Castro Gutiérrez: Un ensayo sobre los ensayadores

Los ensayadores en las sociedades indianas eran los “oficiales” que se ocupaban de

El taller del ensayador, según el “Arte de ensayar oro y plata”, de Muñoz de Amador

determinar la ley o contenido intrínseco de los metales, en particular el oro y plata.  Se trataba de una labor compleja y delicada, de cuya exactitud dependía la valuación de partidas de mineral producidas en las minas y el valor aceptado de las monedas que corrían en el reino. Por esta razón era considerado como un “arte noble y liberal” y fue objeto de una detallada reglamentación y cuidadosa vigilancia, como aparece en numerosas leyes.  Asimismo, para ejercer el oficio se requería entregar información de “limpieza de sangre” y presentar un examen ante el ensayado mayor del reino. Los titulados ejercían en la Real Casa de Moneda y en las cajas reales de las principales minas.

En fechas tempranas, los ensayadores vivían de los honorarios que llevaban por su trabajo y, en el caso de la ceca mexicana, de un porcentaje sobre el total de la plata o el oro ensayado. En este último caso los beneficios llegaron a ser tan cuantiosos que el oficio se convirtió en “vendible y renunciable”, se remataba en provecho de personas (sobre todo, comerciantes) que lo adquirían como inversión rentable. Los titulares hacían contratos particulares con ensayadores que en concreto se encargaban de la labor. En el siglo XVIII, en el contexto del reformismo borbónico, la Corona recuperó todas estas concesiones y nombró funcionarios asalariados para ocupar estos puestos.

Esta nota es parte de una investigación en proceso sobre los ensayadores novohispanos, que considera el origen, la evolución institucional del cargo, las formas de aprendizaje, técnicas, condiciones de labor, ingresos, familia, posición social, así como las ideas que existían sobre la dignidad del oficio. Algunas comprobaciones iniciales sugieren que el tema tiene aspectos sociales muy interesantes, como la transmisión del oficio en varias generaciones de una familia.

Desde luego, parto del precedente de mi libro sobre Historia social de la Real Casa de Moneda, por lo cual las referencias a los ensayadores de la ceca, aunque inevitables, serán breves. Hay que notar que se sabe poco tanto sobre los ensayadores mayores del reino como sobre los mucho más modestos ensayadores de las minas. Como siempre ocurre, la información disponible es razonable para el siglo XVI y bastante amplia para el XVIII; pero escasa y fragmentaria para la centuria precedente.

Si desea saber más sobre lo publicado previamente respecto de  los ensayadores novohispanos, vea

Guillermo Céspedes del Castillo, Las casas de moneda en los reinos de Indias, vol. 1, Las cecas indianas en 1536-1825. Madrid, Fábrica Nacional de Moneda y Timbre -Museo Casa de Moneda.

Christoph Rosenmüller, “Silver Merchants and Assayers’ Marks: The Visita of 1729-30 and the Reform of the Mexican Mint”, American Journal of Numismatics, vol. 16-17 2004-2005, p. 205-219.

Felipe Castro Gutiérrez. Historia social de la Real Casa de Moneda de México, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2012.

…………..

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *