Archivo por meses: Agosto 2017

Guadalupe Pinzón Ríos: Las marinerías en torno a los Galeones de Manila (siglo XVIII)

Las marinerías en torno a los Galeones de Manila (siglo XVIII)

Guadalupe Pinzón Ríos
Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM

Durante el periodo colonial los principales vínculos de los territorios americanos con el exterior

Adrian Boot, Puerto de Acapulco en el Reino de la Nueva España en el Mar del Sur, 1628

Adrián Boot, Puerto de Acapulco en el Reino de la Nueva España en el Mar del Sur, 1628

se dieron por vía marítima. Ya fuera en las flotas atlánticas que partían de la península Ibérica para llegar a puertos como el de Veracruz o bien los Galeones de Manila que anualmente alcanzaban al puerto de Acapulco, los contactos marítimos fueron constantes. Y en esos contactos los trabajadores que formaron parte de las tripulaciones jugaron un papel principal pues fueron ellos los que permitieron que las embarcaciones pudieran realizar sus respectivas travesías.

Es complicado encontrar información sobre las tripulaciones en navegaciones organizadas por particulares pues en ocasiones se daba cuenta de los tratos hechos con los dueños de las embarcaciones sin dar más detalles de sus trabajadores. Para conocer un poco más sobre ellos es más fácil recurrir a registros de embarcaciones reales ya que todos los hombres que ahí laboraban eran empleados del rey y por tanto se llevaba cuenta de sus salarios y funciones. Aunque esos registros han permitido que se lleven a cabo algunas investigaciones sobre las tripulaciones que partieron de la península Ibérica o de Filipinas hacia Nueva España, aún queda mucho por conocer sobre los trabajadores que dedicaron su vida al mar y a las faenas marítimas en los propios territorios americanos.

Lo que con este trabajo se pretende es conocer un poco más sobre estos trabajadores centrándose en los empleados vinculados a los Galeones de Manila durante el siglo XVIII. Esto se debe a que en esta centuria se llevaron a cabo diversas adecuaciones a las reglamentaciones que coordinaban los trabajos de las marinerías ibéricas y por ello será interesante conocer si éstas llegaron a aplicarse o tuvieron que adecuarse a las realidades sociales, raciales y económicas de los propios territorios de ultramar. Por otro lado, se pretende conocer qué tanta relevancia tuvieron esos oficios del mar en el mundo novohispano y la forma en la que las nuevas reglamentaciones llegaron a afectarles.

…………..

Imagen cortesía de la Mediateca del Instituto Nacional de Antropología e Historia

Velázquez Sandoval, El trabajo y el campo: los oficios en las haciendas del centro y el bajío novohispano en la segunda mitad del siglo XVIII

El trabajo y el campo: los oficios en las haciendas del centro y el bajío novohispano en la segunda mitad del siglo XVIII

 Mónica Velázquez Sandoval[1]

La Nueva España como espacio social heterogéneo, fue escenario de contrastes y claroscuros en donde las actividades productivas, dado su carácter preindustrial, no podían desligarse completamente del mundo rural, por lo que dicho espacio representó un punto de encuentro para todo tipo de industrias u oficios. Sin importar la actividad desempeñada, el campo se encontraba presente ya fuera en forma de mulas, caballos, cueros, granos, metales, carne, etcétera.

En términos generales, podríamos decir que el trabajador del campo novohispano surtía de insumos al trabajador urbano para el desarrollo de sus actividades y al igual que éste, iba adquiriendo conocimientos que finalmente le permitían convertir su trabajo en una especialización que requería años de aprendizaje no formal. El aprendizaje de los diferentes oficios que se practicaban en el ámbito rural no dependía de gremios u otro tipo de organizaciones; se transmitía de boca en boca, de padres a hijos, se heredaba en el ámbito familiar e incluso, algunas crónicas españolas refieren que los indígenas llegaban a aprender oficios, sólo observando al maestro y tras la práctica cotidiana se especializaban.

Por otra parte, también debemos señalar que el trabajador rural, normalmente debía ser diestro en diversas actividades, por lo que era capaz de sembrar, cosechar, alimentar y cuidar animales, hilar, herrar, domar, construir sus propias casas, etcétera. De todas las labores que desempeñaba, podía darse el caso de que una de ellas se convirtiera en una verdadera especialización, como lo podría ser la curtiduría, el pastoreo, la trasquila, la ganadería, la construcción, el cultivo de plantas o granos como el trigo, el café, la caña o el cacao. Por citar un ejemplo mencionaré al vaquero, que por lo general era mestizo, que requería de una serie de conocimientos especializados, como lo era el lazar animales, herrar, formar manadas, conducir rebaños y por supuesto conocer los caminos y el clima, los tiempos de traslado e importante tener conocimiento sobre las características de los animales y sus padecimientos.

Los espacios en donde las actividades señaladas eran desempeñadas estaban constituidos básicamente por las estructuras agrarias tradicionales de la Nueva España: los ranchos, las haciendas y los pueblos, aunque no hay que olvidar otros espacios como las misiones y los presidios[2]. Para el estudio que se plantea desarrollar, se tomará específicamente el caso de las haciendas del Centro y el Bajío novohispano, dedicadas principalmente a la agricultura y a la cría de ganado menor (puercos, borregos, chivos), ya que las haciendas por las características de su producción llegaban a especializarse, como lo era el caso de las haciendas de caña, pulque, entre otras.

En las haciendas de producción mixta (ganadería/agricultura) del Centro y el Bajío, aquellos individuos que decidían salir de los pueblos indígenas o que no tenían un lugar en ellos, como los mestizos, encontraban en éstas la oportunidad donde podían alcanzar cierto estatus social y económico gracias a las habilidades adquiridas, por ejemplo los vaqueros, arrieros, trasquiladores, capitanes de cuadrillas, entre otros. La producción de este tipo de haciendas requería de personal especializado en determinados oficios como el curtido de pieles, el herraje de animales, la siembra, la elaboración de sebo y la matanza de animales, actividades que se convirtieron en oficios.

A lo largo de la investigación en torno a estos oficios del mundo rural, podrá observarse como las actividades desarrolladas por la hacienda agrícola ganadera de la segunda mitad del siglo XVIII propiciaron la aparición de individuos que gracias a sus habilidades personales, desempeñaban tareas de enorme importancia para la supervivencia de estas unidades productivas. Para lograr el objetivo señalado, entre otros documentos, se consultarán los llamados libros de cuentas, correspondencia e informes de administradores de dos haciendas, en particular Arroyozarco y San Pedro Ibarra. La primera se encontró sujeta a la jurisdicción de la provincia de Jilotepec y la segunda se encontraba al norte de Guanajuato, en la jurisdicción de San Miguel el Grande; ambas propiedades pertenecieron al Fondo Piadoso de las Californias durante la segunda mitad del siglo XVIII.

Archivo General de la Nación, Fondo Californias, volumen 3, 2ª parte

[1] Alumna de doctorado en Historia en la Universidad Nacional Autónoma de México.

[2] Para el caso del presidio, comúnmente los soldados se instalaban junto con sus familias a las afueras del mismo, en dichos espacios instalaban cultivos y desarrollaban la cría de animales para autoconsumo, debido a que los suministros enviados eran usualmente insuficientes.

Trejo Rivera: Marineros de la Carrera de Indias: la tripulación del navío Nuestra Señora del Juncal de la flota de la Nueva España

Marineros de la Carrera de Indias: la tripulación del navío Nuestra Señora del Juncal de la flota de la Nueva España de 1630-1631

Flor Trejo Rivera
Instituto Nacional de Antropología e Historia

Un barco de la Carrera de Indias era una maquinaria muy compleja. Requería de trabajadores

Plano del galeón Nuestra Señora de la Mar, de la Armada del General Marqués del Vado, que naufragó en el Golfo de la Bermuda. 1691 AGI, Mapas y Planos, Ingenios 318

Plano del galeón Nuestra Señora de la Mar, de la Armada del General Marqués del Vado, que naufragó en el Golfo de la Bermuda. 1691
AGI, Mapas y Planos, Ingenios 318

especializados para hacerla funcionar, los cuales estaban organizados de manera estricta y jerárquica. Salvo los pilotos que recibían un curso en la Casa de la Contratación, el resto de la tripulación adquiría sus habilidades a partir de la dura experiencia en el mar. El oficio de marinero se aprendía sobre la práctica, podían empezar desde niños siendo grumetes o pajes e ir ascendiendo de acuerdo a sus habilidades y suerte. La Casa de la Contratación regulaba la contratación de los mismos y llevaba un registro por embarcación donde se indicaba nombre, origen geográfico, parentela y su descripción física. La tripulación estaba dividida en gente de mar y gente de guerra, éstos últimos eran soldados encargados de la seguridad en caso de ataque de enemigos. A pesar de los estudios que se han realizado sobre los marineros de la Carrera de Indias, aún se requieren estudios puntuales que aporten mayor información sobre el oficio de marinero en el siglo XVII. Por ejemplo, las zonas geográficas que mayormente proveían de marineros, cuánto les pagaban, cuáles eran los riesgos de su profesión, así como las edades adecuadas para las labores a bordo, entre otras cosas.

Como parte de la investigación sobre el naufragio del navío almiranta Nuestra Señora del Juncal ocurrido en la Sonda de Campeche en 1631, he recuperado información sobre la tripulación embarcada, donde podemos encontrar edades tan extremas como por ejemplo un niño de 8 años cumpliendo funciones de paje o un marinero de 60 años que por su descripción física podemos adivinar la ocurrencia de algunos accidentes durante el manejo del velamen o maniobras a bordo. Incluso, en el estudio del hundimiento del navío es posible apreciar cómo la experiencia de los marineros fue un factor decisivo en su sobrevivencia y decisiones acertadas en el momento más crítico del hundimiento.

Para conocer más sobre el tema pueden leerse las siguientes obras:

Caballero Juárez, José Antonio, El régimen jurídico de las armadas de la Carrera de Indias. Siglos XVI y XVII, México, UNAM, 1997.

Pérez-Mallaína Bueno, Pablo Emilio, Los hombres del océano. Vida cotidiana de los tripulantes de las flotas de Indias siglo XVI, Sevilla, Sociedad Estatal para la Exposición Universal Sevilla, 1992.

Rahn Phillips, Carla, Seis galeones para el rey de España. La defensa imperial a principios del siglo XVII, Madrid, Alianza, 1986.

Serrano Mangas, Fernando, Los galeones de la Carrera de Indias, 1650-1700, Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos de Sevilla, CSIC, 1985.

Silva Prada: Con el cuchillo en la mano: Los practicantes de los saberes médicos en el Nuevo Reino de Granada

Con el cuchillo en la mano: Los practicantes de los saberes médicos en el Nuevo Reino de Granada (siglos XVI-XVIII).

Natalia Silva Prada

La vida de la gente que se dedicó a sanar a otros durante los tres siglos del gobierno español en

Cristóbal Pérez de Herrera, médico español, en 1598.

Cristóbal Pérez de Herrera, médico español, en 1598.

América es aun poco conocida en sus detalles. Se ha llegado a afirmar entre otras cosas, que estos no eran todavía, “médicos de verdad” hasta muy entrado el siglo XVIII.

¿Cuánto sabemos de esos oficios de raros nombres como el flebotomista o el algebrista? ¿Que tenían que ver con los cirujanos o con los médicos? ¿Por qué los barberos hacían parte de los practicantes de la medicina y eran también sacamuelas o llamados sangradores? ¿Por qué algunos de ellos usaban el altisonante nombre de protomédicos o protobarberos? ¿Podían las mujeres curar a sus congéneres? ¿Alrededor de qué asociaciones religiosas o cofradías se reunían? ¿Un curandero podía ser médico? ¿Por qué los protomédicos examinaron curanderos? ¿Eran todos seres compasivos? ¿Cómo les eran remunerados sus oficios? ¿Quiénes tenían licencias para practicar? ¿Quiénes ejercían de manera ilegal?

Mi proyecto buscará saber quiénes eran las personas de carne y hueso que se dedicaron a la curación, en qué condiciones ejercían su oficio, cuánto habían estudiado para hacerlo ó de qué manera aprendían el oficio, a qué edad empezaban a ejercerlo, por qué peleaban unos con otros, cuánto ganaban ejerciendo su profesión, en dónde vivían, cuántos tenían títulos médicos y cómo los obtenían, qué relaciones familiares o de amistad existían entre ellos, quiénes escribieron obras médicas, cómo percibían su propio oficio. Trataremos también de deshacer algunos mitos que se han ido repitiendo en las obras históricas dedicadas a estos temas.

