Isabel Povea, El mundo laboral y la historia social: Algunas notas sobre los problemas de salud y las medidas asistenciales en el espacio minero de la monarquía hispánica.

El mundo laboral y la historia social: Algunas notas sobre los problemas de salud y las medidas asistenciales en el espacio minero de la monarquía hispánica.

Isabel M. Povea Moreno

El mundo laboral, sin duda, ha tenido un trato privilegiado dentro de la historia social. El interés por los sectores sociales marginados provocó, en la segunda mitad del siglo XX, un desarrollo destacado de los estudios sobre esa temática. De este modo, las investigaciones se centraron, en un principio, en el movimiento obrero y, posteriormente, en estudios sobre los propios trabajadores, no sólo los industriales, sino también los operarios de minas, artesanos, esclavos de haciendas azucareras, etc. Para reconstruir la vida de estos sectores, cuyas voces parecían no existir en los archivos repletos de documentación generada por los grupos de poder, se han buscado nuevas fuentes y se han formulado preguntas diferentes a las ya conocidas.

G. Agricola, "De re metallica".  Fuente: Wikimedia

G. Agricola, “De re metallica”.
Fuente: Wikimedia

El recorrido ha sido largo y, por consiguiente, existe una importante producción historiográfica sobre el mundo del trabajo. Ello no quita que sean necesarias más investigaciones empíricas que, entre otras cuestiones, profundicen en las prácticas laborales y que documenten y analicen los discursos de los trabajadores así como los espacios de sociabilidad en los que intervinieron. Desde luego, esta vertiente de la investigación social continúa estando abierta a nuevos aportes y replanteamientos. En este lugar, me interesa incidir en una problemática que ha sido abordada más desde el prisma de la historia de la ciencia que desde la perspectiva de la historia social, me estoy refiriendo a los efectos del trabajo en las personas involucradas en él. En concreto, por cercanía a mis temas de investigación, me ocuparé de los estudios sobre los problemas de salud que padecían los operarios mineros.

***

«Quitan los hombres la vida a las vetas despedazándolos con varias obras; y ellas quitan la vida Georg_Agricolaa los Hombres causando en sus cuerpos también malas obras cuya variedad les producen graves mortales enfermedades».[1] Estas palabras de un médico y minero de Guanajuato ilustran muy bien uno de los efectos inherentes al trabajo minero: la pérdida de la salud. La dureza y peligrosidad del trabajo minero, así como los riesgos ocupacionales a los que estaban expuestos estos trabajadores, fueron aspectos conocidos durante la edad moderna (ss. XVI-XVIII). No son pocos los testimonios y las noticias existentes sobre ellos. Por ejemplo, en el siglo XVI, Georg Bauer, conocido como Georgius Agricola, que fue médico en un pueblo minero de Sajonia, describió en su famoso tratado De re metallica (1556) la diversidad de enfermedades padecidas por los trabajadores mineros:

«algunas -escribía- afectan a las articulaciones, otras atacan a los pulmones, algunas a los ojos, y, finalmente, algunas son fatales para los hombres. […] En las minas donde el agua es abundante y muy fría, daña con frecuencia las extremidades, pues el frío es perjudicial para los nervios. Por otro lado, algunas minas son tan secas que están totalmente desprovistas de agua, y la sequedad hace mayor daño aún en los trabajadores, pues el polvo que es desprendido en la excavación penetra en la tráquea y en los pulmones, y produce dificultades en la respiración […] Si el polvo tiene propiedades corrosivas, carcome los pulmones y consume el cuerpo».[2]

Una década más tarde se publicó la obra póstuma de Paracelso, Von der Bergsucht und Anderen BergkrankheitenDe los oficios y enfermedades de la montaña– (1567) en la que, de igual modo, se Bernardini Ramazzinipresta atención a la relación existente entre las condiciones de trabajo en las minas y las enfermedades pulmonares.[3] A comienzos del XVIII, la obra del médico Bernardino Ramazzini, De morbis artificum diatribaTratado de las enfermedades de los artesanos- (1700), primera sistematización del conocimiento sobre las enfermedades laborales,[4] dedicaba el primer capítulo a las causadas por la actividad minera. Entre las principales mencionaba: «disnea, tisis, apoplejía, parálisis, caquexia, tumores en los pies, pérdida de dientes, úlceras en las encías, dolores y temblores en las articulaciones».[5]

