Archivo de la etiqueta: Historia del trabajo

Seminario: Enriqueta Quiroz, “Reflexiones metodológicas a propósito del libro Economía, obras públicas y trabajadores urbanos”

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su decimoquinta sesión, en la que se presentará el texto de

Enriqueta Quiroz
(Instituto Mora)

sobre
Reflexiones metodológicas a propósito del libro Economía, obras públicas y trabajadores urbanos, Ciudad de México: 1687-1807.

Viernes 30 de junio de 2017, 10 – 12 hs.
Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Seminario: Castro Gutiérrez, “Los ensayadores de plata y oro”

El seminario Sociedad Indiana
del Grupo sobre Historia Social de los Mundos Indianos, establecido en el
Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

invita a su decimocuarta sesión, en la que se presentará el texto de

Felipe Castro Gutiérrez
(Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM)

sobre
Los ensayadores de plata y oro. Un oficio “noble y liberal” al servicio del rey y del público

Viernes 2 de junio de 2017, 10 – 12 hs.
Lugar: Instituto de Investigaciones Históricas, Salón Académico, 2o. piso, Ciudad Universitaria, UNAM

Si usted piensa asistir, envíe un mensaje a socindiana@gmail.com para recibir previamente el texto en discusión.
Es posible seguir esta actividad mediante skype. Si le interesa, comuníquese asimismo a la dirección arriba indicada.

Felipe Castro Gutiérrez          –         Isabel Povea Moreno,
coordinadores

Convocatoria: Los oficios en las sociedades indianas

(Esta convocatoria ya fue cerrada; dejamos el texto como referencia)
…………………….

Convocatoria: Los oficios en las sociedades indianas
Seminario Sociedad Indiana

Introducción

Este proyecto retoma un tema clásico de la historia social -el del trabajo y los trabajadores- para adaptarlo a nuevas perspectivas, ámbitos, fuentes y métodos. Tiene un ángulo concreto: se interesa en el estudio de los oficios, esto es una actividad habitual que se realiza como parte de una vocación u obligación (no por simple recreación), en espacios y tiempos determinados, especializada en una función, que implicaba ciertos conocimientos personales y reconocimientos públicos.

Los ejemplos que se ofrecen de inmediato son los artesanales, como los de carpintero o sastre, o bien los campesinos, porque desde luego la historia social siempre se ha interesado por “la gente común”. Pero, también, pueden considerarse como oficios los de los curas párrocos, notarios, oficiales del rey, militares, abogados y médicos. A pesar de sus obvias diferencias, estos diversos oficios pueden estudiarse bajo los mismos métodos, conceptos y perspectivas.

Para efectos analíticos, habría que distinguir el “oficio” de lo que son “dignidades” temporales que no constituyen el principal y habitual medio de vida de sus poseedores, como ocurría con los regidores de los ayuntamientos, los obispos y los virreyes. La separación no es siempre fácil y la distinción entre “gracia” y “contrato”, entre “dignidad” y “función”, entre “privilegio” y salario no era siempre nítida. De hecho, la definición tanto de “trabajo” como de “oficio” tendrá que ser asunto en discusión en este proyecto, sobre todo a partir de la consideración de casos particulares.

La temporalidad

La historia social moderna se ocupó del tema de los trabajadores a partir del desarrollo de la industria, la transición del artesanado al proletariado y la aparición del sindicalismo. Es muy típico que se piense en periodos anteriores, como “antecedentes”, en función de lo que vendrá después. Pero aparte de una ya venerable tradición historiográfica, no parece haber razones para que los trabajadores del mundo preindustrial dejen de merecer la debida atención en sí mismos, sin condescendencias ni anacronismos.

Podría ciertamente ponerse en cuestión la limitación propuesta de la época “indiana” (la que convencionalmente llamamos “colonial”), en cuanto a que traslada una periodización política a los aspectos sociales. Sin embargo, hay razones para restringirse a este periodo: existen instituciones características (como los gremios) y un conjunto de disposiciones (las Leyes de Indias, las regulaciones municipales) que son comunes desde México a Buenos Aires. Y, desde luego, hoy día hemos retomado la vinculación de “lo social” con “lo político”, como ámbitos inevitablemente conexos.  Sin embargo, no nos cerramos a la idea de ensayos que incidentalmente trasciendan esta periodización, e incluso la misma delimitación temporal parece propicia para un intercambio de ideas.