Las preguntas revelan un gran número de aspectos de los oficios sanitarios en el Nuevo Reino de Granada que aún deben estudiarse sistemáticamente. Los historiadores colombianos ya han avanzado en la investigación de los aspectos generales de la medicina o en la de oficios particulares como el de los barberos, boticarios y yerbateros, pero aún queda mucho por conocer sobre las dinámicas particulares en las cuales se desenvolvieron esos oficios y las relaciones existentes entre todas las prácticas sanitarias y sus practicantes. Aun debemos desenterrar de los archivos, los nombres de muchos de ellos y los conflictos específicos que enfrentaron con sus pacientes y con las autoridades.

Cuando se habla de la medicina se piensa en serios personajes españoles vestidos de negro o en recogidos y resignados monjes que trabajan en sus hospitales. Pero también nos encontraremos con portugueses judaizantes traficantes de esclavos que ejercían la cirugía, con esclavos liberados que además de practicar la cirugía de tipo occidental cultivaban las artes que rondaban el mundo mágico de las brujas y los yerbateros, con barberos que también eran mercaderes y alcaldes mayores, con médicos que a pesar de su apariencia piadosa blasfemaban contra los santos protectores durante las epidemias. Encontraremos a unas cuantas mujeres experimentadas en estas artes, quienes a pesar ser juzgadas y procesadas por el Santo Oficio de la Inquisición como brujas, llegaron a curar a importantes personajes, o con monjas y mujeres de abolengo practicantes de la medicina. Veremos sus edades, procedencias, familias y aspiraciones. Buscaremos entender cuánto ganaban, cuál era su relación específica con el oficio, cómo vivían y que diferencias había entre ellos. Reflexionaremos, por último, sobre el variopinto mundo de las prácticas que involucraban curar el cuerpo: aprender anatomía, escribir sobre historia natural, visitar hospitales y médicos, recetar remedios o hierbas, inventar fármacos, aliviar el dolor, operar, ayudar a parir, tratar epidemias, dar consejos sobre la leche materna, oficiar rituales, sanar esclavos, combatir las picaduras de serpientes, sacar muelas, poner sanguijuelas e incluso opinar sobre los efectos de la tortura.

 

Bibliografía precedente:

Alzate Echeverri, Adriana María. Suciedad y orden. Reformas sanitarias borbónicas en la Nueva Granada 1760-1810. Bogotá: Universidad del Rosario; Universidad de Antioquia; Instituto Colombiano de Antropología e Historia, 2007.

Alzate Echeverri, Adriana María. Geografía de la lamentación. Institución hospitalaria y sociedad en el Nuevo Reino de Granada, 1760-1810. Bogotá: Editorial Universidad del Rosario; Editorial Pontificia Universidad Javeriana, 2012.

Ariza Martínez, Juan Sebastián, La cocina de los venenos. Aspectos de la criminalidad en el Nuevo Reino de Granada, siglos XVII-XVIII. Bogotá: Editorial Universidad del Rosario, 2015.

Ariza Martínez, Juan Sebastián (2014). “¿Remedios o ponzoñas? Aproximación al uso de la yerbatería como método curativo en el Nuevo Reino de Granada durante el siglo XVIII” en Anuario de Historia Regional y de las Fronteras, 2014, 19 (2). pp. 315-333.

Barbero, Carolina y Villamill, María. “La medicina en el proceso de Conquista y Colonización del Nuevo Mundo: los casos del médico Diego Álvarez Chanca y del cirujano Alonso de Santiago” en Guerrero, Javier; Wiesner, Luis y Martínez, Abel (comp.). Historia social y cultural de la salud y la medicina en Colombia, siglos XVI-XX. Medellín: La Carreta Editores; Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, 2010. pp. 17-32.

Cabrera Afonso, Juan Rafael. “Médicos y cirujanos andaluces en el virreinato de Nueva Granada”. Discurso de recepción como académico de número de la real academia hispanoamericana. Cádiz, 1995.

Gardeta Sabater, Pilar. Sebastián José López Ruiz (1741-1842). Sus escritos médicos y el ejercicio de la medicina en Nueva Granada en la segunda mitad del siglo XVIII. Universidad de Málaga.

Gardeta Sabater, Pilar. “El nuevo modelo del Real Tribunal del Protomedicato en la América española: Transformaciones sufridas ante las Leyes de Indias y el cuerpo legislativo posterior”. En: DYNAMIS. Acta Hisp. Med. Sci. Hist. illus. Vol. 16 (1996): 237-259.

Gómez, Pablo F. The Experiencial Caribbean: Creating Knowledge and Healing in the Early Modern Atlantic. Chapel Hill, NC, North Carolina Press, 2017.

Hernández de Alba, Gonzalo, “Un médico naturalista en la Nueva Granada” en www.banrepcultural.org/sites/default/files/libros/cap1.doc

Maya Restrepo, Luz Adriana, “Botánica y medicina africanas en la Nueva Granada, siglo XVII” en Historia crítica, 2001, pp. 209-224.

Newson, Linda A y Susie A. Michin. From Capture to Sale: The Portuguese Slave Trade to Spanish South America in the Early Seventeenth Century. Leiden and Boston: Brill, 2007.

Nieto Olarte, Mauricio, Orden natural y orden social: ciencia y política en el Semanario del Nuevo Reyno de Granada. Bogotá: Universidad de los Andes, Facultad de Ciencias Sociales, Departamento de Antropología, 2008.

Ronderos Gaitán, Paula, “Juan de Vargas o del oficio de barbero, hacia una microhistoria de los oficios en el Nuevo Reino de Granada del siglo XVII” en Historia y sociedad, Medellín, n.18, 2010, pp.149-161.

Ronderos, María Paula. “Evidencias históricas de las prácticas médicas y farmacéuticas en la Santafé del siglo XVII. El caso de la muerte por purga”. Bogotá: Documentos CESO, 2004.

Ronderos, María Paula. El dilema de los rótulos: lectura del inventario de una botica santafereña a comienzos del siglo XVII. Bogotá: Ed. Pontificia Universidad Javeriana, 2007.

Pita Pico, Roger. “Las boticas en el Nuevo Reino de Granada a finales del período colonial: el lento camino hacia la modernidad” en Medicina (Bogotá), 2015, vol.37, n.3, 110, pp. 223-241.

Quevedo, Emilio, “El modelo higienista en el Nuevo Reino de Granada durante los siglos XVI XVII” en Revista de la Facultad de medicina, v.53, n.1, 2005.

Quevedo, Emilio (et. al). Historia de la medicina en Colombia. Tomo I: Prácticas médicas en conflicto (1492-1782). Bogotá: Editorial Norma, Tecnoquímicas, 2007.

Silva, Renán, Las epidemias de viruela de 1782 y 1802 en el virreinato de Nueva Granada: contribución a un análisis histórico de los procesos de apropiación de modelos culturales. Medellín: La Carreta Editores, 2007.

Silva Prada, Natalia “’No doy yo limosna a santo que quita peste’: el insólito caso de un médico cartagenero” en Blog Los Reinos de las Indias en el Nuevo Mundo. Entrada del 26 de marzo de 2015. URL: http://losreinosdelasindias.hypotheses.org/867

Soriano Lleras, Andrés, La medicina en el Nuevo Reino de Granada. Copia digitalizada en https://publicaciones.banrepcultural.org/index.php/boletin_cultural/article/view/5187/5437

……..

Imagen: cortesía de Wikimedia

Seminario: Rosenmüller, Estrategias legales y repartimiento de mercancías en Nueva España

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su decimoséptima sesión, en la que se presentará el texto de

Christoph Rosenmüller
Fellow of the Gerda Henkel Foundation (2017–2018) / Professor, Department of History, Middle Tennessee State University

sobre
La costumbre o por mejor decir corruptela contraria”: Estrategias legales y el repartimiento de mercancías en la Nueva España, ca. 1650-1755

Viernes 1 de septiembre de 2017, 10 – 12 hs.
Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad asimismo mediante skype. Si le interesa, comuníquese a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

 

Vargas-Betancourt: Las mujeres tlatelolcas en los mercados de la ciudad de México

Esbozo sobre el caso de las mujeres tlatelolcas en los mercados de la ciudad de México

Margarita Vargas-Betancourt
University of Florida

Esta nota presenta las cuestiones que están siendo analizadas sobre el caso de las mujeres tlatelolcas en los mercados de la ciudad de México, proyecto que será presentado en el Seminario de Los oficios en las sociedades indianas en noviembre del 2017.