Para el caso americano y fuera de la literatura médica, también encontramos numerosos testimonios de los riesgos laborales existentes en la actividad minera. En 1601 Damián de Jeria, protector de los naturales en Huancavelica, describía esa mina de mercurio como «matadero público» de los indios.[6] Al respecto expresaba: «les da a los dichos indios que trabajan en el dicho socavón una tosecilla y cierta enfermedad metida en los huesos que la llaman enfermedad de Huancavelica».[7] Giovanni F. Gemelli, un viajero italiano, tras entrar en algunas minas de Pachuca, escribió que «en aquel oscuro abismo no se podía permanecer sin perjuicio de la salud, por causa de los hálitos pestilentes de aquel malsano terreno».[8]

Todas estas referencias muestran que para los contemporáneos no era extraña la relación entre el trabajo minero y los problemas de salud de sus protagonistas. Desde luego, la enfermedad y los riesgos ocupacionales formaban parte de la realidad cotidiana de estos trabajadores; por ello resulta de sumo interés para los historiadores sociales analizar la relación entre trabajo y enfermedad, así como apreciar la existencia de respuestas asistenciales.

***

Hasta el momento no son demasiados los trabajos que abordan esta problemática, siendo Potosí y Huancavelica los dos centros mineros americanos que han recibido más atención al respecto.[9] Ampliando la mirada al conjunto de la monarquía hispánica, hay que destacar el caso del establecimiento minero de Almadén, cuya dimensión asistencial ha sido pródigamente estudiada.[10] Entre las causas que explican la escasez de estudios posiblemente estén las limitaciones de las fuentes documentales. No por casualidad la mina de mercurio de Almadén ha sido una de las que mayor atención ha recibido al respecto; la conservación de un rico material de archivo junto a la existencia de testimonios e informes producidos por facultativos del hospital de Almadén hacen de este centro minero un atractivo objeto de estudio. En palabras de Menéndez Navarro, «las Minas de Almadén constituyen un ejemplo singular de la incorporación de la medicina y la asistencia sanitaria en el mundo laboral preindustrial, sin paragón en la Europa de la época».[11]

El problema de las fuentes, desde luego, no es extraño para los investigadores que nos adentramos en la historia social. De este modo, la mayoría de los estudios sobre los asentimientos mineros de la América colonial se han centrado en aspectos como la producción metalífera, las grandes empresas mineras o los sistemas laborales, relegando a un segundo plano cuestiones sociales, como la que nos ocupa aquí: los riesgos ocupacionales a los que estaban expuestos los trabajadores y la respuesta asistencial. El problema planteado por la limitación y parcialidad de las fuentes, unido a la preponderancia de enfoques historiográficos tradicionales, están en el fondo de tan desigual atención. Sin embargo, estas dificultades serán franqueables siempre que no falte el interés por desentrañar la realidad laboral en su conjunto.

La importancia de la asistencia sanitaria en estos ámbitos laborales queda fuera de toda duda y su estudio nos permite apreciar, por un lado, la presencia de hospitales o enfermerías con una funcionalidad médica desde época temprana; por ejemplo, en Huancavelica, a finales del siglo XVI, se fundó el hospital de San Bartolomé «para la cura de los indios que trabajan en las minas de azogue» y Almadén contó con enfermería para atender a los trabajadores de esas minas desde esa misma centuria.[12] Para valorar el alcance de este hecho, se debe tener en cuenta que con anterioridad a la segunda mitad del siglo XVIII la mayoría de los hospitales tenían un cometido espiritual más que sanitario.[13] La instalación de estos dispositivos asistenciales en centros mineros tan estratégicos como Almadén y Huancavelica, administrados por la Corona, nos habla del interés de las autoridades, antes del auge de las ideas utilitaristas del siglo XVIII, por atenuar los efectos de un proceso productivo muy perjudicial sobre los trabajadores involucrados en él.

