Archivo de la etiqueta: Congresos de Historia

De Pátzcuaro a Oaxtepec. La historia social en los encuentros de historiadores mexicanos

De Pátzcuaro a Oaxtepec. La historia social en los encuentros de historiadores mexicanos

Felipe Castro Gutiérrez
Instituto de Investigaciones Históricas,
Universidad Nacional Autónoma de México

A lo largo de los años, me he ocupado de la época colonial de México y en particular de sus gremios de artesanos, las rebeliones y movimientos sociales, la historia de un grupo indígena y, más recientemente, de los obreros de una gran manufactura real. Aunque parecen asuntos muy variados, tienen en común mi interés por la manera en que las personas vivían (o sobrevivían) en condiciones muchas veces difíciles, organizaban sus diferencias, se pensaban a sí mismos y al mundo que les rodeaba, y actuaban cuando circunstancias que no comprendían plenamente amenazaban sus condiciones de existencia. En breve, podría decirse que me he dedicado a la historia social, y así lo expreso cuando me lo preguntan.

Sin embargo, definir exactamente cuál es la materia de mis intereses no es tan sencillo. Para quienes primero lo plantearon (como, notablemente, Fernand Braudel, Lucien Febvre y después Georges Duby), toda historia es por definición social. Su asunto sería la búsqueda de una síntesis, una convergencia entre los factores económicos, políticos y mentales.1 Así considerada, la labor era tan ambiciosa como indefinida. En la práctica, puede verse que ciertos aspectos (como los grupos sociales y sus relaciones recíprocas) y temporalidades (el siglo XIX y XX) fueron los privilegiados. Con el tiempo, los temas fueron diversificándose de tal manera que no resulta fácil definir qué es lo que se entiende actualmente por “historia social”. Los ensayos al respecto suelen hacer reflexiones teóricas y luego pasar a enunciar una serie de temas o campos de particular interés. Aquí, por el contrario, me he propuesto seguir otra aproximación: ver qué es lo que han hecho en México quienes se definen como historiadores sociales, tomando como referencia los sucesivos Encuentros de Historiadores Mexicanos y Norteamericanos, que por mucho tiempo (desde el primero, en 1949) fueron la gran reunión general de quienes se dedican a la historia mexicana. En cierto sentido, puede decirse que la historia social es lo que hacen los historiadores sociales, aunque parezca una definición circular.

Un breve contexto parece necesario. La historia social como tal surge en México a mediados del siglo pasado. Con frecuencia se atribuye su aparición a la influencia de la llamada “escuela de los Annales”, pero de hecho, corresponde a la convergencia de varias tradiciones intelectuales. Probablemente ninguna por sí sola hubiera generado esta corriente; es su confluencia lo que permite su aparición, a la manera de ríos subterráneos que desembocan en una amplia vertiente.

De hecho, la atracción y recepción de la “escuela de los Annales” no fue instantánea. Por ejemplo, Silvio Zavala y Ernesto de la Torre estuvieron en París en los años 50s, y conocieron de cerca a las principales figuras que brillaban en las cátedras. Zavala, en particular, se ocupó de que las obras de Fernand Braudel fuesen publicadas por el Fondo de Cultura Económica.2 Pero estas tendencias no se manifestaron de manera evidente en los escritos de estos eruditos, creadores de instituciones y maestros de varias generaciones de historiadores.

Es algo que aún resta por averiguar, pero parece claro que algunos estudiantes que fueron a la Sorbona y a l’École des Hautes Études en Sciences Sociales en los años 50s y 60s tuvieron un importante papel en la introducción de las nuevas corrientes historiográficas. También incidió, notablemente,la presencia en México de varios intelectuales franceses, en particular mediante unas mesas redondas sobre historia social mexicana, organizadas anualmente entre 1954 y 1962 por François Chevalier en el Instituto Francés para la América Latina.3

Así, en México la historia social moderna se derivó en buena medida de la francesa, con sus virtudes y limitaciones: el énfasis en los procesos estructurales de larga duración, la auto-conciencia de una ruptura con el pasado historiográfico, el distanciamiento de la historia política y diplomática, la adopción del método cuantitativo, la preponderancia del estilo analítico sobre el narrativo y la fe en la confiabilidad de la explicación histórica. En general, puede decirse que esta manera de hacer historia se alejaba de las humanidades y se acercaba a las prioridades, procedimientos y estilos propios de las ciencias sociales.

