido puede cargar mucho peso y transportarlo con facilidad, incluso en zonas montañosas y de altura. Fuente de la imagen: Wikimedia

Mula usada para cargar, en Tierra del Fuego, Argentina. Gracias a sus cualidades físicas, este híbrido puede cargar mucho peso y transportarlo con facilidad, incluso en zonas montañosas y de altura. Fuente de la imagen: Wikimedia

En otros puntos, como Salta, la cría de estos híbridos estuvo directamente vinculada a los principales grupos de poder local, como las élites diversificadas que ocuparon durante mucho tiempo los principales puestos en la administración pública (cabildo). Estos comerciantes-hacendados se orientaron claramente a la cría, el engorde (invernadores) y los envíos (arrieros) de mulas hacia el Alto Perú y el Perú, complementando dichas actividades con otras como la cría de vacunos, la reventa de productos europeos y españoles (Salta funcionó como punto de redistribución mercantil en la región), el arrendamiento del cobro del diezmo, etc. Simultáneamente, necesitaron consolidar su poder económico con la formación de redes sociales y políticas, que generalmente nacían con alianzas matrimoniales entre familias beneméritas, y que continuaban con la compra de cargos en el ayuntamiento, la acumulación de tierras y la diversificación de los negocios, en donde la rama de la economía estudiada para este escrito tuvo mucho que ver. Dentro de dicha ciudad fueron famosas las grandes ferias del Valle de Lerma, en donde se reunían anualmente todo tipo de criadores, invernadores, arrieros, carreteros y mercaderes, todos vinculados al comercio interregional y principalmente con el norte argentífero[11]. En Catamarca, región analizada por varios especialistas desde finales del siglo XVII, se ha demostrado que la posesión de mulares estuvo relacionada no solamente a la arriería y el comercio en carretas, sino también a la ganadería diversificada y a la conformación de las élites, junto a instrumentos como el matrimonio, la dote y las mercedes de tierras[12].

Otro punto importante para lo que me interesa en este trabajo fue la ciudad de San Miguel de Tucumán, ‘‘ubicada en el camino de los productos europeos y la plata potosina, caracterizada por la producción doméstica diversificada en productos requeridos en el puerto y en los centros mineros, y especializada en el servicio de transportes de las mercancías que circulaban desde Buenos Aires a Jujuy’’[13]. A diferencia de los puntos mencionados anteriormente, en Tucumán la producción mular se daba en pequeñas cantidades, pese a su rol destacado para las demandas altoperuanas, y más bien se especializó como punto de invernada y posterior traslado de animales que llegaban desde Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires[14].

En este último punto tuvieron mucho que ver los arrieros y carreteros, sobre los cuales algunos historiadores hicieron interesantes aportes. Estos actores fueron fundamentales en las regiones con mayores problemas de comunicación, como Chile y Cuyo, puesto que sirvieron para conectar los mercados ubicados entre el Atlántico y el Pacífico, además de trasladar todo tipo de efectos desde y hacia distintos puntos del espacio peruano. Asimismo, supieron hacer considerables ganancias económicas en torno al traslado de ganado en pie, ya que su función era la de trasladar las recuas desde un punto a otro, comprando los animales a un determinado precio para venderlos a otro más elevado, aunque es preciso tener en cuenta que se trató de una actividad muy riesgosa (no todos los mulares y vacunos llegaban a destino), y que requería de inversiones (pago y productos de consumo para los peones, abrigos, herramientas, etc.). Parándonos desde el Reino de Chile y sus diversas subregiones, las entradas y partidas de mulas y carretas fueron indispensables para comunicar distintos mercados (por ejemplo, esta jurisdicción importaba yerba mate del Paraguay y las Misiones, ganado, productos castellanos y europeos que llegaban desde Buenos Aires, vinos y aguardientes de Mendoza y San Juan, suelas y carretas del Tucumán, entre otras cosas, y además exportaba trigo y harinas hacia diversos puntos, junto a otros géneros como las frutas secas, bebidas alcohólicas, etc.). En definitiva, este tipo de comercio involucraba a todo tipo de productores y actores sociales de una forma u otra. Por otra parte, en toda la región, los arrieros tendieron a diversificar sus empresas: cría y engorde de mulas, envíos de ganado bovino en pie, arrendamiento de tierras, producción de cereales y panificados, comercio en carretas, tráfico negrero, operaciones inmobiliarias, y demás[15].