Por otro lado, el análisis de la asistencia médica vinculada a la actividad minera permite situar en un marco temporal la aparición de la concepción del origen social de la enfermedad y señalar que la preocupación médica por la salud de los trabajadores se concentró, en sus inicios, en las enfermedades que aquejaban a los operarios mineros.[14]

El caso del centro minero de Almadén, donde nació «la corriente empírica más rica y original en Menéndez Navarro portadael estudio de la patología laboral en el mundo hispánico»,[15] ha sido estudiado extraordinariamente por Alfredo Menéndez Navarro. Sus estudios abarcan un amplio espectro temporal, que va desde el siglo XVI hasta el siglo XX. En ellos identifica y describe las enfermedades y accidentes laborales más comunes en la mina peninsular y analiza el dispositivo asistencial que se desplegó como respuesta. Aunque es historiador de la ciencia reconoce que su enfoque parte «de la historia social y de sus recursos metodológicos»[16]. Desde luego, sus trabajos son un referente para los que se aproximan desde la historia social a los problemas de salud y a los recursos asistenciales asociados a la minería del mundo hispánico.

Los estudios sobre esta temática relativos a la mina de mercurio de Huancavelica son más limitados por el problema de las fuentes. Éstas hacen hincapié en el deterioro de la mano de obra indígena de ese mineral, no olvidemos que buena parte de la fuerza laboral, al menos en un comienzo, estaba compuesta por mitayos –trabajadores forzados-. De hecho, en los debates en torno a los servicios personales de los indígenas se exponían, con frecuencia, diferentes males asociados a ese espacio laboral.[17] En cambio, los datos sobre la actividad sanitaria y su acción en la recuperación de la mano de obra son más escasos.

En Huancavelica, la atención hospitalaria fue el modelo asistencial al que se recurrió desde temprano. José Sala Catalá estudia el hospital de Huancavelica en sus primeras décadas y explica que su fundación respondía a un factor ampliamente reconocido, la existencia de una enfermedad mortal en esas minas.[18] Desde luego, ya era conocida la nocividad del mercurio para la salud de las personas involucradas en su extracción y manipulación.

Sin duda, estos dos casos, Almadén y Huancavelica, presentan características muy particulares que los diferencia del resto de centros mineros de la época: 1) su ingrediente tóxico, el mercurio y 2) su administración, directa o indirectamente, por la Corona. Ésta intentó poner freno a los estragos del trabajo en esas minas; de ahí el establecimiento de hospitales para la atención de los trabajadores de lo que se podría denominar una «empresa estatal». ¿Pero qué ocurrió en los demás centros mineros de la monarquía hispánica? ¿Hasta qué punto la función de los hospitales dentro de las ciudades mineras estuvo relacionada con el intento de poner freno a los estragos de las minas sobre los trabajadores?

Tomo como ejemplo el caso de Zacatecas, de cuyo hospital existe un detallado estudio, pero habría que ver si en el resto de ciudades mineras ocurre igual. La actividad minera, como es sabido, funciona como foco de atracción de población. Desde temprano, en torno a las minas de Zacatecas se fue asentando una población muy heterogénea: indígenas, negros y mulatos, así como españoles. Los primeros hospitales que funcionaron fueron de cofradías que, como explica José Luis Raigoza, velaban por la salud de los operarios de las minas, entre los cuales había indígenas que venían de otras regiones –occidente y centro- de Nueva España.[19] Una de esas cofradías, la de la Santa Veracruz, solicitó a comienzos del siglo XVII a la orden de San Juan de Dios que se hiciera cargo de su hospital. Éste estuvo dedicado a los trabajadores de las minas.[20] Hasta el momento no se han encontrado noticias que verifiquen la regulación de este hospital y su botica por representantes del Protomedicato.[21] Asimismo, escribe Raigoza que en Zacatecas existió un atraso técnico y científico de la medicina y la cirugía «del cual los enfermos fueron víctimas más que beneficiarios».[22] Por otro lado, la relación entre la minería y los nosocomios parece quedar clara en el caso zacatecano, pues entre los recursos del hospital de San Juan de Dios en Zacatecas se hallaba una aportación extraordinaria de los mineros, entiéndase empresarios o propietarios de minas. Sin duda, la mayoría de sus enfermos eran trabajadores de las minas y haciendas de beneficio.[23]

