Archivo del Autor: Felipe Castro Gutiérrez

Vanegas Durán: Tejiendo el tributo. El trabajo de las mujeres mayas en la elaboración de textiles durante la época colonial

Tejiendo el tributo. El trabajo de las mujeres mayas en la elaboración de textiles durante la época colonial

Claudia Marcela Vanegas Durán

Becaria posdoctoral del Centro de Estudios Mayas,
Instituto de Investigaciones Filo​lógicas, UNAM

A lo largo del continente americano, varios grupos indígenas dedicaron parte de su tiempo a la elaboración de textiles y otros enseres con fibras vegetales como el algodón y el henequén, o de origen animal como la alpaca.  En parte del Perú y Mesoamérica la mayor parte del proceso de elaboración de mantas se encontraba a cargo de las mujeres, mientras que en otros contextos como el actual territorio ecuatoriano y colombiano era una actividad compartida con los hombres.

La colonización española dio continuidad a la producción al aumentar la demanda de mantas de algodón que se exigía a los grupos indígenas como tributo en especie. En el contexto novohispano, el área maya que corresponde a la península de Yucatán es uno de los espacios en los cuales se puede dar seguimiento a este proceso, pues allí son las mujeres las encargadas de tejer para pagar el tributo asignado a sus maridos, así como el propio, pues fueron consideradas medios tributarios. Por lo tanto, la mayor parte del cumplimiento de esta contribución, junto con el cuidado de las gallinas de la tierra y de Castilla que también hicieron parte del tributo, quedó en manos de las mujeres.

Este ensayo realizará un análisis del trabajo de la mujer maya vinculado a la producción doméstica de textiles para el pago del tributo durante los siglos XVI y XVII con el propósito de analizar cambios y continuidades en la manufactura, la organización del trabajo y la cotidianidad de los grupos indígenas, así como información que dé cuenta de los niveles de producción alcanzados. Para abordar estos temas se hará una revisión de cronistas, tasaciones tributarias, libros de cuenta de la administración de los tributos, visitas realizadas por funcionarios reales a los pueblos de indios y relaciones histórico-geográficas de la Gobernación de Yucatán. Además, se entablará un diálogo comparativo con el contexto peruano, ecuatoriano y colombiano en el que se han adelantado investigaciones similares como referente del reconocimiento del trabajo femenino en la época colonial y su contribución en términos tributarios.

Algunas investigaciones preliminares sobre este tema que pueden consultarse son:

Castilla, B. y García, A. “El Yucatán colonial mujeres, telares y paties”, Revista de la Universidad de Yucatán, 23, 133 (1981): 146-180.

Escandón, C. R. “La diferenciación de género en el trabajo textil mexicano en la época colonial”, Boletín Americanista 50 (2000): 243-265.

Quezada, S. “Mujeres yucatecas y tejidos, siglo XVI”, en Yucatán identidad y cultura maya .

Villanueva, M. “From Calpixqui to Corregidor Appropriation of Women’s Cotton Textile Production”, Latin American Perspectives, 12, 1 (1985): 17-40.

Estela S. Noli, Especializaciones laborales de los indígenas de San Miguel de Tucumán: su ubicación en el espacio social colonial

Especializaciones laborales de los indígenas de San Miguel de Tucumán:  su ubicación en el espacio social colonial

Estela S. Noli
Instituto de Arqueología y Museo de la Universidad Nacional de Tucumán

El conocimiento, voluntario o por coacción, de oficios occidentales por parte de los grupos indígenas, dependió de las características de esa población y de las actividades productivas que pusieron en marcha los hispano criollos, en los territorios que habitaban los indios o a los que eran trasladados. La economía se vinculaba con las condiciones de posibilidad que generaban el contexto geológico, geográfico, ecológico, social, cultural y político.

Se analiza la inserción en la sociedad colonial a través del estatus y los ingresos que brindaban distintos oficios en la jurisdicción de la ciudad de San Miguel de Tucumán. El método de aproximación es indiciario. Las fuentes que brindan mayor información son los testamentos y los pleitos civiles y criminales. También hay testimonios en diferentes documentos, como actas de cabildo y otras actuaciones administrativas pues los oficios sirvieron para identificar a la población indígena en el siglo XVII, además del pueblo, o a quienes estaban encomendados.

Los oficios que dominaron en la jurisdicción de San Miguel de Tucumán fueron los relacionados con la carpintería, por encontrarse la ciudad en el piedemonte oriental del Aconquija, región con “ricas y olorosas maderas”, como la describiera Vázquez de Espinosa. También captaron parte de la población los oficios pecuarios; vaquería y arriería, que resultaban de la cría de ganados, tareas facilitadas por la existencia de numerosos cursos de agua. En este ramo la gente también trabajaba en fletes de ganado y cuidados de invernada, cuyo desarrollo resultaba de la ubicación entre El Río de la Plata y Potosí y la existencia de buenos potreros de invernadas.

Finalmente, la población indígena femenina fue obligada a prestar servicios en las casas urbanas y estancias, haciéndose habilidosa en los trabajos cotidianos de las unidades domésticas españolas.

En los dos primeros oficios, madereros y ganaderos, existió una gran variedad de ocupaciones y de reconocimiento por los trabajos. Por ello no hay una ubicación social mecánica, sino en particulares oficios que los trabajadores tenían dentro de la especialidad. En la base de las ocupaciones de la explotación de recursos forestales se hallaban trabajadores leñadores que se internaban en el bosque, junto con los mayordomos, por largos periodos para proceder a la tala. Ya en el trabajo en las carpinterías y en la colocación de elementos maderables en las construcciones, no era lo mismo la consideración de los aprendices y oficiales carpinteros, que los conocidos como “maestros carpinteros”. Dentro de estas habilidades se destacaban quienes se habían perfeccionado en el construcción de carretas y se los nombraba como “maestros carreteros”. Los reconocimientos de los encomenderos a quienes se distinguían en sus destrezas se advierte en algunos testamentos.

Por otro lado, el mundo ganadero era amplio. Desde los peones de guarda “vaqueros” a trabajadores contratados especialmente para los rodeos y yerras, en un nivel de bajos pagos. Era distinta la situación de los domadores, de quienes capaban los machos excedentes, de los maestros queseros. En los arreos también había distintas funciones y responsabilidades. En estos casos los pagos no atendían al origen étnico sino al conocimiento de los oficios.

Mucho más plana fue la situación de mujeres de servicio, llamadas chinas y chinitas. Tuvieron diferentes capacidades en la producción de alimentos, de textiles y de atención de personas, niños y ancianos. No se encuentra en los documentos diferenciación por las aptitudes en sus labores; su posibilidad de ascenso social y la de sus hijos fue mínima y todo indica que no recibían más pagos que la ropa (que podía ser utilizada para vestirse o como moneda de la tierra) y la alimentación.

Por otra parte, las mujeres que convivían en las casas españolas, tuvieron, además, obligaciones sexuales, con los hombres de la familia a la que servían, fueron estigmatizadas en el discurso hispano criollo, como “tan fáciles”. En algunos casos, sin embargo, el cuidado de sus amos fue recompensado con bienes como ganados y hasta fracciones de tierras, mejoramiento que puede advertirse en testamentos.

Para este tema consultar:

Mayo, Carlos. “Los pobleros del Tucumán colonial. Contribución al estudio de los mayordomos y administradores de encomienda en América”. Revista de Historia de América 85 (México 1978): 27- 57.

González Navarro, Constanza, “La Estancia: su génesis y su estructura en Córdoba. (Gobernación del Tucumán-Virreinato del Perú-1573-1700)”. Secuencia, Instituto Dr. Mora, nº 74, (México 2009).

Grana, Romina y Valeria, Iarza. “Dichos y hechos de las mujeres indígenas de la colonia (Córdoba del Tucumán, fines del siglo XVII)”. Anuario de Estudios Bolivianos, archivísticos y bibliográficos (Bolivia 2008).

Noli, Estela. “Mestizaje, identidad y oficio. San Miguel de Tucumán, siglo XVII” en Judith Farberman y Silvia Ratto (coordinadoras) Historias mestizas en el Tucumán colonial y las pampas (siglos XVII- XIX) (Buenos Aires 2009): 49-78.

Padrón Reyes: Milicias de indios en el oriente de Cuba: organización y desempeños

Milicias de indios en el oriente de Cuba: organización y desempeños, siglos XVII-XVIII

Lilyam Padrón Reyes
Universidad de Cádiz,
investigadora predoctoral.

A partir del establecimiento y consolidación de los pueblos de indios de San Luis de los

Reglamento para las Milicias de Infantería y Caballería de la Isla de Cuba aprobado por S.M. (1769). Fuente: AGI, Santo Domingo, 2070.

Fuente; AGIS, Santo Domingo, 2070.

Caneyes y San Pablo de Jiguaní entre los primeros siglos coloniales (XVI-XVIII), como localidades anexas a las villas de Santiago de Cuba y San Salvador de Bayamo, en el oriente de Cuba, sus vecinos serán alistados en la conformación de milicias auxiliares, ante la escasez de efectivos regulares en la vigilancia y defensa de las costas. De esta forma, colaborarán activamente desde sus inicios en combatir a los enemigos internos y foráneos de la Corona.[1]

Las consideraciones formales y estratégicas tomadas en cuenta para la composición de las compañías y su oficialidad atenderán a diversos criterios políticos y sociales, de acuerdo al interés oficial por reforzar el vínculo de autoridad en estas poblaciones. Para el indio cubano, servir en las milicias significará la especialización en una tarea extra-económica, atendiendo a sus amplios conocimientos del terreno y la destreza en el manejo de las armas, razón por la que serán reconocidos por las autoridades coloniales a mediados del siglo XVII como “los más hábiles de toda la costa”.

Si bien por tales prestaciones inicialmente no percibirán un salario formal, se les proveerá un jornal diario, que podía ser en metálico o en especie, de acuerdo a las labores encomendadas, todo ello de conjunto con los numerosos privilegios que les eximían de pagar tributos, o incluso de mantener la parroquia de sus pueblos, que serán socorridas por las arcas reales. De esta manera “extra-oficial”, se les recompensarán tan fieles servicios, y la Corona daba cumplimiento  al control político sobre dichas poblaciones.

Con el acontecimiento del siglo XVIII, y la puesta en vigor de las reformas borbónicas con el reordenamiento de las milicias, supondrá la novedad en la institucionalización de las “milicias disciplinadas”, al servicio real. A partir de tales consideraciones, los batallones de indios o naturales existentes serán reorganizados [2] y forjados a partir del denominado Reglamento para las milicias de infantería y caballería de la Isla de Cuba (1769),[3] bajo la premisa de que consiguiesen alcanzar un liderazgo efectivo, como un grupo militarmente capaz de compartir en tiempo de crisis el peso de la guerra con las tropas regulares.[4]

Integrar las milicias disciplinadas representará para los “naturales” una obligación en servir al rey, y en la misma medida una oportunidad de movilidad social, a partir del reconocimiento del fuero militar como vía de ascenso para determinadas ventajas políticas y sociales. Junto a ello, el reconocimiento de un salario oficial y la posibilidad de vestir un uniforme como distinción ante el conjunto de la sociedad colonial, vendrán a representar las nuevas condiciones del servicio, en el afán de conseguir un mayor respaldo popular.

En nuestra investigación pretendemos analizar todo el universo social y material en torno a la participación indígena en las milicias, especialmente las condiciones, normas, y prohibiciones en que desarrollarán las labores castrenses. Nos interesa abordar, asimismo, todo el imaginario en torno al indio miliciano, y en qué sentido ello incidirá en la identidad colectiva  de los pueblos de indios a lo largo de los siglos XVII-XVIII.

……….

Bibliografía

Castillo Meléndez, Francisco: La defensa de Cuba en la segunda mitad del siglo XVII, Sevilla, Diputación Provincial de Sevilla, 1986.

Hernández González, Pablo J.: Auxiliares indígenas en la defensa de Cuba (1526-1599) en La organización militar en los siglos XV y XVI, Actas de las II Jornadas de Historia Militar, Málaga, 1993, pp.515-520.

Klein, Herbert: The Colored Militia of Cuba: 1568-1898, en Caribbean Studies, Vol.6, no.2, (1966), pp.16-27.

Kuethe, Allan J: Cuba, 1753-1815: Crown, Military and Society, The University of Tennessee Press, 1986.

Marchena Fernández, Juan: Ejército y milicias en el mundo colonial americano, Madrid, Fundación Mapfre, 1992.

Morelli, Federica: “¿Disciplinadas o republicanas? El modelo ilustrado de milicias y su aplicación en los territorios americanos (1750-1826)”, en Ibáñez Ruiz, José Javier: Las milicias del rey de España. Sociedad, política e identidad en las Monarquías Ibéricas, México D.F., Fondo de Cultura Económica-Red Columnaria, 2009, pp.417-436.

Padrón Reyes, Lilyam: “Indios en la defensa marítima del espacio cubano, siglos XVI-XVII”, en Revista Digital – Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras (RAHA), Vol.6, (2016).

Placer Cervera, Gustavo: Ejército y milicias en la Cuba colonial (1763-1783), La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2015.

Valcárcel Rojas, Roberto: “Cuba. Indios después de Colón”, en Indígenas e Indios en el Caribe. Presencia, legado y estudio (Comp.), República Dominicana, Editora Búho, 2016, pp.7-49.

 

Notas

[1] Ver: PADRÓN REYES, Lilyam: Indios en la defensa marítima del espacio cubano, siglos XVI-XVII, en Revista Hispanoamericana- Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras (RAHA), Vol.6, (2016).

[2] Para el contexto cubano luego de la segunda mitad del siglo XVI en la documentación oficial los indígenas serán reconocidos como indios o naturales indistintamente. Cfr. PICHARDO MOYA, Felipe: Los indios de Cuba en sus tiempos históricos, La Habana- Academia de Historia de Cuba, Imprenta Siglo XX, 1945.

[3] AGI, Santo Domingo, 2070- Madrid, 19 de enero de 1769.

[4] KUETHE, Allan J.: Reforma militar y sociedad en Nueva Granada, 1773-1808, Bogotá, Banco de la República, 1993, p. 92.

Adela M. Salas: Los hacendados rioplatenses, siglo XVIII

Los hacendados rioplatenses, siglo XVIII

Adela M. Salas
Universidad del Salvador
Grupo de investigación de Historia de la Población- ANH

En la historia social rioplatense el hacendado es un protagonista clave.  Eran personas que

AGN, (Argentina), Sucesiones, Leg, 3860.

AGN (Argentina), Sucesiones, Leg, 3860.

tenían un oficio ya que ejercían una actividad habitual para lograr sobrevivir y progresar. No tenían una preparación formal sino que desde niños, con 5 o 6 años de edad, comenzaban a realizar pequeñas tareas de campo y aprendían de sus mayores. Lograron distinguirse como grupo dentro de la sociedad porteña.

Cuando analizamos la gente común que habitaba en la campaña de Buenos Aires, vemos que esa mayoría anónima- campesinos- se dedicaba al cuidado de sus ganados y algunos de ellos sumaba el cultivo de sus tierras. Distinguimos entonces entre los campesinos a los hacendados, a los hacendados – labradores y los que únicamente se dedicaban a la labranza, labradores. En este Seminario planteamos poner la lupa en aquellos que su principal actividad era el cuidado de ganado, aunque sumen a ésta alguna otra actividad.

Además, es necesario detenerse en aquellas mujeres, hacendadas o hacendadas-labradoras que formaban unidades productivas un tanto distintas a aquellas que eran dirigidas por varones.

Cabe destacar que existieron hacendados propietarios de tierras y hacendados que no las tenían y que sus animales pastaban libremente en tierras ajenas.

Hemos realizado análisis de padrones (1726- 1730-1738-1744) que dan noticias de estos habitantes, pero esta documentación sumada a otras listas de hacendados, Comandancia de Fronteras, litigios de tierra y sobre todo el estudio minucioso de las Sucesiones que existen en el Archivo General de la Nación Argentina, permiten realizar un perfil del hacendado rioplatense y cómo fue cambiando a lo largo del siglo XVIII. Así, se pueden distinguir distintas etapas de formación de estancias, la primera en que se extinguió el ganado cimarrón, la segunda del auge el ganado mular y la tercera de recuperación del ganado vacuno.

Entonces, partiendo de estudios e investigaciones previas y deteniéndonos en el análisis puntual de cada uno de los protagonistas se pueden precisar las características de los hacendados, cómo eran sus familias, agregados y esclavos,  conocer de su trabajo y sus ganados, saber de sus propiedades y entrar a la estancia porteña y, una vez en ella,  entrar a sus casas o ranchos, conocer a muchos de ellos y poder reconstruir su perfil.

Bibliografía:

Barba, Fernando, Frontera ganadera y guerra con el indio, La Plata, Archivo Histórico, 2003.

Gelman, Jorge, “Sobre esclavos, gauchos y campesinos: el trabajo y los trabajadores en una estancia colonial rioplatense” en Estructuras sociales y mentalidades en América Latina. Siglo XVII y XVIII, Buenos Aires, Biblos, 1990.

González Lebrero, Eduardo, “Chacras y estancias de Buenos Aires a principios del siglo XVII” en Raúl O. Fradkin y otros, La historia agraria del Río de la Plata, Los establecimientos productivos (II), Buenos Aires, Centro Editor de América Latina,1993.

Garavaglia, Juan Carlos, San Antonio de Areco 1680- 1880. Un pueblo de la campaña del Antiguo Régimen a la modernidad argentina, Buenos Aires, Prehistoria, Rosario, 2009.

García Belsunce, César A., El Pago de la Magdalena, Su población (1600-1765), Buenos Aires, A. N. H., 2003.

Mayo, Carlos “Sobre peones, vagos y malentretenidos, el dilema de la economía rural rioplatense durante la época colonial”, en Anuario IEHS, 2, Tandil, U. N. C. B. A., 1987.

____Estancia y sociedad en la Pampa 1740-1820, Buenos Aires, Biblos, 1995.

Mayo, Carlos y Amalia Latrubesse, Terratenientes, soldados y cautivos, La frontera, 1736-1815, Buenos Aires, Biblos, 1998.

Salas, Adela M., El pago de La Matanza, población y sociedad, 1700-1765, Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia-Universidad del Salvador, 2006.

____Población y sociedad en Buenos Aires rural: Arrecifes 1615-1765, Buenos Aires, Torre de Hércules, 2016.

Sáez Quesada, María,  Los estancieros, Buenos Aires, Sudamericana, 1991.

Saguier, Eduardo, Mercado inmobiliario y estructura social. El Río de la Plata en el siglo XVIII,  Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1993.

Álvarez Icaza Longoria: Los curas y sus ayudantes

Los curas y sus ayudantes

María Teresa Álvarez Icaza Longoria
Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM

Para proporcionar servicios espirituales a la feligresía era preciso contar con eclesiásticos

Alonso de la Peña Montenegro: Itinerario para parochos de indios. Imagen cortesía de Universidad de Chile.

Alonso de la Peña Montenegro: Itinerario para parochos de indios. Imagen cortesía de Universidad de Chile.

que se ocuparan de diversas tareas. A mediados del siglo XVIII en el arzobispado de México había muchos curatos. Al  interior de cada uno existía un personal más variado de lo que podría esperarse; como suele pasar, algunos de sus integrantes tenían condiciones más ventajosas que otros. En primer lugar estaban los curas titulares, quienes tenían estabilidad laboral y una retribución segura. A continuación se encontraban los curas interinos o coadjutores, en el primer caso eran nombrados por un periodo acotado de tiempo durante el cual gozaban de las mismas ventajas que el titular; los coadjutores sustituían al cura por enfermedad o ausencia y recibían sólo una parte del ingreso. La categoría siguiente era la de los vicarios, ellos auxiliaban al cura en la cabecera o atendían los pueblos de visita, dentro de éstos había algunos hablantes de lenguas indígenas; se les pagaba un salario, si bien su monto era muy variable porque dependía de los recursos disponibles y de la decisión del cura. Por último estaba un abundante grupo de ayudantes que daban apoyo en la predicación, celebración de misas y confesión de los fieles; su presencia en los curatos era eventual, frecuentemente se les requería durante la cuaresma o las principales fiestas, sólo entonces recibían un pago por sus servicios.

Debe señalarse que no todos los curatos eran igualmente valorados por el clero: los más codiciados eran los de la Ciudad de México, también eran apreciados otros centros urbanos como Querétaro y los reales de minas, así como los pueblos de indios más importantes; en cambio eran menos estimados los curatos localizados en la zona de tierra caliente.

Los clérigos, como todos aquellos que ejercen un oficio, buscaron mejorar sus condiciones laborales y conseguir una ubicación más favorable; para lograr esto influían aspectos como la formación académica, las habilidades, la experiencia y el desempeño. Este trabajo buscará dar cuenta de la conformación y los reacomodos de un sector bastante dinámico en un periodo temporal y un espacio acotados.

Actualmente realizo una investigación de mayor amplitud sobre el arzobispado de México durante la época del gobierno de Manuel Rubio y Salinas (1749-1765). He publicado textos sobre algunos de sus proyectos importantes como la secularización de doctrinas y misiones, la reorganización parroquial y el impulso a la castellanización.

Para conocer más sobre el clero de la arquidiócesis mexicana en el siglo XVIII sugiero ver:

William B. Taylor, Ministros de lo sagrado. Sacerdotes y feligreses en el México del siglo XVIII, 2 vols., Zamora, El Colegio de Michoacán/Secretaría de Gobernación/El Colegio de México, 1999.

Rodolfo Aguirre Salvador, Un clero en transición. Población clerical, cambio parroquial y política eclesiástica en el arzobispado de México, 1700-1749, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación/Bonilla Artigas Editores, 2012.

María del Pilar Martínez López-Cano (coordinadora), La Iglesia en Nueva España. Problemas y perspectivas de investigación, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 2010.

Víctor Gayol, Los oficios públicos en Indias: la sociedad local y el gobierno de la monarquía

Los oficios públicos en Indias: la sociedad local y el gobierno de la monarquía

Víctor Gayol
El Colegio de Michoacán

Oficio público era el nombre que recibía un amplio abanico de ocupaciones relacionadas con

Escribano de cabildo. Guaman Poma, Nueva corónica y buen gobierno (1615)

Escribano de cabildo. Guaman Poma, Nueva corónica y buen gobierno (1615)

las instituciones de gobierno y administración de justicia en España e Indias durante la edad moderna: escribanos reales y públicos, escribanos de cámara, procuradores, tasadores, chancilleres, relatores, alguaciles mayores, repartidores, contadores, entre otros. Muchos de ellos también eran conocidos como oficios de pluma, ya que sus actividades se desarrollaban con la pluma en la mano como la redacción de escrituras, peticiones o resúmenes de los juicios. La mayoría de estos empleos eran de carácter patrimonial, es decir, sus títulos eran propiedad de quienes ejercían estos trabajos y se enmarcaban en el complejo estatuto jurídico de oficios vendibles y renunciables. Por ello, eran oficios apetecidos por un sector de la población local con ciertas posibilidades económicas que buscaba incrementar o conservar el peculio familiar y acceder a ciertos mecanismos de movilidad social.

En este proyecto propongo rescatar trayectorias de vida, o sus fragmentos, de algunos oficiales públicos en ciudades y villas indianas entre los siglos XVII y XVIII. La idea es ofrecer una mirada a su vida cotidiana en el ámbito laboral y familiar, que permita apreciar como se relacionaba la sociedad local con las instituciones de gobierno a través de estos cargos.

Sobre los oficios públicos existe ya una importante bibliografía desde el punto de vista de la historia del derecho y de la historia de las instituciones. Para saber más sobre ellos, pueden consultarse las siguiente obras:

Arnold, Linda. Burocracia y burócratas en México, 1742-1835. México: Grijalbo Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1991.

Bertrand, Michel. Grandeza y miseria del oficio los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España, siglos XVII y XVIII. México: El Colegio de Michoacán / Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos / Fondo de Cultura Económica / Embajada de Francia / Instituto Mora, 2011.

Gayol, Víctor. Laberintos de justicia: procuradores, escribanos y oficiales de la Real Audiencia de México (1750-1812). Zamora: El Colegio de Michoacán, 2007.

Tomás y Valiente, Francisco. La venta de oficios en Indias (1492-1606). Instituto de Estudios Administrativos, 1972.

Imagen cortesía de Det Kongelige Bibliotek / Royal Danish Library, Denmark

Ciriza-Mendívil: Tejedores, sastres y artesanos del textil en Quito (siglo XVII)

Tejedores, sastres y artesanos del textil en Quito (siglo XVII)

Carlos D. Ciriza-Mendívil
Universidad del País Vasco (España)

La industria textil es, por lo general, un elemento constante y de suma importancia en prácticamente

AVACOC VARMI [tejedora] / muger de tributo. Nueva corónica y buen gobierno. Imagen, cortesía de The Royal Danish Library

AVACOC VARMI [tejedora] / muger de tributo. Guamán Poma, Nueva corónica y buen gobierno. Imagen, cortesía de Det Kongelige Bibliotek

todas las urbes. Junto con el abastecimiento y la construcción son los tres grandes focos que, más allá de las especificidades propias de la ciudad, aglutinaron a una gran parte de los trabajadores urbanos. El caso de la ciudad de Quito es paradigmático en tanto que la propia Audiencia y su capital, como máximo exponente, se convirtieron en el siglo XVII en las grandes productoras textiles que abastecían a los principales centros del virreinato del Perú. Desde Santafé de Bogotá hasta Santiago de Chile, pasando por Potosí y Lima, el paño de Quito se transformó en una de las prendas más extendidas por el espacio andino.

Es por esto que la gran producción textil, centrada en los obrajes (privados o de comunidad) ha acaparado la mayor parte de los estudios. Y sin embargo, a la sombra de estos grandes obrajes se iba desarrollando en la ciudad de Quito una pequeña producción textil, mucho más flexible y marcada por las dinámicas sociales de la propia urbe, cuyo objetivo iba a ser responder a la creciente demanda que el aumento de población urbana estaba produciendo. Así, pequeños pero numerosos centros de producción domésticos fueron creándose por toda la ciudad, con una actividad destinada a una mayor gama de textiles, tanto de origen hispano como indígena; “camisas”, “llicllas”, “anacos”… Una producción más heterogénea, basada en unos trabajadores de todo tipo de actividades; tejedores, cardadores, sastres, zapateros, y de todo tipo de calidades socio-étnicas; indígenas, españoles y mestizos indistintamente, con uno o dos telares domésticos, unos pocos aprendices y un taller.

Será esta reducida producción, pero sobre todo estos “pequeños” productores, el objetivo de este ensayo. Su importancia no radicó tanto en el monto total de su producción, sino en que fue ésta la que verdaderamente y con un calado mayor afectó a las dinámicas sociales de las “gentes del común” de la capital de la Audiencia. Es esta producción la que respondió a sus demandas de textiles, la que permeó todas las capas sociales y la que, en definitiva, terminaría sirviendo de herramienta y mecanismo tanto para la movilidad socio-económica como para la movilidad étnica, el mestizaje y la multietnicidad que se estaba desarrollando en la ciudad de Quito en el siglo XVII.

Bibliografía

Minchom, Martin. El pueblo de Quito, 1690-1810: demografía, dinámica sociorracial y protesta popular. Quito, FONSAL, 2007.

Rueda N., Rocío. El obraje de San Joseph de Peguchi. Quito, Abya-Yala, 1988.

Paniagua Pérez, Jesús. “La enseñanza en el mundo colonial: la enseñanza y desarrollo de los oficios”. Historia de la Educación Colombiana, Nº8, 2005, 77-115.

……………

Imagen: Guamán Poma de Ayala, Nueva corónica y buen gobierno. Cortesía de Det Kongelige Bibliotek / Royal Danish Library, Copenhagen, Dinamarca,

Martín Blázquez: El desempeño como jueces de los ministros de la Real Audiencia de México

El desempeño como jueces de los ministros de la Real Audiencia de México al final del periodo colonial. Notas introductorias a su estudio

Francisco Miguel Martín Blázquez
Foro hispanoamericano (Universidad Francisco de Vitoria, Madrid)

El presente proyecto trata de indagar en el perfil socio-profesional de los ministros que ejercieron

Melchor José de Foncerrada y Ulibarri, alcalde de corte, oidor y auditor de guerra

Melchor José de Foncerrada y Ulibarri, alcalde de corte, oidor y auditor de guerra

los distintos cargos de fiscal, alcalde del crimen, oidor y regente durante aproximadamente la segunda mitad del siglo XVIII y el primer cuarto del siglo XIX en la Real Audiencia de México. En ellos, los sujetos allí destinados desempeñaron funciones tanto jurídicas, principalmente, como políticas. Entre las primeras destacan su papel como representantes de la justicia real, es decir, era un juzgado de apelación en segunda instancia, y en el desempeño de numerosas comisiones en diversos juzgados menores. Entre las segundas, destaca su asesoría en asuntos gubernativos al virrey en las reuniones establecidas para tales efectos llamadas Real Acuerdo.

Tras la visita general realizada a la Nueva España por José de Gálvez entre 1761 y 1765, se realizaron una serie de reformas destinadas a afianzar el control metropolitano de aquellos territorios. Así, afectaron directamente al ámbito administrativo y comenzaron a condicionar el proceso histórico americano. Entre tales iniciativas, hubo algunas dadas a las audiencias indianas que alteraron sus ritmos y, sobre todo, la composición de su planta. La culminación de todo ese fenómeno reformista se daría con la promulgación de la Constitución de Cádiz y sus consecuencias serían determinantes para la escisión de los territorios novohispanos de la Corona española.

Es en este contexto en el que nos interesamos por conocer mejor los entresijos en los que devinieron tales modificaciones, en sus efectos sobre los oficios judiciales y el personal que optó y llegó a formar parte del tribunal novohispano. Para ello, nos centraremos en una serie de aspectos a destacar, que son su procedencia social, familiar y geográfica, su formación universitaria y la carrera letrada –el llamado cursus honorum–, sus pasos hasta llegar a la ciudad de México y el desempeño que acometieron una vez se establecieron en ella y hubieran jurado el cargo en la audiencia. Si existe la posibilidad, también nos detendremos a observar y valorar la evolución de su carrera una vez terminado su paso por el tribunal en cualquiera de los cargos señalados anteriormente, en especial una vez producida la independencia mexicana.

Nuestro análisis partirá de un enfoque prosopográfico clásico que, a continuación, nos dará pistas sobre otros aspectos, tales como los vínculos interpersonales de los magistrados y su incidencia en el ejercicio profesional una vez accedieron a sus respectivos puestos. También valoraremos cómo afectaron estos elementos a la promoción social y profesional de los integrantes de esta muestra, poniéndolo en relación con los avatares sociopolíticos de la monarquía al final del Antiguo Régimen.

Para ello, utilizaremos documentación de distinta procedencia, en especial relaciones de méritos y servicios y otros documentos oficiales procedentes de las secretarías y consejos relacionados con el gobierno de las Indias. Las bases podrán reconstruirse a grandes rasgos a través de la tratadística y normativa de la época, además de la información que la propia documentación nos facilite. A su vez, sopesaremos algunos acervos procedentes de la administración local, las universidades e incluso correspondencia. La información recopilada y estudiada nos ayudará a reconstruir elementos que nos indicarán pautas de selección para la audiencia mexicana, la creación de circuitos institucionales dentro de la red de audiencias hispanas, la toma de posiciones en el debate político antes y durante la crisis de la independencia o sus reflexiones y decisiones en el ámbito judicial, junto a su consecuente incidencia en el entorno local.

Bibliografía

ALONSO ROMERO, María Paz. Orden procesal y garantías entre Antiguo Régimen y constitucionalismo gaditano. Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2008.

ARNOLD, Linda. Burocracia y burócratas en México, 1742-1835. México, Grijalbo/CONACULTA, 1991.

BERTRAND, Michel. Grandeza y miseria del oficio. Los oficiales de Real Hacienda de la Nueva España, siglos XVII y XVIII. México, Fondo de Cultura Económica/El Colegio de Michoacán, 2011.

BURKHOLDER, Mark A. y CHANDLER, Dewitt S. Biographical dictionary of Audiencia Ministers in the Americas, 1687-1821. Westport, Greenwood Press, 1982.

GAUDIN, Guillaume. “Filipinas en el recorrido vital y profesional de los magistrados de la Monarquía católica (siglo XVII): pistas para un proyecto de investigación” en AHILA 2014 (actas 2016).

GAYOL, Víctor. Laberintos de justicia. Procuradores, escribanos y oficiales de la Real Audiencia de México (1750-1812). 2 vols. Zamora, El Colegio de Michoacán, 2007.

MARILUZ URQUIJO, José María. El agente de la administración pública en Indias. Buenos Aires, Instituto Internacional de Historia del Derecho Indiano, 1998.

……..

Imagen: Cortesía de la Mediateca del Instituto Nacional de Antropología e Historia

 

Guadalupe Pinzón Ríos: Las marinerías en torno a los Galeones de Manila (siglo XVIII)

Las marinerías en torno a los Galeones de Manila (siglo XVIII)

Guadalupe Pinzón Ríos
Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM

Durante el periodo colonial los principales vínculos de los territorios americanos con el exterior

Adrian Boot, Puerto de Acapulco en el Reino de la Nueva España en el Mar del Sur, 1628

Adrián Boot, Puerto de Acapulco en el Reino de la Nueva España en el Mar del Sur, 1628

se dieron por vía marítima. Ya fuera en las flotas atlánticas que partían de la península Ibérica para llegar a puertos como el de Veracruz o bien los Galeones de Manila que anualmente alcanzaban al puerto de Acapulco, los contactos marítimos fueron constantes. Y en esos contactos los trabajadores que formaron parte de las tripulaciones jugaron un papel principal pues fueron ellos los que permitieron que las embarcaciones pudieran realizar sus respectivas travesías.

Es complicado encontrar información sobre las tripulaciones en navegaciones organizadas por particulares pues en ocasiones se daba cuenta de los tratos hechos con los dueños de las embarcaciones sin dar más detalles de sus trabajadores. Para conocer un poco más sobre ellos es más fácil recurrir a registros de embarcaciones reales ya que todos los hombres que ahí laboraban eran empleados del rey y por tanto se llevaba cuenta de sus salarios y funciones. Aunque esos registros han permitido que se lleven a cabo algunas investigaciones sobre las tripulaciones que partieron de la península Ibérica o de Filipinas hacia Nueva España, aún queda mucho por conocer sobre los trabajadores que dedicaron su vida al mar y a las faenas marítimas en los propios territorios americanos.

Lo que con este trabajo se pretende es conocer un poco más sobre estos trabajadores centrándose en los empleados vinculados a los Galeones de Manila durante el siglo XVIII. Esto se debe a que en esta centuria se llevaron a cabo diversas adecuaciones a las reglamentaciones que coordinaban los trabajos de las marinerías ibéricas y por ello será interesante conocer si éstas llegaron a aplicarse o tuvieron que adecuarse a las realidades sociales, raciales y económicas de los propios territorios de ultramar. Por otro lado, se pretende conocer qué tanta relevancia tuvieron esos oficios del mar en el mundo novohispano y la forma en la que las nuevas reglamentaciones llegaron a afectarles.

…………..

Imagen cortesía de la Mediateca del Instituto Nacional de Antropología e Historia

Velázquez Sandoval, El trabajo y el campo: los oficios en las haciendas del centro y el bajío novohispano en la segunda mitad del siglo XVIII

El trabajo y el campo: los oficios en las haciendas del centro y el bajío novohispano en la segunda mitad del siglo XVIII

 Mónica Velázquez Sandoval[1]

La Nueva España como espacio social heterogéneo, fue escenario de contrastes y claroscuros en donde las actividades productivas, dado su carácter preindustrial, no podían desligarse completamente del mundo rural, por lo que dicho espacio representó un punto de encuentro para todo tipo de industrias u oficios. Sin importar la actividad desempeñada, el campo se encontraba presente ya fuera en forma de mulas, caballos, cueros, granos, metales, carne, etcétera.

En términos generales, podríamos decir que el trabajador del campo novohispano surtía de insumos al trabajador urbano para el desarrollo de sus actividades y al igual que éste, iba adquiriendo conocimientos que finalmente le permitían convertir su trabajo en una especialización que requería años de aprendizaje no formal. El aprendizaje de los diferentes oficios que se practicaban en el ámbito rural no dependía de gremios u otro tipo de organizaciones; se transmitía de boca en boca, de padres a hijos, se heredaba en el ámbito familiar e incluso, algunas crónicas españolas refieren que los indígenas llegaban a aprender oficios, sólo observando al maestro y tras la práctica cotidiana se especializaban.

Por otra parte, también debemos señalar que el trabajador rural, normalmente debía ser diestro en diversas actividades, por lo que era capaz de sembrar, cosechar, alimentar y cuidar animales, hilar, herrar, domar, construir sus propias casas, etcétera. De todas las labores que desempeñaba, podía darse el caso de que una de ellas se convirtiera en una verdadera especialización, como lo podría ser la curtiduría, el pastoreo, la trasquila, la ganadería, la construcción, el cultivo de plantas o granos como el trigo, el café, la caña o el cacao. Por citar un ejemplo mencionaré al vaquero, que por lo general era mestizo, que requería de una serie de conocimientos especializados, como lo era el lazar animales, herrar, formar manadas, conducir rebaños y por supuesto conocer los caminos y el clima, los tiempos de traslado e importante tener conocimiento sobre las características de los animales y sus padecimientos.

Los espacios en donde las actividades señaladas eran desempeñadas estaban constituidos básicamente por las estructuras agrarias tradicionales de la Nueva España: los ranchos, las haciendas y los pueblos, aunque no hay que olvidar otros espacios como las misiones y los presidios[2]. Para el estudio que se plantea desarrollar, se tomará específicamente el caso de las haciendas del Centro y el Bajío novohispano, dedicadas principalmente a la agricultura y a la cría de ganado menor (puercos, borregos, chivos), ya que las haciendas por las características de su producción llegaban a especializarse, como lo era el caso de las haciendas de caña, pulque, entre otras.

En las haciendas de producción mixta (ganadería/agricultura) del Centro y el Bajío, aquellos individuos que decidían salir de los pueblos indígenas o que no tenían un lugar en ellos, como los mestizos, encontraban en éstas la oportunidad donde podían alcanzar cierto estatus social y económico gracias a las habilidades adquiridas, por ejemplo los vaqueros, arrieros, trasquiladores, capitanes de cuadrillas, entre otros. La producción de este tipo de haciendas requería de personal especializado en determinados oficios como el curtido de pieles, el herraje de animales, la siembra, la elaboración de sebo y la matanza de animales, actividades que se convirtieron en oficios.

A lo largo de la investigación en torno a estos oficios del mundo rural, podrá observarse como las actividades desarrolladas por la hacienda agrícola ganadera de la segunda mitad del siglo XVIII propiciaron la aparición de individuos que gracias a sus habilidades personales, desempeñaban tareas de enorme importancia para la supervivencia de estas unidades productivas. Para lograr el objetivo señalado, entre otros documentos, se consultarán los llamados libros de cuentas, correspondencia e informes de administradores de dos haciendas, en particular Arroyozarco y San Pedro Ibarra. La primera se encontró sujeta a la jurisdicción de la provincia de Jilotepec y la segunda se encontraba al norte de Guanajuato, en la jurisdicción de San Miguel el Grande; ambas propiedades pertenecieron al Fondo Piadoso de las Californias durante la segunda mitad del siglo XVIII.

Archivo General de la Nación, Fondo Californias, volumen 3, 2ª parte

[1] Alumna de doctorado en Historia en la Universidad Nacional Autónoma de México.

[2] Para el caso del presidio, comúnmente los soldados se instalaban junto con sus familias a las afueras del mismo, en dichos espacios instalaban cultivos y desarrollaban la cría de animales para autoconsumo, debido a que los suministros enviados eran usualmente insuficientes.

Trejo Rivera: Marineros de la Carrera de Indias: la tripulación del navío Nuestra Señora del Juncal de la flota de la Nueva España

Marineros de la Carrera de Indias: la tripulación del navío Nuestra Señora del Juncal de la flota de la Nueva España de 1630-1631

Flor Trejo Rivera
Instituto Nacional de Antropología e Historia

Un barco de la Carrera de Indias era una maquinaria muy compleja. Requería de trabajadores

Plano del galeón Nuestra Señora de la Mar, de la Armada del General Marqués del Vado, que naufragó en el Golfo de la Bermuda. 1691 AGI, Mapas y Planos, Ingenios 318

Plano del galeón Nuestra Señora de la Mar, de la Armada del General Marqués del Vado, que naufragó en el Golfo de la Bermuda. 1691
AGI, Mapas y Planos, Ingenios 318

especializados para hacerla funcionar, los cuales estaban organizados de manera estricta y jerárquica. Salvo los pilotos que recibían un curso en la Casa de la Contratación, el resto de la tripulación adquiría sus habilidades a partir de la dura experiencia en el mar. El oficio de marinero se aprendía sobre la práctica, podían empezar desde niños siendo grumetes o pajes e ir ascendiendo de acuerdo a sus habilidades y suerte. La Casa de la Contratación regulaba la contratación de los mismos y llevaba un registro por embarcación donde se indicaba nombre, origen geográfico, parentela y su descripción física. La tripulación estaba dividida en gente de mar y gente de guerra, éstos últimos eran soldados encargados de la seguridad en caso de ataque de enemigos. A pesar de los estudios que se han realizado sobre los marineros de la Carrera de Indias, aún se requieren estudios puntuales que aporten mayor información sobre el oficio de marinero en el siglo XVII. Por ejemplo, las zonas geográficas que mayormente proveían de marineros, cuánto les pagaban, cuáles eran los riesgos de su profesión, así como las edades adecuadas para las labores a bordo, entre otras cosas.

Como parte de la investigación sobre el naufragio del navío almiranta Nuestra Señora del Juncal ocurrido en la Sonda de Campeche en 1631, he recuperado información sobre la tripulación embarcada, donde podemos encontrar edades tan extremas como por ejemplo un niño de 8 años cumpliendo funciones de paje o un marinero de 60 años que por su descripción física podemos adivinar la ocurrencia de algunos accidentes durante el manejo del velamen o maniobras a bordo. Incluso, en el estudio del hundimiento del navío es posible apreciar cómo la experiencia de los marineros fue un factor decisivo en su sobrevivencia y decisiones acertadas en el momento más crítico del hundimiento.

Para conocer más sobre el tema pueden leerse las siguientes obras:

Caballero Juárez, José Antonio, El régimen jurídico de las armadas de la Carrera de Indias. Siglos XVI y XVII, México, UNAM, 1997.

Pérez-Mallaína Bueno, Pablo Emilio, Los hombres del océano. Vida cotidiana de los tripulantes de las flotas de Indias siglo XVI, Sevilla, Sociedad Estatal para la Exposición Universal Sevilla, 1992.

Rahn Phillips, Carla, Seis galeones para el rey de España. La defensa imperial a principios del siglo XVII, Madrid, Alianza, 1986.

Serrano Mangas, Fernando, Los galeones de la Carrera de Indias, 1650-1700, Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos de Sevilla, CSIC, 1985.

Silva Prada: Con el cuchillo en la mano: Los practicantes de los saberes médicos en el Nuevo Reino de Granada

Con el cuchillo en la mano: Los practicantes de los saberes médicos en el Nuevo Reino de Granada (siglos XVI-XVIII).

Natalia Silva Prada

La vida de la gente que se dedicó a sanar a otros durante los tres siglos del gobierno español en

Cristóbal Pérez de Herrera, médico español, en 1598.

Cristóbal Pérez de Herrera, médico español, en 1598.

América es aun poco conocida en sus detalles. Se ha llegado a afirmar entre otras cosas, que estos no eran todavía, “médicos de verdad” hasta muy entrado el siglo XVIII.

¿Cuánto sabemos de esos oficios de raros nombres como el flebotomista o el algebrista? ¿Que tenían que ver con los cirujanos o con los médicos? ¿Por qué los barberos hacían parte de los practicantes de la medicina y eran también sacamuelas o llamados sangradores? ¿Por qué algunos de ellos usaban el altisonante nombre de protomédicos o protobarberos? ¿Podían las mujeres curar a sus congéneres? ¿Alrededor de qué asociaciones religiosas o cofradías se reunían? ¿Un curandero podía ser médico? ¿Por qué los protomédicos examinaron curanderos? ¿Eran todos seres compasivos? ¿Cómo les eran remunerados sus oficios? ¿Quiénes tenían licencias para practicar? ¿Quiénes ejercían de manera ilegal?

Mi proyecto buscará saber quiénes eran las personas de carne y hueso que se dedicaron a la curación, en qué condiciones ejercían su oficio, cuánto habían estudiado para hacerlo ó de qué manera aprendían el oficio, a qué edad empezaban a ejercerlo, por qué peleaban unos con otros, cuánto ganaban ejerciendo su profesión, en dónde vivían, cuántos tenían títulos médicos y cómo los obtenían, qué relaciones familiares o de amistad existían entre ellos, quiénes escribieron obras médicas, cómo percibían su propio oficio. Trataremos también de deshacer algunos mitos que se han ido repitiendo en las obras históricas dedicadas a estos temas.

Las preguntas revelan un gran número de aspectos de los oficios sanitarios en el Nuevo Reino de Granada que aún deben estudiarse sistemáticamente. Los historiadores colombianos ya han avanzado en la investigación de los aspectos generales de la medicina o en la de oficios particulares como el de los barberos, boticarios y yerbateros, pero aún queda mucho por conocer sobre las dinámicas particulares en las cuales se desenvolvieron esos oficios y las relaciones existentes entre todas las prácticas sanitarias y sus practicantes. Aun debemos desenterrar de los archivos, los nombres de muchos de ellos y los conflictos específicos que enfrentaron con sus pacientes y con las autoridades.

Cuando se habla de la medicina se piensa en serios personajes españoles vestidos de negro o en recogidos y resignados monjes que trabajan en sus hospitales. Pero también nos encontraremos con portugueses judaizantes traficantes de esclavos que ejercían la cirugía, con esclavos liberados que además de practicar la cirugía de tipo occidental cultivaban las artes que rondaban el mundo mágico de las brujas y los yerbateros, con barberos que también eran mercaderes y alcaldes mayores, con médicos que a pesar de su apariencia piadosa blasfemaban contra los santos protectores durante las epidemias. Encontraremos a unas cuantas mujeres experimentadas en estas artes, quienes a pesar ser juzgadas y procesadas por el Santo Oficio de la Inquisición como brujas, llegaron a curar a importantes personajes, o con monjas y mujeres de abolengo practicantes de la medicina. Veremos sus edades, procedencias, familias y aspiraciones. Buscaremos entender cuánto ganaban, cuál era su relación específica con el oficio, cómo vivían y que diferencias había entre ellos. Reflexionaremos, por último, sobre el variopinto mundo de las prácticas que involucraban curar el cuerpo: aprender anatomía, escribir sobre historia natural, visitar hospitales y médicos, recetar remedios o hierbas, inventar fármacos, aliviar el dolor, operar, ayudar a parir, tratar epidemias, dar consejos sobre la leche materna, oficiar rituales, sanar esclavos, combatir las picaduras de serpientes, sacar muelas, poner sanguijuelas e incluso opinar sobre los efectos de la tortura.

 

Bibliografía precedente:

Alzate Echeverri, Adriana María. Suciedad y orden. Reformas sanitarias borbónicas en la Nueva Granada 1760-1810. Bogotá: Universidad del Rosario; Universidad de Antioquia; Instituto Colombiano de Antropología e Historia, 2007.

Alzate Echeverri, Adriana María. Geografía de la lamentación. Institución hospitalaria y sociedad en el Nuevo Reino de Granada, 1760-1810. Bogotá: Editorial Universidad del Rosario; Editorial Pontificia Universidad Javeriana, 2012.

Ariza Martínez, Juan Sebastián, La cocina de los venenos. Aspectos de la criminalidad en el Nuevo Reino de Granada, siglos XVII-XVIII. Bogotá: Editorial Universidad del Rosario, 2015.

Ariza Martínez, Juan Sebastián (2014). “¿Remedios o ponzoñas? Aproximación al uso de la yerbatería como método curativo en el Nuevo Reino de Granada durante el siglo XVIII” en Anuario de Historia Regional y de las Fronteras, 2014, 19 (2). pp. 315-333.

Barbero, Carolina y Villamill, María. “La medicina en el proceso de Conquista y Colonización del Nuevo Mundo: los casos del médico Diego Álvarez Chanca y del cirujano Alonso de Santiago” en Guerrero, Javier; Wiesner, Luis y Martínez, Abel (comp.). Historia social y cultural de la salud y la medicina en Colombia, siglos XVI-XX. Medellín: La Carreta Editores; Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, 2010. pp. 17-32.

Cabrera Afonso, Juan Rafael. “Médicos y cirujanos andaluces en el virreinato de Nueva Granada”. Discurso de recepción como académico de número de la real academia hispanoamericana. Cádiz, 1995.

Gardeta Sabater, Pilar. Sebastián José López Ruiz (1741-1842). Sus escritos médicos y el ejercicio de la medicina en Nueva Granada en la segunda mitad del siglo XVIII. Universidad de Málaga.

Gardeta Sabater, Pilar. “El nuevo modelo del Real Tribunal del Protomedicato en la América española: Transformaciones sufridas ante las Leyes de Indias y el cuerpo legislativo posterior”. En: DYNAMIS. Acta Hisp. Med. Sci. Hist. illus. Vol. 16 (1996): 237-259.

Gómez, Pablo F. The Experiencial Caribbean: Creating Knowledge and Healing in the Early Modern Atlantic. Chapel Hill, NC, North Carolina Press, 2017.

Hernández de Alba, Gonzalo, “Un médico naturalista en la Nueva Granada” en www.banrepcultural.org/sites/default/files/libros/cap1.doc

Maya Restrepo, Luz Adriana, “Botánica y medicina africanas en la Nueva Granada, siglo XVII” en Historia crítica, 2001, pp. 209-224.

Newson, Linda A y Susie A. Michin. From Capture to Sale: The Portuguese Slave Trade to Spanish South America in the Early Seventeenth Century. Leiden and Boston: Brill, 2007.

Nieto Olarte, Mauricio, Orden natural y orden social: ciencia y política en el Semanario del Nuevo Reyno de Granada. Bogotá: Universidad de los Andes, Facultad de Ciencias Sociales, Departamento de Antropología, 2008.

Ronderos Gaitán, Paula, “Juan de Vargas o del oficio de barbero, hacia una microhistoria de los oficios en el Nuevo Reino de Granada del siglo XVII” en Historia y sociedad, Medellín, n.18, 2010, pp.149-161.

Ronderos, María Paula. “Evidencias históricas de las prácticas médicas y farmacéuticas en la Santafé del siglo XVII. El caso de la muerte por purga”. Bogotá: Documentos CESO, 2004.

Ronderos, María Paula. El dilema de los rótulos: lectura del inventario de una botica santafereña a comienzos del siglo XVII. Bogotá: Ed. Pontificia Universidad Javeriana, 2007.

Pita Pico, Roger. “Las boticas en el Nuevo Reino de Granada a finales del período colonial: el lento camino hacia la modernidad” en Medicina (Bogotá), 2015, vol.37, n.3, 110, pp. 223-241.

Quevedo, Emilio, “El modelo higienista en el Nuevo Reino de Granada durante los siglos XVI XVII” en Revista de la Facultad de medicina, v.53, n.1, 2005.

Quevedo, Emilio (et. al). Historia de la medicina en Colombia. Tomo I: Prácticas médicas en conflicto (1492-1782). Bogotá: Editorial Norma, Tecnoquímicas, 2007.

Silva, Renán, Las epidemias de viruela de 1782 y 1802 en el virreinato de Nueva Granada: contribución a un análisis histórico de los procesos de apropiación de modelos culturales. Medellín: La Carreta Editores, 2007.

Silva Prada, Natalia “’No doy yo limosna a santo que quita peste’: el insólito caso de un médico cartagenero” en Blog Los Reinos de las Indias en el Nuevo Mundo. Entrada del 26 de marzo de 2015. URL: http://losreinosdelasindias.hypotheses.org/867

Soriano Lleras, Andrés, La medicina en el Nuevo Reino de Granada. Copia digitalizada en https://publicaciones.banrepcultural.org/index.php/boletin_cultural/article/view/5187/5437

……..

Imagen: cortesía de Wikimedia

Seminario: Rosenmüller, Estrategias legales y repartimiento de mercancías en Nueva España

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su decimoséptima sesión, en la que se presentará el texto de

Christoph Rosenmüller
Fellow of the Gerda Henkel Foundation (2017–2018) / Professor, Department of History, Middle Tennessee State University

sobre
La costumbre o por mejor decir corruptela contraria”: Estrategias legales y el repartimiento de mercancías en la Nueva España, ca. 1650-1755

Viernes 1 de septiembre de 2017, 10 – 12 hs.
Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad asimismo mediante skype. Si le interesa, comuníquese a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

 

Vargas-Betancourt: Las mujeres tlatelolcas en los mercados de la ciudad de México

Esbozo sobre el caso de las mujeres tlatelolcas en los mercados de la ciudad de México

Margarita Vargas-Betancourt
University of Florida

Esta nota presenta las cuestiones que están siendo analizadas sobre el caso de las mujeres tlatelolcas en los mercados de la ciudad de México, proyecto que será presentado en el Seminario de Los oficios en las sociedades indianas en noviembre del 2017.