Durante la época mesoamericana Tlatelolco jugó un papel fundamental en el comercio de la

Pochtecas. Códice Florentino, Mediateca del INAH

Pochtecas. Códice Florentino, Mediateca del INAH

cuenca de México. Los factores que dieron lugar a la preeminencia mercantil de Tlatelolco fueron además de políticos y sociales, ambientales y geográficos. Todo ello dio lugar a una sociedad particular, cuya especificidad se refleja en la actividad económica de las mujeres. Durante el virreinato, Tlatelolco, a la que los españoles nombraron Santiago Tlatelolco, fue una de las dos repúblicas de indios que constituyeron la ciudad de México. La otra fue San Juan Tenochtitlan.

El propósito de este estudio es explorar la participación de las mujeres tlatelolcas en la actividad mercantil de la ciudad de México durante el siglo XVI, y dilucidar sobre algunas cuestiones. En primer lugar, se analizarán las continuidades y cambios en el ejercicio del oficio mercantil entre la época prehispánica y la colonial. Aunque en este análisis se abordará el oficio de mercader en general, se pondrá especial énfasis en el papel de las mujeres. En segundo lugar, se examinará si la participación femenina en el mercado se limitó a una actividad doméstica, relacionada a productos básicos cuyo excedente era llevado al mercado o si se trató de una actividad altamente especializada, relacionada a productos de lujo como la llevada a cabo por los pochtecas. Finalmente, se discutirá el efecto que tuvo la actividad económica de las mercaderes tlatelolcas en la tenencia de la tierra, en los conflictos legales durante la colonia y en el desarrollo de las instituciones del virreinato de la Nueva España.

El caso de las mercaderes tlatelolcas contradice la suposición de que las mujeres tuvieron un papel incidental en los mercados coloniales. Aunque limitadas, fuentes documentales, como litigios, testamentos y peticiones a las autoridades coloniales, proveen información detallada sobre la vida de mujeres tlatelolcas, incluyendo detalles sobre su persona, actividad económica, bienes, propiedades y familias. El análisis cualitativo de estos documentos permite identificar patrones que pueden ser comparados y contrastados con evidencia filológica, etnológica y arqueológica para llegar así a la conclusión de que las mujeres tlatelolcas tuvieron un papel más importante de lo pensado en la actividad económica de la ciudad de México durante el siglo XVI.

………..

Imagen: Mediateca del Instituto  Nacional de Atropología e Historia; puede verse aquí

Povea Moreno: “Siendo nuestro oficio el de barreteros”

“Siendo nuestro oficio el de barreteros”. Trabajo calificado y sus variantes en el espacio minero de la monarquía hispánica.

 Isabel M. Povea Moreno

En 1788, cuando Fausto de Elhuyar explicó al Secretario de Estado y del Despacho los altos

Voyage du tour du monde (París, 1719), de Giovanni Francesco Gemelli. Cortesía de la John Carter Brown Library at Brown University.

Voyage du tour du monde (París, 1719), de Giovanni Francesco Gemelli. Cortesía de la John Carter Brown Library at Brown University.

sueldos que había fijado a los mineralogistas alemanes destinados a América, tomó como ejemplo para justificar esa decisión, el elevado salario de los barreteros en aquellos territorios. Para él, un científico no podía ganar menos que un trabajador manual. La importancia de la plata, junto a la cualificación necesaria para ejercer el oficio, hizo que los barreteros, en algunas regiones, disfrutaran de altas retribuciones que no dejaron de sorprender a quienes los observaron –e, incluso, observamos- desde otras realidades.