Esta influencia francófona vino a confluir en México con el marxismo, aunque éste tuviera otrosChO-Salario y Trabajs precedentes y presupuestos intelectuales. Tenía esta tradición una antigua raigambre, pero no había desarrollado una vertiente historiográfica importante más allá de los trabajos de alguno de ellos, como Luis Chávez Orozco.4 El de estos profesores (porque frecuentemente trabajaron en la educación pública) era de hecho una especie de marxismo nacionalista, con un fuerte acento en la educación de las masas al servicio de los gobiernos de la Revolución. Aun después, los clásicos del marxismo fueron muy leídos, pero no generaron una producción que fuese más allá del ensayismo. Ahora, los nuevos conceptos y métodos llegados del otro lado del mar (sobre todo Pierre Vilar, Albert Soboul, Eric Wolf, Eric Hobsbawn, E. P. Thompson) vinieron a enriquecer y dar legitimidad académica a esta historiografía. El marxismo proporcionó a la historia social mexicana un sabor criollo específico: una teoría general del desarrollo de las sociedades, el énfasis en la trascendencia de los factores económicos, un lenguaje particular (la alusión a las “fuerzas productivas” y las “relaciones de producción” eran particularmente abundantes) y la idea de que era necesaria una historia “comprometida”. Era la “historia desde abajo”; el historiador daba voz a quienes no la habían tenido.

Entre las muchas publicaciones que buscaron conjugar y difundir ambas tradiciones historiográficas puede bien citarse una compilación con artículos de Marc Bloch, Eugene Genovese, Vitorino Magalhães Godinho, Pierre Vilar y Gino Luzzatto, publicada en 10 000 ejemplares por el gobierno mexicano.5 La confluencia trajo consigo el descubrimiento de la historia de las clases populares, los sindicatos, los movimientos sociales, los artesanos, los campesinos, las mujeres y los indígenas. Una revisión a las producción de la época muestra una renovación intelectual, la aparición de nuevos modelos de explicación y la presentación de hipótesis que aun hoy día siguen siendo materiales de obligada referencia. Para los jóvenes historiadores y aspirantes a serlo, fue un momento de revelación. Podían enviarse al desván las listas de virreyes y presidentes, pasar a jubilación la historia declamatoria y moralista y ver con ojos iconoclastas a las gloriosas personalidades de las letras y las armas. Resultó que todos aquellos que no habían sido poetas, ni filósofos, ni grandes hacendados o políticos también tenían una historia que merecía ser contada.

La nueva historia social pretendió superar las polémicas que hasta entonces habían primado en el mundo académico entre los eruditos al viejo estilo (los que a veces llamamos erróneamente, como comentó Álvaro Matute, “positivistas”) y los historicistas, cuyas polémicas habían sacudido y apasionado al mundo académico.6 Ciertamente no desaparecieron, pero sí puede observarse una declinación de su influencia sobre las jóvenes generaciones. Había otros temas y otras preocupaciones que parecían más inmediatas y urgentes.

Visto a la distancia, este cambio en las prioridades historiográficas no puede explicarse por motivos puramente intelectuales. Podría adivinarse la influencia indirecta del acelerado crecimiento demográfico, la aparición de nuevos grupos sociales urbanos y la inesperada transición hacia la universidad de masas. Diríamos que en los años 60s se vive una plebeyización progresiva de la vida académica. Para estos aspirantes a historiadores, el oficio ya no podía seguir siendo asunto de unos pocos elegidos, ni las instituciones de investigación podían continuar discutiendo solamente detalles eruditos o sutiles imponderables historiográficos. A la distancia, desde luego, esto puede parecer en el mejor de los casos inocente, y en el peor injusto para los viejos historiadores, que habían sido los creadores de las instituciones y de la moderna historiografía mexicana. En términos más analíticos, podría sospecharse la emergencia de un cambio generacional en esta urgencia por derribar estatuas de sus pedestales, de romper con lo antiguo y lo establecido.