Durante la época mesoamericana Tlatelolco jugó un papel fundamental en el comercio de la

Pochtecas. Códice Florentino, Mediateca del INAH

Pochtecas. Códice Florentino, Mediateca del INAH

cuenca de México. Los factores que dieron lugar a la preeminencia mercantil de Tlatelolco fueron además de políticos y sociales, ambientales y geográficos. Todo ello dio lugar a una sociedad particular, cuya especificidad se refleja en la actividad económica de las mujeres. Durante el virreinato, Tlatelolco, a la que los españoles nombraron Santiago Tlatelolco, fue una de las dos repúblicas de indios que constituyeron la ciudad de México. La otra fue San Juan Tenochtitlan.

El propósito de este estudio es explorar la participación de las mujeres tlatelolcas en la actividad mercantil de la ciudad de México durante el siglo XVI, y dilucidar sobre algunas cuestiones. En primer lugar, se analizarán las continuidades y cambios en el ejercicio del oficio mercantil entre la época prehispánica y la colonial. Aunque en este análisis se abordará el oficio de mercader en general, se pondrá especial énfasis en el papel de las mujeres. En segundo lugar, se examinará si la participación femenina en el mercado se limitó a una actividad doméstica, relacionada a productos básicos cuyo excedente era llevado al mercado o si se trató de una actividad altamente especializada, relacionada a productos de lujo como la llevada a cabo por los pochtecas. Finalmente, se discutirá el efecto que tuvo la actividad económica de las mercaderes tlatelolcas en la tenencia de la tierra, en los conflictos legales durante la colonia y en el desarrollo de las instituciones del virreinato de la Nueva España.

El caso de las mercaderes tlatelolcas contradice la suposición de que las mujeres tuvieron un papel incidental en los mercados coloniales. Aunque limitadas, fuentes documentales, como litigios, testamentos y peticiones a las autoridades coloniales, proveen información detallada sobre la vida de mujeres tlatelolcas, incluyendo detalles sobre su persona, actividad económica, bienes, propiedades y familias. El análisis cualitativo de estos documentos permite identificar patrones que pueden ser comparados y contrastados con evidencia filológica, etnológica y arqueológica para llegar así a la conclusión de que las mujeres tlatelolcas tuvieron un papel más importante de lo pensado en la actividad económica de la ciudad de México durante el siglo XVI.

………..

Imagen: Mediateca del Instituto  Nacional de Atropología e Historia; puede verse aquí

Povea Moreno: “Siendo nuestro oficio el de barreteros”

“Siendo nuestro oficio el de barreteros”. Trabajo calificado y sus variantes en el espacio minero de la monarquía hispánica.

 Isabel M. Povea Moreno

En 1788, cuando Fausto de Elhuyar explicó al Secretario de Estado y del Despacho los altos

Voyage du tour du monde (París, 1719), de Giovanni Francesco Gemelli. Cortesía de la John Carter Brown Library at Brown University.

Voyage du tour du monde (París, 1719), de Giovanni Francesco Gemelli. Cortesía de la John Carter Brown Library at Brown University.

sueldos que había fijado a los mineralogistas alemanes destinados a América, tomó como ejemplo para justificar esa decisión, el elevado salario de los barreteros en aquellos territorios. Para él, un científico no podía ganar menos que un trabajador manual. La importancia de la plata, junto a la cualificación necesaria para ejercer el oficio, hizo que los barreteros, en algunas regiones, disfrutaran de altas retribuciones que no dejaron de sorprender a quienes los observaron –e, incluso, observamos- desde otras realidades.

Los barreteros –también barreneros o piqueros- desarrollaban su trabajo, generalmente, en la parte más profunda de las minas, donde se encargaban de extraer el mineral de la roca. Para ello, debían ser expertos en el manejo de la barreta o el pico y, más avanzado el periodo colonial, de la pólvora, lo que los convertía en los trabajadores más cualificados de la fase minera. Por ejemplo, cuando empleaban la pólvora, sabían la profundidad exacta del taladro o barrena según la dureza de la piedra y la cantidad de explosivo, regulado en cartuchos, con la que rellenar el agujero o barreno; un pequeño error en esas medidas podía perjudicar la estructura del yacimiento minero, e incluso, costarles la vida. Normalmente trabajaban en cuadrillas, de número variable, bajo la supervisión de un mayordomo y se encontraban relacionados con un grupo de cargadores –apiris, carguiches, tenateros,…- que transportaban el mineral a la superficie.

Estas son notas generales sobre la función de los barreteros. La realidad de este oficio en cada región, en cada centro minero y en cada mina, suma particularidades a esa visión general. Por ello me interesa estudiar el oficio de barretero en distintas regiones mineras de la monarquía hispánica, con especial énfasis en los territorios americanos. Esta visión panorámica me dará la oportunidad de analizar las variables que afectaron al desarrollo y ejercitación de dicho oficio en el espacio minero hispano. Pensemos, por ejemplo, en las relaciones salariales o en las condiciones tecnológicas, que como se verá presentaron diferencias notables de una región a otra, e incluso, entre regiones “próximas”.

Los estudios sobre los trabajadores mineros en Hispanoamérica durante la época colonial no son extraños. De hecho, un capítulo habitual en los trabajos relativos a los diferentes centros mineros es el dedicado a la fuerza laboral. Sobre los trabajadores mineros, diferentes estudios han trazado un panorama general, que en las últimas décadas se ha visto ampliado por investigaciones sobre algunos distritos mineros y ciertas problemáticas. La mayoría de estos trabajos han observado la presencia de un nivel de especialización dentro de estos trabajadores, y a partir de esa división del trabajo y los consiguientes niveles salariales, han creado clasificaciones. Pero a pesar de las diferencias sociales y económicas casi siempre han sido analizados en conjunto, de forma que normalmente se habla de “los trabajadores mineros”. En mi investigación me interesa, por un lado, hacer hincapié en que se trata de un grupo heterogéneo dentro del cual se practicaban diferentes oficios, entendidos como actividades que precisaban distintas habilidades y grados de cualificación. Y, por otro, profundizar en el estudio de los barreteros, el oficio más calificado de la fase extractiva; y a través de diversas variables como la “calidad” de los individuos que ejercían tal profesión, las formas de remuneración, las relaciones de solidaridad o la tecnología empleada en el trabajo estudiar las variaciones que dicho oficio presentaba en la geografía hispana.

…..

Sobre los trabajadores mineros en Nueva España y los Andes puede verse, entre otros:

  • Cuauthémoc Velasco Ávila, “Los trabajadores en la Nueva España, 1750-1810”, en Enrique Florescano (ed.), De la Colonia al imperio, vol. 1, México: Siglo XXI, 1980, pp. 239-301.
  • Frédérique Langue, “Trabajadores y formas de trabajo en las minas zacatecanas del siglo XVIII”, Historia Mexicana, vol. 40, núm. 3, 1991, pp. 463-506.
  • Carlos Contreras, Los Mineros y el Rey. Los Andes del norte: Hualgayoc 1770-1825, Lima: IEP, 1995, pp. 71-120.
  • Kendall W. Brown, “Workers’ Health and Colonial Mercury Mining at Huancavelica, Peru”, The Americas, vol. LVII, núm. 4, 2001, pp. 467-496.
  • Margarita Villalba Bustamante, “El trabajo en las minas de Guanajuato durante la segunda mitad del siglo XVIII”, Estudios de Historia Novohispana, México, UNAM, Instituto de Investigaciones Históricas, vol. 48, enero-junio de 2013, pp. 35-83.
  • Isabel M. Povea Moreno, Minería y reformismo borbónico en el Perú. Estado, empresa y trabajadores en Huancavelica, 1784-1814, Lima: IEP-BCRP, 2014, pp. 211-285.
  • Paula Zagalsky, “Trabajadores indígenas mineros en el Cerro Rico de Potosí: tras los rastros de sus prácticas laborales (siglos XVI-XVII)”, Revista Mundos do Trabalho, vol. 6, núm. 12, 2014, pp. 55-82.