En lo que respecta a Buenos Aires y el Río de la Plata, hay que decir que la importancia de las mulas y sus mercados ha sido analizada mayoritariamente a partir de la descripción de las unidades productivas y de la producción pecuaria, desde distintos objetos de estudio, problemas, fuentes y metodologías. Carlos Birocco, por ejemplo, sostuvo la importancia de este tema en relación al latifundio rioplatense y sus características, tras desarrollar un estudio de caso, el de don Miguel de Riblos y sus descendientes (estancieros del pago de Areco, Buenos Aires), que estuvieron relacionados principalmente a la ganadería equina y mular, y como consecuencia a las compañías comerciales de mulas, además de tener contactos con miembros de la élite política y mercantil[16]. Por su parte, Juan Carlos Garavaglia, quien también abordó la temática, demostró la existencia de distintos mercados para la ganadería, haciendo hincapié en los vacunos y las mulas: abasto de carne local (novillos), piezas de sebo y grasa para los mercados locales y regionales, los cueros de exportación y los envíos de animales en pie hacia las ferias del norte y el Alto Perú[17]. Por otra parte, en base al análisis de inventarios de estancias bonaerenses para el período 1750-1815, el autor elaboró un modelo de análisis que permite apreciar los rasgos principales de la ganadería en aquella época, al cual denominó ‘‘establecimiento típico’’, el cual estaba conformado por 790 vacunos, 490 ovinos, 300 equinos, 40 mulares y 12 bueyes, demostrando así la existencia de una economía pecuaria notoriamente diversificada[18]. Dicha postura fue confirmada, tomando fuentes, recortes cronológicos y análisis similares, por otros autores como Carlos Mayo y Ángela Fernández, para quienes el mular estaba difundido en todas las subregiones de Buenos Aires, todavía hacia comienzos del siglo XIX, criándose en establecimientos productivos generalmente junto a otras especies como vacunos y caballos, respondiendo de esta manera a los múltiples mercados coloniales señalados[19]. Tulio Halperín Donghi tomó un recorte cronológico más específico y el estudio de las fuentes (libros de cuentas, registros de compras y ventas, etc.) de un establecimiento en concreto: la estancia betlemita de Fontezuela (1753-1809), para sostener la misma idea: la tendencia a la diversificación ganadera, y la relación entre los establecimientos que criaban mulas y diversas alternativas mercantiles[20].

Por mi parte, gracias al análisis de padrones rurales y sucesiones de vecinos criadores, pude cuantificar y describir el peso de esta rama de la ganadería y la diversificación agrícola-ganadera en Buenos Aires durante la primera mitad del siglo XVIII[21], además de hacer una descripción de las intervenciones del cabildo, orientadas (tanto en Buenos Aires como en Santa Fe), a los impuestos sobre las mulas, y al control sobre los criadores, arrieros y carreteros, entendidos como actores sociales de gran importancia para las transacciones en sí y para la conexión con los distintos mercados locales y regionales[22].

Desde el punto de vista de los actores y grupos sociales de la campaña, resulta lo más convincente lo planteado desde hace algunas décadas por Carlos Mayo, para quien el fácil acceso a los medios de producción (tierra y ganado), más la poca capacidad de control por parte de las autoridades sobre las zonas rurales, la existencia de circuitos clandestinos de comercialización, y de una frontera abierta con las facciones indígenas, entre otras, hicieron posible que prácticamente todos los campesinos bonaerenses y rioplatenses pudieran constituirse como pequeños y medianos pastores y labradores, los cuales representaron una mayoría sobre el total de la población rural a lo largo de todo el período[23]. Uno de los principales problemas que tuvieron los hacendados, y entre ellos los que se especializaron en la cría y el comercio de mulas, fue justamente asegurarse mano de obra permanente, lugar que tuvieron que ocupar los esclavos africanos[24], los cuales nunca se vieron en cantidades demasiado grandes dentro de los establecimientos de la región. Tanto los esclavos como los campesinos que entraban en relaciones de dependencia con los estancieros y chacareros para acceder a la tierra, supieron desempeñarse en todo tipo de trabajos agrícolas y ganaderos, donde la cría de mulas ocupó un lugar de privilegio.