Esta nueva manera de hacer historia tuvo un crecimiento y una evolución que pueden verse en los sucesivos Encuentros de Historiadores Mexicanos y Norteamericanos. El que nos interesa en particular fue el III, celebrado en Oaxtepec, 1969, donde un ponente que todavía hablaba español con un dejo de su francés natal, llamado Jean Meyer, presentó un informe sobre la Historia de la vida social. En él hacía un recorrido por la producción reciente mexicana (que mostraba ya abundantes títulos), señalaba aspectos que ameritaban estudio, aseguraba que había enormes y prometedoras perspectivas en un acercamiento hacia la economía, la sociología y la antropología y agregaba que era un escándalo la ignorancia de la estructura social de México. Fue de hecho, un programa para el desarrollo de la historiografía social, con algunas propuestas que encontraron amplio desarrollo posterior, y otras no tanto.7

Si podemos fijar (con todo lo relativo de las periodizaciones) este año como el punto “oficial” de Trab-trabjdspartida de la historia social mexicana, probablemente podemos encontrar su momento culminante con el V Encuentro realizado en Pátzcuaro, en 1977, con el tema de “El trabajo y los trabajadores en la Historia de México”. En torno de uno de los asuntos típicos de la historia social presentaron ponencias muchos historiadores que posteriormente tendrían un papel de liderazgo en los centros de investigación y docencia, como Teresa Rojas, Luis Reyes, Bernardo García, Solange Alberro, Elías Trabulse, Dorothy Tanck, Roberto Moreno, Jorge Alberto Manrique, Jan Bazant, Enrique Semo, Enrique Krauze, Alvaro Matute, Aurelio de los Reyes e Ignacio del Río, por citar solamente algunos. Es también revelador que a la historiografía se le dedicara solamente una sesión breve (en la que participaron entre otros Francisco Miranda y Jorge Gurría Lacroix). Tal pareciera que se hizo una cortés concesión a los viejos eruditos.

Una revisión de estas ponencias es muy ilustrativa. En general, los autores seguían la idea de que la historia social era por su naturaleza el centro de todas las demás disciplinas históricas y entraban con con un vigoroso espíritu omnívoro en los métodos y conceptos de la sociología, la demografía, la antropología y otras ciencias sociales, sin pararse demasiado a considerar si estas distintas influencias eran compatibles entre sí. El objeto inicial estaba en vías de desbordar fronteras, y así pueden verse ensayos sobre la historia social de la economía, la cultura popular, la demografía, los estudios urbanos, los procesos de modernización y las mentalidades colectivas. La historia social en este momento podía compararse con una estrella en expansión, que amenazaba con colapsar dentro de sí a los planetas circundantes, pero que también podía acabar fragmentándose en luceros menores, o incluso en una difusa luminosidad.8

Estas últimas opciones fueron, al fin y al cabo, las que predominaron. Dejamos a una pléyade de Memorias simposio 1988jóvenes historiadores muy interesados en el año de 1977 en la historia social. Vamos ahora a agregarles unos once años, y encontrarlos con más experiencia en el V Encuentro, realizado otra vez en Oaxtepec, en 1988. Éste no fue un congreso sobre historia, sino sobre historiografía. La parte específicamente social, junto con la demográfica, se limitó a una sola mesa, donde estuvieron presentes Hira de Gortari y Cecilia Rabell. Las novedades eran la aparición independiente de la “historia de la mujer”, la “historia regional”, la “microhistoria” y la “historia de las mentalidades”. La innovación que en su momento fue la historia social ya había pasado; o más bien, se había convertido en otra cosa. En efecto, dispersas en otras mesas (además de las arriba mencionadas) se hallaban trabajos sobre las comunidades campesinas (Pablo Escalante), el milenarismo (Elsa Frost), historiografía agraria (Juan Manuel Pérez Zevallos) y del trabajo (Ingrid Ebergenyi, Ricardo Corzo Ramírez, Carlos Illades). Si se ve con cuidado, podría decirse que las propuestas iniciales de la historia social habían acabado por difundirse, generalizarse y, en cierto modo, hacerse de uso tan corriente que no requerían una mención específica.

Desde luego, seria excesivo sostener grandes afirmaciones sobre el estado de una disciplina a partir del programa de un ciclo de congresos, por importante que fuese, pero algunas reflexiones tentativas parecen pertinentes. La primera es que para 1988 la idea de que la historia social debía ser una síntesis de todas las demás no parecía ya recibir la aceptación inicial. Como comentaba Hira de Gortari (otro de los egresados de “L’École”), en la práctica se había dividido en una serie de parcelas: las clases populares, los movimientos sociales, la vida cotidiana y lo que podríamos llamar la “historia social de la economía”. Este autor subscribía el “ensanchamiento” hacia otros estudios afines, mencionaba a Hobsbawn a propósito de modelos generales de cambio social y citaba a James Lockhart cuando propugnaba que la historia social se dedicara a lo informal, lo desarticulado, las manifestaciones diarias de la existencia, y los individuos del común.9

Visto en conjunto, me parece que la evolución de la historia social, a partir de sus orígenes, puede retomar la metáfora lumínica arriba empleada. Más que una estrella en expansión (una síntesis que abarcara y subsumiera a todas las demás) o una fragmentación en astros menores, la evolución llevó a iluminar ciertos aspectos cercanos, pero también otros que corrían el riesgo de ser subsumidos cuando la temática no era obviamente social. Al cabo, la historia económica requiere que alguien produzca bienes y pague impuestos; las ideas necesitan que alguien las lea, el idioma necesita quien lo hable, y el arte requiere de quien lo aprecie. Y no se trata exactamente de un aspecto lateral, una especie de “subproducto”; por el contrario, puede sostenerse que sin una consideración social no puede comprenderse bien el desarrollo y funcionamiento de la economía, de la cultura, de la lengua o del arte. Vista así, la historia social no sería (a diferencia de la política o la económica) un conjunto de campos y ámbitos específicos, sino ante todo una perspectiva, una muy interesante e incluso indispensable manera de ver la realidad.
Volveré sobre esta idea.

……….

NOTAS

1. Georges Duby, “Les societés médiévales. Une approche d’ensemble”, Annales. Economie, Sociétés, Civilisations, no. 26 (1), 1971, p. 1-13.

2. “Silvio Zavala. Conversación autobiográfica con Jean Meyer”, Historiadores mexicanos en el siglo XX, de. Enrique Florescano y Ricardo Pérez Monfort, México, Fondo de Cultura Económica, 1995, p. 315-332.

3. Jean-Pierre Berthe, “Les tables rondes de l’IFAL : interdisciplinarité et histoire comparée”, en Véronique Hébrard (ed.), Sur les traces d’ un mexicaniste français: Constitution et analyse du fonds François Chevalier, París. Karthala, 2005.

4. Enrique Rajchenberg S., “Las figuras heroicas de la revolución en los historiadores protomarxistas”, Secuencia, no 28, 1994, p.49-64

5. Ciro Cardoso y Héctor Pérez Brignoli (comps.), Perspectivas de la historiografía contemporánea México, SepSetentas, 1976. Sucesivos gobiernos fomentaron el desarrollo de la historia social, por razones que tendrían que ser asunto de comentarios particulares.

6. Álvaro Matute, “Notas sobre la historiografía positivista mexicana”, Secuencia, 21 (49), (1991.

7. Jean Meyer, “Historia de la vida social”, Investigaciones contemporáneas sobre historia de México. Memorias de la III Reunión de Historiadores Mexicanos y Norteamericanos, México, Universidad Nacional Autónoma de México – El Colegio de México – University of Texas at Austin, 1971, p. 373-406.

8. El trabajo y los trabajadores en la historia de México, 1a. ed., Elsa Frost, Michael C. Meyer, Josefina Z. Vázquez (comps.), México, El Colegio de México – University of Arizona Press, 1979.

9. Hira de Gortari, “Aproximaciones a lo social y lo urbano en a historiografía mexicana de las últimas dos décadas”, en Memorias del Simposio de Historiografía Mexicanista, México, Comité Mexicano de Ciencias Históricas – Gobierno del Estado de Morelos – Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM, 1990, p. 635-646.