Pero los hospitales no fueron los únicos que ofrecieron asistencia a los operarios enfermos, en algunos casos dentro de la empresa minera contaron con asistencia médica. De este modo, en las memorias de gastos y salarios de las minas y haciendas de beneficio hay referencias a médicos y cirujanos. También Domínguez de la Fuente escribía que los operarios de las minas de Guanajuato pagaban para tener médico y cirujano, pues eran indispensables para ellos.[24]

***

Lo apuntado hasta aquí son sólo unas notas para señalar la conveniencia de prestar atención a los diferentes problemas de salud y distintos grados de deterioro orgánico de los trabajadores. Las enfermedades, la siniestralidad y la insalubridad asociadas al trabajo originaron, desde temprano, la aparición de diferentes fórmulas asistenciales en los centros productivos. Hay que señalar también la relevancia de la centuria ilustrada en el interés médico por la actividad laboral. Atendiendo a ello, sería necesario ampliar nuestra información sobre las medidas asistenciales y preventivas adoptadas: socorros y asistencia médica, ya fuese hospitalaria o domiciliaria. Seguramente, este ámbito de estudio también descubra diferencias regionales dentro de la minería de la América española.

……….
Cite este ensayo como
Isabel M. Povea Moreno, “El mundo laboral y la historia social: Algunas notas sobre los problemas de salud y las medidas asistenciales en el espacio minero de la monarquía hispánica”, en Sociedad indiana , en línea el 21 de agosto 2015, consultado el (día/mes/año) en http://socindiana.hypotheses.org/360
………..

NOTAS

[1] Manuel José Domínguez de la Fuente, Leal informe político-legal: observaciones sobre la maniobra de las minas hechas en el real de Guanajuato en 1774, Guanajuato, Ediciones la Rana, 1a. ed, 1999, p. 215.

[2] Georgius Agricola, De Re Metallica, trans. por Herbert Clark Hoover y Lou Henry Hoover, Londres, The mining magazine. Salisbury House, London, E.C., 1912, libro VI, p. 214.

[3] Rodolfo Nava Hernández, Antecedentes históricos de la salud en el trabajo”, en C.M. Barquín et al., Sociomedicina, México, Méndez Editores, 1994, p. 533.

[4] Alfredo Menéndez Navarro, Un Mundo sin sol: la salud de los trabajadores de las minas de Almadén, 1750-1900, Biblioteca Chronica Nova de Estudios Históricos, 43, Granada, Universidad de Granada ; Universidad de Castilla-La Mancha, 1996, p. 78.

[5] Bernardino Ramazzini, Tratado sobre las enfermedades de los trabajadores: traducción comentada de la obra ‘De morbis artificum diatriba’ de Bernardino Ramazzini, s. XVIII, Madrid, Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, Asociación Instituto Técnico de Prevención, 2012, p. 16.

[6] AGI, Lima, 34.

[7] Idem.

[8] Giovanni Francesco Gemelli Careri, Viaje a la Nueva España, México, Dirección General de Publicaciones, Universidad Nacional Autónoma de México, 1976, p. 90.

[9] Véase: Carlos Serrano, “Problemas de salud y contaminación en la época colonial”, De Re Metallica, 5 2005, 75–85. Nicholas A. Robins, Mercury, Mining, and Empire: The Human and Ecological Cost of Colonial Silver Mining in the Andes, Bloomington, Indiana University Press, 2011. José Sala Catalá, “Vida y muerte en la mina de Huancavelica durante la primera mitad del siglo XVII”, Asclepio, 39, 1987, 193–204. Kendall W. Brown, “Workers’ Health and Colonial Mercury Mining at Huancavelica, Peru”, The Americas, 57, 2001, 467–496; Isabel M. Povea Moreno, Minería y reformismo borbónico en el Perú. Estado, empresa y trabajadores en Huancavelica 1784-1814. Lima, Instituto de Estudios Peruanos/Banco Central de Reserva del Perú, 2014, capítulo 5.