Tanto los mulares como los carreteros y arrieros fueron fundamentales para la conexión de los distintos mercados locales y regionales del espacio peruano, y miembros de los más diversos sectores y estratos participaban de la cría, el engorde y el tráfico. Fuente: Wikimedia

Tanto los mulares como los carreteros y arrieros fueron fundamentales para la conexión de los distintos mercados locales y regionales del espacio peruano, y miembros de los más diversos sectores y estratos participaban de la cría, el engorde y el tráfico. Fuente: Wikimedia

Entre las relaciones consuetudinarias que se desarrollaron entre propietarios y no propietarios se destacaron la agregación y el arrendamiento. La primera consistía, básicamente, en la concesión de la posibilidad de usufructo de una parcela para el campesino o familia campesina, quienes debían cumplir con determinados trabajos en las tierras del estanciero[25]. La segunda, en líneas generales, era similar a la anterior, con la diferencia de que implicaba el pago de una renta[26], mayormente pagada en ‘‘efectos de la tierra’’ (productos agrícolas y pecuarios), y en menor medida en plata amonedada. En algunos de mis trabajos, he demostrado la importancia demográfica de estos campesinos, los cuales también podían ser peones en algunos momentos del año, y que además, se desempeñaron como productores ganaderos diversificados, muchos de ellos incluso con mulas entre sus haciendas[27]. En definitiva, la actividad analizada para este ensayo no era algo exclusivo de las élites, si bien hemos repasado su importancia para los grupos sociales dominantes en distintos puntos del espacio peruano, sino que más bien existieron diversos sectores vinculados a estos mercados, desde grandes estancieros hasta pequeños campesinos que ni siquiera eran propietarios de las tierras que ocupaban y trabajaban.

Sería interesante complementar estudios como los expuestos en este ensayo con análisis cualitativos y cuantitativos elaborados en base a datos de diversas fuentes, tomando distintos objetos de estudio, problemáticas y regiones, para poder apreciar, entre otras cosas, la relación entre los niveles de producción de plata y el volumen del tráfico de mulas. En cuanto a las conclusiones del presente trabajo, podríamos resaltar que dicho tráfico, como especialización regional para varios puntos ubicados entre Buenos Aires y el Perú, involucró a múltiples actores sociales, integró a distintas actividades productivas y mercados regionales, y sirvió para la conformación de oligarquías locales con poder económico y político.

El Cabildo de la Ciudad de Salta funcionó como una institución representante de los intereses de las élites locales, cuyos miembros, en su mayoría, estaban vinculados a las mulas como productores, invernadores y comerciantes en función de las demandas del Alto Perú Minero. Fotografía tomada por el autor

El Cabildo de la Ciudad de Salta funcionó como una institución representante de los intereses de las élites locales, cuyos miembros, en su mayoría, estaban vinculados a las mulas como productores, invernadores y comerciantes en función de las demandas del Alto Perú Minero.
Fotografía tomada por el autor

Cite este artículo como
Mauro Luis Pelozatto Reilly “La cría y el comercio de mulas entre el Río de la Plata y el Perú: mercados regionales, actores y grupos sociales (siglos XVI al XIX),” en Sociedad indiana, publicado el 24 de noviembre de 2016, https://socindiana.hypotheses.org/802

Créditos:
La primera y segunda imágenes provienen de Wikimedia.

………..
Notas:

[1]. Cruz-León, Artemio, Martínez-Saldaña, Tomás y Damián-Huato, Miguel Ángel (2010). ‘‘Las mulas olvidadas por la historia agrícola colonial: una restitución’’, en Colegio de Postgrados, Universidad Autónoma Chapingo, p. 221

[2]. Ibídem, pp. 222-228.

[3]. Aizpurúa, Ramón (1988). ‘‘Las mulas venezolanas y el Caribe oriental del siglo XVIII: datos para una historia olvidada’’, en Boletín Americanista, Nº 33, pp. 5-6. Una primera versión de este pequeño trabajo fue presentada en el II Coloquio de Historia Regional Falconiana, celebrado en Coro entre el 23 y el 26 de marzo de 1988

[4]. Assadourian, Carlos Sempat (1983). El sistema de la economía colonial. Mercado interior, regiones y espacio económico. México, Nueva Imagen, pp. 129-134 y 270-273; Paz, Gustavo (1999). ‘‘A la sombra del Perú: mulas, repartos y negocios en el Norte argentino a fines de la colonia’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. E. Ravignani’’, Tercera Serie, Nº 20, p. 45; Fradkin, Raúl y Garavaglia, Juan Carlos (2009). La Argentina colonial. El Río de la Plata entre los siglos XVI y XIX. Buenos Aires, Siglo XXI Editores, p. 95.

[5]. Halperín Donghi, Tulio (2010). Historia contemporánea de América Latina. Buenos Aires, Alianza Editorial, p. 40.

[6]. Paz, Gustavo. Op. Cit., pp. 45-46.

[7]. Mijares Ramírez, Ivonne (2009). ‘‘La mula en la vida cotidiana del siglo XVI’’, en Long Towell, Janet y Attolini Lecón, Amalia (coordinadoras). Caminos y mercados de México. México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, Universidad Nacional Autónoma de México, pp. 291-310.

[8]. Paz, Gustavo (1999). Op. Cit., p. 47.

[9]. Ferreyra, Ana Inés (2013). ‘‘Patrimonio, producción y trabajo en la campaña de la Provincia de Córdoba, 1800-1860’’, en Revista Pilquen, Sección Ciencias Sociales, Año XV, Nº 1, p. 2.

[10]. Ibídem, pp. 10-11.

[11]. Marchionni, Marcelo Daniel (2000). ‘‘Acceso y permanencia de las elites en el poder político local. El Cabildo de Salta a fines del período colonial’’, en Cuadernos, Nº 13, Facultad de Humanidadess y Ciencias Sociales-UNJu, pp. 286-299.

[12]. De la Orden de Peracca, Gabriela, Gershanis, Marcelo Ariel, Roldán, Vilma Karina y Moreno, Alicia del Carmen (2001). ‘‘Conformación y consolidación de la élite colonial de Catamarca. Siglo XVII y primera mitad del siglo XVIII’’, en Revista de Ciencia y Técnica, Vol. VII, Nº 10, Año 7, pp. 139-145.

[13]. López de Albornoz, Cristina (2002). ‘‘Tiempos de cambio: producción y comercio en Tucumán (1770-1820) ’’, en Revista Andes, Universidad Nacional de Salta, Nº 13, p. 1.

[14]. Ibídem, p. 16.

[15]. Lacoste, Pablo (2008). ‘‘El arriero y el transporte terrestre en el Cono Sur (Mendoza, 1780-1800)’’, en Revista de Indias, Vol. LXVIII, Nº 244, pp. 35-66.

[16]. Birocco, Carlos María (1996). ‘‘Historia de un latifundio rioplatense: las estancias de Riblos en Areco, 1713-1813’’, en Anuario de Estudios Americanos, Tomo LIII, I, pp. 73-99.

[17]. Garavaglia, Juan Carlos (1999). Pastores y labradores de Buenos Aires. Una historia agraria de la campaña bonaerense 1700-1830. Buenos Aires, Ediciones de la flor, pp. 216-218.

[18]. Garavaglia, Juan Carlos (1993). ‘‘Las ‘estancias’ en la campaña de Buenos Aires. Los medios de producción (1750-1850) ’’, en Fradkin, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (II). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, p. 129.

[19]. Mayo, Carlos y Fernández, Ángela (1993). ‘‘Anatomía de la estancia colonial bonaerense (1750-1810) ’’, en Fradkin, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, p. 68; Mayo, Carlos (2004). Estancia y sociedad en la pampa (1740-1820). Buenos Aires, Editorial Biblos.

[20]. Halperín Donghi, Tulio (1993). ‘‘Una estancia en la campaña de Buenos Aires, Fontezuela, 1753-1809’’, en Fradkin, Raúl (Comp.). La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los establecimientos productivos (I). Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, p. 60.

[21]. Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2015). ”La ganadería colonial rioplatense en un período transición: de las vaquerías tradicionales a las estancias de cría. Una caracterización de las prácticas y los establecimientos productivos desde la década de 1720”, en II Jornadas de estudiantes y graduados de Historia, Universidad Nacional de General Sarmiento, 27 de agosto de 2015; Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2015). ”El desarrollo de la ganadería en Buenos Aires Colonial. Faenas, unidades productivas y alternativas mercantiles a comienzos del Siglo XVIII”, en III Encuentro de Investigación ”Dr. Rogelio C. Paredes’, Universidad de Morón, 14 de noviembre de 2015; Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2016). ”El latifundio y los pequeños productores rurales en Buenos Aires colonial del siglo XVIII: análisis, fuentes y discusiones”, en Revista Raíces, Uruguay, Nº 190, agosto de 2016; Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2016). ”Ganadería y unidades productivas mixtas en Buenos Aires colonial, 1726-1759”, en Revista Historia y Geografía, Nº 34, Universidad Católica Silva Henríquez, Chile, pp. 43-65.

[22]. Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2014). ”El Cabildo de Buenos Aires y la administración del mercado local, 1700- 1750”, en II Jornadas de Investigación ”Rogelio C. Paredes”, Universidad de Morón, 14 de noviembre de 2014; Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2015). ”El Cabildo de Buenos Aires y la economía rural: las recogidas de ganado y el abasto dentro de su jurisdicción, 1723-1750”, en Carta informativa XXXVII de la Junta de Estudios Históricos del Partido de La Matanza, Universidad Nacional de La Matanza, Julio de 2015, pp. 7-42; Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2016). ”Administración pública del ganado y sus alternativas comerciales en la jurisdicción del cabildo de Santa Fe de la Vera Cruz, Gobernación del Río de la Plata (1576-1627) ”, en Revista Estudios Digital, IIHAA, Universidad de San Carlos, Guatemala, Año 4, Nº 9, agosto de 2016.

[23]. Mayo, Carlos (1987). ‘‘Sobre peones, vagos y malentretenidos: el dilema de la economía rural rioplatense durante la época colonial’’, en Mayo, Carlos y otros (Debate). Gauchos, campesinos y fuerza de trabajo en la campaña rioplatense. Anuario del IEHS, Nº 2, pp. 25-32; Garavaglia, Juan Carlos (1993). Op. Cit., pp. 162-184.

[24]. Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2015). ”La esclavitud en el litoral rioplatense durante la primera mitad del siglo XVIII: entre las obras públicas y las diferentes realidades en el contexto rural”, en V Encuentro de discusión de avances de investigación sobre diversidad cultural, Universidad Nacional de Rosario, 13 de agosto de 2015.

[25]. Mayo, Carlos (2004). Op. Cit., pp. 73-74.

[26]. Fradkin, Raúl (1995). ‘‘Según la costumbre del pays’: costumbre y arriendo en Buenos Aires durante el siglo XVIII’’, en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘‘Dr. E. Ravignani’’, Tercera Serie, Nº 11, pp. 39-64.

[27]. Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2016). ‘‘Ganadería y unidades productivas…’’, Op. Cit., Ibídem, Pelozatto Reilly, Mauro Luis (2016). ”Mano de obra y explotaciones rurales en Buenos Aires colonial (1726-1756)”, en Revista Diálogos, Escuela de Historia, Universidad de Costa Rica, Volumen 17 especial, octubre de 2016, pp. 217-240.