Los barreteros –también barreneros o piqueros- desarrollaban su trabajo, generalmente, en la parte más profunda de las minas, donde se encargaban de extraer el mineral de la roca. Para ello, debían ser expertos en el manejo de la barreta o el pico y, más avanzado el periodo colonial, de la pólvora, lo que los convertía en los trabajadores más cualificados de la fase minera. Por ejemplo, cuando empleaban la pólvora, sabían la profundidad exacta del taladro o barrena según la dureza de la piedra y la cantidad de explosivo, regulado en cartuchos, con la que rellenar el agujero o barreno; un pequeño error en esas medidas podía perjudicar la estructura del yacimiento minero, e incluso, costarles la vida. Normalmente trabajaban en cuadrillas, de número variable, bajo la supervisión de un mayordomo y se encontraban relacionados con un grupo de cargadores –apiris, carguiches, tenateros,…- que transportaban el mineral a la superficie.

Estas son notas generales sobre la función de los barreteros. La realidad de este oficio en cada región, en cada centro minero y en cada mina, suma particularidades a esa visión general. Por ello me interesa estudiar el oficio de barretero en distintas regiones mineras de la monarquía hispánica, con especial énfasis en los territorios americanos. Esta visión panorámica me dará la oportunidad de analizar las variables que afectaron al desarrollo y ejercitación de dicho oficio en el espacio minero hispano. Pensemos, por ejemplo, en las relaciones salariales o en las condiciones tecnológicas, que como se verá presentaron diferencias notables de una región a otra, e incluso, entre regiones “próximas”.

Los estudios sobre los trabajadores mineros en Hispanoamérica durante la época colonial no son extraños. De hecho, un capítulo habitual en los trabajos relativos a los diferentes centros mineros es el dedicado a la fuerza laboral. Sobre los trabajadores mineros, diferentes estudios han trazado un panorama general, que en las últimas décadas se ha visto ampliado por investigaciones sobre algunos distritos mineros y ciertas problemáticas. La mayoría de estos trabajos han observado la presencia de un nivel de especialización dentro de estos trabajadores, y a partir de esa división del trabajo y los consiguientes niveles salariales, han creado clasificaciones. Pero a pesar de las diferencias sociales y económicas casi siempre han sido analizados en conjunto, de forma que normalmente se habla de “los trabajadores mineros”. En mi investigación me interesa, por un lado, hacer hincapié en que se trata de un grupo heterogéneo dentro del cual se practicaban diferentes oficios, entendidos como actividades que precisaban distintas habilidades y grados de cualificación. Y, por otro, profundizar en el estudio de los barreteros, el oficio más calificado de la fase extractiva; y a través de diversas variables como la “calidad” de los individuos que ejercían tal profesión, las formas de remuneración, las relaciones de solidaridad o la tecnología empleada en el trabajo estudiar las variaciones que dicho oficio presentaba en la geografía hispana.

…..

Sobre los trabajadores mineros en Nueva España y los Andes puede verse, entre otros:

  • Cuauthémoc Velasco Ávila, “Los trabajadores en la Nueva España, 1750-1810”, en Enrique Florescano (ed.), De la Colonia al imperio, vol. 1, México: Siglo XXI, 1980, pp. 239-301.
  • Frédérique Langue, “Trabajadores y formas de trabajo en las minas zacatecanas del siglo XVIII”, Historia Mexicana, vol. 40, núm. 3, 1991, pp. 463-506.
  • Carlos Contreras, Los Mineros y el Rey. Los Andes del norte: Hualgayoc 1770-1825, Lima: IEP, 1995, pp. 71-120.
  • Kendall W. Brown, “Workers’ Health and Colonial Mercury Mining at Huancavelica, Peru”, The Americas, vol. LVII, núm. 4, 2001, pp. 467-496.
  • Margarita Villalba Bustamante, “El trabajo en las minas de Guanajuato durante la segunda mitad del siglo XVIII”, Estudios de Historia Novohispana, México, UNAM, Instituto de Investigaciones Históricas, vol. 48, enero-junio de 2013, pp. 35-83.
  • Isabel M. Povea Moreno, Minería y reformismo borbónico en el Perú. Estado, empresa y trabajadores en Huancavelica, 1784-1814, Lima: IEP-BCRP, 2014, pp. 211-285.
  • Paula Zagalsky, “Trabajadores indígenas mineros en el Cerro Rico de Potosí: tras los rastros de sus prácticas laborales (siglos XVI-XVII)”, Revista Mundos do Trabalho, vol. 6, núm. 12, 2014, pp. 55-82.