Viejas y nuevas perspectivas

No es que no existan trabajos sobre este tema y época, evidentemente. La condición de los indígenas, los jornaleros y los pobres urbanos fue motivo de encendidas discusiones públicas y medidas legislativas en muchos países hispanoamericanos al menos desde principios del siglo XX. Los historiadores fueron frecuentemente parte de estas polémicas y, de manera lógica, buscaron las razones y los argumentos en el pasado. Se trata de obras serias, eruditas, y que en muchos casos siguen siendo hoy día de necesaria consulta. El problema es que primordialmente estaban interesados en las ideas y actitudes de gobernantes, obispos y colonizadores, de modo que los trabajadores quedaban en el trasfondo, como objetos de la buena o mala voluntad de sus señores, sin que fueran de interés específico. Por la misma razón, los estudios se limitaban a glosar las ciertamente indispensables ordenanzas y regulaciones, los tratados de los juristas y teólogos o la correspondencia de las autoridades.

Esto cambió, como es bien sabido, desde mediados el siglo pasado, cuando ocurrió un entusiasmo por la “historia de la gente sin historia” o “la historia desde abajo”. Era una sociología histórica (o una historia sociológica) muy centrada en los grupos y clases sociales, y que por lo mismo no se avocaba demasiado a las realidades cotidianas. Las fuentes eran censos, padrones y listas de precios, que proporcionaban por sus características visiones muy generales. El “trabajo”, visto en abstracto, podía derivar en que se conociera poco sobre los trabajadores.

El reciente interés por una perspectiva más cultural ha acercado el tema a las ideas, creencias y actitudes, y a la propuesta de que un conjunto más restringido de personas (o un oficio en particular, como aquí proponemos) pueden ser objetos válidos e interesantes de estudio. Parecería que este propósito puede interesar a los historiadores, pero asimismo a sociólogos, antropólogos y también a aquéllos especialistas dedicados a la restauración y preservación de bienes históricos.

Las variables del análisis

Sin que sea exhaustivo ni restrictivo, parece que ciertas variables analíticas son pertinentes y podían dar una necesaria coherencia a los diversos trabajos.

* Los fundamentos. No es necesario inventar al respecto: basta con retomar el procedimiento usual de los escribanos cuando se interrogaba a un testigo o acusado en un proceso: nombre, edad, domicilio, “calidad”, conyugalidad, oficio. Hace dos o tres décadas, este procedimiento habría sido considerado indispensable en historia social, y se hubiera reflejado en porcentajes, gráficas y cuadros incluidos en la narración. Hoy ya no es tan así, y puede verse como con frecuencia la argumentación procede mediante el comentario de casos particulares considerados representativos, en un estilo más cercano al propio de las humanidades. Sin embargo, no hay razón para no compilar y analizar los  datos “duros” sobre un colectivo humano, cuando sea realizable.  Es posible también emplear creativamente datos que en primera instancia no parecen dar mucho de sí, como hicieron Linda Arnold (a partir de datos sobre tipos de vivienda)[1], Jorge González Angulo (sobre ubicación de trabajadores en la ciudad)[2] y más recientemente Enriqueta Quiroz, sobre los trabajadores de la construcción[3].

* La cuestión de las “calidades”.

La información de censos y padrones, como siempre ocurre, no es tan “objetiva” como parece. Esto se aplica en particular a la “calidad” de las personas (español, indio, negro, mestizo, etc.), que es una característica peculiarmente indiana. En esto hemos ido desde la aceptación literal de las clasificaciones tal como aparecían en los documentos hasta la consideración de que se trataba de complejas construcciones (en parte legales, en otras sociales o culturales) en donde cabía cierta manipulación personal. El tema ha sido de amplio interés y debate reciente[4].

*Las edades del trabajo, La edad es biológicamente objetiva, pero la asignación de etapas de la vida, y de las capacidades, derechos y obligaciones respectivas es históricamente variable. En el caso hispano, del punto de vista jurídico, los ocho años era “edad de confesión”, una persona podía teóricamente casarse a los 12 o 14 años (mujeres y hombres, respectivamente), y la plena mayoría de edad llegaba a los 25 años[5]. Era común que los niños comenzaran a trabajar en cuanto tuvieran fuerzas para ello, a veces en condiciones muy duras, como en las minas. No había, evidentemente, un concepto equivalente al de nuestra adolescencia. Se esperaba que un joven comenzara a ganar un salario en cuanto le fuese posible, lo cual nos remite indirectamente a la ausencia del trabajo, ya sea por simple desempleo o por voluntad propia.

Y, desde luego, debe considerarse el fin de la vida laboral. Los trabajadores que no podían seguir activos debido a una enfermedad o accidente, o los ancianos (y en la época la vejez “llegaba” mucho antes que ahora) dependían de los pocos o muchos recursos que hubieran reunido en su vida, del apoyo de sus parientes o, en casos extremos, de la caridad pública. Las cofradías (desde fechas tempranas)[6] o los montepíos (en el siglo XVIII, para oficiales del rey)[7] dieron soluciones parciales e incompletas a este problema.

* La formación. Exactamente ¿cómo se aprendía un oficio? En el caso de los trabajadores manuales, esto se hacía en la práctica, junto a alguien con mayor experiencia; en algunos gremios esto podía tomar la forma de contratos formales entre los padres de un aprendiz y un maestro[8]. Era frecuente, también, que un oficio de cierta calificación pasara de padres a hijos o sobrinos. Ciertas labores muy especializadas (como los plateros, los abogados y notarios) podían disponer de libros de consulta, cuya difusión real habría que comprobar[9]. Para algunas artes liberales (como las de médico[10] y abogado[11]) existían estudios formales universitarios[12].

* Las jerarquías y la división social del trabajo. Aunque a veces se hable (y se piense) en los trabajadores de un oficio como si fuesen una masa uniforme, esto no era así, como resulta evidente cuando se pasa de los censos y padrones a las situaciones particulares. La labor en las minas, por ejemplo, requería de múltiples operarios con diferentes habilidades y jerarquías; los muy citados ingresos de los barreteros no eran la norma[13].

Por otro lado, no siempre la división y jerarquía en el trabajo dependía de la capacidad. Los gremios de artesanos tenían una reglamentación discriminatoria que favorecía a los “españoles”[14]. Las relaciones jerárquicas en los oficios menos institucionalizados existe, pero no siempre es predecible; en los ingenios azucareros el principal de los oficios, el de “maestro de azúcar”, era ocupado por lo común por un esclavo negro.[15]

Había también una jerarquía vertical entre los oficios que es obvia en el caso de la Real Audiencia y otros tribunales de justicia[16], pero también se expresaba notoriamente en la industria textil, donde los distintas fases del proceso daban lugar a oficios de muy diferentes condiciones: devanadoras de seda, costureras, devanadoras, hilanderas y tejedoras, por citar solamente algunos. Los tejedores imponían condiciones a los demás, reduciéndolos a ser trabajadores a domicilio, sin derechos gremiales ni seguridad laboral[17] -lo cual nos recuerda que el mundo del trabajo no era precisamente el de la solidaridad mutua entre los más pobres y los acomodados.

Son condiciones que se prestan para retomar la añeja discusión sobre etnia, estamento y clase sobre una base concreta, atenta a las realidades cotidianas.

* Oficio y género

Los oficios textiles más humildes eran de mayoritaria composición femenina, sobre todo mujeres indígenas y viudas[18]. El ejemplo viene bien con una perspectiva que ha llegado tarde al mundo de la historia del trabajo pero que conviene considerar en sus dos vertientes, la de la historia de las mujeres (esto es, una sociología histórica que contemple la situación objetiva de la condición femenina) y la de género (con una perspectiva más cultural sobre las ideas y actitudes atribuidas a la diferencia sexual). Ambas aproximaciones, sin ser iguales, evidentemente se sobreponen y han tendido a acercarse en la historiografía reciente. Brinda algunas sorpresas, como la importancia del trabajo femenino en las misiones[19], la presencia de mujeres en algunas labores “masculinas” (como la minería)[20] o el hecho de que una actividad “típicamente femenina” como el bordado fuese monopolio de un gremio integrado solamente por hombres. Hay, por otro lado, evoluciones tardías de interés, como ocurrió con la manufactura real del tabaco, donde se contrataron cientos de obreras[21], o la legislación que autorizó la labor femenina en algunos oficios compatibles con “la fuerza y el decoro de su sexo” (aunque con bastantes vacilaciones y restricciones).[22]

* Oficio y tecnología. Un oficio no puede comprenderse en abstracto. Es preciso reconstruir y explicar el trabajo “en sí”: la materia prima, las herramientas empleadas, las técnicas y las ideas existentes sobre “ejercer el oficio lealmente”. Hay aquí situaciones que remiten al sincretismo cultural y tecnológico – un tema que interesó a George Foster pero que no ha tenido mucho seguimiento[23]. Esto son los aspectos que importaban al trabajador en su labor diaria y que en muchos sentidos definían cómo se veía a sí mismo. El trabajo repetido en un oficio moldea a la persona, crea actitudes corporales, gestos y actitudes características y reconocibles por sus semejantes.

Tradicionalmente se ha dicho que hay una clara distinción entre la labor artesanal -donde el operario realiza todas las etapas en la manufactura de un producto, a su tiempo y comodidad- y la industrial, donde el trabajo en serie implicaba operaciones fragmentarias, mecánicas y repetitivas, sujetas a un horario exigente. Existe siempre el riesgo de tener una imagen romántica del pasado artesanal; en todo caso, son asuntos que ameritan atención[24].

La perspectiva debería ser la de una minuciosa etnografía histórica. Los arqueólogos, historiadores del arte y restauradores de objetos históricos pueden también ofrecer valiosas aportaciones, sobre todo en oficios que no están bien documentados.

* Las condiciones de trabajo. El horario, las condiciones de la oficina o taller, la disciplina, las formas de retribución han sido tópicos “clásicos”. Se relacionan con el trabajo forzoso, desde la esclavitud, la encomienda hasta la labor forzada de reos condenados por la justicia, el repartimiento de trabajadores y posteriormente el trabajo endeudado, del cual el ejemplo típico es el peonaje, pero que también estaba presente en obrajes y talleres gremiales. También se relaciona, evidentemente, con el trabajo libre, retribuido a veces con un jornal o pagado a destajo; e incluso con formas de reparto de beneficios entre trabajador y empresario, como el muy mencionado “partido” existente en algunos reales de minas[25]. Algunos artesanos vendían sus productos o servicios directamente al público en sus talleres, lo cual tenía sus ventajas y riesgos. Todas estas condiciones tienen que ver evidentemente con la vivienda y el nivel de vida del oficial y su familia, así como con lo que actualmente denominaríamos padecimientos profesionales[26]. Las quejas, fricciones, litigios formales y episodios de violencia entran aquí naturalmente y proporcionan buen material para la reflexión, tanto en sí mismos como por lo que dejan entrever de las situaciones cotidianas.

* Oficio y sociedad. Para conocer mejor un oficio, requerimos información que necesariamente es más fragmentaria y subjetiva: la relación de un trabajador con sus compañeros, la vinculación del oficial con su familia, con los vecinos, su barrio. Además de su interés propio, esto nos permitiría acceder a algunas reflexiones acerca de las relaciones de solidaridad, complicidad, amistad y compadrazgo que configuraban el universo moral del trabajador.

Los estudios sobre los trabajadores a veces presentan una versión estática de la sociedad dividida en grandes bloques de intereses contrapuestos. Esto puede ser así en términos generales, pero no explica las dinámicas particulares. Las relaciones jerárquicas eran frecuentemente complejas, como las que regían los arreglos laborales consuetudinarios entre los trabajadores y los dueños de las minas. Llegaban a ser tenidas como “normas” y en cierta forma como parte de una “economía moral” que implicaba derechos y obligaciones recíprocas, aunque las autoridades y los poderosos  no los vieran de esta manera[27].

Asimismo, la vida política urbana no puede comprenderse sin las relaciones clientelares que vinculaban a los personajes de la ciudad (los grandes comerciantes, el virrey, los regidores del ayuntamiento, los canónigos de la catedral) con la “gente pequeña”. Hay un aspecto “vertical” de las redes sociales que ha sido poco explorado; tiene sus dificultades para reconstruirse debidamente, pero es de mucho interés. Explicaría por qué, por ejemplo, a veces la plebe urbana participaba (con graves riesgos personales) en tumultos donde lo que discutía era la supremacía entre los poderosos, como el ocurrido en 1624 en la ciudad de México[28].

Habría que agregar que los oficios permitían, al menos en algunos casos, cierta movilidad social. La parte más evidente era la dignidad de quien obtenía un título de maestro, un grado universitario o un nombramiento real. La evidencia de ejemplos más espectaculares es anecdótica, pero existe: el viajero Gemelli Careri menciona entre otros a un calderero que habiendo llegado pobre a la Nueva España acumuló una fortuna que le permitió construir piadosamente tres conventos, a su costa[29]. Sin tomar estos casos al pie de la letra, es un ángulo que amerita alguna consideración.

*Los oficios y la política urbana. Todo lo anterior se deriva (pero no explica del todo) del estrecho control que tenían los ayuntamientos sobre la vida económica urbana. El aspecto puramente legislativo parece bastante explorado, aunque tampoco sería prudente cerrar este ámbito; podría ser abordado “desde abajo”, para ver la manera en que se daban, expresaban y resolvían los conflictos judiciales. Las ordenanzas, como era de esperarse, no se aplicaban a rajatabla. Entre norma y conducta había un espacio ambiguo de manipulación y negociación, lo cual nos interesa bastante.

Estamos en una época donde primaba la desconfianza hacia la naturaleza pecadora del hombre, y la idea de que la búsqueda del provecho privado sin restricciones podía atentar contra el bienestar común. De aquí la enorme multiplicidad de las ordenanzas prácticamente para cada cosa, espacio y actividad económica, vigiladas con mayor o menor rigor por los “fieles ejecutores” del ayuntamiento. En algunas ciudades, además, había jueces de gremios, que se auxiliaban de los veedores de estas corporaciones, electos por el conjunto de los agremiados. Así, como era característico de una sociedad de Antiguo Régimen, no había una neta separación entre “Estado” y “sociedad civil”.

* Los oficios y la religión. Se trata de un tema sobre el cual ha habido muchas publicaciones, porque tiene que ver con las cofradías -muy favorecidas en la historiografía colonial. Las de oficio por lo común comenzaban como una “devoción”, con un mayordomo que recolectaba fondos para la fiesta anual del santo patrón y que podía o no progresar hacia una cofradía formal. Es probable que se formaran antes de la aceptación y reglamentación del gremio, pero es algo que habría que confirmar.

Las cofradías, cuando las había, brindaban atención espiritual y en algunos casos eran “de retribución” en cuanto proporcionaban atención médica, entierro digno, así como apoyo para viudas y huérfanos. Esta es una vía conveniente para hallar oficios que no tenían representación gremial, como la cofradía de los cirujanos, flebotomianos y farmacéuticos, agrupados en devoción de los santos Cosme y Damián[30].

* El entorno cultural del oficio. Los oficios existen en un universo moral urbano que reflejaba el distinto honor, respetabilidad e influencia de las personas y corporaciones. En esto pesaban ciertos conceptos subyacentes en la imagen que se tenía del trabajo y la diversa dignidad que podía reconocerse a una persona. Había oficios “bajos y viles” que al menos en teoría inhabilitaban a una persona para ocupar ciertos cargos públicos o religiosos, mientras otros reclamaban la dignidad de un “arte liberal” practicado por personas “de respeto”.  Había asimismo cierta animadversión hacia los abogados, considerados como responsables de enredar pleitos y alentar enconos por su particular beneficio[31], y una condena pública pero una tolerancia de hecho frente a oficios considerados inmorales o al menos inconvenientes, como los “coimes” de las casas de juego, o los galleros[32].

Para los oficios “mecánicos”, la aceptación pública no era sencilla. Es fácil encontrar en los bandos de buen gobierno, escritos de cronistas y correspondencia de las autoridades comentarios denigratorios sobre la plebe urbana, en que se hablaba de su libertinaje, irresponsabilidad, tendencia al crimen, poca religión y mala vida que daban a sus mujeres. Se aprecia una multiplicación de estas opiniones a fines del siglo XVII, lo cual puede mostrar una mayor transgresión o, alternativamente, una nueva intolerancia hacia prácticas que antes habían pasado sin mayor comentario. Más que descartar estas alusiones denigrantes, se requiere analizar su contexto porque algo pueden decir sobre condiciones realmente existentes (como, por ejemplo, las actitudes frente a la moralidad oficial, los patrones y la autoridad) y las relaciones laborales cotidianas.

En sociedades donde la imagen pública era muy importante, la dignidad de un oficio también se expresaba en la vivienda, el porte, la conducta digna y la “hombría de bien” y nunca haber dado que hacer a las autoridades. En esto hay paradigmas morales sobre los cuales ha habido interés reciente[33].

* Los oficios y la recreación. Desde luego, no todo podía ser trabajo, sino que la vida de un “oficial” también incluía una variedad de actividades que hoy llamaríamos recreativas. Juan Pedro Viqueira llamó la atención hace tiempo sobre la manera en que las autoridades y moralistas separaban las diversiones “honestas” (el teatro, la pelota vasca, los “paseos”), algunas que llegaron a considerarse como “dudosas” (como los toros), así como las populares y desordenadas (las cantinas, juegos de gallos, carnavales, maromeros, y titiriteros)[34].

Habría que agregar que ciertas ceremonias públicas (las entradas de virreyes y obispos, misas solemnes, funerales de reyes, nacimiento de príncipes) pueden considerarse como “espectáculos” donde el pueblo actuaba como espectador. Otras reuniones públicas, como la fiesta del Corpus Christi, tuvieron una agitada trayectoria que combinaba la piedad, el orgullo corporativo y la diversión[35].

Sobre la selección de ensayos

Desde luego, oficios había muchos, y no se trata de ocuparse de cada uno de ellos. La elección no es asunto menor. Es fácil deslizarse hacia la idea de que los plateros, que dejaron obras que aún podemos admirar en los museos, son más “historiables” que los muy modestos badaneros, que curtían las pieles de oveja usadas como adorno en la indumentaria y en las cintas de los sombreros. En realidad, los trabajadores de oficios que no hicieron en su vida nada más notable que nacer, vivir, ejercer su oficio, sobrevivir como buenamente podían, casarse, tener hijos y fallecer a su debida hora fueron siempre la gran mayoría, y también deberían ser motivo de interés para el historiador.

También ocurre que hay oficios que por distintas circunstancias dejaron más documentación tras sí (como los que trabajaban para las manufacturas reales), pero esto no debería ser un criterio primordial. A lo sumo, habría que cambiar la “escala” para ocuparse como un conjunto de las cadenas productivas poco documentadas (como la herrería, por ejemplo, donde puede incorporarse a caldereros y latoneros). Una decisión tendrá que tomar ejemplos y oficios que puedan ser considerados representativos, de modo que exista cierto balance.

Asimismo, aunque hay una asociación entre empresas y oficios, no siempre existe una correspondencia. Puede ser así en el caso de los panaderos, por ejemplo, pero empresas como las de fabricantes de coches/carrozas reunían diversos oficios en un mismo espacio. El propósito no es, por tanto, abordar la historia de una mina, hacienda o institución de gobierno, más que cuando nos da una buena ventana para acceder a la historia de los oficios.

Evidentemente, es necesario acudir a las leyes y ordenanzas, pero los estudios no pueden limitarse a su glosa. El análisis cuantitativo de censos y padrones, o la compilación de datos notariales asimismo puede ser de gran utilidad, pero no pensamos que un oficio pueda reducirse a consideraciones puramente estadísticas.

Interesa, finalmente, que exista un balance entre diferentes ámbitos geográficos. Este seminario tiene desde su origen una vocación “indiana” que parece muy conveniente y que aquí debería mantenerse. En principio, pensamos que al menos la mitad de las contribuciones deben abordar ejemplos no novohispanos.

Etapas

Los coordinadores recibiremos propuestas para su revisión y en su caso discusión en el seminario. Una segunda fase implicará una presentación pública en un formato del que se dará cuenta en su momento. En principio, contemplamos la edición de los textos, tras una revisión y selección finales.Las contribuciones para esta primera instancia deben entregarse a los moderadores a más tardar el 20 de mayo. Deben incluir, en una página a doble espacio

Nombre y (en su caso) adscripción.

Publicaciones previas (si las hay) afines a la temática del proyecto.

Título (descriptivo, indicando el o los oficios que pretenden estudiarse)

Resumen del contenido, incluyendo fuentes y bibliografía mínima.

Cordialmente

Felipe Castro Gutiérrez  –   Isabel Ma. Povea, coordinadores.

………….

NOTAS

[1]. Linda Arnold, “Sobre la deducción de evidencia: Estratificación en un barrio de la ciudad de México, 1777-1793”, Estudios de Historia Novohispana, vol. 15, p.87–109, 1995.

[2]. Jorge González Angulo, Artesanado y ciudad a finales del siglo XVIII, México, Secretaría de Educación Pública, 1983.

[3] . Enriqueta Quiroz, Economía, obras públicas y trabajadores urbanos. Ciudad de México: 1687-1807, México, Instituto Mora, 2016.

[4]. Véase el dossier de El Taller de la Historia, vol. 7, núm. 7, 2015, “Cuestionando las fuentes de archivos: padrones de población, familias y sociedades coloniales en Iberoamérica”; para la ciudad de México, Douglas R. Cope, The Limits of Racial Domination, Madison, University of Wisconsin Press, 1994.

[5]. Deyanira Dávalos Arellano, La condición jurídica de los menores de edad en la tradición jurídica indiana-castellana, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2016 (maestría en Historia).

[6]. Lara Mancuso, Cofradías mineras: religiosidad popular en México y Brasil, Siglo XVIII, México, El Colegio de México, 2007.

[7] . Dewitt S. Chandler, Social Assistance and Bureaucratic Politics: The Montepíos of Colonial Mexico, 1767-1821, Albuquerque, University of New Mexico, 1991.

[8]. Brígida von Mentz, Trabajo, sujeción y libertad en el centro de la Nueva España, México, CIESAS, 1999, p. 111-171. También muchos huérfanos vivían en casa de sus maestros y aprendían un oficio. Véase, Marina Borges A. de Souza y Luisa Vetter Parodi, “Artesanos huérfanos y desamparados: Perú siglos XVI y XVII”, Diálogo Andino, no. 49, p. 137-142.

[9]. Entre otros, Juan de Arfe y Villafañe, El quilatador de oro y plata (Valladolid, 1572), platero y ensayador de la Casa de Moneda de Segovia; y el Arte de los metales en que se enseña el verdadero beneficio de los de oro, y plata por azogue, de Alonso Barba (1640).

[10]. Sobre los médicos, véase Gerardo Martínez Hernández, “La comunidad de la Facultad de Medicina de la Real Universidad de México en los siglos XVI y XVII a través de las fuentes de archivo”, Estudios de Historia Novohispana, no. 47, 2012, p. 3-44

[11] Marcelo da Rocha Wanderley, “’Si saben ustedes de los méritos’. Escritura, carrera de abogados y redes personales en la Nueva España (1590-1700)”, en Carrera, linaje y patronazgo: clérigos y juristas en Nueva España, Chile y Perú (siglos XVI-XVII”, Rodolfo Aguirre Salvador (ed.), México, CESU, UNAM- Plaza y Valdés, 2004.

[12]. Eduardo Flores Clair, “El Colegio de Minería: una institución ilustrada en el siglo XVIII novohispano”, Estudios de Historia Novohispana, vol 20, 1999.

[13]. David Navarrete, Propietarios y trabajadores en el distrito de minas de Pachuca, 1750-1810, Pachuca, Servicio Geológico Mexicano, 2007, p. 93-100; Carlos Contreras, Los mineros y el rey. Los Andes del norte: Hualgayoc 1770-1825, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1995, pp. 76-91.

[14]. Felipe Castro Gutiérrez, La extinción de la artesanía gremial, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 1986, p. 95-97.

[15]. Gisela von Wobeser, “Los esclavos negros en el México colonial. Las haciendas de Cuernavaca-Cuautla”, Jahrbuch für Geschichte Lateinamerikas, no. 23, 1986, p. 145-171.

[16]. Víctor Gayol, Laberintos de justicia. Procuradores, escribanos y oficiales de la Real Audiencia de México (1750-1812), Zamora, Colegio de Michoacán, 2007, 2 vols.

[17] . Castro Gutiérrez, La extinción…, p. 32-33

[18]. Carmen Ramos Escandón, Industrialización, género y trabajo femenino en el sector textil mexicano: El obraje, la fábrica y la Compañía industrial, México, CIESAS, 2005, p. 66-71.

[19]. Beatriz Vitar, “Hilar, teñir y tejer. El trabajo femenino en las misiones jesuíticas del Chaco (siglo XVIII)”, Anuario de Estudios Americanos, vol. 72, 2 julio-diciembre, 2015, 661-692.

[20] . Isabel Povea Moreno, Minería y reformismo borbónico en el Perú. Estado, empresa y trabajadores en Huancavelica, 1784-1814, Lima, BCRP-Instituto de Estudios Peruanos, 2014,  cap. IV. Otras investigaciones han resaltado la actividad comercial de algunas mujeres muy vinculada con la explotación minera; por ejemplo  el trabajo de Paulina Numhauser sobre las coqueras o gateras de Potosí. Paulina Numhauser, Mujeres indias y señores de la coca: Potosí y Cuzco en el siglo XVI, Madrid, Ed. Cátedra, 2005.

[21]. Susan Deans-Smith, Bureaucrats, Planters, and Workers: The Making of the Tobacco Monopoly in Bourbon Mexico, Austin, University of Texas, 1992.

[22]. La disposición que autoriza el trabajo femenino en este oficio es interesante por su discurso de género, tanto en alusión “lo masculino” como a “lo femenino”. Compendio. Bandos de la ciudad de México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, http://bandosmexico.inah.gob.mx/todos/1799_04_22.html (consultado el 19 de febrero de 2017)

[23]. George M. Foster, Cultura y conquista: la herencia española de América, Xalapa, Universidad Veracruzana, Facultad de Filosofía y Letras, 1962.

[24] Díez Rodríguez, comenta la crítica romántica hacia el trabajo industrial; Op.cit., p. 462-488.

[25]. Margarita Villalba Bustamante, “El trabajo en las minas de Guanajuato durante la segunda mitad del siglo XVIII”, Estudios de Historia Novohispana, vol. 48, 2013.

[26]. Isabel Povea Moreno, “El mundo laboral y la historia social: Algunas notas sobre los problemas de salud y las medidas asistenciales en el espacio minero de la monarquía hispánica”, en blog Sociedad indiana, 21 agosto 2015, https://socindiana.hypotheses.org/360; consultado el 20 de febrero de 2017.

[27]. Es similar a las actitudes que E. P Thompson describió en Tradición, revuelta y consciencia de clase. Estudios sobre la crisis de la sociedad preindustrial, Barcelona: Critica, 1979; Natalia Silva Prada ha retomado estas ideas para plantear que en ciertas circunstancias puede hablarse de una “cultura política” plebeya; en La política de una rebelión. Los indígenas frente al tumulto de 1692 en la ciudad de México, México, El Colegio de México, 2007.

[28] . Gibran I. Bautista, “Los indios y la rebelión de 1624 en la ciudad de México”, en Felipe Castro Gutiérrez (coord.), Los indios y las ciudades de Nueva España, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 2010, p. 197-216.

[29] Giovanni Francisco Gemelli Careri, Viaje a la Nueva España, Francisca Perujo (ed.), México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1976, p. 109-111.

[30] . Alicia Bazarte Martínez, “Las limosnas de las cofradías: su administración y destino”, en María del Pilar Martínez López Cano, Gisela von Wobeser, Juan Guillermo Muñoz Correa (coords.), Cofradías, capellanías y obras pías en la América colonial, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1998, p. 65-74.

[31]. Teodoro Hampe Martínez y Renzo Honores, “Los abogados de Lima colonial (1550-1650). Formación vinculaciones y carrera profesional”, en Aguirre Salvador, op.cit. p. 151-176.

[32]. Teresa Lozano Armendares, “Tablajeros, coimes y tahúres en la Nueva España ilustrada”, Estudios de Historia Novohispana, no. 15, 1995, p. 67-86.

[33]. Verónica Undurraga Schüler, Los rostros del honor. Normas culturales y estrategias de promoción social en Chile colonial, siglo XVIII, Santiago de Chile, Editorial Universitaria, Dibam, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2012.

[34]. Juan Pedro Viqueira, ¿Relajados o reprimidos? Diversiones públicas y vida social en la ciudad de México durante el Siglo de las Luces, México, Fondo de Cultura Económica, 2005.

[35]. Rafael Castañeda García y Rosa Alicia Pérez Luque (coords.), Entre la solemnidad y el regocijo. Fiestas, devociones y religiosidad en Nueva España y el mundo hispánico, Zamora, El Colegio de Michoacán – Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, 2015.