[10] Sirvan de ejemplo los siguientes trabajos: Antonio Carreras Panchón, “Viajeros y corresponsales: los médicos franceses y la patología del mercurio en la mina de Almadén durante el siglo XVIII”, en Actas del IX Congreso Nacional de Historia de la Medicina, septiembre de 1989, Zaragoza, Universidad de Zaragoza, 1991, vol. 1, pp. 131-138; diversos trabajos de Alfredo Menéndez Navarro, Un mundo sin sol. La salud de los trabajadores de las minas de Almadén, 1750-1900, Granada, Universidad de Granada; Universidad de Castilla-La Mancha, 1996; “La atención sanitaria a los mineros de Almadén durante los siglos XVIII y XIX”, en Hombres, técnica, plata. minería y sociedad en Europa y América, siglos XVI-XIX, Sevilla, Aconcagua Libros, 2000, pp. 259-272; “Trabajo, enfermedad y asistencia en las minas de Almadén (Ciudad Real), siglos XVI-XX”, De Re Metallica, núm. 19, 2012, pp. 95-102; José Valenzuela Candelario y Alfredo Menéndez Navarro, “Los patrones estacionales del ingreso hospitalario: el Real Hospital de Mineros de Almadén y el Hospital de San Sebastián de Écija, 1792-1942”, Revista de Demografía Histórica, vol. 14, núm. 1, 1996, pp. 31-74.

[11] Alfredo Menéndez Navarro, “Trabajo, enfermedad y asistencia…”, p. 95.

[12] Isabel M. Povea Moreno, “El hospital de Huancavelica y la actuación de la autoridad civil en el siglo XVIII”, Gabriela Dalla-Corte Caballero, Ricardo Piqueras Céspedes, Meritxell Tous Mata (coords.), América. Poder, conflicto y política, Murcia, Publicaciones de Murcia, Universidad de Murcia; Universitat de Barcelona y Asociación Española de Americanistas, 2013, p. 3. Alfredo Menéndez Navarro, “Hospitales de empresa: los primeros pasos de la medicina del trabajo”, en Trabajo y salud: desde la protección a la prevención, Madrid, Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, Fundación Francisco Largo Caballero, Mutua Fraternidad-Muprespa 2010, p. 332.

[13] Michel Foucault, “Incorporación del hospital en la tecnología moderna”, Educación médica y salud, vol. 12, núm. 1, 1978, pp. 22-23.

[14] Cfr. Alfredo Menéndez Navarro y Esteban Rodríguez Ocaña, ‘Salud, trabajo y medicina en la España Ilustrada”, Archivos de prevención de riesgos laborales, 8, 2005, pp. 4–13.

[15] Alfredo Menéndez Navarro, “Trabajo, enfermedad y asistencia…”, p. 96.

[16] Alfredo Menéndez Navarro, Un mundo sin sol. La salud de los trabajadores…, p.14.

[17] Isabel M. Povea Moreno, “La mita minera a debate en el contexto de las Cortes de Cádiz (1810-1814). Entre viejos esquemas y nuevas concepciones”, Naveg@mérica, Revista electrónica de la Asociación Española de Americanistas, núm. 5, 2010, p. 4.

[18] José Sala Catalá, “Vida y muerte en la mina…”, p. 194.

[19] José Raigoza Quiñónez, La historia del hospital de San Juan de Dios en Zacatecas, Zacatecas, Sindicato del Personal Académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas, Universidad Autónoma de Zacatecas, Unidad Académica de Enfermería, Fundación San Juan de Dios, 2007, p. 25.

[20] Josefina Muriel, Hospitales de la Nueva España: Fundaciones del siglo XVI, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1990, tomo I, p. 224.

[21] José Raigoza Quiñónez, La historia del hospital…, p.83.

[22] Idem, p.120.

[23] Idem, p. 134.

[24] Manuel José Domínguez de la Fuente, Leal informe político-legal…, p.221.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *